Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Default argentino puede ser un gran negocio para el sector financiero estadounidense

| 6 |

Wall-Street

Argentina vive momentos de preocupación e incertidumbre: si el gobierno no logra alcanzar un acuerdo antes de mañana miércoles con los “fondos buitre” volverá a caer en una cesación de pagos o default técnico.

Existe una visión casi unánime entre los especialistas sobre los daños que este escenario podría causar para el país sudamericano, que verá aún más restringido su acceso al crédito externo y podría entrar en una nueva crisis económica, con un agravamiento de su recesión y un alza de la inflación, que ya es una de las más altas del mundo.

Pero no todos lamentarían un eventual default argentino.

También hay quienes saldrían beneficiados si el país se ve nuevamente imposibilitado de pagarle a sus acreedores, incluso si esta vez la falta de pago se da como consecuencia de un fallo de la justicia de EE.UU. y no por decisión del gobierno, como ocurrió en 2001.

Los principales ganadores, si se confirma la cesación de pagos, serán quienes posean seguros contra default (credit default swap o CDS, por sus siglas en inglés), que se activarán no bien la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA, en inglés) confirme la situación de Argentina.

Se desconoce con exactitud quiénes y cuántos serán estos beneficiados, ya que los CDS son contratos entre privados.

“Los emiten los bancos, no tienen una Bolsa y se trata de un mercado muy oscuro y poco transparente”, le dijo a BBC Mundo Eduardo Levy Yeyati, director de la consultora financiera Elypsis.

Muchos en Argentina creen que los “fondos buitre” que demandaron al país y podrían llevarlo al default, poseen estos seguros, por lo que obtendrían una ganancia incluso si el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner se niega a pagarles los cerca de US$1.500 millones que reclaman por sus bonos.

Pero lo cierto es que es imposible saberlo, debido a lo secreto de estas transacciones.

Otros beneficiados

Otros posibles beneficiados en caso de un default argentino podrían ser los acreedores que deseen “acelerar” el cobro completo de sus bonos, en vez de esperar a que venzan en varios años.

Esto sería posible por las reglas de los dos canjes de deuda que Argentina realizó en 2005 y 2010, y que le permitió acordar con el 92,4% de sus bonistas.

En caso de una cesación de pagos, los tenedores de cualquiera de los bonos emitidos por Argentina bajo ley extranjera tienen derecho a pedir un inmediato adelantamiento de los pagos de sus papeles. Para ello, solo se requieren que el 25% de los bonistas esté de acuerdo con esa exigencia.

El diario argentino La Nación informó hace unos días que hay fondos de inversión que “compraron bonos argentinos para pedir su cobro anticipado si el país cae en una cesación de pagos”.

“Ante lo que consideran un default inevitable, muchos bonistas grandes apuestan a la aceleración (o cobro anticipado) de los bonos que el país está pagando regularmente”, señaló el periodista Martín Kanenguiser.

Kanenguiser acusó a un grupo afín al gobierno de estar detrás de esta maniobra, algo que fue duramente rechazado por ese fondo.

Según la consultora Elypsis, cerca de US$30.000 millones de la deuda externa argentina (es decir, más de un tercio del total) podría ser “acelerada” si los bonistas así lo quisieran.

Algunos analistas económicos en Argentina creen que en particular los tenedores de los bonos Par podrían pedir este adelantamiento, ya que estos papeles vienen exhibiendo una demanda sostenida, a diferencia de los otros bonos que han sufrido caídas en los últimos meses.

“Se trata de un bono barato y con un vencimiento muy largo, por lo que es probable que los tenedores pudieran querer anticipar su cobro”, dijo Luciano Cohan, economista jefe de Elypsis.

Futuro incierto

Henry Weisburg, experto en deuda soberana del estudio de abogados Shearman & Sterling, con base en Nueva York, le dijo a BBC Mundo que es imposible saber cuántos acreedores podrían querer el pago anticipado de sus bonos.

No obstante, señaló que el proceso de aceleración requeriría una complicada serie de pasos legales que podrían disuadir a los bonistas, en especial si Argentina normaliza sus pagos de deuda en 2015, como ha prometido el gobierno de Fernández.

Además, si se pidiera un adelantamiento de los pagos, se descuenta que Argentina abriría un nuevo canje de deuda para hacer frente a los reclamos, algo que tampoco conviene a muchos.

Por eso para Weisburg los claros “ganadores” en caso de un default serán quienes tienen CDS y quienes hayan vendido deuda argentina, con la intención de recomprarla a menor precio tras la cesación de pagos.

Indirectamente, ciertos grupos en Argentina –en particular los exportadores- también podrían salir bien parados si un default genera una nueva devaluación del peso.

Sin embargo, pocos dudan que si efectivamente se declara una cesación de pagos este miércoles, quienes salgan perjudicados superarán con creces al pequeño grupo que se beneficiará.

(Tomado de BBC)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dardo Ribas dijo:

    LA GLOBALIZACIÓN DE LA USURA Y EL LATROCINIO

    La explicación que se brinda en la nota es muy exhaustiva y abarca bien las distintas posibilidades que pueden surgir, se declare o no, el célebre “default”.

    En Argentina, hay mil maniobras ocultas para el entendimiento popular. En especial, relacionadas a todo este embrollo de las finanzas, la deuda, la economía en general.

    El pueblo, en amplia proporción, no entiende ni el punto de la “j” en estos menesteres. Algo que le conviene a la clase dominante… la ignorancia de la gente. Los gobiernos que se suceden uno al otro, detentan la misma concepción ideológica en variedad de matices.

    En pocas palabras: los argentinos tenemos siempre al frente de la Nación a gobernantes que pertenecen a la burguesía. Y estos gobernantes tienen sus límites bien establecidos. Ninguno de ellos va a patear el tablero, porque eso representaría marchar contra sus principios.

    De esa manera tuvimos -desde Yrigoyen hasta Perón y desde Frondizi hasta los Kirchner, dentro de un amplio abanico a lo largo de décadas- dirigentes que terminaron hociqueando ante la voracidad insaciable de la burguesía extranjera con intereses colocados en el país.

    Este gobierno de Néstor y Cristina llevó a cabo ciertas reformas de importancia que deben valorarse, pero de “revolucionarios”… ni una coma. Jamás se expropió a los latifundistas o puso límites a los capitales financieros. Jamás se habló de reforma agraria con amplia ayuda a los campesinos agrupados en posibles cooperativas. Extensas regiones fértiles están en pocas manos, sean familias “patricias” u oscuras sociedades anónimas de la extranjería asociada a la oligarquía vernácula. Y la menguada clase obrera sigue explotada como siempre. Los sindicatos persisten en las garras de verdaderos mafiosos… tipos que pactan con las patronales y manipulan negociados a espaldas de sus representados. La escuálida “izquierda”, no llega jamás a las direcciones, sea de un sindicato o a una representación parlamentaria de fuste.

    Lo mismo pasó con Alfonsín. Menem fue un caso singular: permitió a las transnacionales pisotear a la Nación y de ese manoseo surgió la tremenda crisis del 2001.

    La realidad, por más que se disfrace el asunto, la deuda externa sigue inamovible y crece, a pesar de que se paguen las cuotas establecidas por uno u otro gobierno. Y lo que nadie sabe es en qué servicios concretos al país se origina la deuda, que, como dijo hace muchos años Fidel, es impagable.

    A muchos les convendría, para entender algo de todo este asunto, releer aquel libro extraordinario que en Argentina se conoció como “Fidel y la deuda externa”. Se habla mucho de “globalización”… y una de las aristas más “globalizadas” de la economía mundial es la “globalización” de la usura.

    Lo vemos, por ejemplo, en Grecia, España, Italia, los países del Sur de América y hasta en los EEUU. Los llamados “fondos buitres” representan, en los hechos, la forma más canallesca del capitalismo. Está vigente en todo el mundo y logran poner de rodillas a naciones enteras, a su clase dirigente.

    Los últimos párrafos de la nota de “Cubadebate” que estamos leyendo, delatan claramente a qué extremo de perversas especulaciones pueden llegar ciertos grupos económicos. Hace décadas disimulaban su accionar; hoy día, sin ambages o pruritos, vociferan al mundo cuáles son sus intenciones y propósitos de rapacidad insaciable.

    Les importa un rábano hundir en la miseria a pueblos enteros, destruir la economía del país que caiga en sus garras o crear crisis mundiales de las que puedan obtener jugosos dividendos. Y si deben detonar guerras para lograr su cometido, pues las detonan.

    La Argentina sigue balanceándose constantemente en manos de estos buitres. Sus gobiernos, en gran medida, son responsables de esta situación. Incluso, puede afirmarse que no pocos integrantes de equipos gubernamentales son directamente cómplices.

    Si hay algo que florece en Argentina, son los corruptos. Los hay en el gobierno y en la mentada “oposición”, que se “opone” a todo porque en el fondo está esperando su turno para ejercer el anhelado latrocinio, materializado en coimas de las transnacionales del dinero y de las empresas extranjeras de los llamados “países centrales”.

    La obra pública es uno de los puntales de la corrupción. El servilismo a los EEUU, otro. Nada debe sorprender. Es la acción típica y sempiterna del capitalismo en el poder.

    Cuando Cristina habló en el “G-20” y pidió a los gritos “capitalismo serio”, no hizo otra cosa que suplicar por una conducta más moderada y comprensiva de los grandes usureros que mueven las palancas de la economía. Fue más o menos como pedirle a un león que deje de comer carne y se haga vegetariano. Excelente esta nota de “Cubadebate”.

  • tiago dijo:

    No, tienen poder y dinero. Suficiente para estar detras de casi cualquier cosa.

  • Chikungunya dijo:

    Gracias David por hacernos comprender mejor este tema y por tu sinceridad, como dices, todos son iguales, desde Perón hasta los Kirchner.

  • Chikungunya dijo:

    Mejor dicho, Dardo

  • Alberto Vicat dijo:

    “Default” se aplica cuando un deudor no paga. Argentina pagó. “Default técnico” y “default parcial” son inventos de los medios que no existen en la terminología de los contratos financieros, según lo explicó ayer el Ministro de Economía Axel Kicillof. Argentina está fuera del problema, que es entre los buitres dueños de los pagos efectuados y el Juez Griesa, que no les permite retirar su dinero.

  • rommel blue dijo:

    fijense si es un gran negocio que una vez que fianlizo el plazo para Argentina pagar el dinero , el indice Down Jones de Wall Strett cayo casi 200 puntos , al igual que las bolsas en Francfurt y Londres

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también