Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

El 70% de las aguas residuales en América Latina vuelven a los ríos sin ser tratadas

| 14 |

Fukushima-causo-el-mayor-desastre-de-contaminacion-radiactiva-marina-de-la-historiaLa gestión de aguas es especialmente preocupante en las ciudades, donde vive el 80% de la población y una gran parte en asentamientos cercanos a fuentes contaminadas.

Pregunta: ¿Qué es más claro que el agua? Respuesta: Casi todo lo demás.

Esa es una realidad cada vez más cierta para Latinoamérica donde tres cuartas partes de las aguas fecales o residuales vuelven a los ríos y otras fuentes hídricas, creando un serio problema de salud pública y para el medio ambiente, según advierten expertos del Banco Mundial.

El problema es especialmente preocupante en una región como la latinoamericana, donde el 80% de la población vive en ciudades, y una gran parte en asentamientos cercanos a fuentes contaminadas.

También hay serias implicaciones ecológicas. Latinoamérica es una de las regiones más biodiversas del mundo y es dueña nada menos que de un tercio de las fuentes de agua del mundo. La contaminación del agua atenta contra ese orden

¿Cómo responder a tamaño desafío? La experta en agua y saneamiento, Carmen Yee-Batista, dice que la respuesta es multifacética pues se necesita reformar la producción del agua, invertir en infraestructura y regular el uso del territorio (es decir, dónde se puede vivir y dónde no).

Yee-Batista, del Banco Mundial, afirma que la situación es aún más compleja porque el “70% de las aguas residuales de la región no son tratadas. Sacamos el agua, la usamos y la devolvemos a los ríos completamente contaminada”, señala.

Debido a lo complejo del problema, se debe revisar el proceso de producción de agua de una manera integral: suministro, saneamiento y aguas residuales y drenaje urbano, es decir, invertir en sistemas de alcantarillado que evacuen el agua de las lluvias. Y todo esto sin perder de vista la planificación urbana. “Queremos que el azul vuelva a los ríos y las ciudades se vuelvan más verdes”, resume la experta.

Tímidamente, varias ciudades latinoamericanas como Buenos Aires, Tegucigalpa, San Pablo o Asunción están trabajando en soluciones integrales al manejo y distribución de agua y a la contaminación de los ríos.

Tal es el caso de la recuperación del río Bogotá, que recibe las aguas sucias que descargan los ocho millones y medio de habitantes que viven en la capital colombiana y no tiene la capacidad de asimilar tanta contaminación. Actualmente, se trabaja en el tratamiento de las aguas residuales, en ampliar el río para que tenga más capacidad de almacenamiento, en reasentar a las personas que viven allí y en la recuperación ambiental de las riveras.

Estos avances presentan también una paradoja. Por ejemplo, en Uruguay la cobertura de la red de agua es del 99% pero casi la mitad del agua potabilizada se pierde debido a tuberías viejas, robos o fraudes.

“Se construyen redes pero después de 20 años se necesitan cambios que no se están realizando. Es decir, gastamos mucho dinero en infraestructura, en recoger esta agua, en distribuirla pero aún así la perdemos”, afirma Yee-Batista, destacando que esto sucede en gran parte de la región.

De ahí que un problema recurrente en las ciudades latinoamericanas sea la continuidad del servicio -acceso las 24 horas del día, todos los días –, la presión adecuada y la claridad del agua. Además, muchos proveedores no son autosostenibles financieramente, dependen de los gobiernos ya que las tarifas no cubren los costos de operación.

La experta recuerda que la falta de acceso al agua potable es todavía una amarga realidad para 32 millones de personas en Latinoamérica. Y que solo esfuerzos integrales podrán cambiar esta realidad.

(Con información de EL Banco Mundial)

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Aldo Miguel dijo:

    En Holguín, una ciudad de 350.000 habitantes, el 100% de las aguas negras regresa a los ríos sin tratar. Según algunos estudios, la ciudad requiere de al menos 2 plantas para el tratamiento de las aguas residuales y no existe ninguna. Los emblemáticos rios Jigue y Marañon, entre los cuáles se fundó el asentamiento que luego daría lugar a la ciudad, son hoy verdaderas fosas al aire libre.

  • Marianela Curbelo Ramírez dijo:

    En Holguín, territorio azotado frecuentemente por sequías, es doloroso ver las calles inundadas cuando se bombea el agua a determinadas zonas de la ciudad y las roturas y salideros de tuberías son incontables. Más triste es aún cuando coinciden las aguas blancas con las aguas negras. Francamente me cuesta entender que no haya solución viable a esta problemática en el territorio.

  • Dany dijo:

    En Latinoamerica el 70% y en Cuba el 100%

  • Robles Bercian Diaz Hurtarte . et al...Raul dijo:

    serios trabajos se han hecho en Guatemala y C.A sobre el agua y sus obsoletos casos en C.A los compartire en su momento ya que el caso es por el ejemplo el caso dde si mejorat coca cola et al y no el agua de la vida.

  • JC dijo:

    Es una lastima que en nuestro pais se le preste poca atención a este tema, los rios de los pueblos y ciudades estan llenos de desechos vertidos por la población y las entidades estatales que existen en sus cercanías. Es un estigma que dejaremos a las generaciones venideras.
    Saludos.
    JC.

  • LIBORIO dijo:

    Lamentablemente en Cuba no escapamos de esa descgracia, creo que más del 95 % de los residuales en las ciudades de Cuba se vierten a los ríos. No existe un río que atraviese alguna ciudad cubana que no esté extremedamente contaminado y no se hace nada para revertir la situación.

  • CUbano_en_Primer_plano dijo:

    Aqui en Cuba se deberia hacer algo al respecto, por que solo vemos la churre en el ojo ajeno y no vemos la paja en el nuestro, aqui no hay un rio que sirva, son todo mugre o podredumbre, esperemos que un dia venga GreenPeace aqui a Cuba ha analizar, por que el CITMA esta solo para dar premios, ese para el cuidado de la naturaleza no hace nada.

  • Alejandro dijo:

     La solución para nosotros, los latinoamericanos es realizar una mejor gestión del agua. pues aún cuando el enfoque de este artículo es dirigido al impacto que sufren las fuentes acuíferas. También algo que amenaza y pende sobre nosotros es la escases de agua (aún cuando Latinoamérica tiene más del 60 % de la reserva de agua dulce en el mundo), lo cual nos obliga a una mejor gestión de agua, con la reutilización de las aguas residuales en tareas domésticas e industriales. Lo que paliaría la falta del vital líquido.

  • CubanoEnBicicleta dijo:

    En este tipo de análisis siempre se deja se ve más la paja en el ojo ajeno y se omite la viga en el propio.
    No hay que leer el resultado de ningún estudio para saber el grado de contaminación que se inyecta a nuestros ríos y mares. Por el contrario está a la vista de todos.

  • Jose dijo:

    Y dentro de América Latina, tenemos la desverguena de que casi en su totalidad, todos los ríos de ciudad en Cuba, están no solo contaminados irreversiblemente, sino que no se hace nada para evitarlo. Total, “ellos” no tienen que pasar por esos lugares y tampoco les importa.

  • Vlad dijo:

    Bueeeno, la foto del trabajo “Fukushima-causo-el-mayor-desastre-de-contaminacion-radiactiva-marina-de-la-historia.jpg” ¿no hay ninguna foto de un rio sucio y buscaron la primera foto que se encontraron? y de paso… ¿como vamos aqui en Cubita bella con este tema?

  • aobb dijo:

    Interesante articulo, aqui no la botamos para los rio, no no, las tiramos para la calle ahi con la gente del barrio

  • noelia dominguez dijo:

    esta bueno este sitio por que nos informa sobre la contaminasion en el medio ambiente

  • william caballero dijo:

    me gusta la contaminacion yuju

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también