Imprimir
Inicio » Opinión  »

El mensaje de Washington para América latina

| 2

El golpe militar en Honduras, que en realidad había comenzado a dar señales el pasado 15 de junio, cuando el automóvil en que iba del presidente Manuel Zelaya fue atacado, es un mensaje terrorista que Estados Unidos le está enviando a América Latina, a los países que se han salido de su órbita, aunque sea -en algunos casos- por escasas líneas.

El presidente fue secuestrado por militares en su casa y trasladado a Costa Rica en la madrugada, en el mejor estilo de los golpes del terrorismo de Estado del pasado. La gravísima situación que continuó con el secuestro de la canciller Rodas y de embajadores de otros países, pone contra la pared a la propia administración estadounidense de Barack Obama, como bien lo ha señalado en una reciente reflexión el comandante Fidel Castro desde Cuba, pero también a la Organización de Estados Americanos, donde ya se había condenado el golpe.

No sólo valdrá la condena sino el regreso de las instituciones democráticas y la investigación de los organismos internacionales sobre la mano que meció esa cuna del golpe y las transnacionales que participaron en esto incluyendo las de los medios masivos de comunicación.

Que Estados Unidos está detrás lo confirman los vergonzosos y golpistas mensajes de la cadena CNN, desde sus primeras noticias. Uno de sus presentadores sostuvo, sin avergonzarse, que el presidente Zelaya había tenido defendido “a capa y espada” su idea de la consulta ante la población hondureña – como si esta consulta democrática fuera un acto criminal – pero destacó que no sólo en su país sino que “debió defender” ante los medios internacionales su decisión. Esto dicho naturalmente como si el mandatario de una nación independiente debiera rendir cuentas a ese nuevo poder de la desinformación instalado por otros poderes en el mundo.

Otras noticias señalaban en las últimas horas, mostrando soldados armados hasta los dientes sobre un rumor de que el gobierno de Zelaya “había pagado” a las personas para que firmaran en favor de la consulta.

Tan criminales son estas informaciones como los actos amparados en armas y la fuerza de la sin razón que violan la voluntad de un pueblo, que mayoritariamente eligió a su presidente y todos los derechos humanos. Zelaya llamaba a votar – no a imponer – una consulta para una Asamblea Constituyente en un acto profundamente democrático.

CNN marca la línea y los repetidores, que son la mayoría de los medios masivos de comunicación en el mundo, apropiados por la dictadura mundial de la desinformación- la mantienen, e incluso agregan sus propios elementos.

Estamos escuchando a los presentadores de informativos mentir sin ningún pudor y sin conciencia de que están hablando de la vida y la muerte en nuestros países. En TN, Argentina, un medio que pertenece a un monopolio privado de la información a las 12 y 10 minutos hora local uno de los presentadores del informativo señalaba, mostrando las primeras imágenes de cuando el pueblo comenzaba a llegar ante la casa presidencial de Honduras y a mujeres que valientemente desarmadas demandaban a los soldados y golpeaban impotentes sus brazos que había una defensa “tenue” del presidente Zelaya. Pero a esa hora ya la propia CNN estaba mostrando la multitud frente a la casa presidencial en demanda del retorno del mandatario.

A esa misma hora el diario Clarín dueño de TN y otros medios titulaba su información en internet en un lugar abajo y escondido “crisis en Honduras, militares detienen a Presidente”, cuando la noticia era el golpe de Estado y sus severas consecuencias para la región y el mundo.

Varios medios en han hablando de posible fraude en las elecciones legislativas en Argentina, y citado a dirigentes opositores que auguran violencia al finalizar los comicios, mientras mensajes amenazantes circulan vía Internet llamando a derrocar al gobierno local. Las encuestas muestran un triunfo discreto del gobierno a nivel nacional y especialmente en la Provincia de Buenos Aires. Y la oposición adelanta un fraude sin argumentos. “En realidad el fraude es hablar del fraude” han denunciado varios sectores aquí. Que también mencionan los preparativos de un golpe de “colores” como algunos le llaman a los golpes cívicos que nunca actúan sin el poder armado en las sombras.

La oposición que recibe fondos externos habla ya de que de una y otra forma el gobierno debe irse después de esta consulta. Si eso no es golpismo ¿cómo le llamaremos?

Podríamos escribir un libro sobre una mañana en la desinformación sobre los hechos de Honduras, pero ocultar la criminalidad de un golpe de Estado hace a estos medios cómplices del mismo.

No sólo CNN, agencias y prensa de España – entre ellos el diario El País – jugaron con las palabras para no hablar del golpe. El culpable en realidad es el presidente Zelaya que defendió las leyes y constitución de su país, no los militares, los mismos que retirados o en los altos mandos, participaron de los crímenes y desapariciones de ciudadanos hondureños y extranjeros, cumpliendo también las órdenes del Pentágono en los años 80.

En ese período Honduras fue ocupada por la CIA que logró llevar a militares de la dictadura argentina para integrarse a la guerra sucia contra Nicaragua.

Era una guerra encubierta tan visible y evidente, como lo demostrarían después los archivos desclasificados en Estados Unidos.

La sombra del virrey entonces, el embajador estadounidense John Negroponte aún circula por Honduras, donde Estados Unidos instaló una base militar estratégica en Palmerola para atacar a Nicaragua, que nunca se levantó de ese país centroamericano.

Con Zelaya, Washington intenta golpear el tablero centroamericano que se les fue de las manos.

Lo mismo intenta hacer en el Cono Sur, donde sus militares s transcurren por países como Perú, y otros no sólo creando infraestructuras sino preparando a los militares locales para las acciones contrainsurgentes que permitan otro tiempo de control en la región.

Pero no sólo tropas nos invaden sino sus redes de fundaciones donde ahora han escalado esa presencia, la National Endowment Foundation (NED) que llaman descaradamente Fundación para la Democracia o la USAID Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID) de larga historia criminal en nuestros pueblos, entre otras, han logrado crear redes de telarañas en nuestros países, que están dando aire a las viejas y nuevas derechas para actuar contra los gobiernos insumisos.

Estas fundaciones de la CIA han distribuido fondos en Argentina también. Ahora instalaron a UnoAmérica, como una supuesta fundación que defiende “las democracias” en América Latina, pero cuya función es el rescate de todo el aparato militar y paramilitar, que sirvió a las pasadas dictaduras en la lucha anticomunista que han renovado en el departamento de Estado norteamericano. Y además desestabilizar a los gobiernos de la región enarbolando como en los tiempos de la “guerra fría” la lucha anticomunista.

Esta fundación tiene mucho que ver con lo sucedido en Honduras. Con una gran cantidad de dinero provisto por la CIA, se desplazan por toda la región, amparados por las viejas estructuras de seguridad, militares y policiales, que aún no pudieran ser desmanteladas por los gobiernos democráticos.

Esta debilidad debería ser prevista y analizada por alguna izquierda que irresponsablemente está acompañando en algunos países, consciente o inconscientemente, los ensayos golpistas de todo tipo para imponer el regreso de las viejas y nuevas derechas, con alto contenido fascista y con la ayuda vital de los medios masivos de comunicación.

El golpe militar en Honduras nos debe convocar a todos para exigir que esto se vuelva atrás. Es la suerte de América la que se juega en estas horas y la soberbia o los caminos errados deben corregirse a tiempo porque el regreso al pasado, es aceptar la recolonización definitiva de nuestros países y otros baños de sangre.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • rodolfo dijo:

    Realmente resulta indignante lo que ha sucedido en las últimas horas en la República de Honduras, no importa las razones que se esgriman para ello. Nadie tiene el derecho de vejar a otro por sus ideas, y mucho menos deponer a un presidente electo por la fuerza de las armas. El pueblo merece respeto, ya basta de atropellos y vejaciones. Quizás no tenga mucha importancia, pero quiero decir que me opongo totalmente al uso de la fuerza por este grupo de golpistas fascistas.

  • Marisol dijo:

    “Es la hora de los pueblos”, como señalara un compatriota hondureño y es también la hora de la verdad. Los medios de prensa proimperialistas que defienden a la oligarquía y a la ultra derecha, esos que nunca denunciaron la desaparición de más de 100 personas durante la guerra sucia contra Nicaragua, tratan ahora de disimular las verdaderas razones de los golpitas. El pueblo estaba exigiendo cambios, pero como siempre esos grandes medios han silenciado las voces de los movimientos sociales. La oligarquía de Honduras “no podía” permitir la consulta popular a la que el Presidente Zelaña había convocado, pues consideraban que peligraban sus privilegios y poderes latifundistas. ¿qué podrían hacer entonces estos gorilas sino apoyarse en un ejercito que sólo defiende los derechos de esa burguesía latifundista y no los de todo el pueblo hondureño? Pero cuidado, los han subestimado, hoy ellos están batallando porque se respeten sus derechos.
    Ningún país que respete a su pueblo puede reconocer a otro presidente que no sea Zelaña, el presidente constitucional elegido por su propio pueblo. Seguimos en combate.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Stella Calloni

Stella Calloni

Periodista argentina y corresponsal en su país del diario La Jornada. Es autora de “Los años del Cóndor”.

Vea también