Imprimir
Inicio » Opinión  »

Una Revolución es el hecho cultural por excelencia

| 2
  • Palabras en la inauguración de la Casa del ALBA en La Habana.

Cuba, inauguración de la Casa del ALBA (12 de diciembre de 2009)

El pensador caribeño, y del Tercer Mundo en su conjunto, Frantz Fanon sostuvo que una revolución es el hecho cultural por excelencia de un pueblo. Y recientemente dijo el compañero Fidel que una revolución solo puede ser hija de la cultura y las ideas. Criterios como esos expresan los vínculos indestructibles entre un auténtico proceso revolucionario y una auténtica cultura. Nuestra América nos ha dado ejemplos señeros del hecho.

Bástenos recordar la relación profunda entre el gran héroe de lo que Martí llamó “el poema de 1810”, Simón Bolívar, y su maestro Simón Rodríguez. El juramento hecho por el primero de ellos ante el segundo, en Roma, anunció tanto la futura revolución de independencia política de Hispanoamérica, como su independencia cultural, la que empezó a realizar, según se ha dicho, el otro maestro de Bolívar, Andrés Bello, en el primero de sus grandes poemas americanistas.

Y avanzando en el tiempo, pronto conmemoraremos el centenario de la Revolución Mexicana de 1910, cuyas repercusiones culturales en el continente iluminarían la primera mitad del siglo pasado. Iniciada la segunda mitad de esa centuria, la Revolución Cubana triunfante en 1959, orientada siempre por José Martí, nos daría nuevos ejemplos del hecho. De ahí que, incluso cuando no se había firmado aún la Ley de Reforma Agraria, de mayo de 1959, con la cual se ratificaba el carácter radical de esa Revolución, ella había creado ya relevantes instituciones culturales: en marzo, el Instituto Cubano de Cine, y en abril, la Casa de las Américas.

Esta última, fundada por la gran heroína revolucionaria Haydée Santamaría, quien la dirigió hasta su muerte trágica en 1980, y ha seguido siendo orientada por ella, está cumpliendo 50 años, como la Revolución que la creó. Dadas mis relaciones con la institución durante muchas décadas, no me corresponde hacer su elogio. Pero, con gran generosidad, acaban de hacerlo, en la reciente Feria del Libro de Venezuela, dedicada a la Casa de las Américas tanto el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, compañero Hugo Chávez, como su ministro de Cultura, compañero Héctor Soto.

Al medio siglo de creada la Casa de las Américas debo el honor de haber sido invitado a decir estas pocas pero fervientes palabras. Ellas se pronuncian en la inauguración formal de la Casa del ALBA en Cuba. Aunque contando con la estrecha colaboración de muchos de los mejores intelectuales de nuestro continente, y no pocos de otras áreas, la Casa de las Américas había permanecido, como institución, solitaria. Por ello no podemos sino ver con alegría y orgullo la aparición en varios de nuestros países, durante el siglo XXI, de Casas del ALBA.

Saludamos hondamente la que se inaugura hoy en Cuba, y le deseamos largos y fecundos años de labor cultural y revolucionaria, “que no es lo mismo, pero es igual”, como dijo en una canción nuestro Silvio Rodríguez.

(Tomado de La Jiribilla)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    Casa del ALBA y Casa de las Américas ambas diseñadas para hacer una revolución cultural que imprima un sello distintivo en los tiempos modernos.

    Deben ambas conocerse más en la población de Cuba y en la del resto de América.

    Ambas deberían difundir en formato digital sus obras más importantes. Romper el silencio que para mucha y buena literatura existe. SIMPLEMENTE NO LLEGAN.

    Me decía una pediatra de Argentina que era imposible entender que un cubano no pudiera leer una novela de un premio Nóbel como José Saramago.

    Me entere entonces que la obra estaba abierta y no teníamos acceso al sitio.

    Casa del ALBA y Casa de las Américas pueden resolver este inconveniente.

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad “Ignacio Agramonte”
    Prof. I.S.C.M. “Carlos J. Finlay” Camagüey Cuba

    E-Mail: olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Un bello comentario que marca pautas, a pesar de su brevedad, en un tema tan complejo como cultura y revolución; sería de desear que nuestros intelectuales, que abundan mucho, utilizaran parte de su tiempo en escribir para los medios, cosas como estas que tanto ayudan a la creación de una genuina cultura general integrar en nosotros, los que por una razón u otra no pudimos dedicar todo el tiempo que hubieramos querido a estos temas.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Roberto Fernández Retamar

Roberto Fernández Retamar

Poeta cubano, Presidente de la Casa de las Américas. Es Premio Nacional de Literatura.

Vea también