Imprimir
Inicio » Noticias, Entretenimiento  »

¿Por qué tanta superstición con el viernes 13?

En este artículo: Cultura, Fotografía, muerte, Tradición
| 13 |
virnes 13 1

Desde tiempos inmemoriales muchos han temido los viernes y los días 13.

Hay tres viernes 13 este año (hoy mismo es uno de ellos), y si eso nos preocupa, podríamos culpar a un grupo que era enemigo jurado de toda superstición.

Sea cual sea la razón, desde tiempos inmemoriales muchos han temido los viernes y los días 13.

Pero, ¿por qué se juntaron ambos temores para generar una creencia con vida propia en el mundo angloparlante?

En Hispanoamérica, en cambio, la superstición se aplica a los martes 13.

En cuanto a los países de habla inglesa, las razones no parecen ser místicas.

“Desde el punto de vista astrológico, no hay necesidad de preocuparse por el viernes 13”, dice Robert Currey, de Equinox Astrology.

Las fechas y días de la semana solían estar estrechamente relacionados con los movimientos planetarios y las fases de la Luna en un sistema que se remonta a los babilonios, explica, pero ya no es el caso.

Sonia Ducie es una consultora de la numerología que cree firmemente en la energía innata de los números. El 13 “tiene que ver con la transformación y el cambio”, señala.

Ducie considera al viernes el quinto día de la semana que se asocia con el movimiento.

“Uno puede ver cómo con esos dos números juntos podrían ser muy inquietos”, pero aclara: “Depende de nosotros, la energía es neutral”.

¿Por qué surgió esta superstición combinada?

En 1907, un libro llamado “Viernes, el XIII” fue publicado por un corredor de bolsa llamado Thomas Lawson. Fue la inspiración para la mitología del viernes 13 que culminó con las películas y las series de televisión en los 80.

El libro de Lawson es una fábula oscura de Wall Street cuyo personaje central genera bonanzas y caídas en el mercado para vengarse de sus enemigos, dejando a muchos en la miseria y la ruina.

Y se aprovecha de los temores que la fecha viernes 13 podía generar en los negociantes.

“Cada hombre en la bolsa y en Wall Street tiene su ojo puesto en él. Viernes, el 13, rompería el mejor mercado alcista (bull market) alguna vez en marcha”, dice uno de los personajes.

Así que en 1907 el miedo de esa fecha ya era una superstición establecida. No lo era un cuarto de siglo antes.

The Thirteen Club (El club del trece), una reunión de caballeros alegres decididos a desafiar todas las supersticiones, se reunió por primera vez el 13 de septiembre 1881 (un miércoles) a pesar de que se organizó formalmente el viernes 13 de enero de 1882.

Se reunían el día 13 del mes, se sentaban en la mesa 13, rompían espejos, derramaban sal con exuberancia y llegaban a la cena caminando bajo escaleras cruzadas.

Los informes anuales del club observaban cuidadosamente cómo muchos de sus miembros habían muerto y cuántos durante el año siguiente tras asistir a una cena en el club.

Fue fundado por el capitán William Fowler en su restaurante Cottage Knickerbocker en la Sexta Avenida de Manhattan, Nueva York.

A Fowler se lo asociaba con “la buena camaradería, un gran corazón, y una caridad sencilla y sin ostentación”.

Como mariscal del club, “siempre lideró valientemente y sin temor hacia la sala del banquete”, aseguró el “gobernante jefe” del club, Daniel Wolff.

El diario estadounidense The New York Times informó que en la primera reunión el comensal número 13 estaba retrasado, y Fowler presionó a uno de los camareros para compensar la ausencia del comensal que completaría el número de mala suerte.

“A pesar de sus gritos estaba… siendo empujado por debajo de las escaleras cuando llegó el invitado que faltaba”, narró el diario.

El primer objetivo del club era el temor de que si 13 personas cenaban juntas una podría morir pronto. Pero una segunda superstición surgió poco después.

En abril de 1882, se adoptó una resolución que deploraba el hecho de que el viernes había sido “considerado durante muchos siglos un día de mala suerte… por motivos no razonables”.

El club hizo un llamado al presidente de Estados Unidos, a gobernadores y jueces para dejar de elegir al viernes como el día de “colgar” gente y que se realizasen ejecuciones otros días también.

Pero no hay ninguna señal en el club de la mezcla de la superstición del viernes con el 13. Apareció en algún momento entre 1882 y la publicación del libro de Lawson en 1907.

¿Responsabilidad de los enemigos de la superstición?

¿Podría ser culpa del propio club?

Allí aprovechaban cada oportunidad para ridiculizar ambos temores.

El diario Los Angeles Herald informó en 1895: “Cada vez que durante los últimos 13 años el viernes ha caído el 13 del mes, esta peculiar organización nunca ha dejado de celebrar una reunión especial para regocijarse”.

El club se enorgullecía de que había puesto la superstición en el centro de atención. Su fama era grande: de los 13 miembros originales se había pasado a cientos a comienzos del siglo XX. Y se habían fundado clubes similares en otras ciudades de Estados Unidos y en Londres.

“Dos de estas supersticiones vulgares que han combatido con decisión y sin inmutarse”, escribió el integrante Charles Sotheran a otros miembros del club en Nueva York en 1883, “es decir, la creencia en que el 13 es un número de mala suerte y el viernes un día de mala suerte. Han creado un sentimiento popular a favor de ambos”.

Sotheran debe haber querido decir que “hicieron los viernes y el 13 menos impopulares”, pero su frase es ambigua y podría haber significado “hicieron las supersticiones populares”. ¿Fue esta interpretación la que estableció la superstición en la opinión pública?

La doctrina del The Thirteen Club era “que la superstición debía ser atacada y combatida y expulsada de la Tierra”.

Si por el contrario generó una de las supersticiones más comunes y persistentes, fue de hecho un accidente desafortunado.

(Información de BBC)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • REY dijo:

    AHORA SI

  • El+Payaso dijo:

    normal

  • .Luis el Griego. dijo:

    POR LA PELICULA …. VIERNES 13…

  • Mack-Allan dijo:

    Bueno,
    yo naci el 13 de Diciembre y en el año k naci, fue un Viernes este dia, comparando desde mi punto de vista, ya hizo mas o menos 1 año cuando por la 1ra vez k vi la pelicula esa, tengo otra vision de k siempre son grandes personalidades, todos los nacidos del dia 13 y k cae Viernes del año en k nacieron.
    No se si alguien me dira el contrario?

    • REY dijo:

      AHORA SI

    • gisy dijo:

      JAJAJA No creo ser una gran personalidad, aunque también nací un viernes 13, pero de Octubre

  • Aroldo dijo:

    Yo particularmente no soy supersticioso de ninguna manera y por tanto no creo en esas boberas de viernes 13 ni similares.

  • Práctico dijo:

    Una lástima que tan buen tema investigativo lo hayan extraído de la BBC, en vez de que algún periodista de Cubadebate lo haya investigado por si mismo… Quisiera decirlo, pero creo que es muy apresurado afirmar que el periodismo (de este tipo) en Cuba se basa en COPIAR, en vez de CREAR.
    Aún así, gracias por compartir la curiosidad de los viernes 13.

  • Godel dijo:

    Con información de BBC???? este artículo es una copia exacta del de la BBC.
    http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2015/02/150213_viernes_13_supersticion_origen_jp

  • Simplicius dijo:

    El numero de mi apartamento es 13 y he vivido felizmente en el durante 13 anos.
    Un dato poco conocido es que los ascensores o elevadores de los edificios nunca tienen el numero 13 en el panel y por lo tanto el piso 13 no existe. Cosas de supersticiosos. En las Torres Gemelas de N.York desafortunadamente cayeron an suelo todos los numeros sin excepcion.

  • Tide dijo:

    Y hablando de edificios que “no tienen” el piso 13 – algo imposible que solo sucede si el edificio no pasa de 12 – recuerdo que allá por los primeros días de 1962, el ahora “difunto” Minaz le asignó a mi papá un apartamento en el piso 15 del edificio Hermanas Giral, de la calle 23 entre D y E – el que nunca vivió porque lo permutó por una casa de un compañero de trabajo en Avenida 37, en el llamado reparto Nicanor del Campo, en Marianao, ahora municipio Playa – y en los paneles de sus elevadores no aparecía, no el piso 13, sino el número 13. Y hay un hecho histórico habanero: cuando triunfó la revolución en enero de 1959, las obras de construcción del edificio del Banco Nacional – el mismo que hoy ocupa el Hospital Hermanos Ameijeiras aunque con mucho más pisos – quedó paralizada en el mismo piso 13, donde solo existían los encofrados de madera, probablemente listos para llenarlos de hormigón. Un día muy posterior, ahora no pudiera precisar la fecha y aunque hurgué en Internet no hallé referencia, se produjo un incendio en esa obra que dejó convertida en cenizas toda la madera que constituía el encofrado de ese piso 13. ¿Imaginan cuantos comentarios supersticiosos deben haberse generado con ese hecho? ¿Un piso 13 en llamas? Espero que Ciro Bianchi, en su columna dominical de Juventud Rebelde, nos lo cuente uno de estos domingos,

  • yo dijo:

    ahora yo trabajo en el piso 13 del ameijeiras que está enterito…

  • Yari dijo:

    Mi cumpleaños es el 13 de julio y gracias a Dios siempre la paso de maravilla.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también