Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

“En Liberia vi desaparecer a familias enteras”

| 21 |
Dupuy (en primer plano) durante la visita a un hospital en Liberia.

Dupuy (en primer plano) durante la visita a un hospital en Liberia.

Juan Carlos Dupuy Núñez es uno de esos hombres a los que la vida y su profesión los obligan a jugarse la vida en beneficio de otros. Es médico, es cubano, y esa combinación deriva en un altísimo sentido de la solidaridad.

Graduado en 1991, Dupuy ha trabajado en laboratorios clínicos e hizo un Diplomado en Gerencia en Salud, que ha sido su especialidad. Actualmente se encarga de atender los 13 hospitales de Villa Clara en la Dirección Provincial, y su expediente internacionalista da cuenta de seis misiones: cuatro de emergencia (Guatemala, Perú, Paquistán y Liberia), una de Servicios Médicos Cubanos en Nigeria y un Programa Integral de Salud en Eritrea.

Fue justamente en Liberia, contra el ébola, donde debió enfrentar el combate más peligroso de su existencia. Allí, donde la gente se moría a montones, llegó en octubre de 2014 y no volvió hasta marzo del año siguiente, con el orgullo del deber cumplido. Antes de eso, jamás había vivido una experiencia tan conmovedora.

“Vi gente muriéndose y vi gente muy contenta porque sobrevivía. Vi niños quedarse sin padres y familias enteras desaparecer. Me acuerdo que en una ocasión estuve en una sala con ocho personas y solo dos de ellas sobrevivieron. Eso sucedió al principio. En la medida que fuimos diagnosticando y tratando oportunamente los síntomas de la  enfermedad, la letalidad fue menor. Los pacientes llegaban mucho más rápido a las Unidades de Tratamiento de Ébola (UTC), que era donde trabajábamos los cubanos, y podíamos ponerles hidratación precoz, medicamentos que combatieran la posible infección y la malaria. La esencia era prevenir la enfermedad tempranamente para tratarla oportunamente, porque el porciento de mortalidad es muy alto en caso de diagnóstico tardío”.

¿Tuviste miedo de infectarte?

-Tenía mucho miedo y lo he dicho siempre. Nosotros le llamamos al ébola el “enemigo invisible”. Es una enfermedad que se transmite por contacto directo, pero sin descartar las vías respiratorias. El virus entra por los oídos, los ojos, la boca, la nariz; es decir, por las mucosas. Por eso es esencial lavarse las manos constantemente, entre 40 y 60 segundos, que es lo que no hace casi nadie. La clave es la higiene. El miedo se fue perdiendo con la confianza que nos dio el tiempo, por la preparación. Mis amigos me decían que si algo bueno yo tenía era el ser muy meticuloso. Pero los dos primeros meses fueron muy estresantes. A diferencia del personal médico que permanecía en las UTC, nosotros teníamos que hacer muchas gestiones fuera de allí, sin traje. Nos tomábamos la temperatura diariamente con equipos infrarrojos, al entrar y salir de las unidades y de los dormitorios. Pero los que llegamos resistimos los seis meses, y solo sufrimos dos bajas médicas, por hipertensión arterial.

¿Cómo te seleccionaron para ir a Liberia?

-Ya tenía una experiencia acumulada. Yo pertenezco al contingente médico Henry Reeve, que se creó el 19 de septiembre de 2005 para atender a las emergencias relacionadas con desastres naturales como huracanes, lluvias intensas y deslaves. Mi primera salida como parte de esa brigada fue días después de su fundación, rumbo a Guatemala, afectada por la tormenta Stan. Tras estar como 15 días allá, me llamaron urgente para presentarme en La Habana porque había otra misión para nosotros, que terminó siendo Paquistán. Allá se había producido un terremoto devastador que provocó miles de muertes y afectaciones. Paquistán solicitó ayuda internacional y nosotros acudimos a lo que denominamos “nuestro bautismo de fuego”. Fuimos aproximadamente 2500 colaboradores (médicos, enfermeros, técnicos de la salud y personal de apoyo), se atendieron más de un millón 800 mil casos, se realizaron 14 mil 500 operaciones y un grupo significativo de asistencias relacionadas con la Rehabilitación. Estaba como jefe de misión en Arabia Saudita, contratado por la modalidad de exportación de servicios médicos cubanos, y recibíamos preparación cuando surge la emergencia del ébola en tres países de África Occidental: Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakry. Me preguntaron por mi disposición de ir, dije que sí y me enviaron allá. Lo único que conocía de ese país era que existía un futbolista nombrado George Weah y que Michael Jackson tenía una canción llamada “Liberian Girl”.

¿Te habías arriesgado tanto antes?

-Nunca. Uno acude a otras misiones y siempre ‘se la juega’ al final de cuentas, pero el riesgo está más controlado. El ébola es muy letal. Alrededor del 80 o el 90 por ciento de quienes lo contraen, mueren. Nosotros nos preparamos en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” con el profesor Jorge Pérez y su equipo, así como en la Unidad Central de Cooperación Médica, dirigida por la doctora Regla Angulo. Incluso vinieron expertos de la Organización Mundial de la Salud, provenientes de los países afectados, a darnos un entrenamiento intensivo de más de dos semanas. Así que adquirimos mucho conocimiento sobre el tema, pero el peligro de contagio siempre está latente.

¿Qué funciones desempeñaste allá?

-Fui como coordinador del grupo y salí primero que el resto de los colaboradores, junto con el segundo jefe de misión (vicecoordinador), un logístico y un económico. Organizábamos los turnos de trabajo, las condiciones, revisábamos las historias clínicas. Al inicio visitábamos la UTC donde trabajaría la Brigada Médica Cubana, incluyendo la revisión de los flujos, sobre todo en la zona roja. Llegamos allí como una avanzada para crear condiciones para el resto de los que irían. Y te digo: cuando uno llega y ve ese panorama horrible, se asusta. Llegamos con la epidemia en pleno apogeo. Encontramos una cruz marcada en cada casa donde había infectados.

¿Y eran la mayoría de las casas?

-No eran muchas, pero las calles estaban desiertas en la misma Monrovia. En los tres países donde estuvimos los cubanos, el Ébola alcanzó las capitales y por eso hubo tantos fallecidos (cómputo total: 10 mil fallecidos y entre 20 y 25 mil infectados). En Liberia fue especialmente letal (alrededor de un 60 por ciento de mortalidad, el más alto de los tres países). En la Unidad de Tratamiento de Cuba tuvimos un 45 por ciento de letalidad por ébola, que es un buen indicador a nivel mundial, y un 2º por ciento de mortalidad general. Los ingleses tuvieron más peso en Sierra Leona, Francia en Guinea Conakry y Estados Unidos en Liberia. Hay que decir que la presencia de Estados Unidos en Liberia fue grande, decisiva. Trabajamos perfectamente junto a los norteamericanos. Todo fluyó con mucha ética y mucho respeto.

¿Y cómo se comportaron los liberianos con ustedes?

-Mostraron mucho agradecimiento. La presidenta del país, el canciller y otros funcionarios nos reconocieron mucho. Pero el pueblo, todavía más. La población nos buscaba hasta para tratar otras patologías como el paludismo, la diabetes y la hipertensión.

¿Extrañabas mucho a la familia?

-Sobre todo extrañé a mi niño pequeño y a mi mamá. A él lo dejé con seis meses y cuando volví, ya tenía un año. Lo cierto es que la familia y las amistades nos apoyaron hasta el final, por eso guapeamos y pudimos salir airosos. Al salir de Cuba me llevé muchos amuletos que me dieron y todavía los conservo. Hubo mucha gente que oró por nosotros y lo agradecimos enormemente.

Se ha hablado de darle el Premio Nobel de la Paz a la Brigada Henry Reeve…

-En medio de la crisis del Ébola, la OMS se reunió en Ginebra con los equipos extranjeros, como ellos los llamaban, y se destacó la actuación de Cuba, única nación que como país envió brigadas médicas. Creo que otorgarle ese premio sería un justo reconocimiento a la medicina cubana, no solo por esta misión, sino por las más de 30 salidas que ha tenido el Contingente Internacional Henry Reeve en la práctica.

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dr. Ciro Nuñez Mesa dijo:

    A Dupuy lo conozco personalmente y admiro su carisma, su integralidad, y lo temerario que es para asumir tareas. Me siento honrado de ser su amigo. Hermano eres un ejemplo de la digna y heroica Revolución Cubana, y alumno de nuestro profesor eterno en solidaridad internacional y líder histórico, el compañero Fidel. Gracias amigo, la patria os contempla orgullosa.

  • Warrior dijo:

    Uff los hospitales de Villa Clara son un desastre Administrativamente , espero este Doctor nos ayude a mejorar en este aspecto, un saludo y mis repetos para el

  • Rosa dijo:

    Michel, siempre Michel y sus bellas sorpresas, dejar los comentarios deportivos cuando las cosas van tan mal en ese sentido y tomar este tema tan sensible y humano dice mucho de su calidad como persona. En el mismo instante en el que plasmamos en la boleta de elección de las carreras que se quieren estudiar estamos renunciando a ser personas con vida independiente, una vez graduados nos debemos en cuerpo y alma a la profesión, atrás quedan los problemas familiares, el hijo con fiebre o la madre enferma, solo una meta nos llena la vida, que cada paciente al que nos enfrentamos salga de la consulta con un alivio para su malestar y la convicción de haber compartido con un amigo que nos escuchó pacientemente sin esperar a cambio ni un centavo, esos somos los profesionales cubanos de la salud; pero los colegas de la brigada Henry Reeve van mucho más allá que eso, literalmente en cada misión están cambiando su vida por la de sus pacientes y en especial aquellos hermanos que combatieron al ébola, en cualquier frente que haya sido, merecen que se les respete y considere como a verdaderos héroes de la patria agradecida, ojalá y la academia de los Nobel sea justa porque ya ellos hicieron el pan, solo les falta el vino. Gloria y Honor para estos médicos y paramédicos. Gracias Michel, usted también merece un lugar en la historia del periodismo cubano, soy su admiradora y no me arrepiento, el valor de una excelente crónica no lo tiene cualquiera, usted nació con ese don.

    • peruchin dijo:

      Asi que si…a mi mas bien me parece que lo que no desea es atizar mas el fuego o meterse en la caliente!!!

  • disnaide andrell dijo:

    estoy contento con tus palabras, yo soy enfermero y estuve en sierra leona, trabaje con Felix Baez y con el difunto Reinaldo Villafranca por eso me siento muy identificado con lo que has expresado. Me recuerdo que cuando nos despidio nuestro general Raul Castro en el aeropuerto Jose Marti que toque el primer escalon de la escalera hacia el avion yo pense que no iba a volver a ver nuestra querida patria pero la valentia que nos caracteriza a los cubanos nos hizo seguir adelante y afrontar las tristezas y los desmanes al ver tantas personas morir en el hospital donde trabaje que se llamaba Salven a los Niños asi que ya deben imaginarse lo doloroso que fue. Aprovecho tambien para felicitar al grupo de profesionales de otros paises que trabajaron codo a codo junto con nosotros y por lo tanto merecen el merito que lo que al Cuba ser la punta de la lanza para el apoyo en dichos paises han sido ensombresidos, gracias por recordar nuestra epopeya

  • estrella fermin dijo:

    Honor a todos los medicos y personal de la salud. de CUBA que siempre dan solidaridad, amor y profesionalidad donde quieran que van, SE MERECEN EL PREMIO NOBEL POR LA PAZ.
    Viva la Medicina Cubana,

  • El cubano dijo:

    graci

  • El cubano dijo:

    gracias valiente doctor, ud y los demas miembros de esa gloriosa Brigrada han demostrado al mundo la solidaridad que nos enseña nuestro padre mayor Fidel.

    Por favor Cubadebate siga haciendo cronicas de hombres como esos que enaltencen la obra de nuestra Revolución, son heróes anonimos de la patria… busquenlos y encontraran muy buenas historias que contar

  • jf dijo:

    Saludos para este compatriota. Ese es uno de los frutos de la Vocacional de Santa Clara.

    De un antiguo compañero

  • felix alberto cabreara navarro dijo:

    el dupui en cuba hombre y amigo y sin miedo

  • shony dijo:

    este medico cubano es un ejemplo de ser humano y creo que la Brigada de medicos cubanos se merecen este año el premio nobel de la paz, ya que han arriesgado sus vidas han dejado sus familias solo para ayudar a las personas de cualquier parte de mundo , tienen merecidos que sean ellos lo que este año reciban este premio,,,
    Doctor Dupuy mis respetos para usted , es grande……

  • Ronald. dijo:

    Gracias Michel, por este excelente artículo, me hiciste recordar momentos para mi inolvidables, un abrazo.

  • yoel sanabria dijo:

    Que bueno es saber de los amigos, Dr. mis respetos, y es bueno contar con excelentes amigos y medicos como usted

  • belkis dijo:

    que homenajes como este nunca falten, estas historias protagonizadas por nuestro personal de la salud en el enfrentamiento contra el ébola, no debemos permitir sean olvidadas

  • habaneroenchile dijo:

    Michel esta muy buena la noticias pero….. zapatero a sus zapatos, que el Deporte Nacional esta que Arde(Obama en el Latino, VM32, Los Gurriel, MLB-FNBC, PLAY-OFF, OLYMPIADAS RIO 2016, RAYS DE TAMPA- TEAM CUBA) hay Tela por donde cortar.
    Por favor si ya no eres comentarista deportivo avísanos a todos tus seguidores
    Gracias a Cubadebate por publicar mi comentario

  • ANR dijo:

    Michel has hecho un excelente artículo acerca de un hombre del cual todos debemos estar orgullosos que sea cubano y especialmente los villaclareños. Quien lo conoce no puede dejar de apreciarlo y admirarlo, por sus cualidades y su carácter. Lo conozco hece varios años, ha sido mi alumno en varias ocasiones y siento por el un gran respeto y admiración. No hay tarea dentro o fuera de Cuba que no enfrente con dedicación y devoción. Es todo un “banquete” oirle sus comentarios y anecdotas acerca de esas misiones que le han encomendado y no solo fuera de Cuba. Hoy tiene una tarea dentro que es de una importancia extraordinaria. Mis respetos y saludos, cubano y villaclareño, amigo, Dr Dupuy

  • Haydee pc dijo: dijo:

    Mis respeto Dr Dupuy, ud merece todo el reconocimiento del planeta, cuando leo o escucho historias como esta, se le inyecta vida a las personas, para seguir luchando contra cualquier adversidad, mil felicidades, y mericido tiene ud, el premio Nobel de la Paz, pero el premio mas importante ya lo tiene dado, es el premio del reconocimiento de nuestro pueblo, mil gracias Dr,

  • Javier Larrea dijo:

    me siento honrado de leer este comentario ya que ese medico vive en mi provincia, él es un reflejo de la labor humanista de nuestros medicos

  • Andrés Lores Hernández. dijo:

    Hola,trabajo en una Segundaria en el campo como profesor de Educación Fisica y puedo hablar sobre algo que noscuenta un compañero enfermero que vivio combatiendo el Evola,hoy en diaz todabia hace los comentario delo que vivio yse lesalen las lagrima detodos los vividos y no es por que sea más censible que los demás,portodos lo que han pasados losintegrantes del comtingente,y lo que le queda por Salvar Vidas Humanas,pienso que son muy Meresidos por el Premiode la Paz, y no por que sean Cubano,como sin otros de cualquier pais. Esbec#2 Victor Ivaovich Patzaiev___Niceto Perézz

  • eduardo dijo:

    El Dr Dupuy es fruto de una hermosa graduación del Instituto De Ciencias Médicas de Villa Clara, junto a él se graduaron una cantidad de valiosos médicos como Calixto, Chuchi y otros muchos, pero en todos tienen como elemento común el haber tenido una gran persona como guía; ellos estoy seguro que siempre tendrán muy presente al Dr. Juan Carrizo Estévez quien fuera el rector de ese Instituto y por demás un ejemplo a seguir por todos los médicos cubanos.

  • Vicet dijo:

    Michel con este artículo das muestra de tu profesionalidad (no solo en el deporte que tanto amas). Mis respetos al Dtor y a la Brigada Henry Reeve, actores de altruismo y profesionalidad, dignos representantes de nuestra Revolución y nuestra historia. Ahora, hay que meterse en casa, las cosas en ese ámbito no andan muy bien. La situación no es la mejor en cuanto a infraestructura (Mucho deterioro) y equipos (Roturas y desperfectos). Tenemos que invertir dentro, la varilla está bajando………

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Michel Contreras

Michel Contreras

La Habana, 1973. Periodista especializado en temas deportivos.

Vea también