Imprimir
Inicio » Noticias, Educación  »

¿Por qué existe la H si no suena? La incógnita de la letra

| 39 |

habla-espanol

Hay que ver los horribles quebraderos de cabeza que nos hace padecer la dichosa letra H. Al hablar no presenta problemas, pero a la hora de escribir es otra historia: se transforma en una horripilante pesadilla.

La dificultad de la H estriba en que es la única letra del alfabeto español muda, la única que no posee sonido alguno. Únicamente se pronuncia cuando va precedida de la C, formando de ese modo el sonido CH. Pero cuando va ella sola, huérfana de C, es como si no existiese.

El problema es que en español hay más de 2.000 palabras que comienzan con esa letra H, que pasa inadvertida ya que no se deja oír. Y, para más agravio aún, la H también puede aparecer intercalada, en medio de palabras como zanahoria, adhesivo, tahúr o bahía.

La pregunta, absolutamente legítima, que surge entonces es: y si no suena, ¿por qué demonios existe la H? ¿Es una letra inútil que está ahí con el único propósito de complicarnos la vida?

No es la primera vez que se humilla a la H, que se hace leña contra esa letra aparentemente inservible. De hecho, a lo largo de la historia ha habido numerosos intentos por suprimirla.

El prestigioso lingüista venezolano Andrés Bello ya pidió en 1823, a coro con el escritor colombiano Juan García del Río, una reforma ortográfica que acabara de una vez por todas con la H. También Gabriel García Márquez abogaba eliminar esa letra muda.

Y en 1726, los autores del Diccionario de la Lengua Castellana publicado por la Real Academia ya sentenciaron que la H “casi no es una letra”.

Pero ahí sigue la H, resistiendo a vientos, mareas y huracanes.

“Una letra muy compleja”

“Una letra reúne dentro de sí muchas cosas: el nombre, la figura, la pronunciación… La H es una letra muy compleja, y existe porque ha ido reuniendo a lo largo de la historia una serie de valores, algunos de los cuales han desaparecido pero otros se mantienen“, le asegura a BBC Mundo José Manuel Blecua, doctor en Filología Románica, catedrático de Lengua Española y ex director de la Real Academia Española (RAE).

El caso es que la H no siempre fue muda. Los fenicios, los primeros al parecer en utilizarla, la pronunciaban como una “J” aspirada. Los griegos la adoptaron del fenicio dándole la forma mayúscula con que hoy la conocemos y pronunciándola como una suave aspiración. Del griego paso al latín, donde poco a poco fue suavizando su sonido.

Del latín la H dio el salto al español, donde también en un principio se decía aspirada, es decir, acompañada de una pequeña explosión de aire similar a la que caracteriza hoy en día a la pronunciación de la H aspirada del inglés.

Pero, además de adueñarse de varios vocablos en latín que iniciaban con la H, el español se apropió también de numerosas palabras latinas que empezaban con F, y que también en castellano comenzaban en un principio con esa letra.

Pero con el pasar de los años, y dado que en algunas zonas de España esa F se pronunciaba también aspirada, esa letra inicial empezó a ser sustituida por la H a partir del siglo XIV.

Es el caso por ejemplo de farina, que pasó a ser harina; del verbo hacer (que en sus orígenes era facer), de helecho (felecho en la Edad Media), herir (ferir), hurto (furto), humo (fumo), higo (en “El Cantar del Mío Cid”, que data de alrededor del año 1200, aparece como figo) y tantos otros vocablos. Y ese cambio también afectó a palabras que tenían la H intercalada, como es el caso de búho (bufo en latín).

La RAE sostiene que hasta mediados del siglo XVI la H aún se pronunciaba por medio de una aspiración en algunas palabras, sobre todo en aquellas que originalmente comenzaban por la F latina. Al principio, era la gente culta la que al hablar pronunciaba la H mediante una ligera aspiración.

Pero a partir del siglo XV, esa tendencia cambió y las haches aspiradas comenzaron a considerarse un vulgarismo, algo propio de las clases bajas y de gente no instruida. Y así, sigilosa y paulatinamente, la H enmudeció completamente.

Aunque no del todo. En algunas formas dialectales del español que se hablan en Andalucía, Extremadura, las Islas Canarias y en determinadas zonas de América la H sigue manteniendo su viejo sonido de aspiración.

En Andalucía, por ejemplo, se denomina “cante jondo” al cante más genuinamente andaluz, un cante caracterizado por una profunda carga de sentimiento. Pues bien: ese “jondo” viene en realidad de “hondo”, solo que muchos andaluces pronunciaban esa H inicial con una aspiración tan fuerte que acabó sonando como una J.

Los dominicanos, por su parte, pronuncian la palabra huracán (que al principio en español se escribía furacán) como juracán. “Y en las puertas en México es frecuente leer la palabra ‘jalar (variante de halar)”, señala Blecua.

También son muchas las palabras de origen árabe adoptadas por el español que llevan H. Y en algunos extranjerismos usados corrientemente en español (y tomados, por lo general, del inglés o del alemán), la H se pronuncia también aspirada o con sonido cercano al de J. Léase hámster, holding, hachís o hawaiano.

¿Letra inútil?

Pero, aunque no suene, Blecua defiende que la H no es una letra inútil, aunque pueda parecerlo. “Tomemos por ejemplo la palabra ‘huevo’. A simple vista, parece absurdo que lleve una H inicial. Pero esa H está justificada. Antiguamente, las letras U y V se escribían exactamente igual, con la misma grafía. La H sirve para identificar que la letra que la sucede en la palabra ‘huevo’ es una U y no una V”, explica.

Y aún da otro ejemplo más de su utilidad: “La palabra búho. La H intercalada sirve para marcar un hiato”, subraya. Es decir: para advertir al lector de que hay una separación entre la U y la O, que la palabra búho se compone de dos sílabas y no de una.

Y, por supuesto, la H sirve a la hora de escribir para diferenciar palabras homófonas, vocablos que en el lenguaje hablado suenan exactamente igual aunque tienen significados distintos. Porque no es lo mismo huno que uno, hojear que ojear, hola que ola o hala que ala. Aunque hay varias palabras que la RAE admite que se escriban indistintamente con o sin H: harmonía o armonía, harpa o arpa, harpillera o arpillera, hurraca o urraca, por señalar algunas.

Ay la H, aunque no suene, en ella hay mucha sustancia.

(Tomado de BBC Mundo)

Se han publicado 39 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Chikungunya dijo:

    Como dice la canción “Tú si suenas” jajajajajajaja.

  • leo dijo:

    felicitaciones muy bueno e interesante articulo

    • Arturo dijo:

      Por mi parte la pueden quitar mañana mismo!

      • Henry. dijo:

        Noooooo, como sonaria mi nombre?

      • Salems dijo:

        Bueno, henry, segun el español, igualito.

      • Alfred dijo:

        Henry, tu nombre en español sería entonces Jenry. Y hablando de las homófonas, no creo que esto sería un problema porque hay palabras que tienen varios significados, por ejemplo: “Cerca” puede ser algo que está próximo a otra cosa (cercano) o puede referirse a una valla, tapia, etc. Así que si eliminamos la h y escribimos “Uno”, pudiera significar lo mismo la unidad (1) que las famosas tribus euroasiáticas (Los Hunos) y no pasa nada, una palabra, varios significados. La H puede irse, ¡Que la eliminen!!!

  • Eduardo González S. dijo:

    Vale la pena comentar que existe un picante llamado Chile Havanero y al que le han adjudicado erróneamente un origen cubano. Esa especia en particular es originaria de la isla de Java, al otro lado del mundo. Puesto que en ocasiones a la H le cuelgan el “Sanbenito” de sonar como jota, se la pegaron a la dichosa salsa y la gente pensando “na, es que en inglés Habana se escribe Havana” y por ahí nació el asunto. Puesto que el cubano nunca ha sido devoto del picante en su buen yantar, resulta curioso cómo llegó a imputársele cubanidad de origen a ese producto. Todo por culpa de la letra muda.

    • Bruce dijo:

      Jajaj muy interesante lo del Chile Havanero!!!!

  • Mars dijo:

    En Honduras la H no es muda…

  • josue dijo:

    buen artículo.
    ahora está de moda el lenguaje “inclusivo” que en mi opinión muy personal afea la lengua que hablamos. esta forma de hablar trata de eliminar lo genérico con frases más largas:
    “bienvenidos y bienvenidas a esta emisión…”
    “la actividad será dedicada a las niñas y niños…”

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    No creo en tales “horribles quebraderos de cabeza y horripilantes pesadillas.”
    Cuando uno tiene el hábito de la lectura, la hache se coloca sola en su lugar al escribir y no es tan muda, porque grita enseguida si la omitimos donde va.

    Y para que vea su importancia al hablar; imágínese que yo le digo: “Usted está errado”

    ¿Usted no se quedaría pensando si se lo dije con hache o sin hache….?

    • Liubert Manzanillo dijo:

      totalmente de acuerdo con Carlos Gutierrez. me alegra pensar que quedemos aun algunos que queramos proteger la lengua de la corrupcion general en todos los valores.

  • Rei dijo:

    la H es porgusto en el español, no soy de los que tienen buena ortografia pero me gusta saber de letras, si el mayor sentido que tiene la h es definir palabras una de otras porque son iguales, pues que lo defina el contexto donde esta la palabra como es en el ingles, hay muchas palabras inglesas que se pronuncian identicas y solo se sabe su significado por el contexto, por mi que la saquen del alfabeto.
    saludos.

    • Rogelio dijo:

      Usted está loco, usted se imagina que le quiten la “H” a La Habana, se forma una revolución dentro de otra jjjjjjjjjjjjjjjj

    • O'Hito dijo:

      Muchas gracias por el artículo, es muy interesante. Y creo que hubiera sido muy ilustrativo si se hubiera incluido un fragmento del diario de Cólon del primer viaje o alguno de Frai Bartolomé de Las Casas.

      Pues a mí me encanta la h, y también la H, ¡que conste que no las descrimino por tamaño! ;)

      Y según quien me llame, me pueden decir O’ito, O’Hito, O’Jito o incluso O’Jaito…¡Es un vacilón, divertidísimo! Ah, y con lo que más me divierto es cuando preguntan ¿Y el apóstrofe? Ahí es cuando me viro del revés de la risa.

      Un saludo a tod@s (para que sea inclusivo) l@s que tengan h o H en el nombre.

  • Nel dijo:

    Interesante artículo el propuesto, en especial por el conocimiento histórico que nos brinda acerca de una de las letras más controvertidas del alfabeto español, mas discrepo en cuanto a los argumentos que se dan para mantenerla hoy, pues muchas palabras con los mismos problemas enumerados deberían, para que la regla se cumpla a cabalidad, utilizarla y no lo hacen. Comparto el criterio de escritores como García Márquez y Andrés Bello en cuanto a que la misma debe desaparecer, y no solo esta, sino también las letras “c” y “q”, o la “v”, cuya pronunciación hace mucho dejó de diferenciarse de la “b”. Siempre he creído la correspondencia fonético-simbólica del español su mayor fortaleza, pues el lenguaje, herramienta al fin, debe tener como principio la simplicidad, especialmente en los tiempos que corren, pero la inmensidad de reglas ortográficas que se han tejido, a mi juicio sin sentido, echan por tierra la utilidad práctica del postulado enunciado.

    • Yo dijo:

      Muy de acuerdo con usted y aún hay otras letras del idioma español que pueden desaparecer, pero sucede que el idioma español es el único que tiene una Real Academia, la cual se opone a todos esos cambios y quiere darle al idioma más significado y complejidad que otros idiomas. Si esas letras nunca hubiesen existidos, hubiésemos aprendido un español sin ellas y estaríamos acostumbrado; ahora nos parece raro el escribir palabras sin esas letras, por fuerza de costumbre. Por eso existen tantos errores y horrores ortográficos en millones de personas que escriben el español.

      • Raúl Javier dijo:

        Un buen artículo, con una profunda investigación. Nuestra lengua no es la única que tiene una Real Academia, tambie´n el francés tiene una Academia que vela por su cuidado, promueve su uso y establece los cambios necesarios. Otros idiomas de uso extendido internacionalmente han avanzado en su proceso de “academización” con mayor o menor éxito en la difusión y regulación del idioma. Saludos.

  • vilma dijo:

    El prestigioso lingüista venezolano Andrés Bello ya pidió en 1823, a coro con el escritor colombiano Juan García del Río, una reforma ortográfica que acabara de una vez por todas con la H. También Gabriel García Márquez abogaba eliminar esa letra muda. hay más de 2.000 palabras que comienzan con esa letra H. Despues de esta informacion, Quien quita la letra H. Solo que se imponga un lenguaje moderno el de los SMS. por los celulares.

  • Asher dijo:

    La H no es tan muda nada, bastantes hocicos (pronuncian jocico) y hollejos (pronuncian gollejo) que escuchado yo por ahi…XD

  • Manuel dijo:

    Muchas haches se siguen pronunciando como efes en gallego y catalán, lo cual facilita la ortografía española a quienes hablan esas lenguas.

    Por ejemplo en gallego, hijo es fillo, ahorro es aforro y harina es fariña.

  • jacks dijo:

    muy bien!

  • El Profe dijo:

    Carlos, coincido con usted en todo, la enseñanza escolar de nuestro idioma es insuficiente para hacernos luego escribir correctamente. Solo el buen hábito de leer es el que nos crea y fija en nuestro cerebro la buena ortografía y nos permite distinguir “al vuelo” cuándo una palabra está escrita o no como debe ser. Por demás, un artículo excelente

  • cadillac dijo:

    no dicen que la H es o suena como la N en idioma bulgaro?? no me acuerdo donde lei eso una vez….
    ahh y es cierto lo que dijo uno aca, cuando hay habito de lectura y buena ortografia escribir con H noe s ningun quebradero de cabeza

  • Felix A. dijo:

    agan un articulo ahora sobre la b y la v

  • Vilma Soto Bermúdez dijo:

    Sin h no podríamos llamar al Guerrillero Heroico ¡CHE! Claro está, la Real Academia podría volver a incluir la “ch” en el abecedario si decide quitar la h. No soy partidaria de eliminar la h. Tiene historia y utilidad.

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Si la H no suena como se plantea,que hace metida en la Ch y entonces como se leerian:Chile,China,Chatino;Cochino,Chancleta,etc?.
    A lo mejor estoy diciendo algo incorrecto para los sabios del tema,pero es lo que pienso.
    Realmente creo que la H hace falta.

  • Alejandro dijo:

    interesaantisimo el artículo

  • E.T. dijo:

    Todos los que quieren eliminar las letras que consideran inútiles solo son haraganes e indolentes que no quieren dedicar un poco de tiempo a aprender su idioma, ese español tan bello. Los errores ortográficos solo hablan mal de quien los comete, demostrando su descuido y falta de cultura

  • Uno ahí dijo:

    Eliminar la letra H? Yo creo que aunque personas de la talla de Gabriel García Márquez hayan abogado a favor de ello, esa idea salió de la cabeza de alguien que pensaba igual que el que propuso convertir “sólo” y “solo” en una sola palabra. Ni hablar del comentario sobre eliminar la “c”, la “q” y la “v” por hacer economía del lenguaje. Si seguimos por ese camino, ahorita van a querer que la forma de escribir por SMS se convierta en la norma y nos encontraremos en documentos oficiales cosas al estilo:
    “dbmos luchar x la patria pq es preciso q eya(si, porque ya puestos, quitamos la LL también, si total, ya hay una y) c kiera x t2”

    Y ese sí será un día triste.

Se han publicado 39 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también