Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Verónica Lynn: La juventud revoluciona la vida

| 5 |
Verónica Lynn

Verónica Lynn, Premio Nacional de Teatro 2006, en el espacio Encuentro con… Foto: Marianela Dufflar.

Compartir las vivencias y enseñanzas de la actriz cubana Verónica Lynn resultó una oportunidad de lujo que se le agradece a la Asociación Hermanos Saíz, por invitarla a su espacio “Encuentro con”, realizado este jueves, como es habitual, en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba, en la Feria Arte en la Rampa.

En diálogo con la periodista Magda Resik, la paradigmática artista inició el intercambio ante el público comentando el significado de haber recibido el Premio Maestra de Juventudes, en primer lugar porque fue inesperado y en segundo, por la importancia que tienen en su vida el magisterio y la juventud.

Para Verónica, impartir clases en la Escuela Nacional de Instructores de Arte, sigue siendo una manera de aprender. Estar frente a sus alumnos es la posibilidad de aportarle conocimientos de su experiencia profesional.

La juventud revoluciona la vida, todo está en manos de la juventud, ellos siempre tienen una mirada desprejuiciada de todo, una mirada fresca, por eso es tan importante para mí dar clases, compartir con alumnos de 14 años. A veces al comenzar el curso les pregunto por qué se decidieron por la actuación y las respuestas han sido sorprendentes. Algunos fueron de acompañantes y por embullo hicieron la prueba y fueron seleccionados, es ahí donde comienzo a hacerlos profundizar en su decisión”, comentó. 

La Premio Nacional de Teatro 2006 insistió en que actuar es una labor de todos los días, que requiere dedicación e investigación.

“Conformar un personaje no es cosa fácil”, y argumentó: “un personaje envidioso, quiere decir que es esa la cualidad que caracteriza su personalidad; pero un personaje está hecho de pequeñas cosas, no solo de la envidia. Por otra parte hay que saber observar y aprender de todo lo que nos rodea, por ello es tan importante el proceso creativo de un personaje, el momento en el que se levanta del texto y se le da vida, hasta llegar al escenario, reto que se concreta con el público. Una obra se hace verdad cuando se presenta al público. Sin público no hay obra”.

“El teatro, el cine, la radio y la televisión requieren de diferentes intensiones y proyecciones por parte del actor, Isabel Santos y Beatriz Valdés fueron las actrices que me enseñaron, siendo ellas más jóvenes que yo, cómo debía proyectarme en el cine”, develó la actriz.

No faltaron dentro de las revelaciones reafirmar que su personaje más querido es “Camila” de la obra “Santa Camila de La  Habana Vieja”, de José R. Brene, dirigida por Adolfo de Luis, y estrenada en 1962, la cual significó un reto para ella, por ser la primera obra cubana que interpretaba; pero sobre todas las cosas, por las características de ese personaje, una mulata, santera, que vivía en un solar, que amaba a su hombre y a los santos, que era solidaria con todos, y que le permitió además, compartir el escenario con actores de primera como Julio Martínez y Alden Knight.

Luego mencionó otro de sus éxitos: el personaje Luz Marina de “Aire frío” de Virgilio Piñera, bajo la dirección de Humberto Arenal, estrenada también en el año 1962, que definió su fuerza y versatilidad histriónica, en la que, a diferencia de la puesta anterior, tuvo que asumir a una mujer frustrada, amargada, que vive aferrada al deseo de tener un ventilador, convertido en símbolo dentro de la obra.

La cualidad humana que aprecia más la catalogada por la crítica como maestra de la técnica de Stanislavski en Cuba es la ternura, capaz de conmoverla siempre. Lo que más admira del cubano es su solidaridad ante todo.

Momento conmovedor fue sin duda cuando recordó las enseñanzas de su esposo, Pedro Álvarez, actor y director, al haberle mostrado la importancia de la escena cubana.

Dentro de las anécdotas compartidas por la notable artista, la más simpática fue cuando por acompañar al psiquiatra a una maquillista amiga, al ser reconocida por el público en el Hospital, la tildaron de que se había vuelto loca por encarnar otro de sus personajes más populares y admirados: Doña Teresa en la telenovela “Sol de batey”, el cual perfiló con tanto rigor y magistralidad, que aún es recordado por todos los cubanos.

Por otra parte, aseveró, que vivir en Cuba, la hace sentir orgullosa. Cuba es su raíz, su familia, su historia, “aquí se concretaron las obras de Máximo Gómez, Martí… estar en mi país no es comparable con nada. He visitado otros países, Ecuador, España, Estados Unidos, me ha gustado trabajar en ellos, pero no vivir”.

Veo cómo muchos se han ido para cementerios de actores, donde todos trabajan como bestias, llegan a su casa a comer y dormir, para luego levantarse de nuevo al otro día y no poder asistir a ningún teatro, cine o  exposición, porque todo cuesta. Por eso me pregunto qué se va a hacer allí, donde lo más que se logra es trabajar en una telenovela haciendo de tía, abuela o hermana mayor de una supuesta “estrella de la naranja”.

Reflexionaba acerca de jóvenes actores que por no tener trabajo buscan horizontes fuera de Cuba. Lamentó que no tengan referencias como las que ella tuvo en Raquel Revuelta y Gina Cabrera por solo citar dos ejemplos. Dijo que la programación de la televisión debe estar en manos de los jóvenes: “hay que dejarlos que se desarrollen, pero no con telenovelitas donde hacen de ellos mismos. Para un muchacho, hacer de sí mismo, no implica ningún esfuerzo. Hay que ir a los clásicos, a Shakespeare, Molière, Stanislavski, Jercy Grotowski, Eugenio Barba, Bertolt Brecht”, concluyó.

Agregó que “los jóvenes tienen que esforzarse, tienen que saber cómo se encara una obra en verso, hay que romper el verso, buscarle la vida, el significado ponerlo en prosa para entenderlo y luego actuar, es un trabajo difícil que requiere tiempo y dedicación, todo se aprende con esfuerzo”.

Este encuentro que devino en clase magistral de teatro, de valores y de fe de vida, lo concluyó Verónica Lynn ratificando: “Yo Verónica, en Cuba, con treinta años menos, con falta de trabajo por falta de espacio teatral, me quedo en Cuba, pues me faltan muchos personajes por hacer, por estudiar, por investigar y mucho que enseñarles a los jóvenes, que a su vez me aportan mucho, con sus ideas y vitalidad”.

La Asociación anuncia para el próximo jueves 31 de julio a las 4 de la
tarde un Encuentro con Nelda Castillo, dramaturga y directora de “El Ciervo Encantado”.

La periodista Magda Resik intercambia con la destacada actriz Verónica Lynn.

La periodista Magda Resik intercambia con la destacada actriz Verónica Lynn. Foto: Marianela Dufflar.

Verónica Lynn2

El encuentro devino una clase magistral de mucho más que actuación. Foto: Marianela Dufflar.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • gilberto dijo:

    esta mujer sigue siendo bella a pesar del tiempo

  • chucha dijo:

    ERES GRANDE VERÓNICA,TU PUEBLO TE AMA!

  • flora dijo:

    “Santa Verónica de La Habana Vieja”
    Para mi lo mejor que hay en actuación de cualquier época o sexo.
    Cualquier personaje que pase por sus manos queda marcado por ella y se establece como paradigma. Nadie ha podido superarla en ningún personaje defendido por ella.
    Es una pena no haberme enterado de esta oportunidad de compartir sus experiencias.
    Hace un tiempo, en una representación de “Aire Frío” por Argos Teatro, tuve la oportunidad de que estuviese sentada detrás de mi y vi con cuanta emoción recibió la interpretación de Yuliet Cruz (muy buena por cierto, salvando las diferencias, claro). Esa humildad en una persona que defendió ese personaje y el de la madre, me llegó a lo más profundo.

  • mayi dijo:

    Artistazaaaaaaaaaaaa no se que palabra emplear

  • luis alberto hdez cabrera dijo:

    es una gran artista en todas las manifestaciones,salud para ella y que tenga muchos exitos tanto en su vida personal,como profesional

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marianela Dufflar

Marianela Dufflar

Colaboradora de Cubadebate. Master en Relaciones Públicas, Especialista en Comunicación de ARTex, Premio Espacio 2015 de Relaciones Públicas.

Vea también