Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Festival Internacional “Olga Alonso”: A puro teatro desde el centro de Cuba

| 2 |

 

La propuesta de estatuas vivientes suspendidas del Grupo Teatro Sauce de Holguín cautivaron al público asistente. Foto: Javiel Fernández/Cubadebate

Todo empezó a inicios de los ochenta cuando un grupo de instructores de arte recién graduados llegaron a Fomento, aquel pueblito a un costado de la Autopista Nacional y a las puertas mismas del Escambray. Entonces, aquellos jóvenes juglares llenos de ganas de hacer descubrieron un sentimiento popular por el teatro. Así lo recuerda José Meneses Ortega, actual director del grupo espirituano “Teatro Garabato” y uno de los bisoños que a su arribo al pueblo constató la asistencia de las personas a las actividades organizadas por la Casa de la Cultura, aun con una fuerza técnica incipiente.

Por esos años inició un movimiento de trabajo en el sector cultural que incluyó la creación de las diez instituciones básicas, entre ellas, el grupo de teatro de la comunidad. Surgió así el grupo Piedra Gorda,  uno de las primeras agrupaciones formadas con el movimiento obrero en Fomento.

 

José Meneses recuerda que no solo fue Piedra Gorda, sino que alrededor de esta agrupación y con el trabajo de los cuatro instructores de teatro con los que contaba la Casa de la Cultura en aquel momento aparecieron otros grupos de jóvenes y niños que generaron un movimiento que incluía la participación del grupo Olga Alonso, de La Habana y del de igual nombre perteneciente a la provincia de Camagüey en una jornada de homenaje a la joven instructora de teatro que perdió la vida en un accidente de tránsito rumbo a la comunidad rural Casa Zinc, paraje fomentense donde la habanera enseñaba su arte y desde donde su luz ha acompañado siempre al movimiento de artistas aficionados al teatro en Cuba.

 “En el año 1987 decidimos hacer un encuentro de agrupaciones solo de aquí del municipio por la cantidad de grupos que existían y ya en el año 1988 lo convocamos a nivel provincial, esa fue la génesis del Festival de Teatro Aficionado “Olga Alonso” que a partir del año 1990 comenzó a convocarse nacionalmente”, relata José Meneses. 

Entre acto

El Festival Internacional de Teatro Aficionado «Olga Alonso» es la principal plaza cubana para este movimiento. Foto: Javiel Fernández/Cubadebate

Finales de febrero e inicios de marzo de cada año es una fecha de regreso casi obligada para los fomentenses ausentes, justo cuando el movimiento teatral vulnera la quietud que habita el centro de la ciudad durante todo el año.

Yanet Roselló López, Directora Artística General de la edición 30 del Festival Internacional de Teatro Aficionado “Olga Alonso” auspiciado por el Centro Provincial de Casas de Cultura en Sancti Spíritus con acompañamiento de la Brigada de Instructores de Arte “José Martí” y la Asociación “Hermanos Saíz”, entre otras instituciones, cuenta que este año han llegado cerca de una veintena de agrupaciones cubanas y que se han sumado las compañías “Oriart” y la Asociación de Teatro “Palacio Luna” y la Compañía “Xiuactuando”, en representación de España y Colombia respectivamente, así como Frank Grunet, Presidente de la Federación de Teatro de Alemania.

Roselló López ponderó también la presencia en el festival del Grupo Teatro Tuyo, de Las Tunas y de su director Ernesto Parra con el espectáculo Gris y la impartición de una conferencia para los jóvenes actores y el público en general sobre la técnica del clown.

Explicó que el evento ha incluido la realización de sesenta presentaciones teatrales además de acciones performáticas, conciertos de agrupaciones musicales, talleres, presentaciones cinematográficas, conferencias e intercambios que han llegado hasta los centros educacionales del municipio, los barrios y las comunidades de la montaña.

 

Otra propuesta acogida con beneplácito por el público ha sido la inauguración en la Casa de Cultura “Olga Alonso” de  una exposición fotográfica que recoge momentos de varias ediciones del evento inmortalizados por el lente del fotógrafo William Ruiz, instantáneas de las que saltan la pasión popular por el teatro y el sublime acto de entrega de los actores en cada acción dramática.

Voces tras bambalinas

El festival de Teatro «Olga Alonso» permite a los jóvenes actores poner en práctica las más diversas técnicas dentro de su manifestación artística. Foto: Javiel Fernández/Cubadebate

Tras presentar varios de los textos de la Editorial Tablas-Alarcos en un espacio de intercambio con actores, directores y el público, el teatrólogo Omar Valiño comentó que el Festival de Teatro “Olga Alonso” en Fomento es un mentís ante los criterios que hablan de la muerte del movimiento aficionado en el país “porque aquí están reunidos agrupaciones e individualidades de todo el país trabajando sobre el arte escénico, en particular sobre el teatro”.

“Yo creo que el que la gente pueda llegar aquí y pueda confrontar, pueda vivir la experiencia maravillosa de estos días en Fomento es una energía para el movimiento de aficionados que tuvo un bajón por causas conocidas; pero yo creo que este es uno de los eventos que lo levanta y supongo que a futuro lo seguirá levantando”, remarcó Omar Valiño y dijo que este festival ha creado en relativamente tan pocos años una tradición que levanta al pueblo todo, “lo sabía, me lo habían descrito muchas veces, para mí es un asombro que pueblo viva durante estos días una efervescencia tan grande”.

 

“La gente en la calle durante todas la horas del día y de la noche en un festival que rebasa exactamente lo teatral porque es también una fiesta, un modo en que se juntan otras manifestaciones y anima la idea de una tradición del pueblo por el teatro, justamente por un teatro de aficionados”.

“Este festival me sirvió para ver que el cine se llenaba a las once de la noche, cosa que ocurre solo en las grandes ciudades del teatro en el mundo, en Buenos Aires, en Londres y poco más; hasta dar una función en La Habana a las once de la noche es cosa muy difícil, yo mismo lo he intentado”.

Valiño dijo que desde que desembarcó en Fomento y vio el parque vivo y en situación extra cotidiana, las despedidas de las noches con música frente a la biblioteca de una manera sana habla de un evento que quiere abarcarlo todo, “el ejemplo de que las tradiciones sí se pueden fundar en un relativo corto tiempo, que no siempre tienen que tener 500 años, porque es la demostración de que incluso con un teatro no profesional se puede fundar una manera de hacer participar a la gente de una vida diferente durante varios días del año”.

Concluyó que “esto pasa muy poco no solo en el teatro, sino en la relación de un contexto pequeño, de pueblo, de ciudad chiquita y una manifestación cultural en Cuba”.

Similar piensa la reconocida actriz cubana Coralia Veloz invitada al evento junto al joven actor Enrique Bueno, “yo solo he visto dos festivales así de este tipo, uno, el de Cine de Gibara y ahora este, me parece importantísimo que lo cuiden, que lo protejan, ver al pueblo en la calle, ver el cine lleno habla del vínculo entre pueblo y cultura”.

Por su parte, el escritor fomentense Ángel Martínez Niubó, valora que entre los aciertos de esta edición está la buena promoción previa al festival por diferentes medios, “este año tenemos un pueblo que recibió el festival con muchos más colores, con imágenes propias del teatro que nos faltaron otros años”.

“¿Aciertos?, los de tantos años, la acogida inmensa del pueblo, es impresionante que un pueblo con estas características, tan cerca  de la montaña, donde no nos pasa la autopista ni la carretera central tenga este amor por el teatro que es verdaderamente impresionante, Coralita Veloz decía que Fomento le recuerda a Gibara con el Cine Pobre, por el amor con que la gente participa”.

Martínez Niubó dijo que el reto es no dejarlo perder, “que las crisis no nos confundan, hacer un festival acorde a los recursos que tenemos, pero que no se pierda nunca, porque a veces tenemos el miedo de que un municipio tan pequeñito asuma un festival tan grande, sí, podemos, hasta el pueblo está dispuesto a asumir los teatristas en sus casas. Demostramos que no solo nos divertimos con un carnaval, sino que lo hacemos también pensando con las obras de teatro”.

Sergi García, actor de la compañía catalana “Oriart” manifestó su sorpresa ante tantas presentaciones de teatro actividades entre ocho de la mañana y doce de la noche y la capacidad del evento de integrar todas las manifestaciones artísticas, no solo el teatro, como es costumbre en algunos espacios similares a los que ha asistido en su país.

Cora Rosell, directora de la mencionada compañía, regresa por segunda vez a Fomento a bañarse con la adrenalina de un público que ama el teatro y que acogió con gusto la presentación de Cabaret Passion Rouge, un musical que decidieron estrenar precisamente en el Festival “Olga Alonso”, el evento donde mayor aceptación ha tenido la compañía según su propia directora.

José Meneses Ortega, fundador del evento, ese padre que siempre regresa al hijo aunque este sea adulto comenta que las principales deudas del festival “Olga Alonso” están en que Fomento no cuenta todavía con la suficiente infraestructura en cuanto a espacios de representación para sostener un festival de este tipo.

“Yo siempre he dicho que las autoridades de Fomento no pueden esperar a que le vengan a hacer el festival, para  Fomento y sus autoridades el festival tiene que ser lo más importante que hacen como fenómeno cultural, más importantes que las fiestas populares, porque esto es lo que hace que se hable de Fomento en Cuba y en el mundo, hay que crear instituciones, ya es evidente que el festival necesita espacio con condiciones técnicas para que los grupos que vengan no vean frustradas sus puestas en escena”.

Meneses también habla de la necesidad de comenzar a educar a un público masivo en cuanto al comportamiento en la sala, a crear límites en ese público sobre los espectáculos que son para adultos y los que son para niños y jóvenes.

“Tengo la certeza de que le festival perdurará, cuando un fenómeno cultural toma una solidez, sobre todo en el pueblo, es muy difícil de que no siga ocurriendo a pesar de lo que suceda, que cada año la mayoría de los premios se queden en Fomento dice que aquí además de un público hay hacedores de teatro, aquí está gente que lo puede seguir haciendo y lo debe seguir haciendo”.

Relato en construcción

En la noche de este sábado el Comité Organizador del Festival de Teatro “Olga Alonso” reconocerá a buena parte de los fundadores del evento, atrás habrán quedado días en los que los artistas y el pueblo han subido juntos a escena unidos por el arte de las tablas, unidos en el intento de repensar desde teatro la realidad que habitan.

Pronto volverá la quietud al parque de Fomento, aquel paraje a un costado de la Autopista Nacional y a las puertas del Escambray donde murió la joven instructora de teatro Olga Alonso llevando el arte a los sitios más empolvados, el pueblito que acogió a inicios de los ochenta a aquellos jóvenes instructores de arte recién graduados, aquellos sembradores de teatro, aquellos que plantaron la raíz de un arte hecho para transformar, de un movimiento que hizo metástasis en su pueblo, de ese Festival de Teatro Aficionado “Olga Alonso” que regresará el próximo año para seguir escribiendo la historia de un fenómeno cultural único en Cuba.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ML dijo:

    Feliz estoy por esta nueva edición del Festival de Teatro Aficionado Olga Alonso en Fomento,mi pueblo. Tengo la certeza de que, un evento de este tipo, no se realizará en otro lugar con la misma magia. Es asombroso ver a todo un pueblo vivir con intensidad cada día del Festival, estar pendiente de todo lo que acontece a pesar de los horarios. El Festival viene a alterar, y para bien, la cotidianeidad de este pueblo de Cuba donde Olguita Alonso es más que historia.

  • Alejandro Gaspar dijo:

    Gracias a la comisión organizadora del festival. Fue de uno de los mejores donde como se explicaba es la única forma de ver el cine lleno. Aunque vale la pena indicar que es una lástima que en la tierra de las tablas, se vea sólo movimientos teatrales cuando llega el festival.El teatro en Fomento es un habitante más, y es muy duro ver cómo la nostalgia mata a los seguidores de este prestigioso arte cada ves que termina el festival. Saber que hasta un año más no sé vulve a sentir nada del arte de las tablas. Esta opinión es la de el pueblo, hay muchas personas que sufrimos cada día típico de este pueblo. Donde la tradición teatral nace y muere en marzo.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Javiel Fernández Pérez

Estudiante de Cuarto Año de Periodismo en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas

Vea también