Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Turquía, el Estado Islámico y el Partido de los Trabajadores de Kurdistán, dos conflictos ¿diferentes?

| 22

Turquía

Tras permanecer meses al margen de la coalición internacional contra el Estado Islámico (EI) finalmente Turquía cambió su posición, pero resulta que además de bombardear a ese grupo terrorista, también ataca al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El país liderado por el presidente Recep Tayyip Erdogan pone en un mismo plano al EI y al PKK al declararlos una amenaza, aunque se trata de dos fenómenos bien diferentes.

Un reciente atentado en la localidad de Suruc -fronteriza con Siria- en que murieron 32 personas fue el hecho que llevó a Ankara a emprender acciones contra el EI en la vecina nación, según las declaraciones oficiales.

El señalado como autor del hecho es un joven presuntamente relacionado con esa agrupación extremista, por lo que Turquía la declaró de inmediato una amenaza para la seguridad nacional y comenzó los bombardeos.

La nueva postura acaba de recibir el beneplácito de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y de la Comisión Europea, en tanto países miembros de esas entidades ya habían reprochado a Turquía el hecho de “no hacer más en la lucha contra el terrorismo”.

Sin embargo, las hostilidades recaen también sobre el PKK en el norte de Iraq, organización que se mantiene combatiendo contra el EI.

Desde Siria, miembros de las Unidades de Protección Popular -milicias kurdas que enfrentan al EI- acusaron a Turquía de atacar igualmente sus posiciones, pese a que fuentes gubernamentales aseguran que ellas se encuentran fuera de sus objetivos.

En resumen, el panorama en la zona resulta complicado: si Turquía combate al EI y las milicias kurdas lo hacen también, parecería contradictorio que ese país atacase a las que podrían ser aliadas contra un enemigo común.

La explicación oficial radica en que poco después del atentado en Suruc, cuyas víctimas fueron principalmente kurdos, como represalia el PKK provocó la muerte de dos policías turcos.

Aunque la autoría del hecho se le atribuye al EI, el partido kurdo reaccionó contra Ankara pues siempre la ha culpado de colaborar secretamente con el fundamentalismo islámico.

Más allá de incidentes particulares, los analistas recuerdan el enfrentamiento histórico entre Turquía y la comunidad kurda que busca establecerse como Estado, una guerra de décadas que provocó más de 30 mil muertos.

Así, afirman especialistas, la denominada lucha para preservar la seguridad nacional sería la estrategia turca para justificar ataques contra sus enemigos históricos, si bien desde 2012 ambas partes iniciaron un proceso de paz que tuvo avances, pero se estancó en los últimos meses.

Por su parte, la oposición turca acusa al gobierno provisional de Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de iniciar las hostilidades con el fin de llevar al país a una guerra, y aprovechar esa situación para perpetuarse en el poder.

En las elecciones de junio último, el AKP -que había gobernando en mayoría desde 2002- perdió esa condición en el Parlamento y se vio obligado a comenzar pláticas con otros partidos para formar coalición, pero todavía no consiguen acuerdos y mientras, funciona de manera interina el Ejecutivo anterior.

El líder del opositor Partido Popular Democrático, Selahattin Demirtas, cuestionó la legitimidad de la actuación de las autoridades al afirmar que “un Gobierno en funciones con un primer ministro en funciones está llevando al país a la guerra civil, a la guerra regional”.

Agregó que se trata de un golpe de Estado por parte del Ejecutivo provisional, pues “¿De dónde toma la autoridad para decidir llevar el país a la guerra en estos momentos?”.

De acuerdo con sus declaraciones, “el AKP es un partido que está metido hasta el cuello en la corrupción y busca de forma iracunda una manera de volver al gobierno otra vez”.

Criticó además los ataques contra el PKK en medio del proceso de paz y aseguró que de no ser por la renovada hostilidad, esa formación podría haber combatido junto a Ankara contra el EI en Siria.

Un detalle adicional: los rumores acerca de las intenciones turcas de bombardear en Siria comenzaron mucho antes del atentado en Suruc. 

Hace algunas semanas el diario Hurriyet informó sobre una reunión de las Fuerzas Armadas para discutir una posible incursión militar en el territorio vecino, en tanto voces oficiales desmintieron la existencia de tal plan.

No obstante, ese rotativo brindó informaciones concretas: en los últimos días altos mandos militares habían visitado la frontera, y creció el personal uniformado apostado en la zona hasta constituir el 15 por ciento del total de las Fuerzas Armadas.

(Con información de PL)

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    La situación en el Medio Oriente esta fuera de control. Ahora Turquía entra en la refriega, Turquía debido a su posición estratégica, ubicándose entre Europa y Asia así como entre tres mares, ha sido una encrucijada histórica entre las culturas y civilizaciones orientales y occidentales. Turquía aunque muy orientada a la Unión Europea y los EE.UU., ha seguido sin embargo fomentando estrechas relaciones políticas y económicas con todo el mundo, especialmente con los estados de Oriente Medio, Asia Central y Asia Oriental. Por su ubicación estratégica, sus 80 millones de habitantes y por ser la 17ma economía del mundo, es clasificada como potencia de ámbito regional por políticos y economistas de todo el mundo.
    El acuerdo nuclear con Irán entre esta nación y los EE.UU., Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania, es casi lo único que evita de momento una guerra general en la región. El principal factor de desestabilización es el Estado de Israel y su protector los EE.UU. (aunque a veces uno se pregunta quién es en realidad el títere y quien el titiritero). Dos países tienen capacidad nuclear (Israel y Pakistán), otros países como Turquía, Arabia Saudita y el propio Irán tienen fuerzas armadas imponentes. La entrada de Turquía en la acción militar directa y la amenaza de Israel junto a la confabulación entre la ultraderecha del Partido Republicano estadounidense y el lobby pro-Israel formado sobre todo por estadounidenses de confesión judía, casi todos demócratas, es muy amenazadora. Si hay un lugar del que podemos decir donde hay el mayor peligro que el mundo esta atravesando desde la época de la Guerra Fría, es en el Medio Oriente y su periferia. Hoy el arma del petróleo es mucho más débil para tratar de moderar el apoyo estadounidense a Israel, los EE.UU. han aumentado su producción nacional sustancialmente. Las acciones militares Turcas son en realidad contra los kurdos, el atacar simultáneamente a ISIS es solo para estar del lado de los países occidentales. Los kurdos están localizados principalmente en Turquía, Irak e Irán, y estos dos últimos paises podrían verse envueltos tambien de una u otra forma.

  • Martin Chaco dijo:

    Que bueno ver una nota en Cubadebate al respecto, pero sin embargo es una pena que 1- el objetivo principal de Turquía no esta desarrollado, 2- la situación en Turquía tampoco, 3- no se aborde profundamente el atentado en Suruc, y se diga que los kurdos quieren un Estado, cosa que hace 10 años ya no es así.
    Seré breve e iré de atrás hacia adelante:
    3- el atentado en Suruc no fue reivindicado por el ISIS, en cambio si hay argumentos para suponer que quien atentó contra la Brigada de Jóvenes Socialistas que irían a reconstruir Kobane fue el partido AKP y el Estado Turco:
    A- controlaron y revisaron a todas las personas que estaban en el Centro Cultural Amara una por una, pero igual el joven de la bomba logro pasar.
    B- el gobierno turco no permitía el paso de los jóvenes socialistas hacia dos días y estaban denunciando esa situación.
    C- el Estado Turco y el AKP necesitaban una excusa para justificar una ola de terror y un “genocidio político” en Turquía, y entrar a salvar al ISIS en Siria.
    Esto incluso lo sostienen firmemente el HDP y el CHP.

    2- además de los más de 500 misiles contra el PKK (frente a los 7 misiles contra dos casas desocupadas del ISIS) en Turquía han metido más de 1000 personas presas en 4 días, hay más de 50 desaparecidos y otros tantos asesinados en las calles. Esto que el PKK denunció como “genocidio político” se hace con la excusa del terrorismo del ISIS pero con el claro objetivo de lograr aplastar al HDP Partido para la Democracia de los Pueblos, principal frente de izquierda, democrático, de género y plurinacional de Turquía.

    3- el objetivo principal de todo este terroríficos circo es evitar que las YPG/YPJ – Unidades de Defensa del Pueblo / Unodades de Defensa de las Mujeres – terminen de asfixiar y derrotar al Estado Islamico que vive en este momento su hora más trágica. Estas milicias kurdas conquistaron Tal Abyad cortando los suministros de armas y combatientes que les pasaba el Estado Turco y ahora el único punto de contacto entre el ISIS y el Gobierno/Estado de Turquía es la ciudad de Jarablus que están a punto de liberar las milicias populares y socialistas YPG YPJ. Debemos evitar que Tirquia se meta en esa guerra! Todo el apoyo para las milicias kurdas que han sido la única fuerza en enfrentar seriamente y con éxito al ISIS, que ayer le derrotaron en Haseke, hoy en Sarrin, y que se encuentran a 30km de Al-Raqqa, capital de los bandidos del Califato!

  • La oruga de invierno dijo:

    Los turcos son una madeja política casi inescrutable, y Erdogan, de acuerdo con los argumentos falsos que esgrimió durante su visita a Cuba para justificar su exigencia de que se construya una mezquita en La Habana (con cita de cifras realmente ridículas), me parece una personalidad política poco confiable. Hace más de veinte años firmé en el Movimiento Cubano por la Paz un manifiesto que respaldaba el derecho de los kurdos a crear su propio Estado, y hoy mantengo mi convicción sobre ese derecho. Pero los kurdos no tienen dinero, no pueden hacernos préstamos, y eso complica tanto las cosas que pronto veremos la mezquita de Erdogan en medio de La Habana, muy cerca de la que han solicitado construir los saudíes. En mi opinión, esto es una especie de suicidio político, pues convertirá a Cuba en una extensión geopolítica para los conflictos entre ISIS y el resto del mundo musulmán, además de que pondrá en un riesgo muy real a las iglesias católicas y cristianas del país, en especial las ortodoxas.

    • likos dijo:

      no entiendo cual es el problema de q se construyan mezquitas n el pais. eso es una actitud estupida catalogandolas como una amenaza a las iglesias catolicas y ortodoxas(ambas son cristianas). como un edificio puede constituir una amenaza.

      • osv dijo:

        El edificio no, pero los que lo usan sí. …Estúpido sería permitirlo

      • La oruga de invierno dijo:

        Likos, tienes razón, fui estúpida al exponer solo una cápsula de idea, pero enseguida reparo mi error. Es raro que se construyan edificios para que queden eternamente vacíos,¿verdad? Y los templos, ¿cuál conoces que se haya construido paa que se mantenga vacío? Las mezquitas se llenan, Likos. ES UNA VERDAD DE PEROGRUYO, PERO MIRA, A TÍ SE TE OLVIDÓ. ¿Y con qué se llenan? Con lo que se llenan todos los templos de cualquier religión: con fieles y sacerdotes. ¿Quiénes son los fieles de las mezquitas? Los musulmanes. ¿Quiénes son sus sacerdotes? Los imanes. ¿Quiénes han sido hasta ahora los reclutadores más fervorosos del Estado Islámico, según dice la prensa internacional? Los imanes. ¿Cuál es la variante del Islam que se practica en Arabia Saudita, que ha solicitado construir una mezquita en Cuba? El wahabismo, la variante más ortodoxa del Islam, la que practica la Sharia. ¿Qué imanes vendrán a la mezquita saudí en Cuba? Cléricos wahabistas. ISIS practica el zalafismo sunní,
        una variante más radical aún que el wahabismo. ¿A quiénes declara ISIS sus enemigos naturales¿ A los infieles, y aunque el término data de las Cruzadas, seguro tú sabes que para ISIS los infieles son todos los que no son sunnitas zalafistas. Pero los infieles tienen sus grados de infidelidad culposa. Los infieles nos dividimos en dos categorías: los herejes, o sea, los musulmanes no sunnitas zalafistas (chiítas, alawitas, yazidíes, sunnitas varios, etc), y a los ojos de ISIS estos herejes son los bichos más malos, pero después venimos los infieles puros, o sea, lo que ellos llaman los cristianos, o sea, Occidente, la nación de la Cruz. Ellos todavía no distinguen mucho entre católicos y cristianos bautistas, pentecostales etc., pero distinguen perfectamente entre todos esos y los cristianos ortodoxos. ¿Por qué, Likos? Ah, pues porque las iglesias ortodoxas nacieron en Oriente: la Egipcia, la Siria, la Rusa, la Griega. Los cristianos ortodoxos son, entonces, para ISIS, una especie de cristianos particulares, especialmente suyos, porque son los cristianos del Oriente Cercano y Medio. En La Habana tenemos una Iglesia Ortodoxa Griega y una Iglesia Ortodoxa Rusa, que, te recuerdo, representa a Rusia, país que acaba de declarar a ISIS como su peor enemigo y como el Mal Absoluto. Y si tú, Likos, puedes garantizar que la convivencia religiosa entre todos los credos que existen ahora mismo en Cuba y las mezquitas, que pronto cantarán desde sus minaretes las hermosas suras del Corán sobre La Habana, será una convivencia pacífica, no me queda más que rezar `para que tengas razón. PERO…, no solo tenemos en La Habana iglesias, también tenemos embajadas de todos los países que hoy integran la coalición militar contra ISIS. Tenemos una ndustria hotelera incipiente, promesa de recuperación económica para Cuba, que alberga en sus hoteles, moteles, etc. turistas de todos los paíises que integran la coalición. Tenemos museos -también El Bardo era un museo-, tenemos Miramar, repleto de corporaciones como, por ejemplo, el edificio Jerusalem, muchos técnicos y funcionarios extranjeros con residencia en Cuba. En fin, Likos, no me hagas ser cargante, que tú entiendes perfectamente de lo que estoy hablando. Si hasta ahora hubo en Cuba musulmanes sin mezquitas y nunca se vieronimpedidos de orar (en la que siempre han tenido en La Casa de los Árabes), este momento tan convulso para el mundo entero y en especial para Occidente, del que nosotros los cubanos somos parte indivisible, no es el mejor momento para construir mezquitas en uestro país. Aunque no construirlas no garantiza que no nos visite amablemente ISIS, hacerlo garantiza, no lo dudes, que lo hagan con mucha más comodidad.

    • osv dijo:

      No sabía de esa solicitud. Espero que ningún gobierno cubano le conceda tal cosa, ni a Erdogán ni a cualquier otro. Aprovecho esto para declarar que estoy totalmente en contra de que se permita algo que sirva de pretexto para la penetración del Islam en Cuba. Digan lo que digan, los que quieren defenderlos, en casi todos los lugares donde entran los musulmanes, los conflictos abundan (ver lo que sucede en varios países del África subsahariana, entre otros muchos). El Islam, desde sus orígenes, fue agresor e invasor. Aunque me acusen de paranoico, creo firmemente que sus constantes esfuerzos para establecer mezquitas y captar adeptos, en regiones donde no hay razones culturales ni históricas para ello, no es más que un plan para realizar una invasión silenciosa del mundo, ya que la posibilidad de las invasiones de otro tipo, la perdieron hace algunos siglos, cuando les quitaron su poder militar, aunque al parecer, también lo siguen buscando (los programitas nucleares “pacíficos”)

      • La oruga de invierno dijo:

        Parece que la solicitud ya fue concedida, al menos a Turquía, y que la Oficina del Historiador puso a disposición un local en La Habana Vieja. Eso es lo que tengo entendido, y ofrezco disculpas si mi información no es exacta, pues no soy un troll de foros, sino una ciudadana cubana altamente preocupada por algunos conflictos que, en mi humilde opinión, ya son amenazas algo más que potenciales. Yo no tengo suficiente conocimiento del Corán ni del Islam como religión como para emitir unaopinión sobre si es una religión negativa o positiva. Pero sí estoy viendo que quienes la profesan pueden regresar a la Edad Media e incluso a una barbarie neolítica sin un proceso de aclimatación demasiado la, másbien el retroceso, la involución suele durar pocas semanas. Y sé perfectamente, no hay que ser demasiado listo para saberlo, que el Islam no tiene absolutamente ninguna afinidad cultural con Cuba, como no sea la libertad que da a los varones para ser legalmente polígamos, cosa que a los cubanos les hará muy felices. Pero no seremos tan felices cuando nos demos cuenta de que a los ojos de la Sharia, la inmensa población de Cuba, practicante en algún grado de los cultos sincréticos afrocubanos, es más adoradora de Satán que los yazidíes. Aquí la limpieza religiosa sería peor que un genocidio, sería un despoblamiento de la isla a sangre y fuego. El apoyo oficial para la introducción del Islam en Cuba es un suicidio político a muy corto plazo, justo ahora, cuando nuestro país se enfrenta a un momento de cambios tan positivos. Quiero dejar muy claro que respeto el Islam que conozco, el que practicaban mis compañeros universitarios palestinos, libaneses y sirios. Que nunca España fue más próspera que cuando estuvo gobernada por los califatos. Pero OJO, aquellos musulmanes refinados, poetas, médicos, alquimistas, estadistas, guerreros caballerosos y piadosos con los vencidos, hoy serían calificados por ISIS como herejes y barridos de la faz de la Tierra. El mundo está en un momento terrible, y Cuba debewría aprovechar el aislamiento que le regala su posición geográfica para mantenerse lo más ajena posible a un conflicto como el del Medio Oriente. Cuando se convierta en una conflagración mundial, ya estaremos involucrados aunque no queramos, pero por el momento, sería sabio no invitar al Coco a dormir con nosotros.

      • La oruga de invierno dijo:

        Una observación de carácter histórico: el Imperio Otomano, turco para quienes no lo sepan, dejó de existir por decreto de un presidente turco, Kemal Ataturk, no recuerdo con exactitud la fecha, pero fue en las primeras décadas del siglo pasado. Este señor quería occidentalizar Turquía, abolió el fez y el velo y muchas otras cosas. Fue un gran político, un gran estadista que ayudó mucho a su nación. Aprovecho también para recordar el triste, trágico, siniestro conflicto que desde hace ucho tiempo mantiene dividida a la isla de Chipre, que etuvo ocupada por Turquía durante siglos, una ocupación cruel, cruel, cruel. Hoy, el norte de Chipre permanece ocupado, y el distrito de Varocha, balneario por donde los turcos entraron en ese territorio, es una ciudad fantasma, su antiguo esplendor como uno de los balnearios de moda de la zona quedó conjelado un día de 1974, cuando los habitantes griegos tuvieron que huir a la desbandada, mientras los turcos irrumpían allí. Varocha permanece idéntica a como era aquella noche, los autos, los bares, las vitrinas de moda, todo se conserva cubierto por una espesa capa de polvo, y los griegos no pueden regresar a sus hogares porque los soldados turcos les disparan por encima de las vallas con que han cerrado el acceso a la ciudad. También quisiera recordar que Turquía no es otra cosa que la antigua Bizancio, capital del Imperio Romano de Oriente, una ciudad griega, la más espléndida y desarrollada del mungo en su época. Lord Byron, el célebre poeta romántico inglés, internacionalista lo llamaríamos hoy, murió en Grecia peleando contra los turcos. Vlad Tépez, más conocido por Vlad Dracúlea, Vlad el Empalador o conde Drácula, fue, en realidad, un héroe rumano, un príncipe que luchó contra los turcos y los trató con la misma crueldad con que ellos trataron a su pueblo. No es que yo la tenga cogida con los turcos, pero es que los turcos se las traen. Ahora mismo han aceptado entrar en la coalición contra ISIS y han cedido su más importyante base militar en la frontera, Isirlik, a los norteamericanos para que puedan bombardear a SISI en Siria, pero al mismo tiempo ellos se han puesto a bombardear a los kurdos. Como dije antes: son aliados peligrosos.

      • Sombrerero Loco dijo:

        Estimada oruga de invierno, si el historiador de la habana ha dado este paso de permitir una mezquita en la habana entonces yo como arquitecto y ser humano me opongo a este engendro. Es una falta de repeto de parte de usted Eusebio Leal, de ser esto verdad. Lea la historia del Islam y sus atrocidades, todo el mundo critica a los catolicos por los herrores del pasado que ahora en la actualidad se estan redimiendo por el perdon que esta pidiendo la iglesia incluso contra las atrocidades cometidas durante la conquista, y lo que nosotros los cubanos podemos representar para ellos. El Islam nunca ha pedido disculpas por los seres esclavisado durante sus invaciones a territorios de antiguos reinos cristianos y ahasta sus imanes han santificado y justificado ataques terroristas. Esto sería el error cultuiral más grande que se ha cometido en este país por años.

  • La oruga de invierno dijo:

    Quisiera recordar una vez más que el Diario de Cristobal Colón, descubridor del Nuevo Mundo y de Cuba, está plagado de mentiras, pues el Almirante necesitaba convencer a los Reyes Católicos de que había llegado al reino del Gran Kan, a las Indias, a cualquier parte donde hubiera oro. Erdogan ha hecho una cita tendenciosa sobre la afirmación de Colón de haber visto una mezquita nada menos que en el territorio que hoy corresponde a la ciudad de Santiago de Cuba. Erdogan llegó afirmar que los árabes descubrieron Cuba antes que Colón. De cualquier modo los cubanos no nos libraremos de las reclamaciones territoriales, que si no vienen por haber sido la isla descubierta por los árabes de Erdogán, vendrán por nuestra descendencia de España, o sea, de Al-Andalus. Al final, se probará de algún modo que descendemos de los musulmanes que ocuparon casi toda España durante ocho siglos después de robársea a los visigodos. Y se probará también que las cifras de la emigración gallega a Cuba son un invento del Papa Borgia.

    • Sombrerero Loco dijo:

      Estimado Oruga, mi comentario anterior en apoyo al suyo fue censurado. No obstante a eso, es muy peligroso forzar al pueblo cubano a tener dentro de su territorio templos, religiones y costumbres que nada tienen que ver con la cotidianidad ni la cultura cubana, pues eso lejos de beneficiar nos traeran problemas. Seria mucho mejor un templo Bahai o de la iglesia ortodoxa asiria que mucho sufren de repreción en paises arabes de mayoria musulmana. Y mantengo mi comentario anterior.

  • PINEDO dijo:

    RECORDAREMOS QUE UNA DE LAS RAZONES PARA LA INVASION DE IRAK FUE QUE SADAM UTILIZO GAS CONTRA LOS KURDOS.

    • La oruga de invierno dijo:

      Mucha gente ha utilizado de todo contra los kurdos. Mucha gente no quiere que tengan su Estado. Mucha gente cree que un mundo perfecto sería un mundo sin kurdos. Así que si lo recuerdas no estás haciendo nada especial.

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Está bastante enredado este asunto. Creo que esto merece un análisis más serio y extenso aquí, CUBADEBATE.

  • granito de arena dijo:

    Algunos foristas como José R. Oro y Martín Chaco han ofrecido algunos elementos que me parecen importantes. Me gustaría que con más frecuencia se reflejaran en Cubadebate estas cuestiones que todos debíamos conocer —no importa cuán lejos estemos geográficamente— porque se trata de un volcán a punto de hacer erupción. Recuerdo que en los días en que los kurdos defendían desesperadamente la ciudad de Kobani y hacían llamados de auxilio, el gobierno turco no permitía el paso a los kurdos que desde el otro lado venían en defensa de los suyos, y lo hizo a última hora presionado por otros países. También ha obstaculizado la entrada de la población kurda que viene huyendo de las atrocidades del Estado Islámico, incluso con sus niños y ancianos.

  • La oruga de invierno dijo:

    Pinedo, volví a leer su comentario y no me queda claro si usted censura o apoya la invasión de Irak, ni si usted cree o no cree que Saddam gaseó a los kurdos. No percibo con claridad si es usted sincero o irónico… Yo le diré qué pienso: creo que la invasión de Estados Unidos et al a Irak fue, ante todo, un error cultural. Saddam era un tirano, un asesino, pero era también un líder fuerte de la clase que justamente resulta imprescindible para mantener unido un país en el que aún impera un sistema tribal basado en alianzas de clanes y enemistades religiosas. El error cutural consistió en creer que podía sustituirse a Saddam por el sistema democrático occidental. No es que haya salido mal el intento porque lo hicieron los norteameicanos, porque mire qué mal les salió primero a los rusos intentarl en Afganistán. Ese error cultural llevó al inmenso error político de sacrificar a los hombres fuertes del Medio Oriente a un espejismo llamado Primavera Árabe, que ha terminado en genocidio indetenible, en millones de refugiados y en una desestabilización y cambio de faz del mundo que anuncia muy mal final. Lo que se ha hecho es abrir la caja de Pandora y que el Mal se derrame sobre el planeta. Por lo menos, antes Pandora estaba en el mundo árabe. Ahora cada uno de nosotros la lleva sentada en el hombro. Usted también.

    • La oruga de invierno dijo:

      Quiero precisar un detalle interesantísimo: los turcos no viven en Varocha, porque algún acuerdo de la ONU se los impide. Hay algo lamado la línea verde, que divide a Chipre en dos, y existe una zona internacional donde hay bases, creo que son dos en la isla, ocupadas por soldados de cinco naciones, entre ellas Estados Unidos, Canadá, Francia, y no recuerdo si Italia y Alemania o Australia. Pero lo que quiero destacar es que los turcos echaron a los habitantes griegos de Varocha y ellos mismos no pueden ocuparla, pero no dejan volver a los griegos. Esa situación no tiene igual en el mundo, solo ocurre allí. Mía o de nadie, parecen decir a la ciudad. Las fotos de Varocha que se pueden encontrar en Internet son de lo más impresionante que he visto antes de ver las decapitaciones de ISIS, porque muestran una variante del horror que parece un cuento fantástico, algo que la mente humana casi ni puede concebir.

  • La oruga de invierno dijo:

    Mi estimado Sombrerero Loco, su último comentario no tiene botón para respuesta, así que le contesto por aquí. Una mezquita en La Habana no sería un engendro arquitectónico más que lo que pudieran serlo la Iglesia Ortodoxa Rusa o el edificio de San Jerónimo en la calle Obispo. La Habana tiene una arquitectura ecléctica y ya está, además, tan deteriorada que admite cualquier cosa sin que se note demasiado. Las mezquitas, arquitectónicamente hablando, son hermosas. Pero desde luego, en este momento brindar apoyo oficial al Islam en Cuba y construirle mezquitas es abrir la puerta a la Noche. Eusebio Leal, cuya inteligencia y potencial intelectual y cultural tengo en muy alta estima, sabe todo esto probablemente mejor que nosotros, y también sabe que en esas mezquitas no tarará en intalarse una medersa, pero no creo que “permita” algo o no lo permita. Creo que una decisión como esa fue tomada a otros niveles durante la visita de Erdogan a La Habana. Creo que eso no depende en absoluto de Eusebio, que es católico, por cierto. Es un error. un gravísimo error que tendrá consecuencias fatales.

    • La oruga de invierno dijo:

      Más sobre nuestros nuevos amigos los turcos. Este artículo está tomado del sitio pica@cubarte.cult.cu, Boletín Entorno, Año 13, No. 59. No necesito decir que se trata de un sitio oficial cubano.

      TURQUÍA EN PELIGRO
      Autor: Thierry Meyssan

      Hace alrededor de unos 15 años, George Friedman, fundador de la agencia privada de inteligencia Stratfor, convence a los dirigentes occidentales de que los países del grupo BRICS no tendrán un papel importante en el siglo XXI y de que sí lo tendrá Turquía. Friedman es un ex colaborador de Andrew Marshall, quien fungió como estratega del Pentágono desde 1973 hasta 2015.

      Los círculos patronales islámicos turcos han reforzado la propaganda a favor del islamismo recurriendo para ello a toda una serie de personalidades francesas que se han dejado sobornar (como Anne Lauvergeon, Alexandre Adler, Joachim Bitterlich, Helene Conway-Mouret, Jean-Francois Copé, Henri de Castries, Augustin de Romanet, Laurence Dumont, Claude Fischer, Stephane Fouks, Bernard Guetta, Elisabeth Guigou, Hubert Haenel, Jean-Pierre Jouyet, Alain Juppé, Pierre Lellouche, Gerard, Thierry de Montbrial, Pierre Moscovici, Philippe Petitcolin, Alain Richard, Michel Rocard, Daniel Rondeau, Bernard Soulage, Catherine Tasca, Denis Verret, Wilfried Verstraete, por citar sólo algunas).

      Pero Turquía se halla hoy al borde de la implosión, al extremo que puede decirse en este momento que su supervivencia como Estado está realmente en peligro.

      El proyecto de desmantelamiento de Turquía

      En 2001, los estrategas straussianos del Departamento de Defensa estadounidense planeaban un diseño del «Medio Oriente ampliado» [o «Gran Medio Oriente»] que preveía la división de Turquía para favorecer el surgimiento de un Kurdistán independiente, que reuniría a los kurdos de la actual Turquía, los de Irak y los de Irán. Ese proyecto suponía que Turquía saliera de la OTAN, que se lograra la reconciliación entre tribus kurdas que no tienen mucho en común y ni siquiera el idioma; y concretar considerables desplazamientos de poblaciones. Ya en 2001, el coronel Ralph Peters mencionaba en un artículo de Parameters, antes de publicar un mapa al respecto, en 2005. Peters es un discípulo de Robert Strausz-Hupé, exembajador de Estados Unidos y teórico del Novus orbis terranum (el «Nuevo Orden mundial».

      Ese loco proyecto volvió a salir flote, hace un mes, junto al acuerdo entre Israel y Arabia Saudita negociado como respuesta a las negociaciones del llamado grupo 5+1 sobre el tema nuclear iraní. Tel Aviv y Riad contaban con Turquía para acabar con la República Árabe Siria. Ankara se había comprometido firmemente en ese sentido cuando la OTAN terminó el traslado del LandCom (el Mando Conjunto de las Fuerzas Terrestres de la alianza atlántica) a la ciudad turca de Esmirna, en julio de 2013. Decepcionado ante la pasividad de Estados Unidos, el entonces primer ministro turco Erdogan organizó &;bajo bandera falsa [1]; el bombardeo químico perpetrado en las afueras de Damasco para justificar una intervención de la OTAN. Pero no obtuvo el resultado deseado. Un año después, Erdogán volvía a la carga, prometiendo utilizar la coalición internacional creada contra el Emirato Islámico para tomar Damasco. En las actuales circunstancias, Israel y Arabia Saudita –que han tenido
      que correr con los gastos y sufrir las decepciones por las promesas incumplidas– no tendrán ciertamente reparos en provocar una guerra civil en Turquía.

      El cambio de política en Washington

      Sin embargo, dos factores parecen oponerse al desmantelamiento de Turquía.

      – Primeramente, el propio Departamento de Defensa estadounidense. Su nuevo estratega, el coronel James H. Baker –quien sustituyó a Andrew Marshall a principios de año; no es un straussiano. El coronel James H. Baker razona conforme a los principios de la paz de Westfalia y orienta el Pentágono hacia un enfrentamiento al estilo de la guerra fría. La visión de Baker corresponde a la de la nueva National Military Strategy. Además, también comparte esa visión el general Joseph Dunford, nuevo jefe del Estado Mayor Conjunto [9]. En 0-ö ü .ö .ö as palabras, el Pentágono renuncia a la «estrategia del caos» y ahora desea apoyarse nuevamente en Estados.

      – Segundo factor. Preocupada por el posible traslado del Emirato Islámico («Daesh») desde el Levante hacia el Cáucaso, Rusia ha negociado –con la aprobación de Washington– un acuerdo entre

      – Siria (que actualmente enfrenta los ataques del Emirato Islámico),
      – Arabia Saudita (que actúa como principal proveedor de fondos de esa organización terrorista)
      – y Turquía (que garantiza la Dirección operativa de esos yihadistas).

      El 29 de junio de 2015, el presidente ruso Vladimir Putin presentó personalmente ese plan al ministro sirio de Relaciones Exteriores, Walid Muallem, y a Buthaina Shaaban, la consejera especial del presidente sirio Bachar al-Assad. Y las partes procedieron de inmediato a una serie de intercambios.

      El 5 de julio, una delegación de los servicios secretos sirios fue recibida por el príncipe heredero saudita Mohamad ben Salman.

      Turquía recibió al comisario oficioso de Damasco y posteriormente envió su propio emisario a la capital siria. Después de la firma del acuerdo 5+1, Turquía cesó su respaldo al Emirato Islámico y procedió a la detención de 29 individuos que facilitaban las entradas y salidas ilegales a través de la frontera turco-siria.

      Ambas variantes son posibles actualmente: un desplazamiento de la guerra de Siria hacia Turquía o el surgimiento de una coordinación regional contra el Emirato Islámico.

      La situación en Turquía

      Es muy importante no perder de vista la transformación que ha sufrido Turquía en estos últimos cuatro años.

      – Primeramente, se ha producido un derrumbe de la economía turca. Al implicarse en la guerra contra Libia, Turquía perdió uno de sus principales clientes -la propia Libia-;, sacrificio que además resultó totalmente inútil en la medida en que ese cliente se volvió completamente insolvente. Su implicación en la guerra contra Siria fue menos dramática, ya que el mercado común siro-irano-turco se hallaba en estado embrionario. Pero las consecuencias conjugadas de ambas guerras interrumpieron el crecimiento de Turquía, que ahora está a punto de registrar cifras negativas. Además, parte de la economía turca se basa actualmente en la venta de productos fabricados por grandes marcas europeas y desviados de los circuitos comerciales legales. Este contrabando masivo incluso está afectando ahora la economía de la Unión Europea.

      – Segundo, para lograr conquistar el poder, Recep Tayyip Erdogan se aprovechó de un golpe de Estado militar recurriendo al arresto de oficiales superiores a quienes acusó de conspirar contra el Estado. Al principio, Erdogan arremetió contra las redes Gladio de la OTAN (cuya versión turca se conoce como Ergenekon). Después, Erdogan hizo arrestar a los oficiales que –con el fin de la guerra fría– sopesaban un cambio de alianza y se habían puesto en contacto con el Ejército Popular Chino. Para sacarlos de circulación, Erdogan acusó a esos oficiales de ser miembros de esa red, lo cual no tenía ningún sentido. Como resultado de estas purgas, la mayoría de la oficialidad superior turca ha sido arrestada y encarcelada. Como consecuencia de ello, las fuerzas armadas están actualmente debilitadas y la OTAN ha perdido el interés que antes tenía en ellas.

      – Tercero, la política islamista de la administración Erdogan ha dividido profundamente el país y sembrado el odio entre laicos, al igual que entre las comunidades sunnitas, kurdas y alevíes de Turquía. Esto hace posible, en este momento, el paralelo que yo establecía con el escenario egipcio hace más de un año. Turquía se ha convertido en un barril de pólvora y una chispa bastaría para hacerlo estallar en una guerra civil que ya nadie podrá detener y que asolará el país por largo tiempo.

      – Cuarto, la rivalidad entre el clan islamista de Erdogan, Milli Gorus (creado en los años 1970 por el ex ministro Necmettin Erbakan) y el Hizmet de Fethullah Gulen, ha destruido el partido en el poder, o sea el AKP. Milli Gorus e Hizmet parten la misma visión oscurantista del islam. Pero Fethullah Gulen (quien hoy vive en Estados Unidos) fue reclutado para la CIA por Graham E. Fuller y predica una alianza entre creyentes alrededor de la OTAN cristiana y de Israel mientras que Milli Gorus defiende el supremacismo musulmán. También resulta difícil imaginar de qué manera podrían los partidarios del ex presidente Turgut Ozal (también islamistas, y por lo tanto miembros del AKP, pero favorables al reconocimiento del genocidio contra los armenios a la igualdad de derechos de los kurdos y a una federación de Estados turcoparlantes del Asia Central) seguir vinculando su futuro político al de Erdogan.

      – Quinto, al aceptar la proposición del presidente Vladimir Putin para la construcción del gasoducto Turkish Stream, el presidente Erdogan rompe con la estrategia global de Estados Unidos. En efecto, si ese gasoducto llega a construirse será una vía de comunicación de envergadura continental y será una amenaza para la doctrina de «control de los espacios comunes» que permite a Estados Unidos mantener su supremacía sobre el resto del mundo. Ese gasoducto permitirá a Rusia bordear el caos ucraniano y burlar el embargo europeo.

      La OTAN ya no quiere continuar el juego

      Si bien la justicia turca ya ha logrado comprobar los vínculos personales del señor Erdogan con al-Qaeda, al mismo tiempo ya no existen dudas de que es el propio Erdogan quien dirige personalmente el Emirato Islámico. En efecto:

      – El Emirato Islámico está encabezado por Abu Baker al Baghdadi. Pero este personaje sólo aparece en primer plano por ser miembro de la tribu Qurays y, por consiguiente, descendiente del Profeta. El mando, en término operativos, está realmente en manos de Abu Alaa al-Afri y de Fadel al-Hayali (conocido como Abu Muslim al-Turkmani), dos turkmenos agentes del MIT (los servicios secretos turcos). Los demás miembros del estado mayor del Emirato Islámico son originarios de la antigua URSS.

      – Las exportaciones de crudo, recientemente reiniciadas en violación de la resolución 2701 del Consejo de Seguridad de la ONU, ya no pasan a través de Palmali Shipping & Agency JSC, la compañía del multimillonario turco-azerí Mubariz Gurbanoglu, sino de la empresa de Bilal Erdogan, hijo del presidente turco.

      – La atención médica realmente importante a los yihadistas heridos del Emirato Islámico está en manos del MIT (servicios secretos turcos) y se presta en un hospital clandestino que se halla en territorio turco en Saliurfa bajo la supervisión de Sumeyye Erdogan, hija del presidente turco.

      Es por eso que, el 22 de julio de 2015, el presidente Barack Obama se comunicó telefónicamente con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, y lo amenazó sin contemplaciones. Según nuestras informaciones, el presidente estadounidense dijo simple y llanamente haberse puesto de acuerdo con el primer ministro británico David Cameron para excluir a Turquía de la OTAN –lo cual implica la guerra civil y la división de Turquía en dos Estados si ese país

      1. no rompe de inmediato su acuerdo con Rusia sobre el gas

      2. y si no participa, también de inmediato, en la coalición internacional contra el Emirato Islámico.

      El presidente Erdogan, cuya formación es islámica pero no política, reaccionó tratando apaciguar a Washington pero prosiguió al mismo tiempo llevando adelante sus propios antojos.

      1. Turquía autorizó la OTAN a utilizar sus bases en territorio para luchar contra el Emirato Islámico, arrestó a los traficantes de personas de esa organización y participó en bombardeos simbólicos contra posiciones del Emirato Islámico en Siria;

      2. Pero, el señor Erdogan desplegó, al mismo tiempo, esfuerzos mucho más importantes contra su oposición kurda que contra el Emirato Islámico con intensos bombardeos contra posiciones del PKK en Irak, ordenando el arresto de miembros del PKK en Turquía y bloqueando numerosos sitios web kurdos [2]. La respuesta del PKK fue un lacónico comunicado donde ese partido tomaba nota de que el gobierno turco acaba de reiniciar unilateralmente las hostilidades;

      3. Se desconoce, por el momento, si Erdogan ha tomado alguna decisión con respecto al gasoducto Turkish Stream.

      Llegamos en este momento al término del plazo constitucional de 45 días al cabo del cual el jefe del principal grupo parlamentario turco debe formar gobierno. Dado que los 3 principales partidos de oposición, siguiendo los consejos de la embajada de Estados Unidos, se negaron a formar una alianza gubernamental con el AKP, Ahmet Davutoglu no ha podido conformar un nuevo gobierno. Habrá que volver a convocar elecciones legislativas. Teniendo en cuenta, por un lado, la división en el seno del AKP (islamistas) y, por otro lado, el odio existente entre el MHP (conservadores) y el HPD (izquierda y kurdos), es evidente que resultará muy difícil el surgimiento de una mayoría. Si así sucede o si el AKP llega a prevalecer, Turquía entrará en un periodo de guerra civil.

      Notas:

      [1] Las operaciones «bajo bandera falsa» o «false flag» son operaciones de inteligencia organizadas para que el verdadero organizador pueda atribuir su autoría a otro país o adversario, frecuentemente para utilizarla como pretexto o justificación para una represalia ulterior.

      [2] Como Rudaw, BasNews, DİHA, ANHA, el diario Ozgur Gundem, Yuksekova Haber, Sendika.Org y RojNews. En estos momentos, hay 81 000 sitios web bloqueados en Turquía.

      El autor es periodista y activista político francés, autor de investigaciones sobre la extrema derecha, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la Axis for Peace.

  • La oruga de invierno dijo:

    Tomado del sitio pica@cubarte.cult.cu, Boletín no. 13 del año 59, un sitio oficial de la República de Cuba

    TURQUÍA EN PELIGRO
    Autor: Thierry Meyssan

    Hace alrededor de unos 15 años, George Friedman, fundador de la agencia privada de inteligencia Stratfor, convence a los dirigentes occidentales de que los países del grupo BRICS no tendrán un papel importante en el siglo XXI y de que sí lo tendrá Turquía. Friedman es un ex colaborador de Andrew Marshall, quien fungió como estratega del Pentágono desde 1973 hasta 2015.

    Los círculos patronales islámicos turcos han reforzado la propaganda a favor del islamismo recurriendo para ello a toda una serie de personalidades francesas que se han dejado sobornar (como Anne Lauvergeon, Alexandre Adler, Joachim Bitterlich, Helene Conway-Mouret, Jean-Francois Copé, Henri de Castries, Augustin de Romanet, Laurence Dumont, Claude Fischer, Stephane Fouks, Bernard Guetta, Elisabeth Guigou, Hubert Haenel, Jean-Pierre Jouyet, Alain Juppé, Pierre Lellouche, Gerard, Thierry de Montbrial, Pierre Moscovici, Philippe Petitcolin, Alain Richard, Michel Rocard, Daniel Rondeau, Bernard Soulage, Catherine Tasca, Denis Verret, Wilfried Verstraete, por citar sólo algunas).

    Pero Turquía se halla hoy al borde de la implosión, al extremo que puede decirse en este momento que su supervivencia como Estado está realmente en peligro.

    El proyecto de desmantelamiento de Turquía

    En 2001, los estrategas straussianos del Departamento de Defensa estadounidense planeaban un diseño del «Medio Oriente ampliado» [o «Gran Medio Oriente»] que preveía la división de Turquía para favorecer el surgimiento de un Kurdistán independiente, que reuniría a los kurdos de la actual Turquía, los de Irak y los de Irán. Ese proyecto suponía que Turquía saliera de la OTAN, que se lograra la reconciliación entre tribus kurdas que no tienen mucho en común y ni siquiera el idioma; y concretar considerables desplazamientos de poblaciones. Ya en 2001, el coronel Ralph Peters mencionaba en un artículo de Parameters, antes de publicar un mapa al respecto, en 2005. Peters es un discípulo de Robert Strausz-Hupé, exembajador de Estados Unidos y teórico del Novus orbis terranum (el «Nuevo Orden mundial».

    Ese loco proyecto volvió a salir flote, hace un mes, junto al acuerdo entre Israel y Arabia Saudita negociado como respuesta a las negociaciones del llamado grupo 5+1 sobre el tema nuclear iraní. Tel Aviv y Riad contaban con Turquía para acabar con la República Árabe Siria. Ankara se había comprometido firmemente en ese sentido cuando la OTAN terminó el traslado del LandCom (el Mando Conjunto de las Fuerzas Terrestres de la alianza atlántica) a la ciudad turca de Esmirna, en julio de 2013. Decepcionado ante la pasividad de Estados Unidos, el entonces primer ministro turco Erdogan organizó &;bajo bandera falsa [1]; el bombardeo químico perpetrado en las afueras de Damasco para justificar una intervención de la OTAN. Pero no obtuvo el resultado deseado. Un año después, Erdogán volvía a la carga, prometiendo utilizar la coalición internacional creada contra el Emirato Islámico para tomar Damasco. En las actuales circunstancias, Israel y Arabia Saudita –que han tenido
    que correr con los gastos y sufrir las decepciones por las promesas incumplidas– no tendrán ciertamente reparos en provocar una guerra civil en Turquía.

    El cambio de política en Washington

    Sin embargo, dos factores parecen oponerse al desmantelamiento de Turquía.

    – Primeramente, el propio Departamento de Defensa estadounidense. Su nuevo estratega, el coronel James H. Baker –quien sustituyó a Andrew Marshall a principios de año; no es un straussiano. El coronel James H. Baker razona conforme a los principios de la paz de Westfalia y orienta el Pentágono hacia un enfrentamiento al estilo de la guerra fría. La visión de Baker corresponde a la de la nueva National Military Strategy. Además, también comparte esa visión el general Joseph Dunford, nuevo jefe del Estado Mayor Conjunto [9]. En 0-ö ü .ö .ö as palabras, el Pentágono renuncia a la «estrategia del caos» y ahora desea apoyarse nuevamente en Estados.

    – Segundo factor. Preocupada por el posible traslado del Emirato Islámico («Daesh») desde el Levante hacia el Cáucaso, Rusia ha negociado –con la aprobación de Washington– un acuerdo entre

    – Siria (que actualmente enfrenta los ataques del Emirato Islámico),
    – Arabia Saudita (que actúa como principal proveedor de fondos de esa organización terrorista)
    – y Turquía (que garantiza la Dirección operativa de esos yihadistas).

    El 29 de junio de 2015, el presidente ruso Vladimir Putin presentó personalmente ese plan al ministro sirio de Relaciones Exteriores, Walid Muallem, y a Buthaina Shaaban, la consejera especial del presidente sirio Bachar al-Assad. Y las partes procedieron de inmediato a una serie de intercambios.

    El 5 de julio, una delegación de los servicios secretos sirios fue recibida por el príncipe heredero saudita Mohamad ben Salman.

    Turquía recibió al comisario oficioso de Damasco y posteriormente envió su propio emisario a la capital siria. Después de la firma del acuerdo 5+1, Turquía cesó su respaldo al Emirato Islámico y procedió a la detención de 29 individuos que facilitaban las entradas y salidas ilegales a través de la frontera turco-siria.

    Ambas variantes son posibles actualmente: un desplazamiento de la guerra de Siria hacia Turquía o el surgimiento de una coordinación regional contra el Emirato Islámico.

    La situación en Turquía

    Es muy importante no perder de vista la transformación que ha sufrido Turquía en estos últimos cuatro años.

    – Primeramente, se ha producido un derrumbe de la economía turca. Al implicarse en la guerra contra Libia, Turquía perdió uno de sus principales clientes -la propia Libia-;, sacrificio que además resultó totalmente inútil en la medida en que ese cliente se volvió completamente insolvente. Su implicación en la guerra contra Siria fue menos dramática, ya que el mercado común siro-irano-turco se hallaba en estado embrionario. Pero las consecuencias conjugadas de ambas guerras interrumpieron el crecimiento de Turquía, que ahora está a punto de registrar cifras negativas. Además, parte de la economía turca se basa actualmente en la venta de productos fabricados por grandes marcas europeas y desviados de los circuitos comerciales legales. Este contrabando masivo incluso está afectando ahora la economía de la Unión Europea.

    – Segundo, para lograr conquistar el poder, Recep Tayyip Erdogan se aprovechó de un golpe de Estado militar recurriendo al arresto de oficiales superiores a quienes acusó de conspirar contra el Estado. Al principio, Erdogan arremetió contra las redes Gladio de la OTAN (cuya versión turca se conoce como Ergenekon). Después, Erdogan hizo arrestar a los oficiales que –con el fin de la guerra fría– sopesaban un cambio de alianza y se habían puesto en contacto con el Ejército Popular Chino. Para sacarlos de circulación, Erdogan acusó a esos oficiales de ser miembros de esa red, lo cual no tenía ningún sentido. Como resultado de estas purgas, la mayoría de la oficialidad superior turca ha sido arrestada y encarcelada. Como consecuencia de ello, las fuerzas armadas están actualmente debilitadas y la OTAN ha perdido el interés que antes tenía en ellas.

    – Tercero, la política islamista de la administración Erdogan ha dividido profundamente el país y sembrado el odio entre laicos, al igual que entre las comunidades sunnitas, kurdas y alevíes de Turquía. Esto hace posible, en este momento, el paralelo que yo establecía con el escenario egipcio hace más de un año. Turquía se ha convertido en un barril de pólvora y una chispa bastaría para hacerlo estallar en una guerra civil que ya nadie podrá detener y que asolará el país por largo tiempo.

    – Cuarto, la rivalidad entre el clan islamista de Erdogan, Milli Gorus (creado en los años 1970 por el ex ministro Necmettin Erbakan) y el Hizmet de Fethullah Gulen, ha destruido el partido en el poder, o sea el AKP. Milli Gorus e Hizmet parten la misma visión oscurantista del islam. Pero Fethullah Gulen (quien hoy vive en Estados Unidos) fue reclutado para la CIA por Graham E. Fuller y predica una alianza entre creyentes alrededor de la OTAN cristiana y de Israel mientras que Milli Gorus defiende el supremacismo musulmán. También resulta difícil imaginar de qué manera podrían los partidarios del ex presidente Turgut Ozal (también islamistas, y por lo tanto miembros del AKP, pero favorables al reconocimiento del genocidio contra los armenios a la igualdad de derechos de los kurdos y a una federación de Estados turcoparlantes del Asia Central) seguir vinculando su futuro político al de Erdogan.

    – Quinto, al aceptar la proposición del presidente Vladimir Putin para la construcción del gasoducto Turkish Stream, el presidente Erdogan rompe con la estrategia global de Estados Unidos. En efecto, si ese gasoducto llega a construirse será una vía de comunicación de envergadura continental y será una amenaza para la doctrina de «control de los espacios comunes» que permite a Estados Unidos mantener su supremacía sobre el resto del mundo. Ese gasoducto permitirá a Rusia bordear el caos ucraniano y burlar el embargo europeo.

    La OTAN ya no quiere continuar el juego

    Si bien la justicia turca ya ha logrado comprobar los vínculos personales del señor Erdogan con al-Qaeda, al mismo tiempo ya no existen dudas de que es el propio Erdogan quien dirige personalmente el Emirato Islámico. En efecto:

    – El Emirato Islámico está encabezado por Abu Baker al Baghdadi. Pero este personaje sólo aparece en primer plano por ser miembro de la tribu Qurays y, por consiguiente, descendiente del Profeta. El mando, en término operativos, está realmente en manos de Abu Alaa al-Afri y de Fadel al-Hayali (conocido como Abu Muslim al-Turkmani), dos turkmenos agentes del MIT (los servicios secretos turcos). Los demás miembros del estado mayor del Emirato Islámico son originarios de la antigua URSS.

    – Las exportaciones de crudo, recientemente reiniciadas en violación de la resolución 2701 del Consejo de Seguridad de la ONU, ya no pasan a través de Palmali Shipping & Agency JSC, la compañía del multimillonario turco-azerí Mubariz Gurbanoglu, sino de la empresa de Bilal Erdogan, hijo del presidente turco.

    – La atención médica realmente importante a los yihadistas heridos del Emirato Islámico está en manos del MIT (servicios secretos turcos) y se presta en un hospital clandestino que se halla en territorio turco en Saliurfa bajo la supervisión de Sumeyye Erdogan, hija del presidente turco.

    Es por eso que, el 22 de julio de 2015, el presidente Barack Obama se comunicó telefónicamente con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, y lo amenazó sin contemplaciones. Según nuestras informaciones, el presidente estadounidense dijo simple y llanamente haberse puesto de acuerdo con el primer ministro británico David Cameron para excluir a Turquía de la OTAN –lo cual implica la guerra civil y la división de Turquía en dos Estados si ese país

    1. no rompe de inmediato su acuerdo con Rusia sobre el gas

    2. y si no participa, también de inmediato, en la coalición internacional contra el Emirato Islámico.

    El presidente Erdogan, cuya formación es islámica pero no política, reaccionó tratando apaciguar a Washington pero prosiguió al mismo tiempo llevando adelante sus propios antojos.

    1. Turquía autorizó la OTAN a utilizar sus bases en territorio para luchar contra el Emirato Islámico, arrestó a los traficantes de personas de esa organización y participó en bombardeos simbólicos contra posiciones del Emirato Islámico en Siria;

    2. Pero, el señor Erdogan desplegó, al mismo tiempo, esfuerzos mucho más importantes contra su oposición kurda que contra el Emirato Islámico con intensos bombardeos contra posiciones del PKK en Irak, ordenando el arresto de miembros del PKK en Turquía y bloqueando numerosos sitios web kurdos [2]. La respuesta del PKK fue un lacónico comunicado donde ese partido tomaba nota de que el gobierno turco acaba de reiniciar unilateralmente las hostilidades;

    3. Se desconoce, por el momento, si Erdogan ha tomado alguna decisión con respecto al gasoducto Turkish Stream.

    Llegamos en este momento al término del plazo constitucional de 45 días al cabo del cual el jefe del principal grupo parlamentario turco debe formar gobierno. Dado que los 3 principales partidos de oposición, siguiendo los consejos de la embajada de Estados Unidos, se negaron a formar una alianza gubernamental con el AKP, Ahmet Davutoglu no ha podido conformar un nuevo gobierno. Habrá que volver a convocar elecciones legislativas. Teniendo en cuenta, por un lado, la división en el seno del AKP (islamistas) y, por otro lado, el odio existente entre el MHP (conservadores) y el HPD (izquierda y kurdos), es evidente que resultará muy difícil el surgimiento de una mayoría. Si así sucede o si el AKP llega a prevalecer, Turquía entrará en un periodo de guerra civil.

    Notas:

    [1] Las operaciones «bajo bandera falsa» o «false flag» son operaciones de inteligencia organizadas para que el verdadero organizador pueda atribuir su autoría a otro país o adversario, frecuentemente para utilizarla como pretexto o justificación para una represalia ulterior.

    [2] Como Rudaw, BasNews, DİHA, ANHA, el diario Ozgur Gundem, Yuksekova Haber, Sendika.Org y RojNews. En estos momentos, hay 81 000 sitios web bloqueados en Turquía.

    El autor es periodista y activista político francés, autor de investigaciones sobre la extrema derecha, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la Axis for Peace.

  • La oruga de invierno dijo:

    He publicado este artículo, muy lúcido y certero, para aportar un poco más de información sobre el señor Erdogan, y preguntar después si alguien sigue creyendo que será bueno construirle mezquitas en Cuba. Además, aunque Turquía es la 17 economía del planera, ahora está en mal momento, por lo que su aistad económica no resulta un negocio redondo. El préstamo de 30 millones que ha hecho Erdogan a Cuba no justifica el precio tan alto que los cubanos tebdremos que pagar por esas mezquitas en nuestro territorio. Ya dos cretinos han llamado la atención sobre nosotros en Miami. Ya estamos en la mira. ¡¡¡No añadir más leña al fuego por favor!!! La seguridad de once millones de personas vale más que 30 millones de cualquier moneda.

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también