Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Sobreviviente de Nagasaki cuenta sus recuerdos de la tragedia

En este artículo: Hiroshima, Japón, Nagasaki
| 6 |

horoshima

“Las heridas de los sobrevivientes” de Nagasaki y Hiroshima “continúan en el presente y el futuro”, aseguró este miércoles la escritora japonesa Kyoko Hayashi, una de las sobrevivientes de aquel crimen que encontró en la literatura el modo de recordar la tragedia.

Tiene 85 años, no usa computadora, todavía escribe a mano y es muy reservada.

Kyoko Hayashi es una mujer especial, su vida misma es testimonio, sobre todo en estos días en que Japón y el resto del mundo recuerdan, o mejor dicho están obligados a recordar.

La anciana es una escritora pero sobre todo una hibakusha, como llaman a los sobrevivientes de la bomba atómica de Hiroshima y Nagasaki lanzada entre el 6 y el 9 de agosto de 1945 por Estados Unidos para acelerar la rendición de Japón.

¿Cómo logró sobrevivir física y psicológicamente en una tragedia tan indecible, más allá de la cuenta de los muertos, entre 100 mil y 200 mil, casi exclusivamente de civiles?

Las heridas espirituales de los hibakusha continúan en el presente y también en el futuro. Las sustancias radioactivas absorbidas por el organismo se adhieren a los órganos internos y, hasta que no se agotan del todo, seguirán emitiendo radiaciones por un tiempo muy largo.

Este ‘enemigo interno’ persiste en la vida de los hibakusha. El 6 y el 9 de agosto son fechas definidas, justamente porque las sustancias radioactivas absorbidas continúan estando, ya sea que se desarrollen en tumores u otras otras enfermedades, o no. Por eso no es posible superar las heridas: hay que convivir con ellas.

¿Usted se convirtió en una autora-testigo. Escribir sobre el bombardeo atómico qué significa para usted?

El problema de la bomba atómica no se termina con una generación sino que continúa en sus hijos, sus nietos. Es un problema de supervivencia de las generaciones futuras. Poco después del estallido de la bomba atómica huí de la fábrica en la cual me encontraba y me dirigí hacia el epicentro.

En medio de la gran cantidad de cadáveres, me sentí agradecida de estar viva. Es terrible ver los muertos en torno a mí, pensar que otras compañeras mías tal vez no lo habían conseguido, pero estaba feliz de estar viva, de haber tenido suerte de lograr salir incólume. Salir viva de la destrucción total me dio la fuerza para escribir.

Usted no tenía siquiera 15 años, iba a la escuela superior femenina y en esa etapa de la guerra fue convocada a participar del esfuerzo bélico yendo a trabajar a una fábrica de armas, 52 de sus compañeras murieron, como cuenta en “Nagasaki”. Un hecho tan grave marca inevitablemente la existencia. ¿En estos años quiso recordar manteniendo contacto con otros sobrevivientes?

En la época hablar de la bomba atómica era un tabú y sobre todo, cuando era joven no lograba hacerlo. Era una experiencia personal pero hablar de eso significaba involucrar a las personas cercanas, y también para los familiares tenía consecuencias negativas.

No había alguna comprensión frente a los hibakusha. No queríamos hablar ni siquiera entre compañeras de escuela porque hubiera significado recordar cómo nos habíamos puesto a salvo, quien había escapado primero, qué enfermedades habíamos tenido y cosas de ese tipo. Así que no permanecí en contacto con los otros hibakusha.

Con los años me di cuenta que el 6 y 9 son un problema demasiado grande porque se trata de la relación entre el hombre y la bomba nuclear, y era necesario reflexionar y superar el miedo a la discriminación. Aunque no encontrara a otros hibakusha, sobre todo mientras escribía ‘El lugar del rito’, me llegaban noticias de mis amigos que morían. Eran las sustancias radioactivas que seguían matando, la bomba atómica no había terminado.

¿Siente cosas para decir a los jóvenes que probablemente no tienen conciencia de cuán monstruoso fue ese crimen de 1945?

Después de la guerra, Japón caminó un largo recorrido trazado por nuestra Constitución pacifista cuyo artículo 9 renuncia por siempre a la guerra y al uso de la fuerza como instrumento para resolver las controversias internacionales. Muchos jóvenes recientemente hicieron sentir sus voces para protestar contra el intento de interpretar el artículo 9 de modo distinto y vaciarlo de su significado.

Estoy muy contenta de que los jóvenes se interesen en este problema, es el testimonio de que la democracia que plantó raíces después de la guerra produjo sus efectos. Lo que siento para decir es considerar también el 6 y el 9 de agosto como un problema que los involucra personalmente.

¿En su opinión, en el mundo hubo una remoción colectiva de Hiroshima y Nagasaki?

Al menos en Japón hay conciencia, pero no al punto de sentirlo como un problema personal. El 6 y el 9 son un problema de todos nosotros, de cada persona. No tiene nada que ver con el concepto de Nación o con la ideología, está relacionado a nuestra sobrevivencia de hombres.

(Tomado de ANSA)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • egp dijo:

    !Es increible! hay una pila de estadounidenses que apoyan el haber utilizaso las bombas dejadas caer en Hiroshima y Nagasaqui, un genosidio por parte del gobierno de los estados unidos contra el pueblo japones que todo el mundo aborrece,solo mentes enfermisas y oportunista se vales de las debilidades de los demas pueblos para tratar de exterminarlos como por ejemplo,Irak,Aganistan,Libia y algunos otros que pueden tener en lista.No queremos ese tipo de arma de exterminio masibo en america latina,ni en el mu ndo tampoco,pues ya conocemos sus efectos destructivos tanto material como humano.y queremos que nos dejen vivir en PAZ.

  • Nelson Guillen dijo:

    Al que asesina a una persona se le llama asesino , Al que asesina varias personas se les llama asesinos seriales , y al que asesina a muchos se les llama genocidas , y si sigue asesinando les llamaremos GENOCIDAS ASESINOS SERIALES ,
    que Dios tenga misericordia de los hijos y nietos de los que hicieron semejante barbaridad , porque estoy seguro de que ninguno quiere que les conozcan como herederos de INHUMANOS

  • nopasarán dijo:

    EGP: no sólo estadounidenses. Cubanos he conocido yo que afirman que el lanzamiento de las bombas estaba muy justificado, pese a que se barajó la posibilidad de lanzarla en un atolón desierto ante una representación japonesa, para que los nipones vieran el poderío del US Army. Pero no, había que demostrarle a la URSS qué fuertes eran los EEUU. ¿Qué importaba que miles de “monos amarillos” se derritieran?
    Hace unos minutos posteé en el artículo maravilloso sobre Emily Dickinson, con simpatías y vivas por el pueblo de los EEUU. Ahora, la otra cara de la moneda. Al imperialismo yanqui (líder mundial en el uso de armas de destrucción masiva contra civiles, que hipócritamente procura convertirse en el policía universal, y provoca una guerra como la de Iraq por armas de destrucción masiva inexistentes, y provoca esa catástrofe), ese engendro perverso, explotador, brutal, insensible, canallesco, rufián, enemigo de la humanidad, que no representa a pueblo alguno, sino a los bolsillos de unos pocos canallas, ¡MUERTE Y DESHONRA! Y a Fidel Castro, quien cuando lo amenazaron con esa misma arma no se arredró, y les plantó cara, ¡VIVA Y HONORES!

  • Maria Elena dijo:

    Ver para creer Carlos, es como dices.
    egp. Sabes porque hay una pila de estadounidenses apoyando el que se haya utilizado estas bombas, porque ellos no lo han sufrido en su piel.
    Asi como otras cosas que pasan en nuestros pueblo por culpa de esos imperialistas, que como ellos no lo sufren que importa los que mueran por sus culpas.
    Allá los que confien esos personajes.

  • Ronald. dijo:

    Esta demostracion de poder del imperio norteamericano, para nada necesaria, pues estas dos ciudades no eran consideradas objetivos militares, y las principales concentraciones de tropas estaban en China y Vietnam, ha costado solo en fallecidos, más de 450000, sin contar los que han presentado malformaciones congenitas de todo tipo y han pasado una vida de sufrimiento y dolor, tanto ellos como sus familia, lo peor de todo es que este pueblo nunca ha recibido aunque sea una disculpa por este atroz crimen, es como si existiera una amnesia colectiva en algunas esferas, y siguen fabricandose armas atomicas y de exterminio masivo, es hora que la comunidad internacional tome cartas en el asunto, y que la ONU haga lo que siempre he tenido que hacer y no ha hecho.

  • Pedro dijo:

    Efectivamente, y duele ver a tantos japoneses “americanizados” hoy, cuando debía ser el pueblo al que más le doliera lo que les hizo el gobierno de E.U. !Y sin verdadera necesidad militar! Dijeron -y aún dicen- que “para acelerar el fin de la guerra”…Lo que no dicen es que nada puede justificar sacrificar a cientos de miles de inocentes impunemente, Y pocas dudas me caben que también pronto veremos a ciertos compatriotas “americanizados, como si no fuese el gobierno de ese mismo país el que ha sometido al nuestro al más cruel bloqueo de la historia. Como uno que exhibe “orgulloso” dos banderitas norteamericanas cerca del cine Yara, por la calle L, en su venduta de no-sé-qué y que se como a insultos a los que le preguntan si se trata de un negocio de E.U….Je, Je, Je. Hay gente que vende a la soberanía de su país no por un plato de lentejas, sino por una sola lenteja. Afortunadamente, como dijo Martí, “hay hombres sin decoro, pero hay hombres con el decoro de muchos hombres”…Y esos abundan en Cuba.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también