Imprimir
Inicio » Opinión  »

Terroristas ofenden al juez y a la Justicia panameña

| +

• Ante el fracaso de sus campañas de desinformación para tratar de influir en el curso de la justicia de Panamá, los grupos cubanoamericanos de apoyo al terrorista internacional Luis Posada Carriles atacan ahora abiertamente al juez Enrique Paniza, responsable del caso. Lo hacen en un documento amenazador que pudiera ser ignorado si sus autores no tuviesen una larga trayectoria vinculada al terrorismo.

En una carta abierta dirigida a la Presidenta panameña Mireya Moscoso, varios cabecillas de organizaciones que apoyaron, alentaron y financiaron acciones terroristas, ofenden al magistrado y a la Justicia panameña con una agresividad que, en el medio de un proceso judicial, constituye una falta de respeto caracterizada y un intento flagrante de intimidación.

Según sus promotores, el documento fue entregado el 30 de octubre a los cónsules de la República de Panamá en diversas ciudades además de ser objeto de una amplia difusión.

"Ya fuere por indiferencia, ineptitud o cobardía el juez Enrique Paniza ha tolerado que los querellantes y sus abogados, no sólo interrumpan los procedimientos, sino que insulten a viva voz a los acusados", afirman los partidarios de Posada, retomando términos usados en la Corte por el narcoabogado de los conspiradores, Rogelio Cruz, un ex Procurador de la República depuesto por su afiliación con los carteles colombianos de la droga.

"El hecho lamentable e indiscutible es que ya no contemplamos un proceso judicial con garantías, sino un circo político dirigido desde La Habana, sospechosamente apoyado por los socios comerciales panameños de la tiranía cubana y flagrantemente tolerado por el juez Paniza", escriben los extremistas, propensos al insulto, al chantaje y a la desinformación.

Los amigos del grupo de connotados sicarios que enfrentan la Justicia panameña -Luis Posada Carriles, Guillermo Novo Sampol, Pedro Crispín Remón y Gaspar Jiménez Escobedo- "denuncian" que una decisión del juez, un respetado miembro de la magistratura panameña, es "flagrantemente violatoria de la Convención Americana sobre Derechos Humanos".

Según los autores de la carta, el magistrado también "violó el Artículo 2366 del Código Judicial de Panamá al permitir interrupciones extemporáneas de los querellantes y el Fiscal en el momento en que los abogados de la defensa presentaban sus alegatos".

No hacen referencia a una violenta interrupción que provocó Guillermo Novo Sampol, en el medio de la audiencia, al amenazar a gritos al abogado querellante Rafael Rodríguez en plena corte.  Novo es identificado en documentos del FBI depositado ante el tribunal como uno de los principales líderes de los grupos criminales que sembraron el terror desde New Jersey y la Florida durante décadas.

"Es evidente a todo observador imparcial que el Juez Paniza no solamente ha violado la ley, sino que ha tolerado, bien por temor o contubernio, la ingerencia vergonzosa de la tiranía comunista de Cuba durante el proceso de diligencias previas presentado por la defensa de los cuatro sindicados", continúa el documento.

Luego, se acusa a "una dependencia del Poder Ejecutivo, el Ministerio de Relaciones Exteriores" que "ignora las regulaciones de la República de Panamá en lo relativo a extradiciones solicitadas por gobiernos extranjeros" por no haberse pronunciado acerca de solicitudes de extradiciones presentadas por Cuba y Venezuela contra Santiago Álvarez Fernández-Magriña y Luis Posada Carriles.

En el caso de Álvarez, se trata de un conocido terrorista de Miami vinculado directamente con la Fudación Nacional Cubano Americana (FNCA) y otras agrupaciones terroristas radicadas en los Estados Unidos, que colaboró en la organización del complot de Panamá en noviembre del 2000 y acerca del cual Cuba posee pruebas contundentes relativas a su participación directa en la preparación y el financiamiento de acciones terroristas contra Cuba.

"Por eso tenemos la más absoluta confianza de que usted, en pleno conocimiento de este caso y actuando acorde a sus principios de equidad y justicia, otorgará la libertad a estos cuatro patriotas cubanos", concluye la carta que, en una curiosa fórmula, identifica los "ideales" de los asesinos encarcelados con los de la Presidenta.

¿"LOS MISMOS IDEALES"?
"Son los mismos ideales por los que usted ha luchado durante toda su carrera política, así como en el desempeño de su alta magistratura", escriben los terroristas. No se conoce la reacción de la Sra Moscoso, si hubo.

El texto es firmado por Abel Pérez, Alberto del Calvo, Luis Aguirre, Noel Aparicio, José Platas, José Luis Fernández, René Cruz Cruz, Sergio Díaz, Hugo J. Byrne -todos vinculados a grupos y grupúsculos que apoyan, de una forma u otra, el uso del terrorismo contra Cuba.

Para citar un sólo ejemplo, Cruz Cruz y su socio Eusebio de Jesús Peñalver - otro amigo de Posada, en cuyas oficinas se preparó un frustrado complot contra Hugo Chávez - formaron parte de bandas contrarrevolucionarias organizadas, armadas y financiadas por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos. Ambos se unieron luego activamente a organizaciones terroristas que actúan contra Cuba desde los Estados Unidos, en las cuales ocuparon cargos de responsabilidad. Cabecilla de los Comandos de Liberación Unidos, Cruz Cruz fue arrestado por el FBI en posesión de un arsenal -por supuesto, fue absuelto luego.

René Cruz Cruz es también socio de Nelsy Ignacio Castro Matos, miembro activo de varias organizaciones terroristas, ejecutor de numerosas acciones de ese carácter contra objetivos cubanos y compinche de Luis Posada Carriles desde que trabajaron juntos en la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) de Venezuela en la década del 70.

Todos estos elementos de la fauna terrorista que maniobra con impunidad en territorio norteamericano financian, a través de recolecciones de fondos, junto a otros terroristas cubanos radicados en Estados Unidos, los gastos que se derivan del proceso judicial y participan en la creación de condiciones para una eventual fuga de Posada Carriles y sus cómplices.

EL "FAN CLUB" DE POSADA
La lista de los miembros del reducido pero peligroso "fan club" de Posada y sus cómplices, no sería completa sin mencionar a Ernesto Díaz, un sicario de Alpha-66 y José Ramón 'Raymond' Molina, un conocido operativo de la CIA. También no se puede omitir a Mario Chanes de Armas, arrestado cuando conspiraba para asesinar al Presidente cubano, denunciado por su participación en un plan de atentado al presidente venezolano Hugo Chávez… y amigo de George W. Bush quien lo recibió en la Casa Blanca como "representante de la comunidad exilada".

En la última comparecencia de Posada en Panamá, la "delegación" de la mafia de Miami fue dominada por Reinol Rodríguez, un imponente bigotudo que dirigió la terrorista Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU) en Puerto Rico y quien fue involucrado, hace 25 años, un 28 de abril, en el asesinato de Carlos Muñiz Varela, un joven cubano emigrado que favorecía al desarrollo de las relaciones amistosas con la Isla.
Acerca de Rodríguez, acaba de aparecer otro documento desclasificado del FBI que lo vincula directamente con un plan de asesinato de otro militante progresista puertorriqueño… Pero de esto, y de mucho más, se podrá hablar en tiempo oportuno.

MANIOBRAS INDECENTES
Las maniobras de las tropas mafiosas cubanoamericanas aparecen indecentes cuando la integridad del juez Paniza y del fiscal Arquímedes Sáez ha sido reconocido por todos en la república istmeña con esta cause célèbre que marcará los anales de la justicia panameña. Firmante de varios convenios internacionales sobre el terrorismo, Panamá tiene la grave responsabilidad de asegurarse que semejantes criminales no retomen el camino del terror en el cual se mantuvieron durante más de 40 años.

En septiembre, al término de la audiencia preliminar, el representante de la defensa, Rogelio Cruz empezó la falta de respeto cuando ofendió groseramente tanto a la Fiscalía como al propio Juez con una serie de intervenciones injustificadas y de amenazas.

El ex procurador depuesto bajó el nivel de su alegato hasta decir que el expediente del Ministerio Público era "una basura" y amenazar al juez con una protesta ante organismos internacionales de... "derechos humanos".

¡El colmo de lo absurdo!

Cruz espetó al magistrado: "Usted ha cerrado sus ojos a la verdad" y luego comentó, fuera del tribunal: "Los jueces no respetan las libertades públicas".

Después del fracaso de la defensa en la audiencia de septiembre último y la perspectiva de un juicio donde Posada y sus sicarios tendrán que enfrentar las verdades que trataron de esconder, los amigos del cuarteto de la muerte buscan otra salida.

Los ataques al juez Paniza, y a través de su persona a la justicia panameña, ilustran con qué métodos los terroristas cubanoamericanos esperan salvar a sus "héroes".

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".

Vea también