Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

La Colmenita tendrá dos estrenos mundiales por el Día de las Madres

| 3
La Colmenita con la obra "Abracadabra", en American University, Washington DC. Foto: Bill Hackwell

La Colmenita. Foto: Bill Hackwell

Pedro y el Lobo de Serguéi Prokófiev, será interpretado por primera vez por una Orquesta Sinfónica integrada por niños de la Enseñanza Primaria, a los que se le suman niños de Secundaria de la Escuela Elemental de Música Alejandro García Caturla y estudiantes del Instituto Superior de Arte (ISA).

El mundialmente conocido cuento sinfónico será recreado teatralmente por La Colmenita, bajo la Dirección Orquestal de Rocío Calle y Dirección Teatral de Carlos “Tin” Cremata. Se presentará en función única, dentro del Festival Internacional Cubadisco 2015 en la Sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba, el domingo 10 de Mayo a las 11:00 de la mañana.

Las abejitas de Tin presentarán también una nueva puesta en escena de Versión de una Niña Mala, creación colectiva del taller de La Colmenita de 10 de Octubre, con la dirección artística de Dévorah Rojas e Indira Arrastía y bajo la Dirección General de Los Payasos Terapéuticos de La Colmenita, dedicada al centenario del paradigmático maestro cubano Raúl Ferrer.

“Versión de una Niña Mala” estará el sábado 9 a las 3 p.m. y el domingo 10 a las 10:30 de la mañana en el Teatro de la Orden Tercera del Convento de San Francisco de Asís (“Teatro de La Colmenita”) y será auspiciada por la Asociación de Pedagogos de Cuba.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Frank Pais dijo:

    Un abrazo de miel a La Colmenita desde Turquia.

  • Juan Manuel Olivares Chávez dijo:

    Cada madre debiera llamarse maravilla

    Por Juan Manuel Olivares Chávez

    Las Tunas, Cuba.- Como la vicentenaria mariana Grajales, muchas fueron las madres cubanas, las que jugaron un destacado papel en la lucha por la independencia nacional, Celia Sánchez y Bilma Espin, Aidé Santamaría, son ejemplos elocuentes.

    Pero en auxilio del tiempo por medio de la Directora del Museo casa Natal Vicente garcía, Marilda Legrá Reyes y del Historiador de la ciudad Víctor Manuel Marrero Zaldivar te vengo a contar del papel de las madres tuneras.

    Diversos colectivos laborales del campo y la ciudad han tomado como bandera el nombre de la esposa del Mayor General Vicente García González, la camagueyana Brígida Zaldivar Cisneros, madre de 8 hijos, quien victima de la represión colonial en 1869, fue prisionera en su propia casa.

    Legrá Reyes y Marrero Zaldivar recordaron que aquel Coronel español Eugenio Oloño, tomó la reprimenda en busca de que Vicente que se encontraba en la manigua, depusiera las armas y no permitía a la población que le hicieran llegar alimentos, lo que provocó que murieran la niña de poco más de un año uno de los varones de 5.

    Cuando el Coronel Ordoño se presenta ante Brígida para que le firme el documento, con enérgica respuesta ella le respondió que el no sabia de lo que era capaz una cubana: no claudicó, prefirió ver morir a sus hijos que pedirle al esposo que depusiera las armas.

    También, recordaron a la poetiza, Tomaza Varona que tuvo un hijo con el General Francisco Muñoz Rubalcaba, que muere en el transcurso de la guerra sin que el padre lo llegara a conocer.

    Ilia Mayo Martinel, la Esposa del Francés Charles Filiberto Peison, que fue hecha prisionera y tubo que entregar al niño León Filiberto a la esclava Inés Nápoles que estaba recienparida y se ve obligada a amamantar a ambos, finalmente Mayo Martinel muere en una cárcel de Jibara, en la actual provincia de Holguín, lo que obliga a que el niño se críe al cuidado de la cautiva, ya que el padre cae en combate ese mismo año de 1877.
    En pleno siglo XX se distinguen las del grupo de las mujeres martianas, el Frente Cívico de mujeres tuneras y la Brigada Femenina que presidió Lola Reyes, madres que dedicaron todo el empeño a la lucha , poniendo en peligro la mayoría de las veces la vida de los hijos, tanto al trasladar municiones, como con la propaganda revolucionaria o los traslados de los combatientes que no podían seguir en la ciudad hacia zonas seguras del campo.

    ¿De la liberación nacional?

    Clara Hernández que se enfrentó al régimen de la tiranía batistiana por lograr el derecho de los campesinos; al triunfar la revolución ante los prejuicios, muchas de ellas se incorporaron de obreras agrícolas, tractoristas y el múltiples de oficios.

    El caso de la Heroína del Trabajo Eristrudis Labrada, madre de varios hijos que se incorporó íntegramente a la lucha, la Héroe del trabajo de la República de Cuba Caridad Borges, en los cortes de caña, la camionera Magali Chacon Gallego y muchas otras que han desafiado la distancia entre los mares en las colaboraciones médicas internacionalistas.

    Marilda Legrá Reyes recordó que cuando muere Vicente García en Río Chico, Venezuela, acecinado por los españoles, Brígida se incorpora a la lucha insurreccional como enfermera, en honor a la memoria del esposo.

    Y es así que tanto Marilda, como Víctor, coincidieron en aquella prédica martina de que cada madre debiera llamarse maravilla.

  • Juan Manuel Olivares Chávez dijo:

    La maravilla Ana Erminda Acosta Hechavarría

    Por Juan Manuel Olivares Chávez

    Colombia, las Tunas, Cuba.- Entre las madres campesinas reconocidas en el acto provincial de los tuneros desarrollado este viernes en la Cooperativa de Producción Agropecuaria, Leningrado, se encontraba una delegada al XI Congreso, que es toda historia en la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños(ANAP).

    Esa trigueña de mediana estatura que vio salir las canas entre surcos y el sol del poblado rural de Vega Nueva, en el municipio de Jobabo, se nombra Ana Erminda Acosta Hechavarría, quien ha dedicado la mayor parte de su vida al trabajo con los campesinos y es el alma de la Cooperativa de Créditos y Servicios Victoriano Martínez.

    De la familia de los dos hijos, disfruta ahora tres nietos, uno de quines se graduará en el verano del próximo año de Medicina General, educación que además de ellos también agradecen los vecinos del lugar, muchos de los cuales se hicieron hombres de bien siguiendo sus consejos.

    Esta campesina que entra las medallas, distinciones y reconocimientos, ostenta el máximo galardón de la ANAP, la Orden 17 de mayo, se suma a quienes destacan que la educación comienza en el hogar con el ejemplo de los padres y que unidos a los maestros se van modelando esas mujeres y hombres como en los casos de las hijas e hijos de campesinos que hoy visten esa bata blanca en los hospitales, de los que se hicieron ingenieros u especialista de múltiples de carreras universitarias y técnicas.

    Recuerda que en la seudorepública el campesino no tenía derecho a nada y que por las guardarrayas lo que más abundaba eran los desalojos y el plan del machete y que fue la Revolución con su líder histórico Comandante en Jefe Fidel castro Ruz al frente, quien en primer lugar les entregó las tierras y luego le propició el sentido de la vida.

    Ana Erminda que ha dedicado 34 años a trabajar la tierra y a la educación de los demás, subrayó que si volviera a nacer volvería a ser campesina de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños y que a la revolución ha de cuidarse como las niñas de los ojos, porque se lo ha dado todo.

    La delegada al XI Congreso de la ANAP, Ana Erminda Acosta Hechavarría, de la Cooperativa de Créditos y Servicios Victoriano Martínez, tubo dos hijos carnales pero forjó a la mayoría de las familias que hoy habitan la comunidad Rural de Vega Nueva en el tunero municipio de Jobabo; ella también es de de la maravilla de la que habló Martí.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también