Imprimir
Inicio » Noticias, Entretenimiento  »

“La Isla ya tiene nuevos cocos”

| 7
Unidad presupuestada, Parque de diverciones la Isla de los cocos. Ciuadad de La Habana Cuba, fecha 16 08 2008 foto Roberto Meriño

Las Sillas Voladoras son preferidas por los visitantes. Foto: Tomada de JR.

El parque temático de diversiones la Isla del Coco, ubicado en el municipio capitalino de Playa, parecía perderse entre roturas y falta de público. Desde su apertura a fines de 2007, el paso del tiempo, el acecho del mar y la inconsciencia de muchos visitantes les quitaron poco a poco las fuerzas al Capitán Plin y sus amigos.

Lo que parecía el fin de tan importante lugar dio un giro de 90 grados, pues desde hace unos días la Isla del Coco volvió a abrir al público, con nuevas ofertas. Los aparatos que estaban en desuso fueron sustituidos por otros y los que ya existían fueron sometidos a una reparación total.

Parque con nuevos bríos

En la nueva apertura la Isla del Coco cuenta con 19 aparatos, 18 en funcionamiento ya que la Montaña Rusa está parada por falta de piezas de importación. Además, se renovó la pintura completamente.

“Hace un tiempo vine al parque y quedé decepcionada. Sin embargo en esta nueva visita mi opinión ha cambiado. Hay nuevos aparatos y los niños tienen mayores opciones de recreación. Las ofertas gastronómicas son variadas y con buena calidad”, declaró Raiza Delgado, acompañada de su hijo de 10 años.

Al respecto, el joven Rolando Benítez comentó que la Isla está totalmente diferente, “parece que viene una época buena”. Mas, una inquietud está presente: “hay nuevos aparatos pero hay muy pocos para los mayores. Quitaron el astronauta, el tren que te ponía de cabeza y la Montaña Rusa hace rato no funciona. Eran opciones que los más grandes disfrutaban mucho”.

Habren al publico el nuevo Parque de Diversiones de Playa, antiguo Coney Island.

Muchos de los aparatos destinados a los mayores ya no funcionan. Foto: Tomada de Baracutey Cubano.

Entre los criterios de los visitantes sale a relucir el de la capitalina Juana Pineda, quien disertó en que una de las cosas que más le gustó en esta nueva visita fue la oferta de comprar una mayor cantidad de tickets. “Cada persona los administra como quiere y nos evita hacer extensas colas”, añadió.

Por su parte, Guadalupe Rivera, operaria del Platillo Volador, declaró que desde la reapertura del parque el aparato funciona sin problemas, con afluencia constante de público a pesar de que estuvo parado un año. A decir de Rivera, de 12 platillos con que contó el aparato inicial actualmente están prestando servicios 6.

En ese sentido, Yadelys Valencia, jefa de la brigada de operaciones de la Isla, declaró que el platillo y el elefante están funcionando al 50 por ciento, aunque todos los elefantes en la estructura están en buen estado.

Nid Fernández, operadora de las Sillas Voladoras, comentó que gran parte del público prefiere ese aparato. “Algunas sillas no están funcionando por desperfectos en las cadenas, pero de todas formas, en cada vuelta el público llena la capacidad permitida”.

La Montaña Rusa no está funcionado por falta de piezas. Fotos: Tomadas de Radio Rebelde y Youtube.

La Montaña Rusa no está funcionado por falta de piezas. Foto: Tomada de Youtube.

Sobre el servicio que brinda el parque en general, el matancero Frank Delgado Alonso, consideró que “no es menos cierto que después de la reparación muchos aparatos están bien, aunque en las primeras horas de atención al público un grupo de ellos no  funciona. Desconozco las razones por las que están detenidos”.

En respuesta a esta inquietud, José Antonio Sadín, directo de la UEB Parques La Habana, argumentó que los operarios deben esperar que la brigada de mantenimiento revise el estado de cada equipo para evitar accidentes.

Para solucionar los problemas

Todos los meses se realiza el mantenimiento de los equipos, aunque existe una guardia permanente en el parque. En caso que se presente una avería, puede ser solucionada en la mayor brevedad posible, enfatizó Sadín.

Asimismo, el directivo aclaró que los aparatos deben utilizarse hasta las seis de la tarde máximo, pues una sobre explotación constante podría provocar la rotura de algunos.

Otro de los problemas que ha influido en la prestación de servicios a la población son las lluvias intensas. “Los registros de electricidad son soterrados, y en aras de evitar accidentes, cuando se producen fuertes precipitaciones el parque tiene que cerrar porque dichos registros tienden a llenarse de agua”, afirmó Alexis García Álvarez, encargado de la atención al consumidor.

Para contrarrestar esta situación los directivos aclararon que ya el parque cuenta con una bomba de extracción para acelerar el proceso de secado y que se renueven los servicios en la menor brevedad posible.

Además, ya la instalación cuenta con bebederos de agua fría en tres puntos del parque y baños públicos en buenas condiciones, lo que soluciona varias de las inquietudes que tenían los visitantes.

En cuanto a la gastronomía, Yuniet González Valle, jefe de esta área, agregó que dentro del parque existen dos cafeterías grandes, donde se ofertan panes, helados, líquidos varios, dulces etc.; además dos puntos de venta de módulos de confituras con precios diferentes acorde a las posibilidades de las familias.

También la Isla del Coco cuenta con una pizzería, y junto al parque en la zona “La Concha”, existen dos parrilladas y dos cafeterías a los extremos. El sistema de abastecimiento es diario, acorde a las necesidades del día.

El parque abre a la población a las 10 de la mañana. Foto: Tomada de YouTube.

El parque abre a la población a las 10 de la mañana. Foto: Tomada de YouTube.

¿Y dónde está la primera Isla?

Los primeros estudios del Parque iniciaron en el 2006 a petición del Comandante Fidel Castro y la dirección del país, quienes querían hacer un parque temático, con el objetivo de que los niños tuvieran un lugar para esparcirse y disfrutar de una manera sana y entretenida, comentó la arquitecta Corina Genares, encargada de la maquetación de la Isla del Coco.

Referido a su deterioro, José Antonio Sadín alegó que los aparatos estaban diseñados para un tiempo de explotación de 10 años, aunque con el reemplazo de las piezas se podía extender su uso. Además, influyó la acción indebida de las personas. Por otra parte, la posición geográfica del parque acelera el deterioro de las instalaciones, producto del salitre del mar.

Asimismo, Yadelys Valencia agregó que de los equipos para mayores se le dio baja a cuatro. “Entre las causas de esta decisión estuvo la falta de mantenimiento. Un parque cercano a la playa exige una mayor regularidad en este aspecto”, concluyó.

El público vuelve a contar con una nueva opción en estas vacaciones. La Isla del Coco ofrece sus servicios con una realidad muy diferente a la de meses atrás. Solo queda esperar y ojalá que “el mundo de Plin” se quede por muchos años más.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Prudencio dijo:

    Lo que hace falta es que esa nueva oferta se mantenga y no suceda como siempre que según va pasando el tiempo el parque va languideciendo hasta que un buen día amanece cerrado.
    En otro orden de cosas, alguien me puede decir como era que hacían que funcionara ese mismo parque de diversiones cuando se nombraba Coney Island Park, porque abría todos los días excepto los lunes y funcionaba hasta las 12 de la noche y todos los equipos funcionaban incluyendo un trencito parecido al que había en el zoológico de 26 que bordeaba el parque y era la delicia de mayores y pequeños.
    También tenia un estanque con botecitos, la batea, los carros locos, una casa de los espejos, una montaña rusa altísima de madera y muchas atracciones mas.
    Si lo sabre yo que todos los domingos me llevaban cuando era niño

  • Jose R Oro dijo:

    Esto es magnífico, en esta época de vacaciones es muy deseado por todos los niños. Además de La Habana, hace falta este tipo de parques en las ciudades grandes del país, mas distracción, mas oferta, hace a la gente feliz.
    De verdad no quiero insistir en detalles, pero ¿es creíble que la montaña rusa esta parada por falta de piezas de importación? La industria mecánica cubana produjo centrales azucareros completo (incluso los exportó, como el de Tipitapa, Nicaragua), o modernizó eficientemente todo el armamento del país, o se construyeron impresionantes Buques Patrulleros para la MGR o Buques Logísticos para la Armada Bolivariana. ¿No se dispone de la capacidad de hacer partes para la montana rusa? Lo dudo, sin deseo de ofender, creo que a veces no se explota en su totalidad el vasto potencial de la industria nacional.

  • Rey dijo:

    Si la recaudacion se la siguen robando no tendra forma de autogestionarse.

  • niurka dijo:

    Que bueno me alegra muchisimo ver este reporte! poco a poco se van arreglando
    el parque para el difrute de niños y
    ojala que pronto halla aparatos para los mas grande. sera una diversion (Sana )
    y ademas los que trabajan alli tienen que vigilar que las personas no rompan ni deterioren
    las pinturas ect.. ojo con eso y ademas seria otra economia mas para seguir haciendo cada dia el parque mas bello y otras cosas como jardines y la reparacion de las misma
    y salario del personal

  • Gilberto dijo:

    Estos son los lugares donde debe cambiarse la forma de gestión,

    • maximo dijo:

      Gilberto, diste en el clavo. Por ahí anda la cosa.

  • manolo dijo:

    Y el parque Granma en Bayamo destruyéndose… da pena.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Thalia Fuentes Puebla

Thalia Fuentes Puebla

Estudiante de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En Twitter: @ThalyFuentes

Vea también