Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Transplantes de hígado en Cuba: una historia de esperanzas

| 29 |
Pedrito y su madre cumplen las medidas sanitarias que les permitirán regresar pronto a su casa.Foto: Aillen Infante Vigil/ Juventud Rebelde.

Pedrito y su madre cumplen las medidas sanitarias que les permitirán regresar pronto a su casa.Foto: Aillen Infante Vigil/ Juventud Rebelde.

Meses atrás Pedro Isaac Fonseca Calzadilla tuvo que despedirse de su escuela secundaria en Sagua de Tánamo, Holguín, y de sus compañeros de juego para cuidar de su salud. Una cirrosis hepática detectada con solo 14 años le cambió para siempre la vida a él y a sus familiares más cercanos.

El 27 de enero Pedrito ingresó en el Servicio de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplante (SCHT) del Hospital Pediátrico William Soler, y solo 13 días después entraba al quirófano para recibir un nuevo hígado. Luego de casi 18 horas en el salón, hoy muestra con orgullo la cicatriz salvadora que le devolvió las esperanzas.

Según el doctor Ramón Villamil Martínez, especialista de primer grado en cirugía pediátrica y jefe del SCHT, este tipo de trasplante resulta una cuestión de vida o muerte porque, a diferencia de los riñones, para el hígado no existe ningún dispositivo artificial capaz de sustituir sus funciones a plena capacidad.

Tras varios años de estudio, a finales de 2005 se dieron los primeros pasos para la creación de este servicio en el Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras, donde tuvieron lugar las dos primeras intervenciones. El traslado para su sede actual en el William Soler ocurrió en junio de 2006 y desde entonces ya suman 82 los trasplantes hepáticos realizados en sus instalaciones.

«El SCHT constituye una de las estructuras más importantes de la institución médica y centra su atención en infantes con enfermedades hepáticas crónicas irreversibles que requieren de un trasplante, u otros como tumores y malformaciones en las vías biliares que necesitan algún tipo de intervención quirúrgica», afirmó el también fundador del servicio.

Únicos de su tipo en el país, los departamentos de Hepatología y Cirugía hepatobiliopancréatica del Pediátrico capitalino reciben a diario a decenas de pacientes para su evaluación y tratamiento definitivo. «En el caso de las afecciones más severas e irreversibles se procede a su inclusión en el programa de trasplante, que engloba, además, a otros cuyo tratamiento no resultó efectivo», agregó Villamil Martínez.

Trasplante adentro

Una vez detectada la patología y valorada su magnitud, el tiempo de espera por un trasplante puede variar y depende de muchos factores como —y principalmente— la urgencia del paciente. «En este caso de peligro inminente para la vida, los especialistas del programa nacional de trasplantes desencadenan el protocolo de emergencia cero para hallar un donante en cualquier lugar del país en la mayor brevedad posible», aseguró.

Asimismo explicó que en este caso o ante la aparición de un donante voluntario fuera de La Habana, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional aúnan esfuerzos con el SCHT para garantizar un rápido y seguro traslado del equipo médico y el órgano hacia el paciente que lo necesita, con el objetivo de disminuir al máximo el tiempo de exposición del órgano y de espera del enfermo.

Para los especialistas consultados, el de hígado constituye el proceder más complejo, debido a las características anatómicas del órgano —muchos vasos, arterias, venas hepáticas y vías biliares extremadamente frágiles—, y porque al tratarse de la especialidad de Pediatría se vuelve mucho más difícil el proceso de encontrar un donante compatible con las características biológicas del paciente.

Ante tal situación, el equipo multidisciplinario liderado por el doctor Villamil Martínez implementa tres técnicas para realizar los trasplantes que necesitan sus pequeños pacientes: el donante vivo, la reducción hepática y el split o la bipartición hepática.

«Amparada por la ley cubana, la primera comprende la disposición de cualquier familiar para ceder al paciente un fragmento de su propio órgano; la segunda reduce el tamaño del órgano hasta obtener el fragmento más idóneo, y la tercera consiste en la división del hígado, según el peso y tamaño del mismo. Esta última posibilita un trasplante doble», resaltó.

Sobre las complejidades de este vital proceder, el también especialista de primer grado en Cirugía pediátrica Frank Rodríguez Rodríguez, quien desde hace un año garantiza la rápida y eficiente extracción del hígado que se trasplantará, aseguró que el mayor peso recae en la formación metodológica y práctica del personal que interviene en cada paso.

«Nuestra mejor arma es la preparación; sin esta no habríamos podido sortear ninguno de los obstáculos que a menudo enfrentamos. Este proceder, realizado siempre contrarreloj, demanda toda una infraestructura y organización milimétrica solo posible con la superación constante de cada uno de los integrantes del equipo», expuso el joven doctor.

Aún así, una parte considerable del éxito de la operación escapa de las experimentadas manos del equipo médico. «Si bien los parámetros de supervivencia oscilan entre un 88 por ciento al año de vida, y un 70 por ciento de tres a cinco, el proceder significa un cambio absoluto en el estilo de vida del paciente. Las posibilidades de complicaciones disminuyen en gran medida, pero no desaparecen completamente», aseguró.

Además, ante las probabilidades de rechazo, el paciente debe mantener una estricta y permanente disciplina con los tratamientos inmunosupresores para evitar la pérdida del órgano e incluso de la vida, y extremar las medidas higiénico-sanitarias para evadir infecciones que ataquen al ya deprimido sistema inmunológico de los trasplantados. Respetando estos consejos, aclaró, pueden desarrollar una vida armoniosa y normal sin ninguna limitación física.

Los médicos le han dicho a Pedrito que le quedan pocos días ingresado y ya el pequeño cuenta los minutos que lo separan de su casa, familia y comida preferida. Incluso anhela a sus compañeros de clases y los exámenes que le permitirán estudiar Contabilidad el próximo curso. Desde el 9 de febrero la vida le sonríe de nuevo.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 29 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Reynaldo Feijoo dijo:

    Sólo una madre o un padre que viva esa terrible experiencia puede valorar la suerte que tuvo de dar a luz en Cuba. Cuando veo a padres irresponsables que se llevan a sus pequeños de Cuba “porque aquí no hay quien viva”, pienso en los millones de Pedritos que andan por el mundo y mueren a diario por enfermedades curables, drogas o violencia (también en los EEUU o la Yuma como le suelen llamar “cariñosamente” los vendepatrias que prefieren que sus hijos se expongan a los males del mundo para satisfacer sus más bajos deseos) cuyos padres y familiares hubieran deseado en ese momento ser cubanos y vivir en Cuba. Si Cuba ofreciera sólo eso ya valdría la pena nuestro sistema socialista. Si no que se lo digan a los familiares de Pedrito.

    • Manolo dijo:

      Hay algo que se llama Declaración Universal de los Derechos Humanos, que data de año 1948, que incluye el derecho a la salud como obligación de todos los estados firmantes, donde Cuba fue uno de los estados signatarios desde tan temprana fecha.
      Por ende, todos los gobieernos civilizados en el mundo tienen el deber moral y obligación de garantizarles una atención de salud básica a su población, de ahí que no lo hagan por diversos motivos es otra cosa.

  • Osmany, Rey y Kelvis dijo:

    que felicidad para las familias cubana, gracia a la medicina y a los doctores tan bueno que tenemos sin millones

  • Alexander dijo:

    VIVA CUBA y sus Médicos coño ! Cuba es la esperanza de un mundo mejor , más humano y debémos defender los logros alcanzados por la revolución .

    • Andrew dijo:

      Estas cosas buenas del sistema cubano, no se pueden negar, ni esconder y son de las que dan fuerza y agradecimiento para resistir las dificultades. Le deseo muchos más éxitos a este equipo médico y mucha felicidad a Pedrito, a su madre y a toda su familia.

  • jsrv dijo:

    q dios le de a pedrito la felicidad q su madre le devolvió con “un pedazo de ella”. gracias médicos cubanos, gracias.

  • gabo dijo:

    Por eso jamás se me olvida el amor ,miedo de perder um enfermo cuando estudié y trabajé en la cuba linda,digan lo que digan en cuba si la vida tiene valor,con todas las dificultades,que se pronuncien los que estudiamos en cuba y los cubanos mareados que hay por el mundo.viva cuba heroica,desde el África de los pobres les saludo.

  • Claudia dijo:

    Es una gran satisfacción saber que contamos con todos estos avances en la medicina, es tranquilidad para todos nosotros. Vivimos en un país que si algo hay que destacar, es la humanidad de nuestros profesionales, que sin nada a cambio te ofrecen lo mejor y que mejor señores que salvar vidas……………

  • Eduardo dijo:

    Esto es parte de la grandiosa e inapreciable dadiva de nustra gran revolucion cubana.

  • abby dijo:

    pienso que si bien todos merecemos q se nos haga una operacion de este tipo,en caso de necesitarla. Los niños son los q mas lo merecen,ellos no han podido vivir y disfrutar la mayoria de los placeres de la vida.
    Gracias Cuba

  • Eduardo dijo:

    Esto es parte de la grandiosa e inapreciable dadiva de nuestra gran revolucion cubana.

  • shampmontero dijo:

    Caramba, es una noticia que le saca las lágrimas a cualquiera. Soy Holguinero y mi niño es atentido en este Hospital y cada dáa me siento más agradcido de mi Patria, de mi Revolución y de los profecionales que ponen tanto en empeño en salvarte, hasta convertirse en parte de tu propia familia. Como dijo nuestro Comandante en Jefe, UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE.

  • El niquereño dijo:

    Estas son las maravillas de nuestro hermoso país y nadie podrá cambiarlas porque nosotros los cubanos las defenderemos al precio de cualquier sacrificio.

  • Ariel dijo:

    Sólo añadir que en el Hospital CIMEQ, también se realizan trasplantes hepáticos en pacientes adultos.

  • Ubelexis Rondón Cantero dijo:

    La medicina cubana es excelente, no es solo ciencia, es corazón, es humanismo, es ante todo la razón de ser de un gobierno ejercido por un pueblo, un pueblo que no olvida su pasado y está comprometido con su futuro.

  • APujada dijo:

    Esos son los valores y derechos humanos que defendemos y defenderemos al precio de cualquier sacrificio..
    GRACIAS A LA GENERACIÓN DEL CENTENARIO QUE NOS HIZO HUMANOS.

  • maikelm dijo:

    Digno reconocer los resultados alcanzados por Cuba en materias de salud. En todos los indicadores.

  • Yiry dijo:

    Hermosa historia con un final final. No tenia ni idea que existian los transplantes de higado. Un logro mas para la ya legendaria medicina cubana. Historias como estas y como las que ocurren a diario en hospitales como el oncologico, de la cuales soy testigo, me hacen admirar cada dia mas a los medicos y trabajadores de la salud . Bendiciones para ellos!!!!!

  • El obrero dijo:

    Gracias a Fidel por siempre.

  • alejandro dijo:

    Gracias Ariel por acordarte de nosotros, pues a pesar de ser el centro que mas trasplantes hepaticos ha hecho (mas de 200) nunca o casi nunca se nos tiene en cuenta. Seguiremos luchando a pesar de todo…

  • Ernesto dijo:

    Para Manolo :
    Si es cierto que eso esta escrito en La ley del Derecho Universal de cada ser humano pero la realidad es otra ,vivo en un pais de europa donde cada dia ,repito cada dia ese es el pan de muchos padres que cualquier enfermedad se convierte en una tragedia por no decir un transplante (donde la mayoria de ninos mueren por no tener como pagar no menos de 65 000 euros ).Gracias al sistema cubano ,que muchas veces lo criticamos ,pero cuando conocemos otro que nos cuentan que es bueno comprobamos que el nuestro es mil veces mejor .Me quito el sombrero antes nuestros medicos y trabajadores de la Saud .

  • Maite dijo:

    Historias como estas dignifican la medicina cubana, felicidades para Pedrito y su familia, reconocimiento a ese equipo de excelentes especialistas que desde hace algunos anos , ha devuelto la sonrisa a muchos de nuestros ninos haciendo realidad las palabras de nuestro Jose Marti :¨Los ninos son la esperanza del mundo.¨..

Se han publicado 29 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también