Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Encuentro con Adelaida de Juan

| +
Adelaida de Juan (2)

Adelaida de Juan en el espacio “Encuentro con…”. Foto: Marianela Dufflar.

Compartir la ternura de Adelaida de Juan Seiler, su amor por el arte y por Cuba fue un privilegio el pasado jueves, en el espacio “Encuentro con”, que tuvo como protagonista a la Doctora en Ciencias del Arte, crítica, ensayista y profesora de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.

Como se hace habitual en el Salón de Mayo y auspiciado por la Asociación Hermanos Saiz (AHS), en el marco de la XV Feria Arte en la Rampa, se dieron cita los seguidores de esta “Maestra de Juventudes”, quien a través del diálogo con el periodista José Luis Estrada, del diario Juventud Rebelde, compartió anécdotas de su vida y obra.

Acerca de su adolescencia, confesó que ella quería estudiar Medicina; pero la vida la llevó desde los 16 años a ser maestra de apreciación musical, alternando sus estudios de Bachillerato. En esa época lloraba al no saber cómo ser maestra. “Era muy mala, malísima”, aseveró.

Sin embargo, el oficio que en principio la hizo sufrir se convirtió, con el rigor del estudio diario, en pasión. Así lo atestiguan sus más de 50 años en el ejercicio del magisterio, que le ha dado la oportunidad de interactuar con varias generaciones de historiadores del arte cubanos.

De su época de estudiante universitaria, cursando Filosofía y Letras, recordó que de manera casual descubrió el estudio de las Artes Plásticas, a partir de una invitación que le hicieron algunos colegas –entre ellos Graziella Pogolotti– para que entrara en una clase. Desde entonces se adentró en esa especialidad llegando a formar parte del Departamento de Historia del Arte de la facultad, en el que aún se mantiene.

Creadora de los talleres y asignaturas Crítica de arte y de Caricatura de la Universidad de La Habana, afirmó que en esa etapa fundacional muchos nunca entendieron la importancia que tenía adentrarse en la Caricatura como disciplina.

El hecho de mantener esos talleres durante todos estos años, reconoció, ha permitido que varios jóvenes logren especializarse en crítica de arte, con la calidad que esto supone. No se trata, dijo, más que de dedicarse a la investigación preservando la ética y asumiendo la dinámica del conocimiento.

Adelaida recomendó a los jóvenes que, para ser verdaderos críticos, deben saber de qué se está hablando, conocer, estudiar. A partir del amor hacia el arte, hay que tratar de trasmitir ese conocimiento que se tiene, para poder lograr hacer una buena crítica.

“Un crítico –sentenció– debe apreciar lo valioso de una obra para determinar dónde detener su mirada, una mirada que guíe, no imponiendo, sino sugiriendo, dándole al público las armas para que observe mejor y disfrute mejor el arte. Ahora bien, la crítica es importante, pero es más importante el arte del que se hace la crítica”.

Ante la pregunta del significado que tiene para ella, compartir su vida con el poeta, ensayista y actual Presidente de Casa de las Américas, Roberto Fernández Retamar, aseguró que conocerlo fue muy importante y que de ello solo revelaría que cuando era joven, contaba con dos entretenimientos, con dos mundos diferentes…, uno era la literatura, el hecho de tener una madre profesora de Inglés le permitió  ser bilingüe, logrando leer muy buena literatura, en inglés
y español, pero la verdad era que no tenía con quién compartir sus lecturas.

El otro mundo era el baile, le encantaba bailar, estaba conciente que la literatura y el baile resultaban mundos divorciados; sin embargo, cuando entró en la Facultad de Filosofía y Letras, se encontró con un muchacho que había leído más que ella y también bailaba más que ella o al menos como ella, un joven de gran entusiasmo y aunque varios de sus colegas dijeran que él, al bailar, parecía que estaba sacando agua de un pozo, ese encuentro le resultó un gran hallazgo.

Ese muchacho, señaló, llamado Roberto Fernández Retamar, le cambió la vida, sigue siendo su compañero de los años… y prefirió no decir nada más, pues lo tenía frente a ella en el público.

La también autora de los libros “Pintura y diseño gráfico de la Revolución” y “Abriendo ventanas” demostró todo lo que sabe acerca del Vedado habanero, de sus calles e historias. Reflexionó acerca de las transformaciones que ha tenido ese Vedado, de la cantidad de negocios gastronómicos que hoy lo pueblan y de la manera en que ha cambiado la vida de sus habitantes.

Luego de ocurrencias que hicieron sonreír a los presentes y de compartir sus útiles e inteligentes reflexiones, la Doctora concluyó el encuentro afirmando que Cuba es su país, el país que ama, el lugar donde permanecerá siempre.

Adelaida de Juan (5)

El periodista José Luis Rodríguez dialogó con la destacada crítica de arte cubana. Foto: Marianela Dufflar.

Adelaida de Juan (1)

De izquierda a derecha, Rubiel García, presidente de la AHS, la escritora Leidi Fernández de Juan, y Abel Prieto, asesor del presidente. Foto: Marianela Dufflar.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marianela Dufflar

Marianela Dufflar

Colaboradora de Cubadebate. Master en Relaciones Públicas, Especialista en Comunicación de ARTex, Premio Espacio 2015 de Relaciones Públicas.

Vea también