Imprimir
Inicio » Opinión  »

Tom Hayden: La política de EEUU frente a Honduras no debe estar en manos de burócratas

| 1

honduras-obama_i-have-a-dreamTraducción para Cubadebate de Margarita Alarcón.

8 de agosto, 2009

Estimado Senador Kerry,

En nombre de muchos que abogan por la paz y la justicia quiero agradecerle su declaración aparecida en el New York Times del 8 de agosto de 2009, donde expresa preocupación respecto a la política de EE.UU. hacia Honduras. Esperamos que pueda continuar con audiencias que incluyan a líderes y especialistas de América Latina. Estos temas son demasiado preocupantes para dejar en las manos de los burócratas del Departamento de Estado.

Cuando ocurrió el golpe de estado en Honduras, el presidente Obama rápidamente lo declaró un golpe militar ilegitimo. No obstante, el Departamento de Estado insiste en seguir otro curso, uno que se ha convertido en la política de facto del Presidente. Esta política, planteada en una carta del Departamento de Estado al Senador Richard Lugar, pone de cabeza los hechos culpando al Presidente Zelaya de provocar un golpe que trajo como resultado su arresto y su deposición forzada el 28 de junio. La carta plantea entre otras cosas que:

“La insistencia del Presidente Zelaya en llevar a cabo actos provocadores contribuyeron a la polarización de la sociedad hondureña y llevó a la confrontación que desencadenó los hechos que llevaron a su deposición.”

No menciona por ningún lado el término “golpe de Estado”, en cambio hace constante referencia a “los hechos del 28 de junio”. La carta también se opone a lo que llaman “sanciones invalidantes”, aparentemente desasociando a los EEUU del resto de la comunidad latinoamericana y la Unión Europea.

Esta política explota el golpe militar como una palanca política contra algunas acciones del régimen del presidente democráticamente electo, Manuel Zelaya. El uso de la fuerza y la intimidación deben ser rechazados como instrumentos con fines políticos.

El golpe de Estado en Honduras parece ser un esfuerzo de la derecha de Latinoamérica apoyada por nuestro Departamento de Estado, con el fin de usar medios militares para oponerse a las influencias de Venezuela y lo que es más preocupante, oponerse a cualquier progreso hacia nuevos acercamientos diplomáticos de la administración de Obama hacia nuestros vecinos.

Sinceramente,

TOM HAYDEN

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Palmerolo dijo:

    La política de EEUU frente a Honduras está en manos del sistema. Como proyecto piloto, permite desarrollar de manera coordinada acciones en dos sentidos. Por un lado, el maquillaje diplomático de los eventos en Honduras, buscando darle una legalidad a lo ocurrido y un pretendido consenso a nivel internacional y nacional. Para ello trabaja eficientemente la maquinaria politico-administrativa norte-americana. Por otro lado, la inteligencia militar, que observa detalladamente el desarrollo de los eventos, se prepara para dar el zarpazo, acumulando información sobre los movimientos sociales y sus líderes; evaluando opciones para manipular, amedrentar o co-optar a los líderes; midiendo el efecto de la represión brutal en contraste con la represión selectiva… Se considera también las líneas estratégicas a seguir en la desarticulación del ALBA: el paso siguiente es Nicaragua, antes de proceder con los países sudamericanos y el resto de los países del ALBA.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Tom Hayden

Tom Hayden

Ex senador estatal en EEUU. Activista social y político norteamericano, muy conocido por su participación en los movimientos anti-guerra y de los derechos civiles de los 1960s. Murió en Nueva York el 23 de octubre de 2016.

Vea también