Imprimir
Inicio » Opinión  »

De Praga a San José: Radiografía de una sucia maniobra contra Cuba.

| +

Que nadie se lleve a engaños: el condenable e irrespetuoso show anticubano montado en San José, Costa Rica, dentro del marco de las actividades previas a  la celebración de la XIV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, fue planificada, santificada y organizada desde el pasado septiembre, en Praga, República Checa, por los mismos detractores al servicio de la mentira y del imperialismo, los cuales se reunieron allí durante la Cumbre Internacional del Comité para la Democracia en Cuba. Desde luego, el dinero para financiar tan cuestionables eventos provino del mismo lado: la Casa Blanca.

Praga conoció por esos días -el 17 y el 19 de septiembre-, entre sorprendida y avergonzada, cómo un grupo de asalariados de la infamia se reunieron  bajo los auspicios del Ministerio de Relaciones Exteriores y el Senado checos, y convocados por Vaclav Havel,  para dar continuismo al triste oficio de pinochos por encargo. Allí, cuidando de no lastimarse entre ellos con sus alargados y protuberantes  apéndices nasales, urdieron las mismas y manidas falacias contra Cuba, bajo la mirada complaciente de los Gepetos del Norte.

En fabricados e inconsistentes discursos, pruebas de la más denigrante oratoria, alzaron sus voces no para complacer al supuesto sufrimiento de los cubanos, sino al amo yanqui siempre dispuesto a premiar a la infamia con un puñado de dólares. Baste leer alguna de esas alocuciones, proferidas por Marcos Aguinis, José María Aznar, Luis Alberto Lacalle, Luis Alberto Monge,  Carlos Alberto Montaner, Gutemberg Martínez Ocamica, Patricio Walter. Petr Pithart, Tomás Pojar, Francisco Landero, Alexis Maizal, Vaclav Havel, Nancy Pérez Crespo, René Bolio, María  del Milagro Méndez Castro,  Jeane J. Kirkpatrick, Gabriel Salvia, José Soto, Gabriel Llano, Carlos González, Patricio Alwyn, Freddy Valverde,  Cecilia Malsmtröm y otro pequeño grupo de participantes, para comprender cómo la mentira se convierte en arma del más condenable diversionismo ideológico contra Cuba.

Luis Alberto Lacalle, ex presidente de Uruguay, declaró con hipocresía: "Los asuntos internos de Cuba los deben resolver los ciudadanos de ese país votando. Lo que reclamamos quienes participamos en esta cumbre es que esos ciudadanos tengan la oportunidad de hablar, escuchar escribir y leer todas las opiniones con entera libertad".

Parece ser que el señor Lacayo, perdón, Lacalle, desconoce que en Cuba se efectúan elecciones periódicamente y que las mismas se caracterizan por una amplia participación de todo el pueblo. De la misma forma,  una elevada cifra del mismo, superior al 97 % refrendó el carácter socialista de su Constitución. Al igual, en Cuba cada cual es libre de opinar, siempre que su voz se apegue a la verdad y no venda para difamar contra la propia Patria.

El propio ex presidente costarricense  Luis Alberto Monge, devenido en perverso asalariado de Estados Unidos y ¿quién sabe tan corrupto como Miguel Ángel Rodríguez?; irrespetuoso del oficio de anfitrión y lacayo consumado, habló también sobre Cuba, en Praga, con fingido y ensayado  meló dramatismo: ""Encontramos cubanos por todo el mundo. Ninguno olvida su Cuba. Miles se han llevado al regazo de la  tierra su sueño de retornar a una Cuba liberada. La principal concentración se ha dado en la ciudad de Miami.  (…)  No es por casualidad que el aparato de propaganda del tirano centra sus más feroces ataques contra el exilio de Miami. Le llama "la mafia de Miami". Bendita sea la diáspora cubana, porque desafiando infortunios familiares y personales sin fin, resistiendo la agresión sistemática de la tiranía y sus acólitos, sufriendo traiciones y deserciones, ha logrado mantener viva la llama de la esperanza en la liberación de Cuba, a lo largo de casi cinco décadas".

En sólo este pequeño párrafo, el señor Monge se ha enlodado con varias mentiras. En primer lugar, parece ser que sólo ha topado con los cubanos de Miami y algunos que pululan por Europa y otros países dedicándose al oficio de mentir sobre la realidad cubana. No parece que este señor se haya dignado a encontrarse con los miles de maestros y médicos cubanos que prestan su ayuda solidaria a otros pueblos del mundo, quienes le darán una visión distinta sobre Cuba que la ofrecida por Carlos Alberto Montaner y el grupúsculo de mercenarios a los que apoya y con los que se cartea con frecuencia. En segundo lugar, esa diáspora "sufrida" la constituyen fundamentalmente emigrantes económicos, tan similares a los millones de latinoamericanos que marchan a Estados Unidos en busca de mejores horizontes. En tercer lugar, Cuba no ataca a los cubanos radicados en el exterior, sino mantiene con ellos un diálogo franco y permanente.

En cuarto lugar, en Cuba se le llama con justicia  "la mafia de Miami" al reducido grupo de terroristas radicados en esa ciudad y que se han dedicado sistemáticamente a tramar atentados, agresiones de todo tipo, magnicidios y otras acciones terroristas contra Cuba. Por ello, se equivoca deliberadamente  el señor Monge al hablar de agresiones de Cuba contra el "exilio" cubano. Esta forma de desvirtuar la verdad  es un arma de detractores empleada reiterativamente por sus amos, tal como lo ha hecho el señor Bush con Irak. No resulta raro, pues, escucharla  de boca de este títere asalariado del imperio.

Al concluir la cumbre de Praga, de inmediato se dedicaron sus participantes a implementar una sucesiva serie de agresiones contra la Isla. La primera de ellas fue la creación de condiciones para ampliar la difusión del programa "Del totalitarismo a la Democracia", coordinado por Freddy Valverde, uno de los participantes en dicha cumbre. Usando Radio Praga, devenido en vocero de los ataques ideológicos contra Cuba, este espacio se hace llegar a mercenarios en Cuba por onda corta, empleando los mismos radios distribuidos en varias ocasiones por la Sección de Intereses de los Estados Unidos en Cuba.

Otro de los acuerdos de la cumbre de Praga fue la participación de antiguos disidentes checos en una Conferencia en Miami para analizar las experiencias de la autotitulado "Revolución de Terciopelo", asonada contrarrevolucionaria ocurrida en la antigua Checoslovaquia. Allí, auspiciada por la embajada checa en Estados Unidos, los contrarrevolucionarios checos fungieron como profetas del cambio "democrático" y pretendieron ser agoreros de pacotilla encargados de modelar el cambio en Cuba. Martín Palous, embajador checo en EE UU, e Ivo Sanc, ex alcalde de Kutná Hora, dieron clases magistrales a los aburridos asistentes, menos dados a la política que a las bombas. Para amenizar las actividades en Miami, el grupo checo Prazsky Vyber se dedicó a tocar canciones exhaltando a los "disidentes" cubanos.

Para implementar la estrategia contrarrevolucionaria, los organizadores del show praguense planearon extenderlo a Latinoamérica. Luis Alberto Monge, otros diputados ticos y un recién estrenado "Comité Costarricense de Solidaridad con la Democracia en Cuba", se prestaron para ello.

Repartiendo invitaciones a diestra y siniestra, involucrando a la flor y nata de la contrarrevolución y la ultraderecha de varios países, los organizadores ticos, haciendo uso del dinero yanqui, convocaron al Foro Internacional por la Democracia en Cuba, a celebrarse en el Salón de los ex Presidentes de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. Los mismos participantes de la reunión en Praga, a los que sumaron varios contrarrevolucionarios cubanos radicados en Miami y otros países europeos y latinoamericanos, orquestaron en nuevo y ridículo show. De esta forma, el gobierno costarricense daba anuencia  a un evento que, a la par que ponía en peligro las elementales reglas de cortesía para un anfitrión, pretendían sabotear y enrarecer la participación de Cuba en la XIV Cumbre Iberoamericana. Cuba no podía aceptarlo y asó lo hizo saber en una Declaración del MINREX cubano.

La maniobra anticubana, fabricada en Praga, fue expuesta  sin la menor vergüenza por Jan Rumi, vicepresidente del Senado checo, quien declaro al arribar a San José. "Considero que se trata de una reunión muy importante, ya que tiene lugar en el territorio latinoamericano. En Praga tuvo lugar una Cumbre sobre Cuba, pero se trató de un asunto europeo, y es necesario que el tema de Cuba se analice directamente en América Latina, porque aquí es donde se encuentra la llave. Europa puede ofrecer sólo un aporte. (…) Me alegro mucho que la Cumbre se celebre en San José. Espero que de este Foro surja una iniciativa similar al Memorando de Praga, y que se entregue a los presidentes iberoamericanos para que también ellos se sumen a la lucha por la democracia en Cuba".

Esa fue, sin lugar a dudas, el malévolo propósito de sus organizadores: favorecer al enrarecimiento de la participación de Cuba en la XIV Cumbre Iberoamericana y al aislamiento de la Isla dentro de la misma.

Otro participante checo en el Foro, el diputado Petr Bratsky, declaró sin ambages al arribar a San José: "Viajamos a este bello país centroamericano con el propósito de exhortar a los presidentes latinoamericanos para que incluyan el tema de los derechos humanos en las deliberaciones de la Cumbre de san José. También queremos pedirles que abran las embajadas de sus países  en la Habana para los disidentes cubanos".

A fin de cuentas, el Foro no tuvo el feliz desempeño que esperaban sus organizadores. Unos sesenta hombres ticos, encargados de capitanear la solidaridad de este pueblo con los verdaderos cubanos y dispuestos a limpiar la afrenta infligida contra Cuba, se personaron en el evento y protestaron contra la sucia maniobra. Mayobanex Ornes, uno de los organizadores, declaró, poniendo al desnudo el carácter de este Foro:"No es una protesta en sí misma, sino es un acto de presencia de los ciudadanos costarricenses aquí en el Salón de Expresidentes de la Asamblea Legislativa, en virtud de que es una asociación privada, extranjera, de cubanos de Miami, han escogido nuestro primer poder de la República en su Salón, para hacer una actividad, en donde se incita al odio y a la descortesía a uno de los países invitados a la Cumbre: Cuba y nos parece horrible porque en ninguna Cumbre que se ha hecho haya ocurrido una situación de éstas …".  

Ante la fuerza de la protesta, apenas pudieron intervenir cuatro oradores. El Foro fue suspendido y efectuado subrepticiamente en otro lugar.

Un rápido balance sobre estos hechos nos permitió arribar a varias conclusiones.

 En primer lugar, este show propagandístico es parte de una campaña implementada con la anuencia y apoyo de Washington, empleando principalmente a sus asalariados checos, así como a sus tradicionales servidores dentro de la derecha internacional. Estados Unidos saca de su estercolero, cuando los necesita, a sus mismos peones. Así lo ha hecho reiteradamente en Madrid, Praga y hoy en San José.

En segundo lugar, todos estos empeños anticubanos chocarán con la fortaleza de los principios que defiende el pueblo cubano y con la solidaridad que éste recibe continuamente en el mundo, tal como se manifestó en esta oportunidad por parte de sesenta dignos costarricenses. Estos hombres y mujeres asumieron la dignidad de oponerse a la ofensa contra un pueblo hermano, como no fue capaz de hacerlo el gobierno de ese país.

En tercer lugar, los organizadores de este show tratarán de viciar la participación de Cuba en la XIV Cumbre Iberoamericana y corresponde a los jefes de estado participantes no plegarse o congraciarse con tan sucia maniobra. Si así sucediera, no nos preocupa. Los pueblos de los países que tan mal representan, aman a Cuba,  y eso es lo verdaderamente importante.

Percy Francisco Alvarado Godoy

Escritor guatemalteco

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Percy Alvarado

Percy Alvarado

Periodista guatemalteco radicado en Cuba. Autor del libro testimonial "Confesiones de Fraile"