Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Valencia derrota 2-0 al Espanyol y se consolida en la segunda plaza

| 6 |
El Valencia se consolida en la segunda plaza. Foto: La Razón.

El Valencia se consolida en la segunda plaza. Foto: La Razón.

El Valencia se afianzó en el segundo puesto de la Liga española de fútbol tras vencer hoy 2-0 a domicilio al Espanyol, triunfo que los vuelve a situar a solo cuatro puntos del líder Barcelona.

El once “che” volvió a dar evidencias de la excelente temporada en las que está involucrado y se impuso en un difícil estadio como es la casa del segundo equipo de la capital catalana.

El centrocampista francés Geoffrey Kondogbia anotó el primero en el minuto 67, mientras el delantero Santi Mina aprovechó un error defensivo al 83 y subió el 2-0 definitivo.

Ahora la mesa queda servida para el duelo entre los dos punteros de la competición española, Barcelona (34) y Valencia (30), el domingo próximo en el estadio Mestalla.

Este será un partido clave para el futuro de la liga, pues de triunfar los azulgranas podrían alejarse peligrosamente en la cima, con apenas trece jornadas disputadas.

Por otra parte, un éxito de los valencianos los ubicaría solo a un punto de la primera plaza y dotaría al certamen de muchas más emociones.

En el tercer lugar marchan empatados los dos equipos de Madrid, el Real y el Atlético, quienes firmaron un armisticio sin goles la víspera, con el cual arribaron a 24 unidades.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Sergio dijo:

    Bueno, hoy no jugaron también (abrieron sin Guedes, Soler, ni ZAZA, que tiene un problema en el ligamente de la rodilla), tuvieron un poco de suerte, que siempre hay que tener, pero siguen ahí, paso a PASO, de la mano de Marcelino que es un gran entrenador, DEMOSTRADO. Golazo de Kondogbia, que está jugando espectacularmente hasta ahora.

    La semana que viene un gran partido, Barcelona – Valencia en Mestalla.

    Saludos,

  • Yanira Huelva dijo:

    Excelente temporada de los de Marcelino García Toral.Los veo capaces de destronar al Madrid.

  • liliana dijo:

    Lo Imposible y sus spoilers

    La Galerna –
    20 noviembre, 2017

    En ‘Sport’ ya festejan la Liga ganada en noviembre, ya que alguien les ha dicho que el Real Madrid no puede remontar diez puntos porque nadie lo ha hecho anteriormente. Tampoco nadie había ganado dos Champions League seguidas y nadie había gozado de un beneficio arbitral como el que tiene el Barcelona, pero para todo hay una primera vez. Todo llega. Hasta Lo Imposible.

    El problema de esta gente es que han ido a darle el tono cinematográfico equivocado a su intento de mofa. Y es que -aquí empiezan los spoilers-, Lo Imposible es una película basada en una tragedia que acaba en final feliz para sus protagonistas. En este caso, el protagonista que luce ‘Sport’ es el Real Madrid, aunque para ellos parece que el final será distinto al de la película. Mal gestionado ese guión. Haga algo, Mascaró. Renueven a Messi mientras tanto.

    La familia de Lo Imposible pasa horas asomada al drama, pero la angustia acaba en abrazos y lágrimas de alegría cuando se tocan y se miran comprobando que han sobrevivido a todo. En esas está el Real Madrid, en sobrevivir a todo y mirar hacia delante. Sobrevivirá a sus propios errores y también a los arbitrales, esos que empezaron con errores delicados y ahora son directamente imperdonables.

    También se le olvida a los amigos de ‘Sport’ que, en Lo Imposible, el tsunami dura un rato y luego desaparece casi por completo, coincidiendo con el resurgimiento de esa familia que sobrevivió hasta encontrarse. Sin embargo, lo agradecemos, ya que las portadas de ‘Sport’ son como el contragafe de Petrelli en versión blaugrana. Si todo va como en los últimos años, en verano tendremos varios ‘Portanálisis’ recopilatorios que nos sonarán a dulce resaca.

    Pero si divertida es la portada de ‘Sport’, no lo es menos la de ‘Mundo Deportivo’, que no se sabe bien a qué juega cuando habla de las quejas del Real Madrid a los colegiados. Dicen que los blancos “claman” contra el estamento y justo debajo informan que Sergio Ramos utilizará una máscara porque, básicamente, le rompieron la nariz en el Wanda. Si te rompen la nariz y el árbitro no pita nada, quizá, y sólo quizá, tengas motivos para quejarte. Mientras sangras y todo eso. Pero será cosa nuestra, que somos demasiado madridistas.

    En Madrid, mientras tanto, bailan entre la bienvenida al Valencia a la lucha por el título y la crisis del campeón de Europa, esa que les tiene como en un eterno baile de fin de curso. Qué felices son. Cómo se lo pasan. Que el Real Madrid no esté bien es como la lluvia otoñal tras meses de dura sequía veraniega. Hacen bien en aprovechar, que el Madrid, como el verano, siempre vuelve y se lleva las lluvias a otra parte.

  • Blue dijo:

    Galerna como medicina para el madridismo

    0-0: El arminiato no cesa

    La Galerna
    18 noviembre, 2017

    Si la liga hoy está en chino, no será por haberse dejado dos puntos en el Wanda. Desde esta tribuna se le pedía al Madrid entrega, no dejarse llevar por la fatalidad de estar tan lejos del Barcelona ya en noviembre. Lo cierto es que no faltó esfuerzo, pero sí acierto y que el Arminiato se tomase vacaciones. Hasta tres penaltis le fueron escamoteados al Madrid. Uno de ellos supuso la fractura del tabique nasal del capitán Ramos. Resulta imposible analizar este partido sin hacer alusión a la decisiva actuación de Borbalán, que además le perdonó la expulsión a Savic por una entrada temeraria sobre Kroos.

    El partido fue un buen resumen de lo que está siendo la temporada liguera del Madrid: un comienzo duditativo, el desacierto de sus atacantes y el árbitro privándole de penaltis para rematar.

    Como decíamos, el Madrid empezó dudando en parte por la emocional salida del Atlético. Los del Cholo presionaban como si el partido fuese a durar sólo media hora y en el caos apunto estuvieron de adelantarse después de una cadena de errores madridistas. Correa marró la ocasión.

    Cuando la fogosidad colchonera se mitigó, el Madrid liderado por Isco y con la ayuda de Marcelo y Benzema empezó a combinar entre líneas. Tocaba bien el Madrid, pero sin poder inquietar a Oblak. Con el dominio blanco se llegó al descanso y con el mismo continuó el resto del partido. Siempre fallaba el último pase y ahora Benzema apenas tenía presencia. Cogieron el testigo del francés Modric y Kroos que estuvieron mucho más presentes en la segunda parte. El Atlético no salía, pero pudo marcar en una acción de Gameiro. La ocasión más clara llegó sobre el noventa, pero Cristiano demostró que no era su día. Su mal control le dio tiempo a Lucas para tapar. Antes otros dos penaltis -mano de Juanfran y agarrón a Nacho-, pasaron inadvertidos para el colegiado con el que el Madrid tiene la anomalía estadística de ganar menos del 60% de sus partidos.
    No hubo tiempo para más y el Madrid se queda a diez puntos. Una hazaña imposible para cualquiera que no sea el Madrid.
    ———————

    Manual de autoayuda

    La Galerna –
    19 noviembre, 2017

    Escribimos este portanálisis en unas vendas que hemos encontrado en el cajón de la mesilla. A falta de nuestra habitual pluma de oca silvestre, extraviada en uno de los escarceos, un auxiliar nos ha dejado temporalmente un bolígrafo mordisqueado, cuya tinta no sabemos si bastará para terminar de escribir lo que podamos escribir, pues la mano nos tiembla en leves pero continuos calambres. Con el ojo que nos queda sin tapar hacemos inventario estadístico y se confirma que nuestra nariz rota no ha tenido contrapartida, que nuestras contusiones han sido en vano, que la llamada intensidad -tomen ustedes eufemismo en toda la boca- campa a sus anchas, a sus largas y a sus altas sin que el reglamento llore de vergüenza. Intentamos recordar y perdemos la cuenta de las piernas que se quedan un rato más del necesario, de los pisotones como quien no quiere la cosa, de los empujones ya que pasaban por allí, de la posible relación -¿estaremos delirando?- que puede haber entre una nariz rota y un alevoso penalti…

    Será el dolor de cabeza, será que los medicamentos nos nublan el sentido, pero creemos recordar que había una cosa llamada tarjera roja y otra llamada silbato, portados ambos elementos por otro elemento encargado de hacer uso de ellos cuando el resto del mundo ve lo que él parece no haber visto. Pero no, deben de ser los medicamentos. Médicos, enfermeros y demás personal sanitario nos recomiendan reposo y quietud. Es por nuestro bien, nos dicen. Debemos dejar de preocuparnos por aquello que no controlamos para no caer en la queja infructífera y centrarnos tan solo en aquello que podemos hacer por nosotros mismos. La autocrítica como perfecta forma de cuidados paliativos. El autoanálisis como mejor manera de que lo demás siga su curso y nosotros entremos en él, como quien se adentra en un río y se relaja por su mecerse hasta perderse y tal vez ahogarse. No se queje usted tanto, que le irá peor. Descanse usted, que no sacará nada de su cabreo. Qué le vamos a hacer si la vida es así. Acepte, acate, confórmese, no me sea usted llorica, nos dicen. Qué bien nos cuidan nuestros médicos. Qué bien nos quieren mientras adivinamos una leve sonrisa malévola en cuanto nos dan la espalda.

    Marca Portada Derbi 19.11.17As Portada Derbi 19.11.17Se confirma que hubo batalla, pero no tanto que fue tan solo uno de los combatientes quien llevó un partido de fútbol por senda bélica sin que llame la debida atención, sin que provoque ni la más mínima denuncia, sin que nos podamos quejar demasiado porque, ya se sabe, eso no es de equipo grande y la salud es cosa exclusivamente nuestra, nos piten penaltis o no, expulsen a un rival o no. A fuerza de potenciar esa salud y esa paz (de cementerio) estamos tentados de firmar que la nariz nos la rompimos nosotros mismos, no vaya a ser que parezca que tal circunstancia enmascara nuestras carencias, no vaya a ser que el hecho de que no nos hayan pitado ni un solo penalti a favor en doce jornadas de Liga sea un pretexto que opaque nuestro mal estado de forma, nuestra falta de gol, nuestras debilidades defensivas o nuestra falta de continuidad en el juego.

    Así que por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa, que eso siempre ha sido bien visto por médicos, enfermeros y demás fuerzas vivas que tan bien nos quieren. Oremos. Vayamos hacia la luz. Saldremos de la enfermería en el momenro exacto que nosotros queramos. Y saldremos más fuertes, convencidos por la autoayuda de que lo que aquí nos trajo no fue otra cosa que nosotros mismos. No hay nada ahí fuera que nos agreda o perjudique. Todo está en ti, querido amic. Descansa, aquieta tu ira y tómate la pastilla azul, que la roja no existe (y menos si viene en forma de tarjeta).

    Repite conmigo: la nariz no está rota, y si lo estuviera, algo malo habrás hecho. La nariz no está rota, y si lo estuviera, lo tendrías bien merecido. La nariz no está rota, y si lo está, te aguantas. La nariz no está rota, y por supuesto que lo está, así que diez puntos de sutura y autocrítica, mucha autocrítica, nada más que autocrítica. Amén.

  • lili dijo:

    Galerna como remedio

    Retrato del madridista adolescente

    La Galerna
    19 noviembre, 2017

    Qué mal está Benzema. Y lo peor no es eso. Lo peor es que está contagiando a todos sus compañeros. Benzema es el Jonás del Madrid igual que ese Guardiamarina que cantaba como Sinatra en la cubierta de la Acheron y la tripulación lo maldecía. Esperemos que no acabe como él: en el fondo del mar asido a un balón medicinal en vez de a una bala de cañón. Cristiano qué lento. Y Marcelo es un coladero por esa banda suya. ¿Qué fue de Modric, por cierto? Si ya decía aquel que era mejor De las Cuevas y no le hicieron caso. Y Lucas, ese advenedizo. Ceballos es el Salvador y no sale. No lo sacan. Ay, este Zidane. Menuda planificación. Por no hablar de Carvajal, que acaba de regresar de sus padecimientos. Pero cómo estaba, poco menos que desquiciado. Lo de Bale mejor lo dejamos. Y pensar que hace un año lo podríamos haber vendido por doscientos quilos.

    Ya no vale ni veinte. A Varane lo que le pasa es que no acaba de llegar, las lesiones lo han parado a este chico, qué pena; y si a eso le sumamos los despistes habituales de Ramos es para tirar esa defensa a la basura. Así: ¡plis, plas! ¿Nacho? A Nacho lo desenmascaró Harry Kane, ese delantero (uno de los buenos de toda la vida) que necesita el Madrid, un futuro balón de orísimo que ya no será, de repente, Marco Asensio. Asensio parecía mucho con esos goles por la escuadra desde su casa, lo parecía todo, oye, pero en realidad es poca cosa. Un chaval inflado por ese madridismo de fantasía. De Casemiro no hablo, por bruto. Y Theo, ¿de dónde habrán sacado a ese cabra loca? Mucho mejor el hermano, dónde va a parar. Y Keylor está acabado y no lo saben o no quieren saberlo. Y Casilla no da la talla para estar en el Madrid, tampoco Kroos, que va por el campo saltando como Caperucita en el bosque. Isco sí, mira. Isco es estupendo. Como Llorente.

    Yo diría que Llorente es hasta mejor que Isco, fíjate lo que te digo, y ayer no fue ni convocado. ¿Y Kovacic? Na. Vallejo es de cristal, como Woodgate, ¿te acuerdas?. Fíjate tú, la cantera. Menos mal que no ha costado nada. Achraf, dicen. Bah. Morata, ese sí que era cantera de la buena. Y Mariano. ¿El Mayoral ese? ¿Qué habrá visto Zidane en él? Yo creo que es que en realidad Zidane no tiene mucha idea. Van a tener razón los de la flor. Que yo después de dos copas de Europa consecutivas y casi dos Ligas y no sé cuantos títulos no los creía, pero después de, como quién dice, cuatro partidos empatados y alguno perdido ya empiezo a darles un poco la razón oye, que ya está bien. ¿No? Que traigan ya un goleador y que se espabilen. Hombre, ya. ¡Un killer! Eso es: un killer es lo que hace falta. Y luego que si los árbitros. Ayer que si no nos pitaron tres penaltis. Tres. Qué cantinela. Eso un Madrid de verdad lo remonta con la gorra. Vamos. El Madrid tiene siempre que jugar bien y ganar a pesar de que los árbitros nunca jamás le señalen penalti ni absolutamente nada a favor. Pero hombre, ¿dónde se ha visto quejarse por esto?, ¡qué somos el Madrid! El Madrid está por debajo de la normativa, que es como estar por encima aunque estemos por debajo. Es que no entienden nada.

    La normativa se incumple, se maneja, contra el Madrid, sí, ¿y qué pasa? Eso no es excusa. Para eso el Madrid tiene el señorío que los demas no tienen: para aceptar y encajar el robo y saber vivir con él a cuestas con la cabeza alta mientras sus odiadores se mofan y lo acusan sin interrupción de ejercer lo que padece. Quejarse del árbitro mientras Marcelo es una sombra, pero sombra, de lo que era. Hay que ver. Y se llaman madridistas. Hablar de los árbitros con ese Benzema indigno sobre el campo. ¡Ay! Poco nos pasa y poco nos insultan para lo que merecemos. ¿Una Liga perdida? ¡Una de ocho ganadas!, que la gente es que no sabe lo que dice. ¿Y esa sonrisa de Zidane? ¿De qué se reirá con el Barcelona a diez puntos? Ya cansa un poco la sonrisita todos los días. Estamos hablando de un señor que no le ganó a La Roda, que bien pronto olvidamos las cosas importantes.
    ————————

    La lección del hombre centrado

    La Galerna
    20 noviembre, 2017

    Anoche puse la televisión para saber qué había pasado en el derbi, que no había visto pero de cuyo resultado ya me había informado. El resumen mostraba la esperada sucesión de penaltis no pitados de cada fin de semana, más algunas entradas escalofriantes y otras acciones viles que me pillaron más desprevenido. A pesar de que esta temporada las cosas del fútbol me vienen resultando poco menos que indiferentes, esos cinco o diez minutos de imágenes como el balonazo de Correa a la cabeza de Benzema, la entrada de Savic a Kroos sobre la pierna de apoyo o la patada de Lucas Hernández a la nariz de Ramos, consiguieron que volviera de mi despego.

    Vistas las imágenes desde planos alejados, surgieron de mi boca las primeras expresiones de sorpresa indignada. Contempladas después en medios y primeros planos, los exabruptos brotaron ya en forma de cascada, in crescendo según se sucedían las repeticiones, por ir descubriendo nuevos detalles. Entre ellas, me percutió especialmente la imagen del árbitro acercándose parsimoniosamente, casi bostezando, al lugar en que Sergio se desangraba en el suelo, mientras él centraba lo mejor de su atención en algo infinitamente más importante relacionado con su reloj: calcular el tiempo que se estaba perdiendo, o darle cuerda, vaya usted a saber. En ese momento el tono de mi voz ya se había alzado lo suficiente como para atraer la atención de mi mujer, que vino a recordarme que los niños estaban durmiendo. Fue entonces cuando reparé en que estaba perdiendo los papeles, y me alegré de que mis hijos no estuvieran allí incrementando su acervo de tacos y palabrotas, del que en mi entorno se me hace principal responsable, con alguna razón. Fue ese un instante de inflexión, que predispuso mi ánimo para lo que iba a venir a continuación, aunque todavía no lo supiera.

    Llegó el tiempo de la rueda de prensa. Reconozco que mi interés estaba sobre todo en escuchar al entrenador explayarse sobre violencia y prevaricación. Necesitaba que mi afligido corazón recibiera un bálsamo de excusas y victimismo, aunque fuera en dosis mínima y sin perder las formas. Aunque sabía para mis adentros que esto no iba a ocurrir, no perdía la esperanza de que Zidane se hiciera portavoz de mi estado de ánimo. Por suerte, esto no ocurrió. Todo lo contrario, aparte de una lección moral, Zidane me ofreció en esa rueda de prensa una imagen que llevaba un tiempo buscando, y que para mí no tiene precio: la del hombre centrado.

    en sala de prensa, zidane ofreció la imagen de un hombre centrado

    Supongo que tendré que explicarme. Hace un par de años, estaba yo leyendo esa joya titulada la Consolación de la Filosofía, obra que ofrece una sintética pero completa visión del hombre y el mundo de acuerdo a las mejores lecciones de la filosofía antigua, y que, por lo que es y por las condiciones en que fue escrita, hace de su autor, Manlio Severino Boecio un precursor del espíritu madridista. Pues bien, en la Consolación (Libro IV, Prosa VI) se ofrecen sendas definiciones de Providencia y Destino, que son dos cosas distintas aunque relacionadas entre sí: la primera es el plan divino del universo, un esquema simple, invariable e inamovible como el centro de una esfera. El segundo es su desarrollo en el tiempo, complejo, disperso, en continuo movimiento y cambiante, una red de causas y efectos más tupida cuanto más alejada del centro. Lógicamente, “cuanto más se aleja un ser –dice Boecio– de la inteligencia suprema (que ocupa el centro), más atrapado se ve en las redes del destino. Por el contrario, cuanto más se acerca a ella, tanto más libre se ve de este”. Estas palabras se me quedaron grabadas, pero sin imágenes vivas que las acompañaran.

    Y ahí fue cuando, viendo a Zidane en la tele, en un marco tan rutinario y poco prometedor como una rueda de prensa postpartido, encontré una imagen real para la argumentación dialéctica de Boecio sobre Prouidentia y Fatum. Zidane, envolviendo en frases de apariencia titubeante y repetitiva mensajes duros y transparentes como el diamante, sin resquicios para el victimismo y perfectos de autoconfianza sin fisuras, se me figuró en ese momento como el hombre centrado en una verdad muy simple que implica un deber muy simple, pero cuyo cumplimiento le hace invencible. Por el contrario, el destino que acecha momentáneamente al Real Madrid es una compleja red tejida de trampas como los lloriqueos de Simeone, las designaciones de Sánchez Arminio, las decisiones de Borbalán, las preguntas insidiosas de los reporteros o los editoriales más insidiosos todavía de Relaño, entre otras muchas cosas, claro.

    Entendida la lección, intenté centrarme también yo. Y di gracias, una vez más, por ser del Real Madrid.

  • Luciano Pérez González dijo:

    Hay que manera de hablar basura estos Madridista no van a la concreta y es canson estudiar lo que escriben, no encuentran la forma de como derramar mas lagrimas no ven que el Madrid fue el mejor en el Siglo XX pero eso es historia, no hayan a quien culpar de lo que pasa en realidad no ven que el Barcelona sin equipo les saca 10 Puntos, pero claro tiene el mejor del mundo aunque no sea el The Best en el siglo XXI en la era de Messi y Cristiano jugando en sus equipos desde la temporada 2008-2009 hasta la fecha el Barcelona tiene 6 Ligas y tres subtitulos y 4 Champion, mientras el Madrid 2 animicos titulos y 5 subtitulos en la Liga y 3 Champion, saquen sus propias conclusiones y vean la realidad de los numeros y no sean mas fanaticos ciegos, el siglo del Madrid pasó y la era de Cristiano terminó de repente
    21 de Noviembre 8.15 AM

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también