Imprimir
Inicio » Opinión  »

Cizaña en el Reino del Engaño

| +

• BUSH es un mentiroso. Desencadenó la invasión de Iraq y la consecutiva masacre de su población civil, la destrucción de su patrimonio milenario y la humillación de toda una nación, a partir de historias inventadas, campañas de desinformación, operaciones de engaño sistemático tanto de su pueblo como del mundo entero. No lo afirma Saddam Hussein: lo confiesa de manera implícita el miembro más eminente de los ‘servicios especiales' de los Estados Unidos, nada más y nada menos que el espía maestro de esta nación, el ‘cerebro' que coordina las actividades de las 14 agencias de inteligencia del imperio, el funcionario de origen griego George Tenet.

Desesperado por defenderse de haber sido el responsable de una guerra injustificable, Tenet, el Jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), quien se mantuvo mudo mientras las bombas imperiales llovían sobre la capital iraquí, desmiente ahora a su patrón, el Presidente de Estados Unidos. Este mismo George W. Bush quien saturó al mundo con declaraciones según las cuales Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva y que representaba una amenaza universal.

"Nunca dijimos que Irak era una amenaza inminente", repitió Tenet en la Universidad de Georgetown lugar que escogió para su emotiva confesión.

El director de la CIA aseguró además que en "Irak no había armas nucleares".

No hace falta mucha memoria para recordarse que el argumento nuclear fue uno de los favoritos de la Administración norteamericana, y notablemente del vice-presidente Dick Cheney, cuando buscaba un apoyo internacional a la invasión del país árabe.

Unos días antes, era el ex inspector en jefe de armas en Irak, David Kay, quien aseguraba que el Presidente iraquí derrocado destruyó a mediados de los años 90 su arsenal químico y biológico.

Confesó al Congreso que nunca creyó que Iraq poseía grandes cantidades de esta clase de armamento… cuando Bush justificó su ataque a este país con la existencia de tales arsenales.

Finalmente, como si no fuera suficiente, Scott Ritter, un ex inspector de desarme de la ONU acusó a Tenet de mentir también.

«George Tenet ha mentido una vez más en todo lo que ha dicho», declaró Ritter a CNN. Según AFP, el ex capitán de los marines y luego inspector de la ONU, añadió que el director de la CIA "no ha presentado ningún hecho para apoyar sus alegaciones. Les puedo decir que si esto fuese un proceso, si estuviera sentado en el banco de los testigos, y que yo tuviera la posibilidad de interrogarlo dado todo lo que yo sé, sus alegaciones se verían reducidas a rumores y especulaciones".

MENTIRAS, MENTIRAS Y MÀS MENTIRAS

¿Serán las mentiras de George W. Bush un fenómeno nuevo, tal vez?

Un documento circulado estos últimos días en Internet por coleccionista anónimo norteamericano de las falsedades del actual inquilino de la Casa Blanca, presenta, bajo forma de curriculum vitae, la lista de estas perlas presidenciales.

El texto, sumamente irónico, es redactado en primera persona y bajo forma de panfleto electoral. Da ganas de reírse… y luego de llorar. ¿Cómo puede ser, se pregunta uno, que un tal personaje esté encabezando la máxima potencia de este planeta?

Vale la pena reproducir aquella delirante enumeración. Aunque fuera para que nadie se pierda tal retrato.

• Yo fui arrestado en Kennebunkport, Maine, en 1976 por manejar en estado de ebriedad. pagué una multa y me suspendieron el permiso de manejar para 30 días.

• Mi dossier de conductor de Texas ha sido ‘perdido' y no está disponible.

• Integré la aviación de la Guardia Nacional pero la abandoné antes de tiempo (I went AWOL).

• Me negué a pasar un análisis de droga o a contestar cualquier pregunta sobre mi uso de drogas.

• Al integrar la Guardia Nacional, pude evitar ir a combatir a Vietnam.

• Me gradué de la Universidad de Yale con un promedio inferior de C.

• Yo fui un cheerleader.

• Fui candidato al Congreso y perdí.

• Empecé mi carrera en el negocio del petróleo, en Texas, en 1975; compré un compañía petrolera que no pudo encontrar petróleo; la compañía quebró poco después de haber vendido todas mis acciones.

• Compré el equipo de béisbol de los Texas Rangers en un negocio de conveniencia, usando el dinero de los contribuyentes.

• Con la ayuda de mi padre y de nuestros amigos derechistas de la industria petrolera (incluyendo a Ken Lay de la Enron), yo fui elegido gobernador de Texas.

• Cambié las leyes de Texas sobre la protección del medio ambiente para favorecer las empresas de energía y de petróleo, convirtiendo a Texas en el estado más contaminado de la Unión.

• Durante mi mandato, Houston reemplazó a Los Ángeles como ciudad más contaminada por el smog en América.

• Recorté los impuestos y puse en bancarrota el Tesoro tejano con miles de millones de dólares obtenidos en préstamos.

• Establecí el récord del número máximo de ejecuciones por un Gobernador de toda la historia norteamericana.

• Con la ayuda de mi hermano, el Gobernador de Florida, y de las nominaciones en la Corte Suprema realizadas por mi padre, llegué a la Presidencia de los Estados Unidos, después de perder las elecciones por 500 000 votos.

• Soy el primer Presidente que alcanzó el poder con antecedentes criminales.

• Invadí y ocupé a dos países al costo de mil millones de dólares por día.

• Gasté el excedente de presupuesto del país y puse en quiebra efectiva al Tesoro.

• Rompí el récord del más grande déficit presupuestario de la historia de los Estados Unidos.

• Establecí un récord por el número más grande de bancarrotas privadas registradas en un período de doce meses.

• Establecí un récord por el número más grande de cierre de empresas en un período de doce meses.

• Establecí un récord por la baja más grande en la historia de la bolsa de valores de los Estados Unidos.

• En mi primer año en la Presidencia, más de dos millones de americanos perdieron su trabajo y esta tendencia se mantiene, mes tras mes.

• Me siento orgulloso que los miembros de mi gabinete sean los más ricos de cualquier administración que manejó este país.

• Mi "millonaria más pobre". Condoleezza Rice, dio su nombre a un barco petrolero de la Chevron.

• Establecí el récord de un máximo de giras de recolección de fondos electorales por un Presidente de EE.UU.

• Tengo el campeonato americano y mundial por haber recibido un número máximo de donaciones electorales de corporaciones.

• Mi principal contribuidor de siempre y uno de mis mejores amigos, Kenneth Lay, presidió la bancarrota corporativa fraudulenta más grande de toda la historia de EE.UU., la de la Enron.

• Mi partido político uso los jets privados y los abogados corporativos de la Enron para garantizar mi éxito con la Corte Suprema durante el proceso de mi elección.

• He protegido a mis amigos de Enron y Halliburton contra las investigaciones o las demandas. Más tiempo y dinero fueron consagrados al caso Mónica Lewinsky que en el caso del fraude corporativo más grande de la historia.

• He presidido la crisis energética más grande de la historia de EE.UU. y me negué a intervenir cuando se revelaron casos de corrupción en el sector petrolero.

• He presidido el alza más fuerte de los precios del combustible en la historia de EE.UU.

• Cambié la política estatal para permitir la atribución de contratos gubernamentales a personas con antecedentes criminales.

• Nombré a más criminales condenados en la administración que cualquier Presidente anterior.

• He creado el Ministerio de la Seguridad de la Patria, la burocracia más grande en la historia del gobierno de los EE.UU.

• Rompí más tratados internacionales que cualquier otro Presidente.

• Yo soy el primer Presidente que vio a las Naciones Unidas sacar a EE.UU. de la Comisión de Derechos Humanos.

• He retirado a los EE.UU. del Tribunal Internacional de Justicia.

• Me negué a dejar inspectores a tener acceso a los "prisioneros de guerra" de EE.UU. y, pues, violé la Convención de Ginebra.

• Soy el primer Presidente en la historia quien se niega a aceptar inspectores electorales de las Naciones Unidas (en las elecciones del 2002).

• Establecí el récord por el número más reducido de conferencias de prensa de un Presidente desde la llegada de la televisión.

• Establecí el récord de números de días de vacaciones por un Presidente en un período de un año.

• Después de estar de vacaciones un mes de agosto completo, he presidido el fallo de seguridad más grande de la historia.

• He recogido la simpatía más grande hacia los Estados Unidos después de los ataques del WorldTrade Center y, un año más tarde, convertí a este país en el más odiado en el mundo entero, el fallo diplomático más grande en la historia.

• Establecí el record del máximo de personas protestando contra mí simultáneamente en eventos públicos (15 millones).

• Soy el primer Presidente en la historia de EE.UU. en ordenar el ataque sin provocación, preventivo, y la ocupación militar de una nación soberana, en contra de la voluntad de las Naciones Unidas, de una mayoría de ciudadanos de EE.UU. y de la comunidad internacional.

• Recorté la ayuda médica para los veteranos de Guerra y apoyé la reducción de los beneficios monetarios para los soldados y sus familias en tiempo de guerra.

• En mi Discurso del Estado de la Unión, mentí sobre nuestros motivos para atacar a Iraq y luego responsabilicé a nuestros aliados británicos con mis mentiras.

• Soy el primer Presidente en la historia en tener una mayoría de europeos (71%) que ven a mi presidencia como la mayor amenaza por la paz del mundo.

• Apoyé el desarrollo de un Destruidor Nuclear Táctico de Bunker, un arma de destrucción masiva.

• No cumplí con mi promesa de llevar a Osama Bin Laden y Saddam Hussein ante los tribunales.

• Todos los dossiers de mi período como Gobernador de Texas están ahora en la Biblioteca de mi padre, sellados e inaccesibles al público.

• Todos los dossiers de las investigaciones sobre mis operaciones financieras y mis quiebras corporativas están sellados e inaccesibles al público.

• Todos los dossiers y las notas de las reuniones que yo, o mi vice-presidente, sostuvimos sobre el tema de las políticas de energía son sellados e inaccesibles al público.

Y CUBA, ¿QUÉ?

Visto desde Cuba, el país que más calumnias imperiales enfrenta desde 45 años, esta enumeración de las virtudes presidenciales tal como el último desfile de testigos que denuncian o más bien confirman el uso de la falsedad, de la mentira, del engaño como método de trabajo en las más altas esferas del poder norteamericano, es a penas sorprendente.

En La Habana, hace ya rato que las declaraciones terroristas anti-cubanas de Otto Reich, Roger Noriega, Robert Fisk, John Bolton, y del propio Presidente están ‘coleccionadas' como una interminable, y miserable, sucesión de inventos destinados a justificar cualquier agresión contra la Isla.

Y cuando uno observa cómo han penetrado la Casa Blanca una cuarentena de representantes de la mafia anti-cubana de Miami, la que domina aquella ciudad desde ya antes del asesinato de John Kennedy, uno entiende cómo la mentira puede ser erigida en sistema.

La gran marcha, en Washington, de aquellos testigos que explican cómo, para justificar su petro-masacre, el Presidente mintió, mintió y re-mintió, lleva a preguntarse como no ha aparecido ya en algún rincón de la prensa ‘libre' norteamericana, la necesaria pregunta: ¿Con Cuba, será igual? •

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".