Imprimir
Inicio » Opinión  »

Nicaragua, la vuelta rojinegra (+ Video)

| 2

festejos-30-aniversario-revolucion-sandinistaManagua, Nicaragua.- Las banderas rojinegras del Frente Sandinista de Liberación Nacional, han tomado otra vez las calles de la capital de Nicaragua, como hace 30 años. Ondean, gigantescas y  junto al pabellón nacional, sobre altivas astas, en las plazas de la Revolución y La Fe.

Danzan, de diversos tamaños, al ritmo de las canciones que la victoria sandinista puso en boca de todos los solidarios del mundo hace tres décadas y que animaron este 19 de julio desde los altavoces de una celebración apasionada y original como el canto sin vejez de Carlos Mejías Godoy.

Hasta en los ranchos más pobres entre los pobres, donde precariamente se alojan  las víctimas de la contaminación química de los campos de algodón, que dejó el largo y abusivo paréntesis neoliberal, hay  banderas del Frente. Las casuchas están instaladas a orillas de la Avenida Simón Bolívar, muy cerca de las principales instituciones gubernamentales. Pero las banderas sandinistas ancladas a sus frágiles paredes de cartón, dicen claramente que el actual gobierno no es el objeto de su denuncia, sino de su esperanza. Por donde se le mire, su pobreza absoluta, envuelta en naylons negros de basura, es un monumento vivo a 16 años de neoliberalismo. Y una advertencia.

Cientos de miles de nicas se vistieron de rojo y negro para celebrar los 30 años de la Revolución Sandinista. Desde el Día nacional de la Alegría -el 17 de julio, fecha de la fuga del tirano Somoza en 1979-  Managua es una fiesta. Hay ferias multitudinarias en todas partes. Y ánimos de reconciliación también. Edén Pastora ha retornado a la tribuna. Otros que se distanciaron de la dirección del Frente tras la derrota electoral de 1990, han hecho su propia fiesta.

Pero los hostiles medios que aquí llaman “de difamación masiva”, no han conseguido que ninguno hable con arrepentimiento de la historia de la que fueron parte. Nada provoca más orgullo que haber sido combatiente sandinista.

El Presidente Daniel Ortega y su compañera Rosario Murillo, contra los que se han lanzado las más groseras campañas desde antes del  triunfo del FSLN en las urnas, son el centro de la conmemoración. Ella canta y presenta a los invitados y a los oradores. Él, canta también y habla, sin protocolo y con energía. En su voz se advierten, naturales, los alcances de la llamada reconciliación, las alianzas con empresarios poderosos y autoridades eclesiales que antes le adversaron. Unos han contribuido a la sobrevivencia de una economía sumamente pobre, asediada por Estados Unidos y los organismos financieros bajo su mando, siempre  inflexibles con Nicaragua. Otros han favorecido la estabilidad del país.

No ha cambiado, sin embargo, lo esencial. La fiesta por los 30 años del triunfo de la Revolución Sandinista es una fiesta de la izquierda mundial y continental. Y en la nueva época de Latinoamérica, es una celebración del ALBA y su generosa obra para con el pueblo de Sandino. Como invitados especiales, el Vicepresidente de Cuba, Esteban Lazo, el canciller venezolano Nicolás Maduro y Patricia Rodas, su colega del gobierno constitucional de Honduras, cuyo pueblo resiste heroicamente al golpe militar. Contra los golpistas es también el acto, donde Daniel  anuncia su decisión  de convocar cambios constitucionales que le permitan al pueblo, así como elige y paga la gestión de los electos, revocar mandatos que vayan contra sus derechos y conquistas.  Si el golpe, patrocinado por la ultraderecha de Washington, buscaba amedrentar a los líderes revolucionarios latinoamericanos, Daniel ha salido a decir que Nicaragua hará las suyas cuando tenga que hacerlas. Y una ovación intensa y sostenida lo respalda.

“El pueblo presidente” es la consigna y  “Poder ciudadano” el nombre de la Revolución Sandinista que vuelve. Otra vez de rojinegro. Desafiante, original, latinoamericana y alegre, otra vez.

Declaraciones de la Canciller hondureña Patricia Rodas en las celebraciones por el 30 aniversario de la Revolución Sandinista.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • raymond dijo:

    felicidades, nicaraguenses, ustedes estan forjando el futuro, la revolucion sandinista, es una celebracion de todos los pueblos de el mundo, nunca permitan que el imperio organice, otra canallada, como la de honduras, en mi querido mexico unos hampones secuestraron el poder, y estan militarizando el pais, quitandonos el mas minimo derecho a la expresion, pero tal parece que nadie quiere saber nada, pues el fantasma de el narco es utilisado para someter, castigar., reprimir, cualquier descontento, al igual que los narcogorilas, asesinos, roba-carros., que tambien secuestraron el poder en honduras, celebramos su revolucion,. pero al mismo tiempo, nuestro corazon esta con la resistencia de ese heroico pueblo., que quiere a su presidente manuel celaya.
    fuera narcogorilas robacarros asesinos, de honduras
    viva la resistencia, viva la dignidad latinoamericanoa .
    hasta la victoria siempre,

  • Alcebíades dijo:

    Parabéns ao povo da Nicarágua, pela revolução sandinista um marco histórico na américa latina.
    abraços. Alcebíades – Brasil

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arleen Rodríguez Derivet

Arleen Rodríguez Derivet

Periodista cubana y conductora del programa de la televisión cubana “Mesa Redonda”, que transmite una emisión especial para Telesur. Es coautora del libro “El Camaján”.

Vea también