Imprimir
Inicio » Opinión  »

Derechos jorobadísimos: Cómplices y culpables

| 3

A inicios de marzo se reunió en Barcelona el Tribunal creado por el filósofo Bertrand Rusell y que lleva su nombre, constituido originalmente para enjuiciar los crímenes cometidos en Viet Nam, luego en Latinoamérica u otros lamentables escenarios del planeta. En esta oportunidad dictaminaron sobre la Unión Europea a la que consideran culpable de  no influir sobre Israel para impedir que emprendiera la Operación Plomo Fundido que entre diciembre 2008 y enero 2009 provocó la muerte de  1 412 palestinos y arrasó con la escasa infraestructura de la Franja  de Gaza.

El testimonio de la eurodiputada belga Véronique de Keyser, miembro del Partido Socialista valón, sirvió en esas sesiones para revelar que la Comisión Europea supo a tiempo sobre el plan de bombardear Gaza pues la ex canciller judía Tzipi Livni en persona, fue quien comunicó las intenciones bélicas de Tel Aviv durante una reunión con la Comisión de Asuntos Exteriores de la UE, organismo que lejos de poner obstáculos a la operación bélica, accedió entonces a profundizar sus nexos con Israel. Por eso, esa Corte moral, conformada por personalidades de muy diversas tendencias y credos, considera a Los 27 cómplices de la masacre.

Ese resultado hace inevitable suponer que si la Unión Europea hubiera tenido una  Posición Común entre las presiones y críticas con respecto al golpe de Pinochet en el Chile de los 70, o en lo referente al resto de las dictaduras del cono sur americano, es posible que esos procesos ilegítimos, sangrientos, deshumanizados, no hubieran durado tanto.

Con la honrosa salvedad de países como la Suecia de Olof Palme, los linajudos o hiper democráticos diputados del Parlamento que reúne a representantes  del Pacto Comunitario en bancadas ideológicas tan inquietas por lo correcto, no se opusieron con la fuerza que esos acontecimientos requerían a la barbarie  autorizada por Estados Unidos en aquellos países. No son hechos fenecidos, pues los sucesos en Honduras el pasado año, prueban que la duplicidad, o la flaqueza moral, se patentizan con todo desenfado entre quienes usan vara dura y falsaria contra aquellos puestos en su mirilla por decisión propia o haciéndole coro al jefe del imperio (léase U.S.A.).

Un primer impulso les llevó a condenar  el rapto de Zelaya y la usurpación de su cargo, pero no tardaron en seguir los pasos orientados por Hilary Clinton y los ultra conservadores de EE. UU., procediendo a retirar las tímidas sanciones anunciadas y dándole respaldo a hechos consumados inauditos, como permitir comicios en estado de sitio y mientras se acometía una brutal represión. Repetían la actitud permisiva que tuvieron con respecto a la Argentina, Uruguay, Chile o las naciones centroamericanas, en todas las cuales hubo desaparecidos y torturados o muertos de cada sitio, o norteamericanos y de nacionalidad europea en los 70-80.

Salvo uno que otro juicio promovido casi siempre por familiares, y de forma bilateral, no se condenó a los usurpadores que quitaron por la fuerza a gobernantes elegidos en urnas al estilo de la sacro santísima democracia representativa occidental, ni repudiaron (no con el debido empeño) los inexcusables hechos que aún al cabo de 3 decenios sigue afectando a miles de familias, pues algunas recobraron al menos los nietos, pero muchas ni siquiera pudieron sepultar los cadáveres lanzados al mar o embutidos en fosas comunes al mejor estilo nazi. Algo que hoy, por cierto, se descubre en Colombia, admitido por los mismos paramilitares asesinos, sin que nadie en el Viejo Continente se escandalice.

“En un estudio realizado en 1980, el latinoamericanista Lars Schoultz descubrió que la ayuda exterior estadounidense “ha tendido a fluir en forma desproporcionada hacia gobiernos latinoamericanos que torturan a sus ciudadanos… a los mayores violadores de los derechos humanos fundamentales en el hemisferio”. Estudios más amplios de Edward Herman encontraron la misma correlación, y también sugirieron una explicación. No es sorprendente que la ayuda estadounidense tienda a correlacionarse con un clima favorable a los negocios, que por lo común mejora con el asesinato de organizadores de obreros y campesinos y activistas pro derechos humanos y otras acciones semejantes, lo cual produce una segunda correlación entre la ayuda y las monumentales violaciones a los derechos humanos”, recordaba Noam Chomsky en un artículo donde también apuntó que “…la tortura fue el menor de muchos crímenes de agresión, terror, subversión y estrangulamiento económico que han oscurecido la historia estadounidense, como ocurre también con otras grandes potencias”.

Ejemplificando su formulación, el famoso profesor del Instituto de Tecnología de Massachussets asegura que en los últimos 60 años la CIA empleó hasta mil millones de dólares anuales para sus censurables fórmulas de lograr información por medio de infringir dolor insoportable a sus víctimas. Esos métodos se emplearon preferentemente en el exterior y las instalaciones más famosas para tales prácticas fueron las prisiones secretas  instauradas por George Bush Junior  en Europa y toleradas por sus gobernantes.

El Washington Post, en su edición del 2 de noviembre de 2005, fue el primero en referirse a que la Agencia tenía sospechosos de pertenecer a Al Qaeda en varios países este-europeos, asiáticos y mezo-orientales. Esos “sitios negros” como se les calificara por entonces, surgieron tras el 11 de septiembre de 2001 y las escalas en varios países de naves norteamericanas portando a esos individuos privados de todo derecho, llamaron la atención de organizaciones cívicas europeas y lo denunciaron.

Cuando el asunto tomó proporciones escandalosas, el senador suizo Richard Marty fue encargado por el Consejo de Europa para encabezar una comisión investigadora. Su primer reporte lo hizo 9 meses después (junio 2006) planteando que14 naciones europeas, incluida Suiza, estaban implicadas de modo activo o pasivo, en la detención o transferencia de  esos reos. Un segundo y posterior dictamen fundamentó exhaustivamente lo antes comprobado.

A finales del 2007 Bush defendió los métodos de la CIA, tal como lo hizo hace un año Richard Cheney y acaba de sostener, en marzo 2010, durante una entrevista que le hiciera la BBC, Karl Rove, eminencia gris de la administración republicana y uno de los artesanos de la red de secuestros-torturas-asesinatos justificada con los atentados a las Torres Gemelas. Un individuo capaz de insistir ahora sobre la utilidad de las torturas y decirse orgulloso de haber creado un marco legal para el indigno recurso.

Los antecedentes sobre la aplicación de castigos psicológicos y físicos son más antiguos, pero se ubica al inicio de los años 50 como etapa en la cual se sistematiza. De acuerdo con estudios autorizados, lo que se conoció a través de las fotos tomadas en Abu Graib después de la invasión a Iraq en el 2003, se venía practicando desde antes en otros sitios. Latinoamérica, por ejemplo. En ningún caso Europa reaccionó con vigor ante esas perversiones.

Parece que el investigador Allan Nairn, a quien distintas personalidades norteamericanas tienen como serio, objetivo y valiente,  tuvo entre sus apreciaciones esos antecedentes cuando dijo: “Lo que la (prohibición de la tortura) de Obama cancela es ese pequeño porcentaje de tortura que hoy realizan estadounidenses, pero conserva el conjunto abrumador de la tortura como sistema, llevado a cabo por extranjeros bajo patrocinio norteamericano”.

Se refería tanto a aquellos entrenados en sitios como la Escuela de las Américas o similares,  por gendarmes adquirido$ en países ocupados o quizás a través de mercenario$ que bajo el nombre de contratista$ se hacen cargo de tareas sucias como las de martirizar a seres humanos imposibilitados de defenderse.

Barak Obama había suspendido la aplicación de las torturas poco después de asumir la presidencia, pero no procedió a castigar a los culpables y con ello dejó vigentes lo esquemas que dentro o fuera de su país continuaron funcionando.

Hace apenas una semana el relator especial de la ONU para la tortura, Manfred Nowak, criticó al presidente norteamericano, por tal motivo, acusándole de no haber investigado las denuncias sobre torturas bajo el mandato Bush, pese a que EE. UU. como firmante de la Convención Internacional promulgada sobre torturas tiene responsabilidades legales que le obligan a una pesquisa exhaustiva y al procesamiento de los culpables.

Que Karl Rove se atreva a decir, sonriente y sarcástico, que no importa si no se encontraron armas de destrucción masiva en Iraq y defiende con vehemencia asesina, el empleo del martirio como recurso para obtener cuestionables revelaciones, indica que Nowak está en lo cierto.

LA RANCIA EUROPA

Nowak es un abogado austriaco y como Relator Especial de Naciones Unidas visitó distintas cárceles del mundo, incluidas la de algunos encumbrados países. El año pasado dijo a la prensa que varias naciones se negaron a que él examinara  los penales. De todos modos, logró conocer que existen unos 10 millones de personas internadas en circunstancias inaceptables.”La gran mayoría de ellos están en condiciones que violan la dignidad humana” aseguró. Un millón del total citado, eran niños de entre 9 y 10 años, puestos con adultos, sujetos a diversos abusos o a golpizas de los propios carceleros como método para “disciplinarlos”. Organizaciones internacionales confirman estos extremos y se refieren, además, al confinamiento de los inmigrantes pues la Unión Europea tiene 180 prisiones para recluir extranjeros irregulares, aparte de aquellos en cárceles ordinarias.

Los problemas de las prisiones en Europa son muchos, se concluye en otro reporte dando cuenta sobre la superpoblación y la falta de higiene, sumadas al insuficiente personal y la inseguridad, que incluye agresiones sexuales, temas que no se tocan por la prensa excepto por medios alternativos. Estas irregularidades provocaron que en 2008 varios centenares de funcionarios de prisiones se manifestaran  ante el edificio del Consejo de Ministros en Bruselas en protesta  por esas anomalías que traen consigo también una alta tasa de suicidios. Quitarse la vida en prisión ocurre sobre todo en el Reino Unido, Noruega, Francia y Eslovenia, precisa el estudio.

Lo planteado es deplorable y también lo expuesto en un dossier de Amnisty International: “El papel desempeñado por algunos Estados europeos en las entregas y detenciones secretas ha oscilado entre la participación activa y la connivencia tácita. Agentes europeos han detenido o recluido a sospechosos y los han dejado bajo custodia de Estados Unidos sin que haya existido un proceso judicial. Participaron directamente en aprehensiones ilegales, en un caso ayudando a agentes estadounidenses a secuestrar a un sospechoso en plena calle en Italia antes de su entrega extraordinaria a Egipto. La Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense ha utilizado libremente aeropuertos europeos para operar aviones que transportaron a víctimas de entregas extraordinarias, encapuchadas y encadenadas, con el fin de someterlas a interrogatorio y malos tratos mientras permanecían recluidas en secreto y en régimen de incomunicación en lugares de todo el mundo, incluida Europa. Agentes de Estados europeos aprovecharon la detención ilegal de algunas de las personas recluidas para interrogarlas, sin hacer nada para alertar a sus familiares sobre su paradero ni intentar solucionar la detención ilegal, que en sí misma ya constituye una violación de derechos humanos. Las investigaciones realizadas han determinado que, entre 2003 y 2005, en Europa hubo prisiones secretas gestionadas por la CIA, en donde detenidos que eran víctimas de desaparición forzada permanecían recluidos en condiciones que constituían tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes“.

Pongamos puntos suspensivos a este relato que, tristemente, es largo y comprometedor  para quienes suelen vestirse con ropajes inmaculados y emitir infundíos solo por no estar de acuerdo con  aquel a quien acusan pese a tener tanta basura bajo la alfombra.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Guillermo Moran Loyola dijo:

    Lo más importante son las ideas, quién trasmite ideas, hacia que fines, y qué sentido histórico tienen, ya que recordemos que muchos militares alemanes de la II guerra Mundial fueron después los mayores aliados de los alumnos estado-unidense, que se formaron con una mentalidad tan similar, que después ensayaron los Escuadrones de la muerte en América Latina, llevaron a cabo la Guerra de Viet-Nam, y apoyaron la lucha contra el pueblo Palestino, pero esos maestros en escencia son guerreristas….
    En Cuba, Angela Dayvis, Nelson Mandela, y otras personas fueron motivos de lucha y reclamo por su libertad, ya que sus ideales, diametralemente opuesto a los militares viejos de la CIA ( alumnos de las tropas de Hitler), pusieron al desnudo la situación en sus países, y aunque luchadores anteriores como: Washintong, Lincon, pedían reclamos similares, hoy día un nuevo presidente está en la Casa Blanca, lástima que no halla un nuevo director de la CIA, un nuevo director del FBI, del Pentágono, y de la Fiscalía, para que pueda impulsar una nueva idea y estrategia en Estados Unidos, que cambie toda esa forma guerrerista al estilo hitleriano, y pueda llevar a cabo con sus soldados obras de reconstrucción, apoyo alimentario, y lucha contra la desertificación y la sequía, pues al fin y al cabo el planeta en peligro de extinsión emana nuevos esfuerzos, y nuevas mentes, que apoyen la estabilidad y el mejoramiento del ser humano.

  • J. Crrzna dijo:

    Si tienes tejado de vidrio no tieres piedras a tu vecino.

    Cúal será la sanción del Parlamento “Angelical” Europeo al asecinato de periodistas en Honduras?
    Y habrá alguna…?

    Es dudoso. Jamás el amo castiga a su perro cuando la cabra del vecino penetra en lo que el entiende como sus poseciones.

  • J. Crrzna dijo:

    Si tienes tejado de vidrio no tires piedras a tu vecino.

    Cuál será la sanción del Parlamento “Angelical” Europeo ante el asecinato de periodistas en Honduras y la muerte de dos mujeres embarazadas y una joven por EE.UU. en Afaganistán?

    Y, habrá alguna …?
    Lo dudo, jamás el amo castiga a su perro cuando ataca a la cabra que penetra en lo que el considera sus poseciones.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elsa Claro

Elsa Claro

Periodista cubana especializada en temas internacionales.

Vea también