Imprimir
Inicio » Opinión  »

Los pequeños estados insulares corren el riesgo de ser sepultados por el mar

| +

DISCURSO DEL EXCMO. SEÑOR FELIPE PÉREZ ROQUE, MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DE LA REPÚBLICA DE CUBA EN LA I REUNIÓN MINISTERIAL CUBA – ESTADOS INSULARES DEL PACÍFICO

16 DE SEPTIEMBRE DE 2008

Su Excelencia, Anote Tong, Presidente de la República de Kiribati.
Su Excelencia, Apisai Lelemia, Primer Ministro de Tuvalu.
Señores jefes de delegaciones.
Señoras y señores delegados:

En nombre del Gobierno y el pueblo cubanos, les extiendo nuestra más cordial bienvenida. Nos sentimos profundamente honrados con la presencia deustedes en esta I Reunión Ministerial entre Cuba y los estados insulares del Pacífico.

Como miembro de la Asociación de Pequeños Estados Insulares (AOSIS) y por razones de cercanía geográfica y lazos históricos, Cuba ha tenido mayor oportunidad de desarrollar los vínculos y la cooperación con los estados insulares del Caribe. Sin embargo, deseo subrayar nuestro interés en impulsar también las relaciones amistosas y de cooperación con los estados insulares del Pacífico.

Nos guiamos por el principio de fomentar las relaciones de amistad, cooperación y respeto con todas las naciones del mundo, independientemente de su ubicación geográfica, dimensión territorial, su población o el nivel de su economía.

Conocemos el creciente déficit de médicos y otros profesionales en los estados insulares del Pacífico, las limitaciones de infraestructura y, lo que es aun más grave, la migración de profesionales, particularmente de personal calificado de la salud, que marchan a las naciones industrializadas como resultado de la oferta irresponsable y sin escrúpulos de mejores salarios y condiciones de vida y de trabajo.

Cuba tiene hoy relaciones diplomáticas con 10 estados insulares del Pacífico. Tenemos firmados varios acuerdos de cooperación en la esfera de la salud. Además, en los últimos años hemos sostenido fraternales encuentros en NuevaYork con los Jefes de delegaciones de las naciones del Pacífico, en ocasión del debate anual de la Asamblea General de Naciones Unidas. Recibimos el pasado año a siete de sus representes ante la ONU.

Cuba ha establecido sus embajadas en Nueva Zelanda y en Australia, desde donde hemos ajustado la acreditación de Embajadores concurrentes cubanos ante los estados insulares del Pacífico. Creemos que este paso permitirá un intercambio más fluido y permanente entre nuestros países. Durante la convocatoria a esta I Reunión Ministerial hemos invitado a todos los estados insulares del Pacífico. Esperamos que similares encuentros a este ocurran también en el futuro.

La cooperación que ya avanza con varios de los estados insulares del Pacífico Sur se convertirá en ejemplo de lo que puede la voluntad política. A Cuba sólo la anima el interés de brindar su cooperación sin condiciones, con un hondo sentido de solidaridad y respeto.

Contamos con 15 médicos cubanos en Kiribati y se extiende nuestra colaboración médica a otros estados insulares del Pacífico. De igual manera, hay 64 becarios de las naciones del Pacífico estudiando Medicina en Cuba los que, una vez graduados, regresarán a sus países a prestar su noble y decisivo servicio. Esperamos por la llegada de jóvenes de otros Estados, hasta completar la cifra de 400 becarios ofrecida por Cuba.

Excelencias:

La voz de Cuba se ha alzado en los foros internacionales no sólo en defensa de los derechos del pueblo cubano, sino también en defensa de los derechos de los países en desarrollo y, en particular, de los pequeños estados insulares, que corren el riesgo de ser sepultados por el mar como consecuencia del cambio climático y que, paradójicamente, siendo los países que menos han contribuido al calentamiento global, son los más vulnerables y amenazados por sus dramáticas consecuencias. El cambio climático es inequívoco y acelerado. Once de los últimos 12 años se ubican entre los más calurosos desde 1850. Ello provocará un incremento de la frecuencia e intensidad de los huracanes.

Cuba es uno de los países que más peligro corre por la mayor frecuencia y la intensificación de los huracanes tropicales. Sólo en las últimas semanas hemos sido gravemente afectados por dos fenómenos de esta naturaleza, los huracanes Gustav y Ike, que provocaron la muerte de 7 personas y han devastado nuestra agricultura, golpeado seriamente la infraestructura y dañado casi 500 000 viviendas.

Aprovecho la ocasión para agradecer las muestras de amistad y solidaridad recibidas de ustedes tras las pérdidas humanas y materiales que provocaron los recientes huracanes.

La situación internacional requiere de los esfuerzos mancomunados y la solidaridad entre todos los países del Sur. Debemos exigir unidos el pleno respeto a los principios del Derecho Internacional y de la Carta de las Naciones Unidas. Debemos exigir nuestro derecho a la paz y al desarrollo.

Los estados insulares del Pacífico y Cuba enfrentamos retos comunes en el esfuerzo por el desarrollo, la formación de recursos humanos, los riesgos del cambio climático, y el incremento de los precios del petróleo y los alimentos.

En septiembre del 2007, importar una tonelada de arroz costaba 435 dólares, ahora cuesta 830; una de frijol costaba 660 dólares, ahora 1200; una de pollo costaba 1480, ahora 2300; una de maíz costaba 207, ahora 300 dólares.

La situación se torna insostenible para la mayoría de nuestros países. Esta gravísima crisis es consecuencia de la imposición por el Norte rico e industrializado de irracionales patrones de consumo y producción; del control monopólico, cada vez por un menor número de compañías, de la producción y distribución de alimentos; del cambio climático y sus efectos; del irresponsable desvío de alimentos para producir combustibles.

La desertificación avanza, se deteriora la capa de ozono y la temperatura promedio global podría incrementarse entre 1.4 y 5.8 grados centígrados. Casi el 30 % de todos los niños que residen en los países del Sur, donde vive casi el 80 % de la población mundial, está afectado por el bajo peso o por un crecimiento deficiente.

Casi 900 millones de personas hambrientas y más de 800 millones de analfabetos son la prueba de un mundo irracional e insostenible, que es necesario cambiar.

Los países desarrollados, en los que vive el 19 % de la población mundial, poseen el 74 % de las líneas telefónicas mundiales y el 91 % de los usuarios de INTERNET; concentran el 71 % del comercio mundial de bienes y servicios y el 58 % de la inversión extranjera directa; controlan el 97 % de las patentes y efectúan el 84 % del gasto mundial en investigación y desarrollo.

Si no se transforma esta dramática realidad, ¿cómo se podrá legar a las futuras generaciones un mundo donde nuestros hijos tengan verdadero derecho a la justicia, la paz y el desarrollo?

Excelencias:

Durante nuestra I Reunión Ministerial tendremos oportunidad de intercambiar puntos de vista sobre todos estos temas de plena actualidad. De igual manera, analizaremos lo que hemos sido capaces de hacer en materia de cooperación, identificar nuevas áreas y proyectarnos hacia los años venideros.

Les agradezco su presencia en nuestro país, especialmente en este momento cuando nuestro pueblo se levanta otra vez unido y sereno, y les reitero que los pueblos de los estados insulares del Pacífico podrán contar siempre con la amistad y el respeto de Cuba.

Muchas gracias.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Felipe Pérez Roque

Felipe Pérez Roque

Político y diplomático cubano. Fue Ministro de Relaciones Exteriores.