Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Fallece el italiano Bernardo Bertolucci, genio del cine

En este artículo: Arte, Cine, Cultura, Fotografía, Italia, Muerte, Obituario
| 8 |

Bernardo Bertolucci durante la grabación de la película “Tú y yo”, basada en la novela de Niccolò Ammaniti. Foto: Everett Collection/ Cordon Press.

El cineasta italiano Bernardo Bertolucci, un maestro del séptimo arte conocido por películas como El último tango en París, Novecento o El último emperador, murió en su casa de Roma a los 77 años, indicó su oficina de prensa Punto e Virgola en un comunicado.

Bertolucci, considerado uno de los más grandes directores del cine mundial, ganó nueve premios Óscar en 1988 por el El último emperador.

En 1972 se dio a conocer en todo el mundo con El último tango en París, una película erótica con Marlon Brando y Maria Schneider que provocó un escándalo por una controvertida escena de sexo. El filme estuvo prohibido en Italia.

Betolucci fue también uno de los pocos directores de cine italianos en rodar con frecuencia en el extranjero. En París, donde realizó su penúltima película Los soñadores (2003), pero también en China, en África con El cielo protector  o en Bután con El pequeño buda.

Bernardo Bertolucci junto a Liv Tyler, en el rodaje de la película ‘Belleza robada’, estrenada el 30 de agosto de 1996. Foto: IFA Film United Archives/ Cordon Press.

Nacido en Parma, en el noreste de Italia, en 1941, Bertolucci hizo también películas de alto contenido político e histórico, como Novecento (1976), que recorre la historia de las luchas de clase en el rico valle del Pô a través del destino de dos amigos de infancia a principios del siglo XX.

La película tiene un prestigioso casting internacional (Robert De Niro, Gérard Depardieu, Burt Lancaster, Dominique Sanda). Otro ejemplo es la cinta El conformista, sobre la izquierda en tiempos del fascismo italiano.

El cineasta, que en los últimos años iba en silla de ruedas, creció en un entorno rico e intelectual y empezó a apasionarse por el cine a través de la obra La Dolce Vita, de Federico Fellini. Su padre, poeta, profesor de historia y crítico de cine, le regaló su primera cámara 16mm a los 15 años.

“Era el último emperador del cine italiano, el señor de todas las epopeyas y escapadas. Se acabó la fiesta: se necesitan dos para bailar el tango”, declaró Gilles Jacob, expresidente del Festival de Cannes, que le concedió una Palma de Oro honorífica en 2011 por el conjunto de su carrera.

Cuando se le preguntó en 2013 cómo le gustaría ser recordado, Bertolucci respondió: “No me importa”.

Bertolucci recibe el premio honorífico por el conjunto de su carrera durante la ceremonia de los Premios del Cine Europeo del año 2012, de la mano del presidente del galardón, el director Wim Wenders, en Malta. Foto: Darrin Zammit/ Reuters.

Bernardo Bertolucci junto a Paul Bowles, autor de la novela en la que se basó el guión del film “El cielo protector”. Foto: Iberoamericana films.

Bernardo Bertolucci, presidente del jurado de la edición 70 del Festival Internacional de Cine de Venecia, en la ceremonia de apertura de los premios, el 28 de agosto de 2013. Foto: Pascal Le Segretain/ Getty Images.

Bernardo Bertolucci, durante el rodaje de “El último Emperador”, en diciembre de 1987.

(Con información de AFP)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Sergio dijo:

    Un gran director, sin dudas, pero OJALA y encuntre la PAZ, junto con Brandon, por la HORRIBLE CANALLADA que le hicieron a María Schneider. Al respecto dijo: «no quería que fingiese la humillación, quería que la sintiese, pero que no me arrepiento»,

    EPD.

    • Andrés dijo:

      Fue ciertamente algo poco ético Sergio. La escena de la violación afectó a Maria Schneider el resto de su vida. Sin embargo, creo que Brandon y Bertolucci no tuvieron el mismo grado de responsabilidad. Según la propia Schneider, aunque en menor medida que ella, Brando también se sintió manipulado y violado. Estuvo 15 anos sin hablarle a Bertolucci. En cambio, Brando y la Schneider permanecieron en buenos términos hasta la muerte de Brando en 2004. Eso si, la Schneider nunca más habló con Bertolucci. Este último confesó sentir culpa, pero no se arrepintió.

      Por otro lado están los turbulentos 1970s con su carga de erotismo y trasgresión. Todo esto en un entorno dónde la mujer continuaba siendo, en gran medida, un instrumento de ciertos privilegios masculinos. Pero también está la ingenuidad de la joven Schneider, una muchacha que creció sin padre, la cual confesó no haber estado preparada, a sus 19 años, para semejante rol, ni para la fama que le siguió detrás. Sus declaraciones al New York Times en 1973 hablan maravillas de Bertolucci; y defiende el film. Es probable que la controversia generada, el encasillamiento que en ella como actriz esto provocó, además de la frustración de haber sido utilizada de modo descarnado, la hayan motivado a endurecer sus declaraciones. En las más recientes, poco antes de su muerte en 2011, es, entendiblemente, inclementes con Bertolucci.

      Por último está el artista Bertolucci. Un genio y a la vez hombre que arrastra los prejuicios de su tiempo. Lleno de contradicciones, como suele ocurrir con este tipo de personas. Fue capaz de cortar una escena de Brando pues confesó verse a si mismo, pero no supo mostrar la misma empatía para con la Schneider. De cualquier modo, no salió ileso. Se le acusó en montones de lugares. Su filme fue censuradísimo, en algunos casos hasta fechas bastante recientes. En su país se le condenó a meses de cárcel y a cinco años sin derechos civiles. Finalmente, como persona sensible que era, la culpa debe haberlo torturado terriblemente.

      Creo que la posteridad decidirá hasta que punto puede el fin justificar a los medios en la exploración estética sin compromisos. Hay experiencias límite en el arte performance y en otras artes visuales, cuya naturaleza trasgresora reta constantemente a la crítica y al público. Un ejemplo de la época puede encontrarse en los trabajos de la artista Carolee Schneemann. Comoquiera que sea, en el caso de este filme, creo que el joven Bertolucci fue también una víctima de su propio ingenio, y de sus propios instintos.

  • Manuel dijo:

    Mi más sentido pesame, hoy se pierde una gloria de la cultura universal

  • Daniel Becquer dijo:

    Cabe decir de Bernardo Bertolucci un genio del 7 arte que escribió tambien el guion de Hasta que llegó su hora, considerado uno de los mejores spaghetti western de la historia

  • Andrés dijo:

    Se ha ido un genio total. Un maestro. Novecento me la he visto varias veces. Es una de mis preferidas. Un gran cineasta.

  • Mamayí dijo:

    Perdida irreparable.Se fue uno de los grandes del séptimo arte. Nos deja su inmensa obra. ¡En paz descanse!

  • joloro dijo:

    Uno de los grandes del cine mundial,ha dejado de vivir pero sus creaciones perduraran por su originalidad,entrega,creatividad y calidad artística, desafió criticas y tabúes por alcanzar la obra que se propuso.Que descanse en paz y de la forma que sea se le recuerde.Esperemos pronto un ciclo dedicado a su obra.

  • micky dijo:

    Cualquiera que sea la controversia, ellos alla arriba se pondrán de acuerdo. Lo que si es lamentable es que se va un monstruo de la cinmatografía, otro más. Al parecer el 2018 se va a llevar lo mejor de la cultura nacional e internacional.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también