Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Entregan Premios Princesa de Asturias 2016

| +
Premios Princesa de Asturias 2016. Foto: El País.

Premios Princesa de Asturias 2016. Foto: El País.

El rey Felipe VI entregó hoy los Premios Princesa de Asturias durante un acto en el que destacó la importancia de la concordia y de unos ideales firmes que tengan como objetivo un mundo mejor.

Los galardonados individuales de este año fueron el fotoperiodista James Nachtwey (Comunicación y Humanidades), la historiadora Mary Beard (Ciencias Sociales), el ingeniero Hugh Herr (Investigación Científica y Técnica), el triatleta español Javier Gómez Noya (Deportes), el escritor Richard Ford (Letras), la actriz española Núria Espert (Artes).

Como entidades fueron premiadas la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático y del Acuerdo de París (Cooperación) y Aldeas Infantiles SOS (Concordia).

En su discurso en la ceremonia de entrega de los Premios, celebrada en un teatro de Oviedo, Felipe VI apeló al ejemplo de los galardonados para recordar que “no hay ninguna obra científica, política, social o artística que no haya surgido por unos ideales firmes y sólidos”.

Tras reseñar los méritos de los premiados este año en cada una de las ocho categorías, el monarca elogió a todos ellos por ser “la representación más alta y brillante” de “ese anhelo por hacer un mundo mejor donde prevalezcan la concordia, el respeto y la solidaridad”.

Felipe de Borbón llamó la atención sobre el valor de la cultura y animó a buscar inspiración en la figura de Don Quijote para afirmar: “La cultura enriquece siempre la convivencia, alimenta los más altos valores del espíritu, ennoblece los sentimientos de las personas y nos ayuda a convivir con la mayor dignidad”.

Durante la ceremonia tomaron la palabra algunos de los premiados, entre los que la historiadora británica Mary Beard, defendió la suya como una disciplina capaz de alentar el progreso, que abre los ojos a distintas perspectivas y evita que todos sean ciudadanos empobrecidos.

Por su parte, el novelista estadounidense Richard Ford celebró el privilegio que supone para un escritor hacer, con la ayuda de la imaginación, “que sucedan más cosas”, acrecentar la riqueza de las posibilidades humanas y “aportar alegría”.

La diplomática mexicana Patricia Espinosa, en nombre de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático y del Acuerdo de París, dijo que ese pacto es un “regalo de esperanza”, que quiso compartir con todos los niños del mundo.

El rey español se pronunció acerca de ese acuerdo alcanzado el año pasado en París y afirmó que “la unidad a escala global” en la lucha contra el cambio climático es “imprescindible” porque el aumento de la temperatura del planeta, y los gravísimos problemas que acarrea “necesitan de una solución urgente y consensuada, que no puede ser unilateral”.

Este es el segundo año que los galardones se entregan bajo el nombre de Princesa de Asturias, de acuerdo al título de la actual heredera de la Corona española, la princesa Leonor, que no los entrega personalmente por su edad, diez años.

Cada premiado recibe un diploma, una dotación en metálico de 50 mil euros (54 mil 896 dólares al cambio actual), una escultura de Joan Miró y una insignia.

Felipe VI, que intervino por primera vez en este mismo escenario en 1981 cerró este evento con un discurso, considerada la intervención más personal de las que pronuncia cada año.

Los premios Princesa de Asturias, los más importantes de España, han reconocido a lo largo de 36 ediciones a personalidades como Stephen Hawking, Daniel Barenboim, Yaser Arafat e Isaac Rabin, y entidades como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Fundación Bill y Melinda Gates, Wikipedia y la Cruz Roja.

(Con información de EFE)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también