Imprimir
Inicio » Opinión  »

Honduras: soberbia imperial

| 1

Acostumbrados los gobiernos republicanos o demócratas al manejo colonial de América Latina según el antojo de sus monopolios, ahora, junto a los lacayos de siempre, enfrentan movilizaciones populares que impulsan novedosos mecanismos de descolonización nacional y de defensa regional de la soberanía tipo Unasur y Alba, considerándolos incompatibles con sus intereses vitales centrados en la explotación de los mercados y vastos recursos humanos y naturales.

También como parece ser el caso para Barack Obama, son inaceptables las transformaciones económicas alejadas del recetario oligárquico-imperial del Banco Mundial/ BID-FMI. En fecha reciente los mandatarios de la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba), a dos siglos de liberación de España, conceptuaron como “una segunda independencia, esta vez del imperio estadunidense”, la oleada popular que da el poder a gobiernos de izquierda o de centroizquierda en Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Paraguay, etcétera, por lo que la Casa Blanca decidió revertir, mediante el auxilio de entes político-militares y mediáticos de la derecha, la convergencia de Honduras en esa dirección.

En este contexto, el golpe de Estado en esa nación es punta de lanza de un esquema “diplo-militar” de Estados Unidos que opera sobre dos pistas, la abierta y la clandestina, que incluye una amplia campaña propagandística y de desestabilización contra lo que Newsweek (27 de julio) rotula de “diáspora bolivariana”, en una edición que, desde la portada, es derroche de vilipendio contra Hugo Chávez. Deja en el olvido cualquier rastro de imparcialidad periodística y es, además, muestra ostensible de los copiosos recursos para revertir la oleada popular.

La acción diplomática encaminada a consolidar el golpe dándole de largas al arbitraje de Arias, se realiza en medio de creciente represión. La “Misión Internacional de Observación” compuesta por 15 profesionales independientes procedentes de 13 países y representantes de organizaciones como la Federación Internacional de Derechos Humanos, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, la Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, etc., muestra alarmante evidencia de violación “sistemática” de los derechos humanos. Mientras Clinton regañaba a Zelaya por el intento de regresar a su país, los usurpadores adiestrados por el Pentágono-CIA procedían de manera sistemática y creciente a perpetrar lo que la Misión, en un informe a la OEA, la ONU y la Unión Europea y los Estados miembros describe como “… graves violaciones a los derechos humanos” después del golpe de Estado, incluyendo “un importante número de ejecuciones extrajudiciales, centenares de detenciones arbitrarias, múltiples amenazas, cercenamiento de la libertad de expresión e información, así como restricciones indebidas a la libertad de circulación, enmarcado todo ello en un contexto de clara persecución política que afecta especialmente a dirigentes políticos y sindicales, defensores y defensoras de derechos humanos, líderes y lideresas sociales, periodistas… entre otros”. Es un baño de sangre con pelotones de fusilamiento rural y urbano –como los existentes en tiempos del embajador Negroponte–, parte y parcela de la Iniciativa Mérida presente en lo que la Misión describe como “la actuación de grupos paramilitares (negritas en el original), compuestos por civiles vinculados supuestamente a organizaciones de narcotraficantes y a grupos de seguridad privada al servicio de destacados empresarios, quienes vestidos con traje de camuflaje operan conjuntamente con miembros del XV Batallón del Ejército Hondureño en el departamento de Colón”.

Con soberbia imperial P.J. Crowley, vocero de Clinton, se refirió a esto al afirmar que Estados Unidos esperaba que Zelaya se alejara de Chávez: “Venezuela no (es) modelo. Si esa es la lección que el presidente Zelaya ha aprendido de este episodio, sería una buena lección”. Tupé que deja ver la costura del operativo continental.

http://jsaxef.blogspot.com

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juan Lazo dijo:

    VERDAD, QUE COMO DEL FRENTE QUE SOMOS, HABEMOS PERSONAS QUE NOS PORTAMOS IFUAL QUE LOS ARENERO, MUY RADICALES, ASI COMO HAY ARENERO RADICALES DE DERECHA, ALGUNOS DE NOSOTROS NOS PORTAMOS PEOR QUE ELLOS, POR QUE NOSOTROS APOYAMOS IDEAS QUE NOS DAÑAN XOMO PAIS Y POR ENDE AL PARTIDO.
    CADA PUEBLO TIENE SU SOBERANIA, Y ACUERDO CON CUALQUIER ESTADO, SI ESTADOS UNIDOS TIENE ACUERDO CON COLOMBIA, SON SOBERANOS DE HACER LO QUE ELLOS QUIERAN, Y NOSOTROS SOMOS LOS MENOS INDICADOS EN CUESTIONAR ACCIONES YANQUIS, POR QUE ES COMO MORDERLE LAS MANOS A QUIEN NOS ESTA DANDO DE COMER, PENSEMOS EN NUESTRA GENTE QUE ESTA BENEFICIANDOSE POR EL PAIS NORTEAMERICANO YA MEL ZELYA, LSE LO DIJO A MARIA ELVIRA EN LA ENTREVISTA QUE LE HIZO, QUE HONDURAS DEPENDE MUCHO SU ECONOMIA DE LOS ESTADOS UNIDOS, NO AGITEMOS A LA GENTE Y DEMOSTREMOS QUE PODEMOS SALIR ADELANTE, TENEMOS UN PRESIDENTE QUE HABLA POR NOSOTROS AL MUNDO, TIENE CREDIBILIDAD MEJOR QUE CUALQUIERA NO SE LA EMPAÑEMOS, CON ESTE TIENE DE ACCIONES.

    POR UN MEJOR EL SALVADOR, QUE HA QUERIDO EL CAMBIO Y LO VAMOS A LOGRAR CON ESTE HOMBRE, QUE NOS LLEVO A GANAR LA PRESIDENCIA, CUIDEMOSLO MEJOR, LNO EMPAÑEMOS SUS LOGROS.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

John Saxe-Fernández

John Saxe-Fernández

Es doctor en Estudios Latinoamericanos de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Autor de diversos libros y artículos publicados en América Latina, Canadá, Estados Unidos y Europa. Su más reciente libro: “Terror e Imperio” (Arena, México, 2006).

Vea también