Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Eusebio Leal: “No estoy de acuerdo con que la bandera cubana sea un delantal”

| 138 |
Eusebio Leal en el espacio "Encuentro con…" tocó importantes temas sobre la cultura cubana. Magda Resik fue la moderadora. Foto: Alexis Rodríguez.

Eusebio Leal en el espacio “Encuentro con…” tocó importantes temas sobre la cultura cubana. Magda Resik fue la moderadora. Foto: Alexis Rodríguez.

Por Thay Roque Arce

Como si le hubieran esperando toda la vida para oírle hablar, este jueves se reunieron en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba una multitud de personas para escuchar la voz y las palabras de Eusebio Leal Spengler.

El Historiador de la Ciudad de La Habana fue el último entrevistado del espacio Encuentro con… en la temporada de verano. Su interlocutora, la periodista Magda Resik, visiblemente emocionada por su invitado y la reacción de los presentes, expresó: “mientras más veo cuánto se quiere a Eusebio Leal, más orgullosa me siento de los años de trabajo que he vivido a su lado y que viviré”.

La charla comenzó por la ausencia momentánea de Leal en los últimos meses, y que ha generado preocupación en algunos. “¿Cuándo las dolencias del cuerpo lo tensionaron, qué bellezas del espíritu a su alrededor lo hicieron recuperar la fuerza?”, preguntó Resik.

El Historiador explicó que prefirió la incomunicación ante los rumores para evitar, precisamente, las especulaciones: “En medio de ellas surgieron momentos inefables de afecto, de personas muy queridas”. Regresar fue necesario entonces, “sobre todo cuando uno tiene responsabilidades y está acostumbrado a llevarlas al detalle: la lámpara que quedó encendida a las doce del día, el árbol que agoniza, la piedra que no se puso, todo eso es para mí una motivación diaria”.

“Ahora lo importante es volver a las esencias de los problemas de los que me he preocupado durante años. Y comenzar, como si comenzara de nuevo, que es lo más importante. Siempre comenzar de nuevo, cada día”, sentenció Leal.

Sobre la primera vez que se enamoró de La Habana, el Historiador de la Ciudad recordó los años en que la visitó siendo un niño, y aquellos en los que le tocó trabajar transitando sus calles a partir de agosto de 1959.

Cuenta que, de pequeño, entrar en esa parte de la ciudad, era como descubrir un mundo mágico, “en el cual influía la lancha de Regla que era próxima, los vendedores de frituras, los puestos… Me llamaron mucho la atención las proporciones desmesuradas. Cuando volví mayor, más consciente, esas proporciones me fascinaron. La Habana Vieja era la dimensión”.

Eusebio Leal agradeció las muestras de afecto que en la reciente etapa en la que se encontraba enfermo. Foto: Alexis Rodríguez.

Eusebio Leal agradeció las muestras de afecto que en la reciente etapa en la que se encontraba enfermo. Foto: Alexis Rodríguez.

Durante ese primer trabajo itinerante como inspector del Ayuntamiento de La Habana, un joven Leal conoció desde las casas de alta alcurnia, los palacios, hasta los barrios más distantes y pequeños, y todo eso le permitió descubrir las bellezas de La Habana toda: “por eso rechazo mucho la idea de estar encerrado en La Habana Vieja como si esa fuera mi única preocupación”.

“Un hombre que tanto ha querido a La Habana, ¿cómo la sueña para nosotros, cómo debiéramos ser para que La Habana sea?”, indagó Resik. “Es un sueño mío, pero compartido con todos los que la quieren, la quisieron y la querrán. Se habla todo el tiempo del velo de decadencia que cubre la ciudad, pero cuando este se rompe deja ver la maravilla, sea en lo que hemos defendido rabiosamente como la línea del Malecón, o en la Casa de las Tejas Verdes”, expresó el Historiador.

“No tenemos idea del valor del suelo. Vivimos en una isla que es pequeña. Siempre esperamos a orillas del mar lo que ha de venir, pero también el espacio que ocupamos es fundamental. Por eso luchamos tanto por defender las cosas, de ahí que es tan importante detener la expropiación sistemática de las personas, sin que por eso me proponga coartar la libertad de los cubanos. Mucho se ha luchado para alcanzar esos espacios”, afirmó.

El Historiador citó el esfuerzo de crear la Plaza Vieja, “un ideal de ciudad”. Hoy el espacio acoge en los anteriores hogares de los vecinos, sólo negocios y emprendimientos particulares. Ante esto, Leal reconoció que está bien que las personas, ante una necesidad, tomen decisiones, pero de no detenerse esa práctica, ante el dinero brutal que la respalda, “lo perderíamos todo”.

En su siguiente pregunta, Magda se refirió a la responsabilidad ciudadana, un llamado constante del Historiador ante el maltrato de monumentos y espacios públicos. Desde la televisión y la radio se ha escuchado su voz hacia el compromiso con el entorno urbano, la arquitectura y el patrimonio cubano.

El también director de la Red de Oficinas del Historiador y Conservador de la Ciudad, reconoció que esa conciencia estaba antes representada en la figura pública, luego en las escuelas, y finalmente ha llegado a esa institución fundamental que es la familia. Pero lo que realmente necesitamos es “conocernos a nosotros mismos, saber quiénes somos”, y para saber hay que indagar no sólo en el pasado de la familia sino también del país.

“Saber quiénes somos y de donde venimos es un ejercicio de conocimiento”; solo así podremos sentir que “tenemos raíces en el suelo, y a partir de ese reconocimiento de nosotros mismos, es posible pensar en el patrimonio común”.

El Dr. Leal llamó a que no se puede vivir pensando que el pasado fue mejor. Tal como existe el límite de aquello que le pertenece a otros, también existe el límite de los que nos pertenece a todos: un parque, un jardín, una estatua o un monumento.

“No estoy de acuerdo con que la bandera cubana sea un delantal”, dijo Eusebio y el público le ovacionó. Foto: Alexis Rodríguez.

“No estoy de acuerdo con que la bandera cubana sea un delantal”, dijo Eusebio y el público le ovacionó. Foto: Alexis Rodríguez.

En sus palabras recordó el constante debate de la apropiación libre y desmedida de los símbolos nacionales, como es el caso de la bandera. “No estoy de acuerdo con eso”, enfatizó. “No estoy de acuerdo con que la bandera cubana sea un delantal”. Dicho esto, el público presente arrancó en aplausos y ovaciones. El Historiador hacía un llamado a una práctica que hemos tendido a imitar de países industrializados: la mercantilización de nuestros símbolos patrios: “Como voy a pensar que es la misma bandera que reverencian los niños en las escuelas, que cubre el féretro de un intelectual o un soldado, que el deportista levanta cuando alcanza para su patria y su familia un gran logro. No podemos imitar lo que está mal hecho (…) Por esa vulgarización comienza un deterioro de los valores”.

“Cuando hablamos del patrimonio, sea material o intangible, mientras se es más conservador se es más vanguardista. Es en lo único. Hay que tratar de preservar”, afirmó Leal Spengler.

No faltaron las preguntas esenciales, los poemas y las anécdotas, las risas que desbordan algunos de sus comentarios jocosos. Eusebio Leal es un hombre excepcionalmente corriente, amante de la historia y de sus grandes hombres y mujeres, alumno de Emilio Roig de Leuchsenring y como él, develador de misterios, como cuando encontró el diario perdido del Padre de la Patria Carlos Manuel de Céspedes, y descubrió en sus páginas al verdadero héroe, al ser humano.

“En usted representamos mucho de lo que un patriota cubano debería ser”, confesó Magda Resik. “¿Pero qué es ser patriota?”. El Historiador, con su sencillez habitual, respondió: “Es una carga muy pesada arriba de cada uno, porque la cubanía es un sentimiento que puede sentirse en cualquier ángulo de la tierra donde uno enfoca el lar patrio, el lugar donde nació. Una cosa es nuestro país, una tierra, una isla. Lo segundo es el concepto Patria, un poema por el cual tanto se luchó; y lo tercero, una nación, el estado de derecho, los símbolos nacionales, la vida en común, respetándole a cada cual su espacio pero unidos por una convención, un sentimiento de ser una nación”.

“Debemos admitir esa cubanía en sus luces y en sus sombras, en sus defectos y virtudes. El concepto de Patria no admite naufragio ni olvido. Es como la relación del ser humano con la madre, que lo excede todo. El vínculo misterioso que también tenemos con nuestra Patria. Por eso es muy importante la memoria. Cuando se siente amor hacia las piedras mohosas del Valle de Viñales, el Cauto precioso, la filiación hacia lo que es indudablemente nuestro, entonces la Patria es una realidad”, finalizó.

"Encuentro con..." tuvo lugar en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba. Foto: Alexis Rodríguez.

“Encuentro con…” tuvo lugar en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba. Foto: Alexis Rodríguez.

(Tomado de eusebioleal.cu)

Se han publicado 138 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Mario dijo:

    Cuanta Alegria ternerlo con las energías de siempre , mis con tributos a tanta personalidad que el pueblo lo estima como todo mortal con aciertos y desaciertos , gracias Dr por conocer su obra

    • el jose dijo:

      Mis respetos pero no estoy de acuerdo con Eusebio…una cosa es la mercantilización de nuestros símbolos, eso sí, pero otra es la disponibilidad de ellos para los propios cubanos…porque la verdad es que no los tenemos…hay más banderas americanas en Cuba de las que deberían….y sepan algo, loa americanos, sean tercos o ignorantes, ambiciosoa o capitalistas, son también muy patriotas, y eso se debe a muchas buenas cosas que han hecho con la publicidad y la propaganda polítca…saludos!!!

      • Arturo dijo:

        La bandera es para servirle, o como otros han hecho, servirse de ella. Es un símbolo de la Patria, pero muchos usan ese símbolo para beneficio propio.

    • Melanio dijo:

      Miren cuántas veces se viola esto a diario. Además de la indiscutible y galopante pérdida de valores que se observa desde hace años, esto no se divulga y las propias instituciones estatales incurren en ello:

      NORMAS DE EMPLEO DE BANDERA
       La bandera de la estrella solitaria es de forma rectangular, de doble largo que ancho, compuesta por cinco franjas horizontales de un mismo ancho, tres de color azul turquí y dos blancas, dispuestas alternativamente; en uno de sus extremos tiene un triángulo equilátero de color rojo, uno de cuyos lados es vertical y ocupa toda la altura de la bandera, constituyendo su borde fijo. El triángulo lleva en su centro una estrella blanca de cinco puntas, inscrita dentro de una circunferencia imaginara, cuyo diámetro es igual al tercio de la altura de la bandera; una de las puntas de la estrella está orientada hacia el borde libre superior del rectángulo.
       La bandera de la estrella solitaria se confeccionará de acuerdo con las indicaciones establecidas en el anexo a la Ley, preferiblemente con el tejido conocido por filaila, y de no ser posible con poplín o seda y, según el lugar y ocasión en que se enarbole, tendrá de largo las medidas siguientes:
      a) en las sedes de órganos, organismos y otras instituciones del Estado y d organizaciones políticas, sociales y de masas;
      1) en asta situada en el exterior de los edificios, tres metros;
      2) en asta situada en el interior de locales de los edificios, tres metros o un metro ochenta centímetros;
      3) sin asta, en posición horizontal o vertical pendiente o en pared, detrás de la tribuna o presidencia de actos oficiales, conmemorativos y patrióticos, así como para engalanar calles y viviendas, tres metros, un metro ochenta centímetros o un metro veinte centímetros, en correspondencia con el tamaño del lugar donde se coloque, y
      4) en edificios de centros docentes, tanto en asta exterior, como interior o sin asta, en posición horizontal o vertical, pendiente o sobre pared, un metro ochenta centímetros o un metro veinte centímetros, en correspondencia con el tamaño o el lugar del edificio;
      b) en unidades militares,
      1) de gala, seis metros,
      2) de diario, tres metros, y
      3) de tempestad, un metro ochenta centímetros;
      c) para desfiles y ceremonias, un metro ochenta centímetros y los bordes adornados con flecos dorados de seis centímetros, el asta será de dos metros setenta centímetros de largo, incluidos la lanza y el regatón, y tendrá un cordón trenzado de dos metros diez centímetros de largo, con hilos de colores azul turquí, blanco y rojo, que terminará en dos borlas de los mismos colores.
      Ch) en los autos de los jefes de misiones diplomáticas y consulados de Cuba en el extranjero, cuarenta centímetros;
      d) en mesas de negociaciones bilaterales y multilaterales, treinta centímetros;
      e) en embarcaciones civiles;
      1) para unidades de gran desplazamiento, seis metros;
      2) para unidades de mediano desplazamiento, tres metros, y
      3) para unidades pequeñas, un metro ochenta centímetros o un metro veinte centímetros, en correspondencia con el tamaño de éstas; y
      f) en embarcaciones militares,
      1) de gran desplazamiento,
      • la de gala tendrá cuatro centímetros de largo por cada metro de eslora, y
      • la de diario, dos centímetros de largo por cada metro de eslora;
      2) de mediano desplazamiento,
      • la de gala tendrá cuatro centímetros y medio de largo por cada metro de eslora, y
      • la de diario, dos centímetros y medio de largo por cada metro de eslora;
      3) de pequeño desplazamiento,
      • la de gala tendrá cinco centímetros y medio de largo por cada metro de eslora, y
      • la de diario, tres centímetros y medio de largo por cada metro de eslora;
       Las misiones diplomáticas y consulares cubanas en el exterior aplicarán las disposiciones señaladas en el Artículo anterior, inciso a), numerales 1), 2) y 3).
       La bandera de la estrella solitaria se izará o desplegará:
      a) en el exterior de los edificios principales de los órganos y organismos del Estado, en los centros docentes y en otras instituciones oficiales, así como en las sedes de las organizaciones políticas, sociales y de masas,
      1) todos los días laborables,
      2) en las fechas de conmemoración nacional establecidas por la ley y en los días de recibimiento a visitantes extranjeros, y
      3) en los casos señalados en el numeral 2) se podrá izar en asociaciones y en otras entidades no estatales, y desplegarse para engalanar calles y viviendas.
      b) en las unidades militares,
      1) la de gala en las fechas de conmemoración nacional, días festivos y en ocasiones importantes,
      2) la de diario todos los días laborables, mientras haya buen tiempo, y
      3) la de tempestad en días de lluvia y mal tiempo;
      c) diariamente en las sedes diplomáticas y demás oficinas de Cuba en el extranjero y en los autos de los jefes de misiones, de acuerdo con los privilegios e inmunidades de que disfruten;
      ch) en las embarcaciones civiles y militares, mientras se encuentren en operaciones, diariamente desde la salida hasta la puesta del sol.
      d) en desfiles y ceremonias; y
      e) en los monumentos nacionales, los días de conmemoración nacional establecidos por ley, y el día de Las efemérides relacionada con el monumento.
       La bandera de la estrella solitaria no se inclinará ante otra bandera, insignia o persona alguna.
      Cuando se ice o despliegue la bandera de la estrella solitaria junto a una o más que representen naciones, deberá ondear en asta separada y a la misma altura, y se izará y arriará a la misma vez que la otra u otras, acorde con las reglas internacionales para tiempo de paz. Su tamaño deberá ser, en la medida de lo posible, igual al de las otras, y se colocará en el lugar de honor, que será, el de la derecha, considerándose como derecha la del edificio o localidad.
       Cuando en una misma asta haya que ondear la bandera de la estrella solitaria con otras que no representen naciones, lo hará siempre en el tope y las otras debajo. Cuando esta composición de banderas se distribuya en astas adyacentes, la bandera de la estrella solitaria se izará primero y se arriará la última, debiendo colocarse siempre en el lugar de honor, o en el centro y a mayor altura.
      En el caso de las premiaciones en las competencias deportivas internacionales, el uso de la bandera de la estrella solitaria se regirá por la práctica universal en esas actividades.
       En los casos previstos en la Ley y en el presente Reglamento la bandera de la estrella solitaria se podrá utilizar de acuerdo con las prácticas internacionales junto a otras banderas que representan naciones, en las formas establecidas en el ceremonial del Estado, ceremonial diplomático, en el de las instituciones armadas para la defensa e interior y el las naves aéreas y marítimas.
       La bandera de la estrella solitaria se izará siempre vigorosamente hasta el tope del asta, y se arriará lenta y solemnemente, cuidando de que no toque el suelo, agua u objeto que esté debajo de ella, se recogerá y doblará. La operación de doblaje de la bandera de la estrella solitaria la realizarán dos personas, en la forma siguiente: cada una de ellas la tomará por un extremo en sentido longitudinal, y ambas la doblarán a mitad de su ancho, la doblan de nuevo a la mitad en la misma posición, debiendo quedar hacia abajo la parte visible de la estrella, y a continuación se doblará en forma de triángulo por el lado de las franjas, de modo que al completar los dobleces la bandera quede en forma de triángulo y con dos puntas de la estrella visibles.
      La bandera así doblada se guardará en lugar cerrado que reúna las condiciones de seguridad y solemnidad que merece.
       En los días de duelo nacional u oficial, la bandera de la estrella solitaria se izará a media asta. El izaje se realizará vigorosamente hasta el tope del asta e inmediatamente se bajará lentamente desde el tope hasta media asta, considerándose esta como un punto situado a una distancia del tope igual al ancho de la bandera.
      Para arriar la bandera que esté a media asta se izará hasta el tope y se arriará de acuerdo con lo que se establece en el Artículo anterior.
       La bandera no se deberá izar antes de la salida del sol ni estar izada después de la puesta del sol.
       De aconsejarlo las condiciones atmosféricas o fenómenos catastróficos, el jefe de un organismo, el jefe de una unidad militar terrestre o naval, o sus sustitutos, en que deba ondear la bandera de la estrella solitaria, y el responsable del mantenimiento autorizado de esta junto a tumbas, monumentos, obelisco y otros sitios, podrá determinar no izarla o arriarla, debiendo procederse a su izamiento, de acuerdo con las normas establecidas, tan pronto cuando cesen dichas circunstancias excepcionales.
       Si hubiera dos banderas con las astas cruzadas, la bandera de la estrella solitaria estará a la derecha, y su asta delante del asta de la otra bandera.
       Las embarcaciones civiles y militares cubanas, cuando se aproximen a un puerto extranjero, enarbolarán la bandera de la estrella solitaria en el asta de popa.
       En los desfiles y ceremonias, siempre que se lleve la bandera de la estrella solitaria acompañada de otras, sean de otras naciones o de distintas entidades, la cubana habrá de ir delante y en el centro, y las restantes colocadas en hilera, detrás. Si fuera una sola línea de banderas, la cubana irá a la derecha de las otras.
       Si la bandera de la estrella solitaria se colocara de forma horizontal en una ceremonia, el triángulo deberá quedar a la derecha y la punta superior de la estrella dirigida hacia arriba; si se colocara verticalmente la base del triángulo aparecerá siempre hacia arriba, y por tanto la punta superior de la estrella hacia la izquierda.
       Cuando en los casos autorizados por la Ley y el presente Reglamento se despliegue la bandera de la estrella solitaria sobre la calle, se deberá suspender verticalmente con el triángulo hacia arriba.
      En los balcones o ventanas, la bandera de la estrella solitaria también se deberá desplegar con el triángulo en la parte superior.
       La bandera de la estrella solitaria se podrá enarbolar con gallardetes o cintas, los que no podrán ser amarrados a la bandera ni colocarse encima de ésta.
      En una manifestación o acto de duelo la bandera de la estrella solitaria se deberá izar hasta el tope de una pequeña lanza. El duelo se indicará con dos gallardetes o cintas de color negro sujetos a la lanza debajo de la moharra. En los desfiles y ceremonias los gallardetes o cintas tendrán veinte centímetros de ancho por dos metros de largo.
       La bandera de la estrella solitaria se podrá usar para cubrir sarcófagos o presidir el lugar donde estos se encuentren. En el caso de personalidades civiles de relevantes méritos patrióticos, revolucionarios, de dirección, científicos, docentes, culturales o populares se requerirá la autorización previa y expresa, según los méritos, nivel ocupacional, jerarquía, residencia al momento de fallecer y funerales, de las autoridades que determinan el Presidente de los consejos de Estado y de Ministros, el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular o los comités ejecutivos provinciales del Poder Popular.
       El uso de la bandera de la estrella solitaria para cubrir sarcófagos de los militares pertenecientes a los órganos de la defensa y del interior fallecidos estará determinado por el Reglamente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.
       Cuando se autorice el uso de la bandera de la estrella solitaria para cubrir sarcófagos se deberá colocar con el triángulo sobre el lugar de la cabeza y la punta superior de la estrella hacia el hombro izquierdo del cadáver. Los extremos de la bandera se fijarán de forma tal que no se pierda la posición indicada a consecuencia del aíre o el viento. Antes de bajar el sarcófago a la sepultura se procederá a retirar la bandera.
      HONORES QUE SE LE RINDEN
       Cuando la bandera de la estrella solitaria se ice o arríe y cuando pase en un desfile, si algún espectador estuviera caminando se deberá detener. Si estuviera sentado se deberá poner de pie y en ambos casos adoptará la posición de firme, descubierto, y permanecerá así durante el cruce de la bandera.
      Se exceptuará de descubrirse los miembros de las instituciones armadas de la defensa y de interior, y los pioneros uniformados.
      Todos ellos, además de mantenerse en posición de firmes, saludarán la bandera.
      PROHIBICIONES
       Se prohíbe usar la bandera de la estrella solitaria en los siguientes casos:
      a) como distintivo o anuncio;
      b) como parte del vestuario;
      c) pintada, grabada o dibujada en los vehículos, exceptuándose de esta prohibición el caso de las aeronaves;
      Ch) reproducidas en artículos de uso no oficial;
      d) cruzada ni junto a otra bandera cubana;
      e) en forma de telón, colgadura, cubierta, lienzo, tapete o cualquier modo que impida que se pueda desplegar libremente, excepto en el caso de que se use para cubrir sarcófagos;
      f) como réplica en cualquier material con propósitos ornamentales o comerciales;
      g) para cubrir tribunas, mesas para presidir actos o frente de plataformas; y
      h) en los techos, en los laterales y parte trasera de un vehículo, o cubriendo su radiador o capó.
      Sobre la bandera no se podrá estampar, escribir, pintar o colocar objeto ni figura de ninguna clase. Tampoco se podrá utilizar la bandera de fondo para superponer o aparentar superposiciones de diseños de cualquier clase.
      Lo dispuesto en el presente Artículo sin prejuicio de las autorizaciones que correspondan de acuerdo con la legislación vigente o las que otorgue el Ministro de Relaciones Exteriores.
       Cuando la bandera de la estrella solitaria se rompa, deteriore o pierda sus colores originales, no se deberá tomar para otros usos, y si no habrá de ser conservada como objeto histórico, se deberá incinerar, lo que se ejecutará con el respeto debido.

  • joaco dijo:

    Estoy plenamente de acuerdo con Eusebio Leal los simbolos patrios se respetan y a mi personalmente me estaba llamando la preocupacion que ya hasta en las bailarinas que estan recibiendo los cruceros los trajes estan confeccionados con la bandera cubana, creo es una imitacion como bien dijera Eusebio, de los paises industrializados, como en EE.UU que la bandera aparece hasta en zapatos, los simbolos patrios se respetan, hacia rato estaba esperando el analisis de tal practica no deseada.

    • Alex dijo:

      Yo no pienso así, la bandera es el símbolo patrio de todos los cubanos, y cada uno debe respetarlo, pero eso no quiere decir que todas las personas tengan que abstenerse de usarla, no digo que la usen para limpiar basura, ni nada por el estilo, pero usarla en prendas de vestir, no le veo nada mal, yo me sentiría orgulloso de tenerla en algún pulover. Es una lástima que muchos no piensen así.

      • carlos eduardo dijo:

        Nuestra bandera es la misma que nos ha acompañado en cada combate o duelo. Como verla como parte de un prenda de vestir o como mero accesorio. Lamentablemente en el afán de obtener divisas se nos ha olvidado y vamos cada día viendo como algo más normal verla como bolsa, prenda de vestir o mero adorno.

      • emilio dijo:

        Yo estoy de acuerdo con Joaco, y voy más allá. No solo la bandera, hay que respetar todos los símbolos patrios. Por ejemplo el himno nacional, una de cuyas estrofas la tomó Alexander Abreu y la incluyó en una canción bailable. Me gusta como músico pero a partir de que creo esa canción lo deseché de mis gustos musicales, es más, veo que van a poner la canción y cambio de canal.

        Gracias por publicarme. Saludos a todos. Emilio

      • Andrés dijo:

        Estoy de acuerdo contigo Alex. Yo soy un gran admirador del Dr. Leal. Es un gran hombre y un gran cubano, pero no coincido en ese punto con él.

        Coincido en que se trata en primer lugar de defender la soberanía de Cuba, y también coincido en que la lucha por salir adelante económicamente no puede hacernos perder el norte en esta batalla de ideas, en la que se corre el riesgo de pecar de ingenuos. Sin embargo, no creo que estemos siendo ingenuos por poner la bandera cubana en el bañador de las muchachas. Creo, en cambio, que si somos ingenuos cuando no ponemos esta simbología en función de nuestra cultura de resistencia. Ahí es donde creo no funcionan bien nuestros mecanismos de socialización. No es tanto la apropiación como la reinterpretación.

        Debe recordarse que reinterpretar no es necesariamente una señal de voluntad acomodaticia u oportunismo, sino un hecho recurrente, y natural, del devenir cultural humano. Los límites los impone la época y la perspectiva de los que dominan el clima intelectual en dicha época. Por supuesto, nadie aceptaría poner símbolos patrios en papeles sanitarios o en frazadas de trapear el suelo, pero una cosa es ese irrespeto obvio y otra cosa es la re-interpretación generacional. Después de todo, nuestra bandera fue diseñada por personas que se inspiraban en un espíritu anexionista, y sin embargo la epopeya libertadora de la guerra de independencia la dotó de significado independentista. Hoy es uno de nuestros grandes símbolos de resistencia, incluida la resistencia al anexionismo.

        Es la experiencia práctica la que obliga a re-contextualizar nuestro espectro simbólico. Creo que ahora también tenemos derecho a hacer nuestra propia interpretación de nuestros símbolos. Las obras trascendentales, los símbolos duraderos, de la historia de la humanidad lo son precisamente por su capacidad de ser reinterpretadas por otros. Obras escritas hace más de 100 años hace mucho rato que dejaron de ser solamente una crónica epocal, y ya son símbolos de humanismo. Lo que no se reinterpreta muere, deja de ser trascendente.

        Parafraseando al apóstol, no es problema que se injerte el mundo en Cuba, pero el tronco tiene que seguir siendo cubano, y esa batalla va más allá de lo formal-estético. El tronco está en el contenido y no necesariamente en la forma. Creo que se insiste aún demasiado en la forma en esta batalla de ideas. Por ejemplo, cada vez que aparece un “subversión” estética con nuestros símbolos, enseguida aparecen muestras de rechazo que parten, en mi opinión, de posturas demasiado estáticas. Esto, en mi opinión, refleja el profundo dogmatismo que existe en algunas zonas de nuestra sociedad a la hora de aceptar y entender el carácter histórico y necesariamente evolutivo de nuestra identidad. Y es que la verdad histórica es siempre una verdad en proceso de construcción, una búsqueda. Sin este sentido dialéctico estamos condenados al dogma.

        Los seres humanos somos entidades complejas, contradictorias. Aprender a lidiar con estas complejidades de forma dialéctica tiene para nuestra sociedad, por ejemplo en caso de ataque mediático, el beneficio de una buena plataforma anti-sísmica para un edificio: cuando viene el terremoto no aferra al edificio sino que fluctúa de forma dúctil con el terremoto, tratando de anular o disminuir el impacto de este. Nuestra identidad no debe convertirse en una reliquia, pues existen muchas formas legítimas de interpretar esa identidad. Cuando esto no se permite, entonces es que las apropiaciones se vuelven peligrosas, pues un sentido rígido de la identidad es fácil de atacar. Es como una persona sin anticuerpos. Y cuando esto sucede, entonces es cuando hay peligro real de asimilación, de anexión, de genuflexión simbólica, etc, casi más producto de la ignorancia que de alguna pre-meditada agenda ideológica.

        Durante mucho tiempo, nos hemos adaptado a ver una figura muy unidimensional de nuestro acontecer simbólico. El resultado es que muchos jóvenes dejaron de interesarse por figuras importantes de nuestra historia, por la sencilla razón de que no estaban autorizados a reinterpretarlas de acuerdo a su tiempo y circunstancias. Esta prohibición, sin embargo omitía el hecho de que, en realidad, nuestros símbolos de identidad y patrios son precisamente el resultado de coyunturas históricas concretas y no de actos divinos. Sin capacidad de reinterpretación, mueren. Estoy convencido de que cuando el joven abogado Fidel Castro anunció a Martí como el autor intelectual del Moncada, muchos que se llamaban martianos reaccionaron alarmados.

        Respeto las razones morales que asisten al Dr. Leal, y considero que debemos debatir más en torno a esto. Está hablando alto y claro sobre sus creencias más profundas y eso tiene toda mi admiración. Pero coincidiendo tanto como coincido con esas motivaciones, 1) no creo que justifiquen detener el curso de la historia, 2) no se pueden emplear para negar las razones de otros, también patriotas y buenos cubanos, pero con una perspectiva distinta sobre el significado y trascendencia de nuestro espectro simbólico. No tener delantal con la bandera cubana no es una pre-condición para arriesgar la vida por ella.

    • Cubano de Cienfuiegos dijo:

      Pues me disculpan pero no estoy de acuerdo con usted ni con el Doctor Eusebio que lo respeto y respeto su trabajo y opinion valga la redundancia, pero si es verdad que en ocaciones se usa con fines de lucro y los podemos ver en las tiendas de Artex(que no son particulares) y en algunos artesanos pero tambien que lindo ver cuando un niño usa una playera con nuestra bandera y en simbolo de aprecio y orgullo se toma una foto señalandola como suya, yo particularmente no tengo una Bandera propiamente dicha y no tengo una prenda con Ella estampada cosa que adoraria y orgullosamente usaria y me haria sentir, que lindo ver que cuando nuestros deportitas ganan una medalla o solamente se netregan en el terreno en cualquier parte del mundo hay CUBANO sentado en la grada con un atuendo con nuestra Bandera mostrando apoyo, realmente me encanta y no es un problema comercial verla cada vez que cruzo una esquina y alguien la porta orgullosamente en una gorra, pullover, short es como una reafirmacion de que ahi va un CUBANO QUE LA ADMIRA a esa por la cual tanta sangre se derramo es mi humilde opinion

      • olema dijo:

        Estoy de acuerdo contigo CUBANO de cienfuegos

      • Victor SA dijo:

        DE ACUERDO TOTALMENTE, SI NOS PRIVAN DE ESO, VEREMOS ENTONCES OTRAS BANDERAS PULULAR POR NUESTROS CAMPOS Y CIUDADES SOBRE TODO EN LA VESTIMENTA DE LOS JÓVENES Y POR AHÍ HAREMOS QUE LA BANDERA CUBANA SEA INALCANZABLE. UNA COSA ES EL MERCANTILISMO Y OTRA ES EL ORGULLO DE PORTARLA. ADEMÁS, POR LEY LA BANDERA TIENE SUS MEDIDAS Y SUS PARÁMETROS, PERO SI YO TENGO LA IMAGEN DE MI BANDERA EN UNA GORRA U OTRA PRENDA NO ES LA BANDERA EN SI SINO SU IMAGEN, OJO CON ESTO PORQUE SI NO LLEGAMOS, NOS PASAMOS. AHORITA SERÁ DELITO HASTA BESARLA.

      • LYM dijo:

        Yo pienso que si deben usarse con orgullo, nada hace mas por ese orgullo que eso y contrarresta esas imágenes de banderas de otros países que nos inundan, por supuesto en prendas respetuosas, no en delantales ni zapatos que la pisoteen , en cuanto al himno debo confesar que en la canción me estremece mas, hasta se me erizan los pelos, porque la misma letra ya te prepara para eso y me imagino que si estuviera fuera de Cuba las lágrimas saltarían de inmediato, es muy hermoso y emocionante ver a nuestros deportistas alzar su medalla cuando ponen esa canción.

    • Alfred dijo:

      En mi opinión, no creo que tener nuestra enseña nacional en un pulóver o una gorra sea ofensivo de alguna manera, al contrario, es como llevarla en el pecho, en el corazón, o en el segundo caso en la frente, en la mente. No pienso igual de llevarla en un delantal, que es una prenda para ensuciar, o en zapatos como si la estuvieran pisoteando, y también me parece ofensivo llevarla en alguna ropa interior… es mi opinión. Gracias

  • Jose francisco hernandez dijo:

    Por nuestra bandera se ha derramado mucha sangre, y esa sangre como decia marti, la lavo del anexcionismo. Ella solo puede flotar en el aire, como lo quisieron nuestros padres fundadores. No puede ser un bolso, un delantal u otra cosa. Estoy de acuerdo con Eusebio Leal. Gracias por el articulo. Las palabras de Leal son claras. Y precisas. Gracias.

    • Luka dijo:

      Respeto su criterio y el de Eusebio. Cada cual tiene una perspectiva muy personal de lo q representan los simbolos. No coincido sin embargo en q la sangre derramada haya sido por la bandera, la sangre derramada fue por las injusticias, por nuestra independencia, por un mubdo mejor para nuestros hijos y cierto es q la bandera “representa” eso pero no “es” eso. Soy del criterio de que los símbolos solo dicen lo q queremos q digan y lo q sentimos, el resto es solo idolatría y chovinismo. Mi bandera la qjiero y respeto por lo q siento cada vez q la veo o la uso no por protocolos que me quieran imponer. Saludos.

      • Alex dijo:

        Coincido contigo 100%

      • drago dijo:

        Me gusto tu comentario.

      • 3men2 dijo:

        Luka, la sangre derramada fue para hacer Patria y eso, por supuesto, es contra las injusticias, pero tantos caídos en nuestras guerras, héroes conocidos y otros no tanto, muertos en el campo de batalla, fue para hacer CUBA y CUBA es en buena parte su bandera, no es sólo un símbolo, es lo que nos identifica ante el resto del mundo, es nuestra idiosincracia y nuestra sangre… tú y los que te siguen están, y me perdonan, sumamente equivocados. Quiero que sepas que cualquiera de las guerras, ya sean mambisas o de los rebeldes, fueron para hacer Patria, primero una nación con sus propios valores, subyugada colonialmente y luego rehacer una Patria, que aunque existía como nación y reconocida en el ámbito internacional, también se encontraba subyugada económicamente, que es también una forma colonial y te resta independencia.

      • 3men2 dijo:

        Usar la bandera en prendas de vestir, mercantilizarla, es una falta tan grande, como repitir el himno 3 o 4 veces o más, como ocurre hoy en varias de nuestra escuelas…

      • Lula dijo:

        ¡A mí también me gustó mucho tu comentario! Ojalá muchos pensaran como tú.

    • Kmelot dijo:

      yo tampoco estoy deacuerdo con que la imagen del Che aparesca en prendas de vestir con fines lucrativos y turisticos.

  • Ramiro dijo:

    OJALA NOS DURARA 100 ANOS MAS EUSEBIO LEAL Y QUE ADEMAS SE MULTIPLICARAN A LO LARGO DE TODOS LOS MUNICIPIOS Y PROVINCIAS DEL PAIS
    Y MAS AUN EL LEGADO QUE NOS DEJE SIRVA COMO UN COMPROMISO MAYOR
    A LA CONTINIUDAD DE SU EXTRAORDINARIA OBRA A LO LARGO DE TODOS ESTOS ANOS.

  • Norma Courlaender dijo:

    Extraordinario ser humano. Nos sentiríamos muy orgullosos de contar con un Eusebio Leal en nuestro Instituto de Patrimonio Cultural en Venezuela.

  • Raul dijo:

    Lucido como siempre y patriota convencido, Don Eusebio tiene todavía mucho que hacer por La Habana y por Cuba. Deseo que tenga mucha salud y no le falte nunca la voluntad para seguir haciendo Patria

  • Ramiro dijo:

    Admiro mucho a este hombre. Me gustaría fumarme un puro compartiendo con él en una terraza de la Habana Vieja.

  • d dijo:

    muy de acuerdo con eusebio,,,,,,,han cogido los simbolos para lucro tanto en el estado como particular,,,,,,,el q haga un delantar de su bandera no la respeta…

  • Melanio dijo:

    Muy de acuerdo con eusebio acerca del uso de la bandera, pero él va por un lado y la realidad por otro. Ahora mismo la delegación deportiva a los paralímpicos lleva un pulover con la bandera cubana estampada a todo trapo y colores. Es una mala imitación de las licras con las que andan algunos y algunas con la bandera de EE.UU. estampada.
    Como dijo Raúl, “el que imita, fracasa”. ¿No hay en el INDER alguien con dos dedos de frente para haber evitado ese desaguisado?

    • XLRG dijo:

      No es sólo la delegación de los paralímpicos, también la de los olímpicos utilizó esa vestimenta. Otro ejemplo puede ser en La Rotonda de Guanajay (lugar típico del municipio), que destriparon para hacer un “¿monumento?” a los 5 héroes, y donde izan una bandera enorme y la dejan a agua, sol y sereno hasta que se desbarata por el viento

  • jorge dijo:

    Mis mayores respetos para un gran cubano,claro que la bandera no puede ser un trapo de cocina,siempre he admirado a este gran hombre que lleva a Cuba en su sangre y corazón,ojala que muchos de nuestros dirigentes tuvieran el sentido de cubania y honradez de este gran cubano,es sabido por todos los cubanos que tiene enemigos poderosos,pero eso es solo envidia a su verbo y ejemplo por la mediocridad de los otros,ojala que este gran cubano nos dure mucho y nos siga inyectando cubania con sus sabias palabras y que conste lo digo desde Miami……..Jorge………

  • Hector Pupo Velázquez dijo:

    “No estoy de acuerdo con que la bandera cubana sea un delantal”. Muy bien dicho, tendemos a copiar todo, o casi todo, lo extranjero.

  • VILLANUEVA dijo:

    Excelente artículo
    Por igual me uno al criterio del respeto a los simbolos patrios y evitar la vulgarización de los mismos cuando se emplean en medios o entornos inadecuados. De hecho basta ver como se manifiesta un por ciento nada despreciable del cubano cuando escucha el himno nacional o cuando en alguna institución se iza nuestra bandera o cuando se rasga desmesuradamente la “piel” de nuestra palma real. Existirán muchos ejemplos nada despreciables para reflexionar pero la familia, la escuela y todo el aparato cultural de l anación debe proyectarse en consolidar el amor el amor por nuestros símbolos y no por una cota mercantil que llena a veces a quien no es capaz de enseñar valores. No solo la escuela es suficiente. Para que la conciencia emerja sutil y savia hay que amar y comprender nuestra historia, concoer cuanto costó en vidas, riesgos y sacrificios el sentir el valor de nuestros simbolos. Basta estar fuera de Cuba y sorprenderse al escuchar nuestro himno o ver nuestra bandera ondear, eso emociona hasta el más pinto, entonces por qué no fortalecer y consolidar lo que garantiza nuestra identidad. Invito a leer y comprender el poema “Mi bandera” de Bonifacio Byrne
    Viva Cuba de amor y paz. De todos, con todos y para todos

  • FranciscoB dijo:

    Muy bien , de acuerdo como siempre con nuestro historiador y salvador de La Habana, pero hablando sobre nuestros símbolos patrios es que no hay banderas a precios que la poblacion pueda adquir, y menos otros simbolos como el escudo, si embargo vemos como hasta en el extranjero mucha gente los tiene. Fíjese en los dias patrios como ya no abundan en los balcones como antes. Será tan difícil subvencionar la produccion de estos símbolos? Puede la oficina del historiador impulsar un proyecto sobre eso?

  • Liuben dijo:

    Al uso inadecuado de nuestro símbolos patrios, añadiría la utilización arbitraria y sin fundamento de los nombres de los héroes y mártires de la historia. Es algo que merece una fuerte y seria regulación. Por ejemplo, ningún centro deportivo, y mucho menos recreativo, debería llevar el nombre de ningún mártir.

  • Rolando dijo:

    Admiro a Esusebio Leal., disfruto mucho de su conocimiento y todas sus interevenciones, necesitamos muchos como él. Le deseo su pronta recuperacion y salud eterna. Aún tiene mucho por hacer. Mis respetos y connsideraciones para él.

  • Prudencio dijo:

    Leal, yo también estoy muy de acuerdo con Ud.
    No quiero que mi bandera sea un delantal, ni un vestido ni una camiseta pues pienso que a los símbolos patrios se les debe guardar respeto.
    Por lo menos eso me enseñaron mis padres y maestros desde que nací y nunca voy a claudicar esos principios.

  • Luis Felipe Kindelán Abad dijo:

    Es triste poder disfrutar de la magistrales clases que nos ofrece es el programa andar La Habana en sólo diez minutos, ojala y este encuentro pueda divulgarse para toda la nación, pues cada intervención del querido Eusebio, es una inyección de cubanía, hace que los verdaderos cubanos, amemos más a la patria y reflexionemos sobre nuestro pasado que tanta sangre ha costado para tener lo que vivimos hoy, ojalá pudieramos disfrutar de Eusebio, en más espacios televisivos, para segrui educando a nuestro pueblo y las nuevas generaciones, para el mucha salud y que continue cultivando éxitos en su vida profecional y personal, Gracias Por Existir.
    Luis Felipe.

  • Marcelino dijo:

    Gracias Eusebio por aportar a consolidar la grandeza de la Patria y las convicciones y principios de todos los patriotas cubanos. A veces repetimos que hay que perfeccionar el trabajo político ideológico y seguimos con la misma rutina de charla sin contenido convincente, persuasivo, comprensible, etc. Eso que haces en cada momento de tu vida es un ejemplo de cuanto nos falta por hacer el más esencial trabajo político que podemos hacer con los hijos, parientes, amigos, vecinos, pasajeros con los que compartimos el viaje de una provincia a otra o la tarea diaria,etc. etc. Pienso que quien te escucha crece como patriota y en sus argumentos que lo hacen consciente defensor de la soberanía y del
    proyecto social cubano. En cada lugar te imito porque desde niño prendió en mi corazón el amor por la Patria. Nada que tenga que ver con mi Patria y sus hijos me ha sido ajeno. Soy un apasionado defensor de los símbolos patrios, incluyendo a los mártires y los héroes que aún lo son, como Fidel, el Che, Camilo y otros. Me he ocupado de que mi nieta, de cinco añitos, los conoce y canta el himno nacional completico. Cuando me lo cantó por primera vez, algo pasó en mis ojos. Algunos dicen que esta es la época del conocimiento, otros del conocimiento y de la innovación. Prefiero interpretar que es la época de la guerra de los símbolos, que la humanidad no puede perder, porque nos va en ello la supervivencia humana.

  • Alejandro dijo:

    Muy de acuero con Eusebio. El hombre tiende a perderse en las ramas y no va al centro del problema. El problema no está en que un cubano se ponga una camiseta con la bandara de EEUU, el problema es que no conozca su cultura o no lo haga sentirse orgulloso. Actualmente veo un fenómeno que para mi es más peligroso y es que estamos perdiendo lo que desde mi punto de vista son las dos cosas que definen a un cubano a nivel mundial, la pelota y el son, a uno lo estamos perdiendo por el futball y al otro por el reguetón.
    No podemos esperar ganarle a EEUU haciendo más camisetas con la bandera cubana, tenemos que ganarle haciendo lo que sabemos hacer, música cubana, que por mucho que ellos quieran no lo podrán hacer mejor que nosotros, y jugando bien a la pelota para que nos respeten en el deporte, solo así los cubanos se sentiran orgullosos de su cultura y llevar una prenda con la bandera de EEUU no tendrá la menor importancia.

  • Reynier dijo:

    100 de acuerdo con Eusebio. Una persona más imparcial no podría darnos tamaña cátedra. No podía ser otro. Nuestra bandera, vivamos en cualquier punto cardinal del planeta, estemos de acuerdo o no con las políticas que se manejen ahora o se manejaron ayer, es nuestro más sagrado pasaporte, no hay algo más maravilloso que, estando lejos de la Patria amada, verla ondear.

Se han publicado 138 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también