Imprimir
Inicio » Noticias, Ciencia y Tecnología  »

Mejora tecnología para el estudio del cáncer en Cuba (+ Fotos)

| 17 |

La inmunohistoquímica, una tecnología que se aplica diariamente en la práctica médica, ha cobrado vital importancia en el terreno de la Oncología. Su reciente automatización en dos hospitales de referencia nacional abre espacio al desarrollo de un programa que dará cobertura al estudio de determinados tipos de tumores malignos en todo el país. Los próximos pasos: el emplazamiento más extendido de tecnologías moleculares y la creación de una plataforma cubana de biomarcadores.  

Base donde se asientan las láminas portadoras del tejido en estudio. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

Base donde se asientan las láminas portadoras del tejido en estudio. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

En los procesos tumorales la clave del mejor tratamiento está en el diagnóstico preciso.  Para conseguirlo, los oncólogos requieren de pruebas clínicas, imagenológicas y quirúrgicas; pero, sobre todo, de estudios anatomo-patológicos.

La inmunohistoquímica es uno de ellos y se basa en la reacción antígeno anticuerpo que se provoca a partir de anticuerpos específicos, fabricados para los antígenos que hay en la célula.

“La importancia de la Anatomía patológica en el campo de la Oncología radica en diagnosticar los tumores según su tipología. Sin esa precisión no puede ser aplicada la terapéutica dirigida, cualidad definitoria de las nuevas tendencias en el tratamiento del cáncer”, dijo el profesor Israel Borrajero. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

“La importancia de la Anatomía patológica en el campo de la Oncología radica en diagnosticar los tumores según su tipología. Sin esa precisión no puede ser aplicada la terapéutica dirigida, cualidad definitoria de las nuevas tendencias en el tratamiento del cáncer”, dijo el profesor Israel Borrajero. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

Su  capacidad para ofrecer un resultado confirmatorio y caracterizador del padecimiento en cada paciente lo ha convertido en un medio analítico recurrente.  “Porque no todos los casos ni todos los cánceres son iguales”,  afirma el Profesor Israel Borrajero Martínez, Jefe del Departamento de Anatomía Patológica del Hospital Hermanos Ameijeiras.

Ante la existencia de diferentes alternativas quirúrgicas y medicamentosas para el tratamiento oncológico, la necesidad de precisiones en el diagnóstico es creciente. Además, el cáncer ocupa un primer nivel de morbimortalidad en la población cubana. Ambas razones hacen de la inmunohistoquímica un estudio muy demandado.

Tras la reciente llegada de equipos que automatizan el procedimiento, el Ameijeiras y el Instituto de Oncología han asumido  la responsabilidad de poner en marcha un programa nacional para dar cobertura a las necesidades de los pacientes de todo el país ¿Su objetivo? La realización de estudios complementarios cuando existan dudas que el patólogo no pueda resolver con otras técnicas al diagnosticar tumores de mama y  linfomas malignos, lesiones de alta incidencia en Cuba.

Sin embargo —alerta el experto—, para la inmunohistoquímica automatizada es preciso que las muestras sean preparadas con la calidad requerida en los centros asistenciales de origen. De lo contrario, va a ser muy difícil realizar el análisis con la nueva tecnología.

Al respecto, el Profesor Borrajero reconoce los déficits existentes en muchos de los departamentos de Anatomía patológica del país, entre ellos, carencias de equipos básicos, reactivos y personal técnico.

“Estas dificultades han sido tomadas en cuenta para la ejecución del plan de mejoramiento progresivo que se está desarrollando en el trabajo de la especialidad a nivel de los hospitales periféricos. Un programa de re-adiestramiento y actualización de patólogos y técnicos vinculados a la fase pre-analítica de la inmunohistoquímica también se incluye dentro de las nuevas propuestas a ejecutar”.

La biopsia: un surtidor

La automatización de la inmunohistoquímica no exime al médico de hacer el diagnóstico, advirtió la doctora Janet Lamadrid. “Además, en la etapa previa a la mediación del equipo automatizado, también intervienen otros médicos, enfermeras, técnicos y los mensajeros que trasladan las láminas depositarias del tejido a estudiar. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

La automatización de la inmunohistoquímica no exime al médico de hacer el diagnóstico, advirtió la doctora Janet Lamadrid. “Además, en la etapa previa a la mediación del equipo automatizado, también intervienen otros médicos, enfermeras, técnicos y los mensajeros que trasladan las láminas depositarias del tejido a estudiar. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

Cada vez es más amplia la información que puede obtenerse de una muestra de tejido biológico extraída del paciente mediante la biopsia. Su utilidad redunda en el conocimiento del origen de las enfermedades y en el surgimiento de nuevas contrapartidas terapéuticas.

Así, a la constatación del diagnóstico patológico también es esencial poder llegar  mediante tecnologías  dirigidas al estudio de los procesos a nivel de estructuras moleculares, como la doble hélice del ADN. Por ese camino, que conduce a la llamada medicina personalizada, comienza a orientarse la atención oncológica cubana.

La inclusión de estas nuevas perspectivas en la  asistencia al paciente, reconceptualizará las bases de la especialidad, que estarán sustentadas en la información molecular y específica del tumor de cada persona y no solo en las peculiaridades clínicas del paciente. Gracias al influjo de la biología molecular ha podido conocerse que la denominación cáncer de mama, por ejemplo, no implica un solo tipo de tumor, sino una diversidad de ellos.

“En el Ameijeiras esta tecnología está montada y se aplica en procesos tumorales malignos que requieren de una exactitud imposible de obtener mediante la inmunohistoquímica, porque cuando las técnicas de patología molecular son utilizadas se añaden elementos aún más novedosos que van al estudio de las características y estructura molecular de la célula y de sus alteraciones internas, particularizando en elementos genéticos”.

El objetivo principal es hacer diagnósticos confirmatorios cada vez más completos, con el fin de aplicar terapéuticas específicas —explica—, porque no todos los cánceres tienen la misma conformación estructural en su orden genético, sus características inmunohistoquímicas y su bioquímica molecular.

Imitar al sistema inmune

Equipo para la automatización de la inmunohistoquímica, instalado en los hospitales Ameijeiras y Oncológico. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

Equipo para la automatización de la inmunohistoquímica, instalado en los hospitales Ameijeiras y Oncológico. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

Los anticuerpos o biomarcadores son las sustancias que permiten la realización del estudio inmunohistoquímico. De acuerdo al mecanismo inmunológico general, todas las células tienen antígenos (estructuras proteicas capaces de producir una respuesta de anticuerpo en condiciones adecuadas).

“Como respuesta inmune, un antígeno es capaz de generar un anticuerpo que le es propio o específico. La precisión en el diagnóstico tiene lugar debido a esa reacción particular que ocurre entre uno y otro. A partir de estas interacciones pueden ser concebidas sustancias medicamentosas. Tal es el principio de la terapéutica que se está desarrollando en el Centro de Inmunología Molecular (CIM): hacer más específica la determinación antigénica de los tumores para poder elaborar anticuerpos bien definidos que vayan y ataquen”.

Transformar el cáncer avanzado en una enfermedad crónica, compatible con años de calidad de vida, mediante la generación de anticuerpos monoclonales y vacunas terapéuticas, es el propósito fundamental para el que trabaja dicha institución científica.

Según un artículo elaborado por Agustín Lage y Tania Crombet (director y jefa de ensayos clínicos del CIM, respectivamente) y publicado en la revista International Research and Public Health, el aumento que experimentará la incidencia de cáncer avanzado en el mundo, debido al envejecimiento poblacional, requerirá necesariamente de las terapias modernas. De acuerdo con los autores, ellas contribuirán  a que muchos pacientes tengan más probabilidad  de morir  con cáncer, que de morir por cáncer.

“La transición de una enfermedad rápidamente fatal a una condición crónica, compatible con muchos años de calidad de vida, no es nueva en la historia de la Medicina. Es exactamente lo que sucedió con la Diabetes Mellitus,  después del descubrimiento de insulina en 1921”.

Para lograr esta evolución hacia la cronicidad el CIM apuesta por “las moléculas pequeñas de blanco específico y los productos biológicos, que han mostrado actividad en  combinación con la quimioterapia y la irradiación, pero también como monoterapia”, aunque “el gran desafío consiste en identificar la población de pacientes que puede ser susceptible a cada tratamiento, con una prueba diagnóstica simple”.

La tecnología: un proceso social

Anticuerpos para el análisis colocados en el carrusel. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

Anticuerpos para el análisis colocados en el carrusel. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

Unos meses después de haberse puesto en marcha la automatización de la inmunohistoquímica en el Instituto de Oncología, la doctora Janet Lamadrid García, jefa de departamento de Anatomía Patológica de ese centro investigativo-asistencial, asegura que su grupo de trabajo se halla muy satisfecho con la aplicación de la nueva tecnología. “Por el ahorro de tiempo que implica la introducción del nuevo equipamiento y por la diferencia cualitativa del producto final.

“Al significativo aumento del volumen de muestras que pueden ser analizadas en un corto período de tiempo —este nuevo instrumento  digitalizado realiza todo el proceso en dos horas y media, frente a las 48 que precisa la forma manual—, se suma la superioridad de la lámina donde se deposita el tejido a analizar”.

Bárbara Chávez Tapia (a la izquierda) y Marisol Rodríguez Touceiro (a la derecha), del hospital Hermanos Ameijeiras, preparan las condiciones para la colocación de las láminas a analizar. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

Bárbara Chávez Tapia (a la izquierda) y Marisol Rodríguez Touceiro (a la derecha), del hospital Hermanos Ameijeiras, preparan las condiciones para la colocación de las láminas a analizar. Foto: Flor de Paz/ Juventud Técnica

Interrogado acerca de los detalles del funcionamiento del equipo, el patólogo Julio J. Jiménez Galainena, especificó que para el diagnóstico de un linfoma, por ejemplo, se requieren alrededor de diez biomarcadores o anticuerpos. Otra característica beneficiosa de la inmunohistoquímica digital, señaló la doctora Lamadrid, es  que tiene capacidad para 20 láminas (cada una se corresponde con un anticuerpo o biomarcador) y aunque es variable el número de pacientes que pueden ser estudiados a la vez, casi nunca son menos de cuatro.

En cuanto a la aplicación de las técnicas vinculadas a la biología molecular, la especialista dijo que aún no se han producido avances de importancia en la institución. “Todavía no podemos determinar la expresión de genes y sus mutaciones. Aunque algunos anticuerpos o biomarcadores son capaces de sugerir su presencia, carecemos de herramientas para comprobarla porque no contamos con la posibilidad de llegar al estudio de la mutación genética como tal”.

Una nueva etapa será la creación de una plataforma cubana de biomarcadores, base necesaria para la realización de diagnósticos moleculares (posteriormente redundantes en tratamientos específicos), se halla en fase de estudios de factibilidad, dio a conocer el doctor Jorge Luis Soriano, jefe del servicio del mismo nombre en el Hospital Ameijeiras durante el recién celebrado congreso de Oncología.

“Tomaremos en cuenta la experiencia que tuvimos en  el 2014 con la introducción de tecnología moderna para los estudios inmunohistoquímicos, que ha incorporado en este campo rapidez, seguridad y controles de calidad externos. Porque si es importante tener el diagnóstico, también es imprescindible  que este sea seguro. No existe otra forma de saber la terapéutica que realmente necesita cada paciente”.

(Publicado en Juventud Técnica)

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • YR dijo:

    Que bien toda esa tecnología médica!!!!….la cantidad de personas muriendo de cáncer por estos días es increíble y las que padecen de algún tipo en su gran mayoría la calidad de vida es deplorable, espero que algo bueno se logre….

  • Olex dijo:

    si nuestra medicina no cuenta con tecnología moderna, dentro de unos años dejaremos de ser una potencia medica.

    • alex dijo:

      No solamente tecnología, hace falta personal capacitado, proyectos de investigación y desarrollo, dinero, etc… en fin para que hablar de lo mismo (no hay dinero, cero inversiones, cero financiamiento a proyectos)

  • EFRAIN PARDO COLÓN dijo:

    Yo puedo someterme a los experimentos relacionados con la aplicación de estas tecnologías, para el desarrollo de la ciencia médica. Solo contáctenme y en menos de lo que canta un gallo estoy en el laboratorio. “En menos de lo que canta un gallo”, es una expresión propia del Comandante CHÁVEZ.

  • El Pragmatico dijo:

    Que bueno , pero en Cuba hay dos hospitales oncologicos mas , uno Santiago de Cuba y otro en Camaguey. ¿Y que hay de esa tecnologia de punta para esos dos hospitales?

  • Aleida dijo:

    Cuando veo los adelantos enseguida recuerdo a Fidel, siempre preparando proyectos para la formaciòn de personal altamente capacitado, adquiriendo nuevas tecnologìas en funciòn de mejorar la calidad de vida de los cubanos, creando centros cientìficos y todo lo que para muchos ciudadanos en el mundo es solo un sueño. Comandante cuanto haz hecho por Cuba y por el mundo y mañana cumples 89 años, que tengas mucha vida por que con ella tambièn el mundo se favorece Felicidades! . Aleida Crego Rodrìguez

  • soy yo dijo:

    NO SE SI SOMOS O NO UNA POTENCIA MEDICA, DE LO QUE SI ESTOY CONVENCIDO ES QUE SOMOS UNA POTENCIA EN BELLEZA DE MUJERES, ! QUE LINDA LA MUJER DE LA FOTO. UYUYUI.
    CUBANAS LINDAS A PULULU

  • cas dijo:

    Es muy poco conocida esta especialidad medica, su importancia en el diagnostico y pronostico de las enfermedades neoplasicas, tanto las malignas como las benignas, y su importancia en los diagnostico diferenciales con otras entidades. Deberia darsele
    cobertura a la misma por los medios de comunicacion, dedicarle una mesa redonda etc, etc. saludos cas.

  • Marian dijo:

    Ojala se logre convatir el cancer,me da lastima ver tanta gente muriendo por esta enfermedad,principalmente niños.

  • Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

    La inmunohistoquímica deviene herramienta de gran importancia para un mejor diagnóstico y tratamiento de malignidades. Nos permitirá lograr impactos en el enfrentamiento de un serio problema de salud. Ha de considerarse la necesidad de reducir el tiempo para ofrecer los resultados del estudio a pacientes que no residen en la capital del país. Gracias.

  • ElQbanolibre dijo:

    Muy bueno, creo que gracias a la gran previsón estratégica de Fidel se convertirán muchos de sus sueños y utopías en realidades y a lo mejor la esperanza de vida de los cubanos se prolonga a más de 90 año.
    No obstante creo que esos adelantos deben ir a todos los hospitales que tratan pacientes copn cánces evitando los molestos viajes a la Habana

  • Economista dijo:

    Me parece totalmente discriminatorio que si solo hay dos equipos en el país, estén ambos ubicados en hospitales de La Habana y los otros dos hospitales oncológicos del país sin ninguno.
    Una situación real que acabo de constatar personalmente es que mi tío se presento este lunes 10 de agosto de 2015 en el hospital oncológico de Camaguey, como estaba planificado desde hace un mes, para ponerse los sueros citostaticos durante una semana y tuvo que regresar para su casa porque le informaron que no tenían sueros en existencia.

  • EddySS dijo:

    Los avances a partir de equipos importados y de producción nacional es un alivio a los especialistas en nuestros hospitales y laboratorios, ganándole la batalla al tiempo, porque cada minuto ahorrado para darle tratamiento preciso a un enfermo, pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte.

    Queda más que demostrado lo acertado de la política de la Revolución para salir del subdesarrollo, formando especialistas capaces de dominar las más avanzadas tecnologías. Este es el preámbulo para nuevas metas.

    La integración de nuestros polos científicos y su vinculación con el programa de desarrollo industrial del resto de las esferas del saber, deben aportar equipos novedosos que respondan a las necesidades de estudio y a los hallazgos de nuestros investigadores.

    Sin eliminar la masividad en la enseñanza superior para la formación de nuevos profesionales de la salud, debemos valorar los factores que han impedido mejores resultados, entre ellos la falta de integración multi e inter disciplinarias en función de una meta común: la salud humana.

    Se debe seguir priorizando la atención a la investigación y desarrollo de las nuevas tecnologías, a partir de una selección de valores y no de “recomendados” por influencias, factor que ha incidido en una deficiente captación de especialistas de alto potencial intelectual, que al final no resultan los más capaces y algunos no llegan a terminar la especialidad y sesgan el camino a inteligencias más promisorias.

    Se debe seguir haciendo esfuerzos en construir centros de investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, sobre todo en el campo de la biomecánica y bioquímica molecular, la óptica, radiología, robótica, electrónica, nanotecnología, farmacología, etc.

    Debemos percatarnos que por lo general cuando un equipo de uso médico sale al mercado, las clínicas más competentes ya están usando una generación superior de tecnología de punta.

    Tal parece que las tendencias en los diagnósticos precoces a distancia, van hacia la introducción de marcadores capaces de detectar, cuantificar y revelar información bajo censores nanotecnológicos, manejando los formularios y los decodificadores mediante equipos automatizados situados en procesadores robotizados que significarán centros de poder de empresarios, mediante el control monopolizado de la información genética personal y la elaboración de medicamentos personalizados, abaratando los costos, incrementando la efectividad del tratamiento y asegurando las ganancias bajo una nueva forma de distribución de medicamentos, incluso suministros ambulatorios.

    Le toca a Cuba prepararse a toda marcha para enfrentar los retos y mantener el liderazgo de las corrientes humanistas que caracterizan la ética de nuestra asistencia médica, la que pronto estará sometida a la prueba de estos inminentes cambios en el panorama de la medicina mundial.

  • ernesto3to dijo:

    Sé que el sitio se reserva los derechos de publicar y soy un poco escéptico y lo demuestro en mi comentario, trabajo en el hospital oncológico Celestino Hernandez Robau de santa clara y viendo todo lo que muestran aquí en este artículo me parece estar viendo ciencia ficción con relación a lo que veo a diario ya que escuche hace meses mientras me pelaba en la barbería frente al hospital y donde se pelaba también un prominente doctor y cirujano de nuestro hospital que nos convertiríamos en un polo oncológico y si comparo nuestra situación con lo que se publica en el artículo a mi modo de ver me parece ciencia ficción pues hoy justo en la mañana no tenía una computadora para leer los tac de los pacientes, carencia de sangre para operaciones qué se han cancelado estos días por eso, más de 700 biopsias de atraso, cola interminable para la radio terapia pues el equipo nuevo lleva meses roto y el viejo que funciona un día y otros no la palabra lo dice todo, salones de operaciones en pésimas condiciones, laboratorio de hematología hacinado y el equipo Hitachi en deplorables condiciones, a todo esto se suma una reparación de todo el hospital que creo lleva más de un año y cada vez que termina algún lugar hay que regresar a reconstruir los desperfectos que se dejaron….me alegro mucho por esos pacientes que podrán tener acceso a esos servicios y todos los días lamento lo que sucede aquí en donde yo trabajo pues conozco personalmente a muchos y sé que no hay más que hacer por su situación

  • MISAEL PAZ dijo:

    felicitaciones a lo científicos cubanos por los grandes logros en la ciencia medica , los sentimos orgullosos y nos incentiva defender la cada día mas .

  • Leonora dijo:

    Cada dia ruego porque cuanto antes aparezca algo que permita detectar y detener tan mortal enfermedad, por ella perdemos muchos familiares, amigos y personas queridas, que aun nos pudieran seguir acompañando un buen trecho mas.

  • ney dijo:

    solo falta extenderlo a todo el pais pues no es justo que a estos equipos solo tengan acceso un grupo muy limitado de cubanos(habaneros).

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Flor de Paz

Flor de Paz

Periodista cubana y artista de la plástica.

Vea también