Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Se convierte EEUU en el primer productor mundial de petróleo

| 24 |
Una instalación petrolífera que utiliza la técnica del 'fracking', en California el 24 de marzo de 2014. Foto: AFP.

Una instalación petrolífera que utiliza la técnica del ‘fracking’, en California el 24 de marzo de 2014. Foto: AFP.

EEUU se convirtió en el primer productor de petróleo del mundo por primera vez desde 1975 gracias al crudo de esquisto, anunció este miercoles la empresa petrolífera británica BP.

Asimismo, la oferta mundial de petróleo creció como nunca en 2014 (2,1 millones de barriles por día), según el informe estadístico sobre energía de BP. Este aumento se debió principalmente al crecimiento de 1,6 millones de barriles por día de la producción estadounidense.

Según el informe, es la primera vez que un país consigue aumentar su oferta en más de 1 millón de barriles diarios durante tres años consecutivos.

“Estados Unidos ha superado a Arabia Saudí y Rusia como primer productor mundial de petróleo por primera vez desde 1975”, dijo Bob Dudley, director general de BP. “Las implicaciones de la revolución del esquisto estadounidense son profundas”, insistió.

Por ejemplo, Estados Unidos ha reducido considerablemente sus importaciones, hasta el punto de ceder a China el lugar de primer importador mundial.

Y eso pese a que la ralentización de la economía hizo que el incremento de la demanda china fuera solo de un 2,6% en 2014, mucho menos que el progreso medio anual de un 6,6% de los 10 años anteriores.

El petróleo de esquisto es un crudo no convencional que se extrae mediante el ‘fracking’ o fracturación hidráulica, una técnica que consiste en inyectar agua a alta presión para fracturar rocas ubicadas a profundidades de entre 1 500 y 2 400 metros.

Esta técnica ha ampliado las posibilidades de extraer petróleo a muchos otros países y es una amenaza a la posición dominante de los productores tradicionales.

Los ecologistas han criticado los riesgos que el ‘fracking’ acarrea, algo que ha llevado a algunos estados como Nueva York a prohibir la técnica; mientras que la industria defiende el potencial que ofrece para la independencia energética de Estados Unidos.

(Con información de AFP)

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • cadillac dijo:

    woww, no sabia que hasta 1975 EEUU fue el primer productor mundial del mundo, creo que ahora EEUU debe tener un asiento en la OPEP, pues sobrepasa a paises que siempre han sido exportadores tradicionales de crudo.
    todo eso unido a tecnologias mas eficientes y ahorrativas y alternativas en el sector del transporte, daran mas a la baja los precios del petroleo…creo yo

    • ernesto dijo:

      EUA no entrará en la OPEP de ninguna manera. Y me preguntó si será sostenibie ese crecimiento

    • Jorge dijo:

      Las tecnologías que utilizan no son ni más eficientes, ni más ahorrativas, y mucho más contaminantes, además de generar inestabilidad que puede provocar (y ha provocado) sismos. El punto de equilibrio para los costos de la extracción de petróleo de esquisto es más alto que para el convencional, y además, la tecnología consume mucha agua, además de contaminar el manto freático, entre otras desventajas.

      • cadillac dijo:

        socio hable del transporte, lee bien

      • Arista dijo:

        Tiene la razón, la abundante extrancción del gas de esquito y su acompañante el petróleo de esquisto, van a provocar la disminución de los precios del petróleo y esto repercutirá directamente sobre el desarrollo de las Fuentes Renovables de Energía, haciendo que estas vuelvan a quedar rezagadas, como siempre pasa.
        Y la técnica del fracking es desvastadora, utiliza millones de litros de agua que son irrecuperables y terminan contaminando el manto freático, además que ha provocado sismos en varios lugares.
        Esto está muy mal, los humanos no vemos que podemos transformar la realidad hacia algo mejor, como las fuentes renovables de energía.

    • cas dijo:

      Cadillac 59, USA, como siempre, primero la geopolitca,el mercado y el dinero, cueste lo que cueste, despues, si acaso, el medio ambiente y los seres humanos, claro que no son santos, son destructores acelerados del planeta, veremos donde iran a vivir nuestros sucesores, cadillac 59, no se puede defender semejante conducta, ni semejante sistema , espero que mas temprano que tarde desaparezca, saludos cas.

  • YO_AQUI dijo:

    AHORA SI LA GASOLINA SE VA A PONER BARATICA… ESO ESPERO CUPET

  • yoel dijo:

    Noticia positiva para seguir abaratando los precios

    • cas dijo:

      Yoel, Yoel, si,si, abaratando los precios y des-baratando la salud y el ambiente, saludos cas.

  • danilo dijo:

    A correr liberales del Perico. Esta noticia que no es tan sorprendente por lo que se había publicado anteriormente va a tener implicaciones económicas y políticas muy pero muy profundas.

  • alejandro dijo:

    El petróleo esquisto; al cual se refiere el artículo; no existe. El gas esquisto es lo que existe, que es el gas acompañante del petróleo, el cual, luego de someterse a un proceso industrial se obtiene el gas doméstico (butano y propano). Lo EE.UU obtiene a través del fracking o quiebre hidráulico de las rocas porosas es petróleo convencional.

  • miami dijo:

    eso ya venia este gran pais es asi siempre seran los primeros como dijo obama muchos se pregunta cuando dejaremos de ser los primeros cuando nuestra economia caera no pierdan mas su tiempo nunca pasara porque simplemente fuimos los elegidos ummm

    saludos desde miami

  • yoyi dijo:

    Miren ustedes yo no soy ecologista pero si experimente las consecuencias de esta tecnica del fracking estando en Juba, capital d Sudan del Sur donde todos los pozos de esa zona petrolera estan contaminados y el sabor es salado pues el agua que utilizan es el agua de mar. Alli lei una revista extranjera radicada en Juba que denunciaba que esta pracitca habia envenenado a varias familias y ya habian muerto mas de 1000 personas por la contaminacion del subsuelo, creo aun tengo esa revista. Alli estaban paises del sudeste asiatico perforando y las companias americanas estaban listos para coenzar las negociasiones. Iagianense ustedes esa pobre gente que no tiene casi agua todos el manto freactico en esa zona esta envenenado pues esa agua como que se mezcla al salir con componentes de los hidrocarburos se expande por todo el manto. Yo llegue a probar el agua para saber si era sierto, y asi fue. Alli no hay mar en millas a la redonda solo el rio Nilo. En verdad lo que esas transnacionales del petroleo hacen alrededor del mundo para aumnetear sus riquezas es increible. Si seguimos asi el planeta tierra quedara sin agua en menos de una centuria , al menos sin agua potable.

  • Pierre dijo:

    En una audiencia ante el comité de la Conservación Petróleo y Gas de Nebraska, un agricultor local dejó sin palabras a los miembros de la junta partidarios de la fracturación hidráulica o ‘fracking’ después de ofrecerles que bebieran agua contaminada debido a este polémico método de extracción.
    En un video subido a YouTube, el agricultor James Osborne aprovechó para explicar visualmente los estragos que causan los residuos del ‘fracking’ en la mesa acuífera de ese estado, al verter en varios vasos agua que contenía una “mezcla exclusiva privada” de aditivos usados para la fracturación hidráulica.
    El comité se encuentra celebrando audiencias públicas sobre una propuesta de una empresa petrolera para enviar las aguas residuales del ‘fracking’ de otros estados a Nebraska, donde sería desechada en un “pozo de eliminación” del condado de Sioux. Según un informe, la Terex Energy Corp planea trasladar hasta 10.000 barriles diarios de aguas residuales cargadas de químicos a Nebraska para su eliminación, según publica Raw Story.
    Osbourne, quien aclaró al comité que tiene vínculos con la industria del petróleo, explicó que el agua contaminada podría afectar a todo el estado de Nebraska en caso de derramamientos o filtraciones en la capa freática.
    En referencia a conversaciones anteriores, Osbourne apeló: “Así que me dijo esta mañana que usted bebería esta agua”, afirmó señalando al líquido contaminado. “¿La bebería? ¿Sí o no?”, preguntó dirigiéndose al comité, del cual solo recibió un tenso silencio.
    Seguidamente el agricultor explicó que un agua contaminada atravesaría todo el estado en tan solo tres días y que “seguramente habrá derrames y filtraciones”. Acto seguido dejó los vasos en la mesa antes de agradecer al comité y salir del recinto entre aplausos.
    Publicado en Cubadebate el pasado 30 de marzo de 2015 con el titulo “Agricultor invita a petroleros a beber agua contaminada por ‘fracking’ (+ Video)”.
    Esto es real, interpretemos lo fatídico de este método al medio ambiente y al manto freático y cada uno tiene la posibilidad de sacar sus propias conclusiones.

    (Con información de RT)

  • lolo dijo:

    Por lo menos nosotros nos beneficiamos por la caida del precio y EU no lanzara mas guerras por petroleo caro.

  • JOSEPH dijo:

    “ESE ES EL NUDO GORDIANO DEL ASUNTO EL PETROLEO Y LOS IMPERIALISTAS LO SABEN Y POR ELLO CUESTE LO QUE LES CUESTE NO SE DETENDRÁN EN SU AFÁN DE BUSCARLO Y EXTRAERLO ESTE DONDE ESTE”

  • ROSQUETE dijo:

    Desde hace ya unos cuantos años los EEUU definieron como prioridad de su política energética, lograr una mayor soberanía en ese ámbito y con ello evitar la agonía que le presupone su tremenda dependencia energética de un grupo limitado de áreas “inestables” del mundo.
    Los políticos norteamericanos se dieron a esa tarea. Hace unos cuantos años ya, Alan Larson, subsecretario para Asuntos Económicos, Empresariales y Agrícolas en el Depto. de Estado se expresaba en un artículo de esta manera: “….Asegurar la confiabilidad de los abastecimientos mundiales de energía requerirá políticas que, a un mismo tiempo, estimulen el uso de tecnologías más nuevas y limpias y se ocupen de los retos políticos planteados por la creciente demanda mundial de petróleo y gas natural.…….” “A largo plazo necesitamos tecnologías nuevas, tales como la del hidrógeno y la captura del carbono, que puedan alimentar nuestra economía a la vez que aumentan la seguridad energética y minimizar el impacto ambiental del consumo de energía….”
    Trazaron una estrategia que parece están cumpliendo, excepto por lo de energía limpia, quizás no como la imaginaron inicialmente (Bush apostó primero con mayor fuerza por liberar prohibiciones del congreso relacionadas con las perforaciones off shore y flexibilizar otras regulaciones medioambientales). Obama llegó a decir antes de ser presidente: “Si la perforación costa afuera brindara un alivio en el corto plazo en las estaciones de servicio o una estrategia en el largo alcance para la independencia energética valdría la pena tomarla en consideración, a pesar de sus riesgos”.

    Cuando el galón de gasolina rebasó los 4 dólares, Obama se vio obligado a llamar la atención sobre el incremento de los precios del petróleo, opinando que era uno de los “armamentos más peligrosos del mundo”, pronosticando una imagen catastrófica, para ilustrar la importancia de eliminar la adición de los EEUU al petróleo foráneo, según reportó The Hill (diario del Capitolio Hill).

    El tema ha cambiado mucho y rápido, principalmente debido a la irrupción veloz en los últimos años de los productores de petróleo y gas que se dedicaron a perforar nuevos pozos por medio de la famosa y controvertida fracturación hidráulica, incluso pese a las caídas abruptas de los precios del petróleo en el mercado mundial.

    Es indiscutible que esta nueva revolución en la extracción no convencional del gas y petróleo atrapado en las rocas, impacta ya sobre la geopolítica además de lo que podría seguir impactando en el futuro mediato. De hecho, esta nueva producción constituye una poderosa arma económica y política que ha venido como “anillo al dedo” para favorecer en la estrategia por tratar de doblegar a naciones petrolera que se enfrentan a la hegemonía de los Estados Unidos, como es el caso de Venezuela, Irán y otros.

  • Alian Gonzalez dijo:

    la competemcia crece

  • M&M dijo:

    lo mejor de si bajan los precios del petroleo es que bajan los de los alimentos

  • yoyi dijo:

    Me extrano que EEUU hiciera esa declaracion pues siempre su estrategia fue no extraer sus reservas petroleras, gastar el que tiene otras reservas mundiales y cuando estas se agoten entocnes el sacar las de el y tener el mundo a sus pies. Por eso era el primer iportador de petroleo cuando en los setenta era el mayor productor y hasta hace pocos dias el mayor importador seguido pro China.

  • Juan Carlos La Rosa Bicet dijo:

    No sé en que momento estados unidos se convirtió en mayor productora de petróleo cuando hay naciones con más explotación de petróleo que esta

  • venezolano dijo:

    usa sigue siendo el numero uno en todo y su reinado parece ser absoluto

  • Tacuara dijo:

    Este comentario de Le Monde Diplomatique Ilustra sobre como El Horno del Fracking aun no está para pastelillos.
    ¿En qué contexto general se está dibujando la nueva geopolítica del petróleo? El país hegemónico, Estados Unidos, considera a China como la única potencia contemporánea capaz, a medio plazo (en la segunda mitad del siglo XXI), de rivalizar con él y de amenazar su hegemonía solitaria a nivel mundial. Por ello, Washington instauró secretamente, desde principio de los años 2000, una “desconfianza estratégica” con respecto a Pekín.
    El presidente Barack Obama decidió reorientar la política exterior norteamericana considerando como criterio principal este parámetro. Estados Unidos no quiere encontrarse de nuevo en la humillante situación de la Guerra Fría (1948-1989), cuando tuvo que compartir su hegemonía mundial con otra “superpotencia”, la Unión Soviética. Los consejeros de Obama formulan esta teoría de la siguiente manera: “Un sólo planeta, una sola superpotencia”.
    En consecuencia, Washington no deja de incrementar sus fuerzas y sus bases militares en Asia Oriental para intentar “contener” a China. Pekín constata ya el bloqueo de su capacidad de expansión marítima por los múltiples “conflictos de los islotes” con Corea del Sur, Taiwán, Japón, Vietnam, Filipinas… Y por la poderosa presencia de la VIIª flota de Estados Unidos. Paralelamente, la diplomacia norteamericana refuerza sus relaciones con todos los Estados que poseen fronteras terrestres con China (exceptuando a Rusia). Lo que explica el reciente y espectacular acercamiento de Washington con Vietnam y con Birmania.
    Esta política prioritaria de atención hacia el Extremo Oriente y de contención de China sólo es posible si Estados Unidos logra poder alejarse de Oriente Próximo. En este escenario estratégico, Washington interviene tradicionalmente en tres ámbitos. En primer lugar, en el ámbito militar: Washington se encuentra inmerso en varios conflictos, especialmente en Afganistán contra los talibanes y en Irak-Siria contra la Organización del Estado Islámico. En segundo lugar, en el ámbito de la diplomacia, en particular con la República Islámica de Irán, con el objetivo de limitar su expansión ideológica e impedir el acceso de Teherán a la fuerza nuclear. Y, en tercer lugar, en el ámbito de la solidaridad, especialmente con respecto a Israel, para quien Estados Unidos sigue siendo una especie de “protector en última instancia”.
    Esta “sobreimplicación” directa de Washington en la región (particularmente después de la Guerra del Golfo en 1991) ha mostrado los “límites de la potencia norteamericana”, que no ha podido ganar realmente ninguno de los conflictos en los cuales se ha implicado fuertemente (Irak, Afganistán). Conflictos que han tenido, para las arcas de Washington, un coste astronómico con consecuencias desastrosas incluso para el sistema financiero internacional.
    Actualmente, Washington tiene claro que Estados Unidos no puede realizar simultáneamente dos grandes guerras de alcance mundial. Por lo tanto, la alternativa es la siguiente: o Estados Unidos continúa implicándose en el “pantanal” de Oriente Próximo en conflictos típicos del siglo XIX; o se concentra en la urgente contención de China, cuyo fulgurante impulso podría anunciar a medio plazo la decadencia de Estados Unidos.
    La decisión de Barack Obama es obvia: debe hacer frente al segundo reto, pues éste será decisivo para el futuro de Estados Unidos en el siglo XXI. En consecuencia, este país debe retirarse progresivamente –pero imperativamente– de Oriente Próximo.
    Aquí se plantea una pregunta: ¿por qué Estados Unidos se ha implicado tanto en Oriente Próximo, hasta el punto de descuidar al resto del mundo, desde el fin de la Guerra Fría? Para esta pregunta, la repuesta puede limitarse a una palabra: petróleo.
    Desde que Estados Unidos dejó de ser autosuficiente en lo que al petróleo se refiere, a finales de los años 1940, el control de las principales zonas de producción de hidrocarburos se convirtió en una “obsesión estratégica” norteamericana. Lo cual explica parcialmente la “diplomacia de los golpes de Estado” de Washington, especialmente en Oriente Medio y en América Latina.
    En Oriente Próximo, en los años 1950, a medida que el viejo Imperio Británico se retiraba y quedaba reducido a su archipiélago inicial, el Imperio estadounidense lo reemplazaba mientras colocaba a la cabeza de los países de esas regiones a sus “hombres”, sobre todo en Arabia Saudí y en Irán, principales productores de petróleo del mundo, junto con Venezuela, ya bajo control estadounidense en la época.
    Hasta hace poco, la dependencia de Washington respecto al petróleo y al gas de Oriente Próximo le impidió considerar la posibilidad de retirarse de la región. ¿Qué ha cambiado entonces para que Estados Unidos piense ahora en retirarse de Oriente Próximo? El petróleo y el gas de esquisto, cuya producción por el método llamado “fracking” aumentó significativamente a comienzos de los años 2000. Eso modificó todos los parámetros. La explotación de ese tipo de hidrocarburos (cuyo coste es más elevado que el del petróleo “tradicional”) fue favorecida por el importante aumento del precio de los hidrocarburos que, en promedio, superaron los 100 dólares por barril entre 2010 y 2013.
    Actualmente, Estados Unidos ha recuperado la autosuficiencia energética e incluso está convirtiéndose otra vez en un importante exportador de hidrocarburos. Por lo tanto, ya puede por fin considerar la posibilidad de retirarse de Oriente Próximo, con la condición de cauterizar rápidamente varias heridas que, en algunos casos, datan de más de un siglo.
    Por esa razón, Obama retiró casi la totalidad de las tropas norteamericanas de Irak y de Afganistán. Estados Unidos participó muy discretamente en los bombardeos de Libia y se negó a intervenir contra las autoridades de Damasco, en Siria. Por otra parte, Washington busca a marchas forzadas un acuerdo con Teherán sobre el tema nuclear y presiona a Israel para que su gobierno progrese urgentemente hacia un acuerdo con los palestinos. En todos estos temas se percibe el deseo de Washington de cerrar los frentes en Oriente Próximo para pasar a otra cuestión (China) y olvidar así las pesadillas de Oriente Próximo.
    Todo esto se desarrollaba perfectamente mientras los precios del petróleo seguían altos, cerca de 100 dólares el barril. El precio de explotación del barril de petróleo de esquisto es de aproximadamente 60 dólares, lo que deja a los productores un margen considerable (entre 30 y 40 dólares el barril).
    Aquí es donde Arabia Saudí ha decidido intervenir. Riad se opone a que Estados Unidos se retire de Oriente Próximo. Sobre todo si Washington establece antes un acuerdo sobre el tema nuclear con Teherán, lo que los saudíes consideran demasiado favorable a Irán. Además, según la monarquía wahabita, expondría a los saudíes, y a los suníes en general, a convertirse en víctimas de lo que llaman “el expansionismo chií”. Hay que tener presente que los principales yacimientos de hidrocarburos saudíes se encuentran en zonas de población chií.
    Considerando que dispone de las segundas reservas mundiales de petróleo, Arabia Saudí decidió usar el petróleo para sabotear la estrategia norteamericana. Oponiéndose a las consignas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Riad decidió, contra toda lógica comercial aparente, aumentar considerablemente su producción y hacer de ese modo bajar los precios del petróleo, inundando el mercado de petróleo barato. La estrategia dio rápidamente resultados. En poco tiempo, los precios del petróleo bajaron un 50%. El precio del barril descendió a 40 dólares (antes de subir ligeramente hasta aproximadamente 55-60 dólares actualmente).
    Esta política asestó un duro golpe al “fracking”. La mayoría de los grandes productores estadounidenses de gas de esquisto están actualmente en crisis, endeudados y corren el riesgo de quebrar (lo que implica una amenaza para el sistema bancario norteamericano que, generosamente, había ofrecido abundantes créditos a los neopetroleros). A 40 dólares el barril, el esquisto ya no resulta rentable. Ni las excavaciones profundas “off shore”. Numerosas compañías petroleras importantes ya han anunciado que cesan sus explotaciones en alta mar porque no son rentables, provocando la pérdida de decenas de miles de empleos.
    Una vez más, el petróleo es menos abundante. Y los precios suben ligeramente. Pero las reservas de Arabia Saudí son suficientemente importantes para que Riad regule el flujo y ajuste su producción de manera que permita un ligero aumento del precio (hasta 60 dólares aproximadamente) pero sin que se lleguen a superar los límites que permitirían reanudar la producción mediante el “fracking” y en los yacimientos marítimos a gran profundidad. De este modo, Riad se ha convertido en el árbitro absoluto en materia de precio del petróleo (parámetro decisivo para las economías de decenas de países entre los cuales figuran Argelia, Venezuela, Nigeria, México, Indonesia, etc.).
    Estas nuevas circunstancias obligan a Barack Obama a reconsiderar sus planes. La crisis del “fracking” podría representar el fin de la autosuficiencia de energía fósil en Estados Unidos. Y, por lo tanto, la vuelta a la dependencia de Oriente Próximo (y también de Venezuela, por ejemplo). Por ahora, Riad parece haber ganado su apuesta. ¿Hasta cuándo?

  • Roberto dijo:

    Lastima que la guerra del petroleo este haciendo quebrar a tantas petroleras estadounidenses y este bajando la producción. El problema, las empresas no pueden competir con estados soberanos.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también