Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Las vidas de Isabel Santos

| 21
Isabel Santos. Foto: Rafael Solís.

Isabel Santos. Foto: Rafael Solís.

Por Amelia Duarte de la Rosa

De pequeña descubrió el cine y entonces el mundo —su mundo— comenzó a hacerse inmenso. Hoy la conocemos como una actriz, una gran actriz que ha logrado traspasar la frontera de lo real y convertirse en un referente de actuaciones cuidadosas y sentidas.

Podría tener cualquier nombre cuando la vemos llorar, sufrir, desgarrarse, reír o vivir en la pantalla, pero el verdadero es Isabel Santos, una de las mejores intérpretes del cine y la televisión cubana.

Isabel es un rostro muy fácil de distinguir en películas como Clandestinos, La vida es silbar, Miel pa­ra Oshún o más recientemente Vestido de no­via, y La pared de las palabras. Ha incursionado en la televisión pero es una mujer de cine, una actriz sincera, perseverante, que construye sus personajes como si en ello le fuera “otra” vida.

Perseverancia

Creo que siempre el mundo de poder actuar me interesó, lo que no conocía la palabra actriz, no estaba en mi cabeza, quizá no está en la cabeza de ningún niño. Me despertó mucho interés el carrito del cine móvil. Yo tenía muy poca edad, pero recuerdo que era un camioncito que tenía un proyector, iba por todos esos bateyes para llevar el cine. Entonces, todo el mundo sacaba su taburete y cuando llegaba el carrito móvil era una fiesta porque te ponían un documental, un noticiero y una película y a veces las películas se repetían, pero la gente volvía a verla.

Ver las proyecciones en aquella pantalla en la pared de un almacén donde había abono, fue fascinante para mí. Mi pasión por el cine después se hizo muy consciente pero tiene su raíz en mi niñez.

Llegar hasta aquí ha sido un camino difícil, primero por el lugar donde crecí. Nací el 4 de septiembre de 1961 en la provincia de Camagüey, pero nos mudamos a un batey de pocas casas, don­de no había luz eléctrica y la escuela era una casita de guano con niños de varios grados. Ya en cuarto grado pasé a la escuela del pueblo del central, que quedaba a dos kilómetros de mi casa y tenía que hacer ese recorrido todos los días. Des­pués la secundaria me quedaba en otro pueblo que se llama Minas y en noveno grado se hizo la captación para la Escuela Nacional de Arte (ENA), tuve mucha suerte, me hicieron la prueba y aprobé… en fin, pasé mucho trabajo pero eso es querer lo que uno se propone en la vida… He sido muy perseverante y también se lo debo mucho a mi madre.

En la ENA teníamos excelentes profesores, que nos hacían sentir orgullosos. El profesor era como un espejo, no solamente impartía la clase, nos enseñaba lo que era la disciplina y el rigor en esta carrera, que es muy difícil.

La formación en las escuelas de arte es algo que, en este momento, me preocupa muchísimo. Claro, cada generación es diferente, la mía fue muy luchadora y soñadora. Queríamos de verdad ser mejores, no había una competencia agresiva ni envidiosa, ni se sacaba la parte mala del ser humano. Los años 90 acabaron con eso, fue un momento muy duro para el país y la pirámide se invirtió.

Ahora, a esos profesores que son ancianos y están en sus casas, yo les tocaría la puerta y le diría “usted tiene este salario y quiero que forme nuevas generaciones”. No solamente de sueños vive el hombre, pe­ro creo que hay que tocar las puertas, no me canso de de­­cirlo, hay que atender a los artistas que nos quedan.

Actuar es robar vidas

A un actor lo define la verdad absoluta, la sinceridad, el no traicionarse. Vivimos muchas vidas y tienes que ser muy observador, ver lo que te rodea porque entras en la piel de otro personaje. Yo actúo de mis vivencias, soy una robadora de vida, lo hago inconsciente.

Puedo estar en una reunión, en una fiesta o en un velorio y empiezo a guardar información en un disco duro y un buen día cuando tengo un personaje hay un bombillo que me hace ¡tac! y ahí lo tengo. Además, cada vez que construyo un personaje tiene una música diferente. Son ejercicios que te enseñan en la escuela y que, cuando los practicas mucho, los haces sin darte cuenta, pero hay que estudiar mucho, no es pararte delante de una cámara y ser siempre el mismo.

Salir en una pantalla no te define como un actor ni bueno ni malo. Ser actor no es un juego, los medios no son un juego, hay quien dice “el que tenga los medios tiene el poder”, pero cuánto daño hacemos con las personas que no se saben dirigir a la población, en la música que ponemos, en cómo se visten… eso marca tendencias.

Yo siempre tengo buenas relaciones con todos los actores que trabajo y si no la tengo la busco, muchas veces lo logro, otras no. Pero los actores cu­banos, por lo menos los de mi generación somos muy solidarios y nos apoyamos cuando estamos en una película y cada uno se va contando su historia para que una maquinaria pueda engranar en otra.

Personajes

Isabel Santos y Jorge Perugorría en La Pared de las Palabras.

Isabel Santos y Jorge Perugorría en La Pared de las Palabras.

Con los personajes puedes sufrir mucho o no, porque estás haciendo otra vida, que quizá tiene puntos de contacto contigo. A mí hay personajes como el de La pared de las palabras que me tuvo casi dos meses en un estado de silencio y no porque yo me lo propusiera, sino porque para una madre perder un hijo es terrible y en la película desde que comienza se dice que Elena va a perder a su hijo. Yo creo que nunca me propongo ese estado de ánimo pero me lacera.

Todos los personajes me han marcado. Una vez una amiga me dijo que maltrataba mucho mi físico y es que cada personaje te exige cosas diferentes. Pa­ra la película que acabo de filmar con Lester Hamlet, Ya no es antes (título provisional), basada en la obra de Alberto Pedro Weekend en Bahía, donde comparto rol con Luis Alberto García, yo quería tener una gestualidad diferente que no es la mía, sino la de una mujer que todo el tiempo se toca la cabeza y por eso me corté el pelo.

Engordar para una película, bajar para otra, po­nerte lentes que son tan agresivos para los ojos…sí, yo creo que me he agredido mucho físicamente, pero pa­ra mí eso es un disfrute porque yo trato —no siempre lo logro— que cada personaje tenga su mundo.

Tengo una edad difícil, ya no soy la protagonista, pude protagonizar muchas películas cuando era jo­ven pero ahora los personajes son otros y ese mo­mento que me dan tengo que aprovecharlo al máximo. El personaje secundario lo tengo que hacer como si fuera el protagónico porque no sé si lo van a cortar, tengo que entregar mucho para lograr que mi escena no se la lleve el director.

He disfrutado todos mis personajes. A partir de que termino, el personaje ya no es mío. El último día cuando dicen corten, yo me estoy quitando la imagen del personaje, porque quiero que para el espectador sea una sorpresa. Inmediatamente cambio y llego a mi casa muy feliz por haber hecho otra vida, por vivir otro proceso y por saber que estoy haciendo lo que me gusta y no por un premio, sino por el aplauso.

Premios… Aplausos

El público cubano es muy inteligente y siempre eres por lo que ese público que te ha aplaudido, para muchos sigo siendo la muchacha de Clan­destinos y voy a cumplir 55 años, eso no se paga con nada, ese es mi aplauso, ese es mi público natural. Podré tener premios de otras partes, pero mis dos corales son muy importantes y los aplausos del público cubano.

Cuando se hizo la premier de Vestido de novia, en el Chaplin, en un momento de la proyección la gente empezó a aplaudir, eso sí fue un premio, te das cuenta que el cine vibra aunque la gente no ha­ble.

Los premios los tengo en un tablón, algunos están más descabezados, otros menos, pero cada uno tiene un valor sentimental. Eso sí, a veces vienen cuando menos lo esperas.

Actriz y documentalista

La figura del director es fundamental. Yo creo en el director que es capaz de decir qué hará Isabel Santos con este personaje que no tiene nada que ver con ella. Ahí están los grandes directores. Me gustan que me dirijan, que me pidan cosas difíciles, yo siempre lo comparo con la plastilina, el actor tiene que ser dúctil, ser un material moldeable y tratar de hacer cosas diferentes para que el director tenga varias opciones.

El vínculo entre el actor-director es mágico. Creo que de todos los directores con los que he trabajado he aprendido.

El fotógrafo también es fundamental para mí en una película y los grandes fotógrafos te enseñan mucho. Eso me ha llevado a veces a querer contar historias pequeñas en un documental.

Yo sé que soy actriz, no realizadora porque el intrusismo como lo critico me cuesta trabajo y cuando aparece una historia me digo: la tengo que contar. Pero una mujer documentalista andaría todo el tiempo buscando historias, yo no, un día aparece una y la cuento.

Hasta ahora he realizado tres documentales: San Ernesto nace en la Higuera; luego pasaron diez años para que se me ocurriera Viaje al país que ya no existe con Iván Nápoles en Vietnam; y ahora acabo de terminar uno que se llama El camino de la vida, que se trata de la vida de Isabel Álvarez Morán, una sobreviviente del Cerco de Le­ningrado que vive en Cuba con 93 años; se es­trena ahora en marzo.

Es una historia de 35 minutos pero muy conmovedora sobre una mujer que, además, me ha enseñado muchísimo. Ha sido una vida que sé que me voy a robar porque es una mujer que lo ha perdido todo y sin embargo, la vida es muy importante.

Cartel de documental San Ernesto nace en la Higuera.

Cartel de documental San Ernesto nace en la Higuera.

Isabel

Con esta edad, hay cosas que yo daría la vida por te­nerlas y sé que no las voy a tener nunca… Quisiera regresar a mi padre, desearía volver a sentarme con todos los amigos que no están, lo necesito. A veces levanto el teléfono y digo ¿qué número mar­co? … ¡Si yo tuviera la capacidad de volver a empezar y lograr que mis sueños se hicieran realidad! pero esa es la vida, te da y te quita.

Mi vida ha sido trabajo, creo que he sido muy consecuente con lo que pienso. Eso sí, me ha costado mucho, me ha costado pérdidas tremendas, en todo sentido.

Tuve un sueño y lo he cumplido. Cuando pasan los años te das cuenta que hay una obra consagrada con sacrificio y un aplauso que te ha dado el público, ya con eso te digo que mañana me puedo morir.

Creo que cumplí y que logré el sueño más grande que tuve siendo niña que era verme en esa pantalla como en el carrito de cine móvil. Yo lo logré y eso me hace ser una mujer feliz.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • FELA dijo:

    Es bueno que se hable de nuestros actores y actrices y mas con estas primeras figuras
    Aveces no tenemos en cuenta para nada los que se jubilan, sólo en el Programa entre amigos de la TV, miércoles 8.3o CUBAVISION, es que se recuerdan de algunos

  • chipojo dijo:

    Isabel, es especial, forma parte de mi mundo que no he perdido, creo que nunca te perderé

  • REFLEXIVO dijo:

    Siempre me ha gustado Isabel Santos y pensar que la atendí enel Cuerpo de Guardia del Calixto García cuando aquel grupito comenzaba. Eran un grupito de jóvenes bulliciosos. Los conocíamos, pero no sabíamos que iban, algunos de ellos a ser tan buenos.

  • juanca2004 dijo:

    Para mi es y seguirá siendo la mejor actriz cubana de mis tiempo, ojalá algún día tenga la dicha de poderla ver personalmente y felicitarla por todas sus actuaciones, y por el regalo que le ha hecho al público que tanto la quiere y la admira. Para ella mis felicitaciones, admiración y respeto.

  • Otra Cubana dijo:

    Isabel, siempre estarás entre mis ídolos de las actrices y del cine cubano, gracias por regalarnos tu presencia, tu actuación, sigue luchando por lo que piensas, como tú habemos muchos, cada uno desde su lugar….FELICIDADES

  • José Román dijo:

    Isabel Santos..yo la recuerdo más como la Amalia de Algo más que soñar.

  • Félix Flores Varona dijo:

    Es posible que ni un granito de arena haya podido poner yo en la formación de Isabel. Fui su profesor de Inglés de octavo grado en la ESBEC Campaña de la Reforma (Sola 5) y nunca la pude olvidar entre tantos que jamás supe qué había sido de su vida. Ahora tengo la explicación: era especial. Cuando me podía percatar que andaba en otro mundo la llamaba: “Santos Téllez” y la regresaba a la realidad (lo que nunca debí haber hecho pero a los 17 no se tienen muchas luces). Luego creció tanto que está al alcance de todos. No le recuerdo un personaje con el que no me haya convencido de ser otra. Hacer feliz a los demás es gran empresa y ella la ha realizado de manera triunfal. Recibí con mucho beneplácito la noticia de su nominación para el Premio Nacional de Cine. Y es que ya ella nos pertenece a todos los cubanos, se ha convertido en nuestra Isabel Santos, a quien hace rato dejé de agregarle el “Téllez” para impresonarla. Ahora la maestra es ella y le deseo, de todo corazón, muchos más éxitos. Un beso y un abrazo grandes desde Escocia.

  • Edy dijo:

    Ella, Eslinda Nuñez, Veronica Lyn, Blanca Rosa, Luisa Maria Jimenez, Paula Ali ,Yuliet Cruz, y otras son lo mejor que tenemos

  • el médico dijo:

    ISABEL, ERES UNA DE LAS GRANDES ACTRICES DE ESTE PAÍS Y DE ESTE CONTINENTE.
    SI SUPIERAS CUANTOS CUBANOS TE IDOLATRAN Y TE QUIEREN COMO ALGUIEN MUY CERCANO QUIZÁS NO SENTIRÍAS TANTO LAS AUSENCIAS.
    DESDE LA TV EN ALGO MAS QUE SOÑAR Y TODAS LAS PELICULAS QUE HEMOS DISFRUTADO TANTO. NO LO DUDES QUE SIEMPRE LOGRAS SORPRENDERNOS Y ENCARNAR TUS PERSONAJES DE UNA MANERA MUY CONVINCENTE.
    DECIDISTE QUEDARTE AQUI. CON NOSOSTROS Y ESO SIEMPRE TE LO AGRADECEREMOS. FIJATE QUE DIGO …TE LO AGRADECEREMOS Y NO… …..SE LO AGREDECEREMOS…. PORQUE ERES DE LA FAMILIA. GRACIAS POR EXISTIR, GRACIAS POR ACTUAR, GRACIAS POR SEGUIR ENTRE NOSOSTROS.

  • Marudid dijo:

    Isabel siempre te he admirado desde aquel serial de algo más q soñar y siempre he amado cada cosa q has echo solo te comparo con justa Mirta Ibarra para mi ustedes son grandes y han brillado por lo q son súper buena s actrices y por sobre todo ser grandes cubanas q puedas seguir brillando se te quiere mucho, mucha salud y larga vida

  • lucy dijo:

    es esa persona que siempre uno persigue la pelicula cuando sabe que es ella dentro del elenco que trabajan en la pelicula, desde clandestinos empapada en agua , sujetada por aquellos policias , Somos sus admiradoras y digo que en mi casa y en muchas casas de Cuba sabemos que tenemos a Isabel santos ahi , dando cada dia un personaje que convence a todos,La felicito,

  • Roberto Garcia Segarra dijo:

    eres una persona maravillosa y capaz de tener la sensibilidad y las cualidades que tiene un actor en la vida personal y profesional , es una lastima que que todos aquellos de tu generacion no tengan la misma capacidad de hacer valer su dignidad y principios como lo hiciste tu de lo cual tu pueblo te admira y respeta con un premio que es el APLAUSO Y EL RESPETO POR TUS ACTUACIONES

  • EL TITAN DE BRONCE dijo:

    PARA MI UNA DE LAS MEJORES ACTRÍCES CUBANAS……..Y MUY BELLA A PESAR DE TENER ESA EDAD.

    ¡QUE CLASE GENERACIÓN LA DE ISABEL!

  • marisleidy dijo:

    Para usted mis gratas felicitaciones por cada interpretación, cada personaje. Su identidad como mujer es ejemplo para muchas, tu historia es conmovedora y real,siempre tan natural que es lo mas importante. Tu perseverancia y tu impetud son ejemplos a seguir para mi. Para ella mis respetos y admiración de una fiel admiradora.

  • yoleisy dijo:

    HOY BRILLA NUESTRO CINE EN EL MUNDO GRACIAS A USTED Y A MUCHAS MAS COMO ALINARODRIGUEZ A PESAR DE QUE YA NO ESTE MERECIDA SON TODOS LOS RECONOCIMIENTOS QUE SE LE HAGAN LLEGAR.
    SANTOS- SATISFECHOS DE DISFRUTE ESTA NUESTRO CINE POR SU DEDICACION Y OBRA , AGRADECIDO NUESTRO PUBLICO DE CONTAR CON USTED ,ASOMBRADOS NOS QUEDAMOS DIA A DIA CON SUSOBRAS LA FELICITO NO HAY ESTRELLA MAS GRANDE DEL CINE QUE USTED

  • Gloria Gabriela Caso Vázquez dijo:

    Te felicito Amelia Duarte de la Rosa por tan significativo artículo sobre algunos aspectos de la vida de esa grande “Isabel Santos”. Me uno a los commetarios de los que me han antecedido sobre que estamos en presencia de una de las mejores actrices cubanas con gran talento y magia al interpretar cualquier personaje, tal vez sea cierto lo que ella expresa que el pueblo la sigue recordando como la muchacha de Clandestino, pero yo que la he podido ver en otras papeles, la recuerdo en otros no mencionados como la Casa Grande, nada que “Isabel Santos” que eres grande entre las grandes y por favor sigue en tu andar y sobre todo aunque con esas carencias sigue siendo una MUJER FELIZ.
    Gloria Gabriela

  • Emmy dijo:

    es admirable Isabel.para mi ella junto a Luis Alberto Garcia.es una combinación perfecta en la pantalla grande. a mi entender es una de nuestras primeras figuras del cine cubano y ver una pelicula en que ella trabaje ,siempre es vivir una experiencia maravillosa.Gracias Isabel

  • Grahp89 dijo:

    Mi aplauso sincero y cariñoso para la Primerísima actriz de Latinoamérica, como una vez la catalogara el excelso crítico Rufo Caballero. Bss a Isabel Santos de Cuba.

  • LYM dijo:

    Yo me uno a estas muestras de admiración, desde tus primeras actuaciones siempre estás entre mis favoritas, y tu sencillez me conmueve, hace poco cuando te invitaron junto a Olga Tañon fuiste como eres y homenajeaste a la invitada junto a Edith y otros en 23 y M, sin embargo otro invitado que estaba se fue lo cual consideré una grosería mayúscula y un creerse cosas y me molesté muchísimo y me decepcioné también de él, no lo menciono pues no vale la pena.

  • Rebeca dijo:

    Una gran artista, impresiona con sus actuaciones, pero sus papeles en Clandestino y Algo más que soñar, oh, para mi los mejores, éxitos miles y mucha salud para ti, una camagüeyana que admira tu trabajo.

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también