Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Metalúrgicos franceses abuchean al presidente Hollande

En este artículo: Francia, François Hollande, Protestas
| + |

arcelor mittalCumpliendo una promesa de campaña,  el presidente francés Francois Hollande se trasladó el jueves a Florange  (nordeste), ciudad siderúrgica cuyos altos hornos fueron cerrados hace cincos  meses, y fue recibido con abucheos por los trabajadores de la planta, que  vivieron ese cierre como una “traición”.

En la entrada de la planta, varias decenas de asalariados de la empresa  ArcelorMittal, que enarbolaban banderas de las dos principales organizaciones  sindicales francesas, la CGT y la CFDT, abuchearon y silbaron al paso del  automóvil del presidente.

Delante de las oficinas de la empresa, otros trabajadores manifestaron su  amargura por la visita del presidente socialista, que los había recibido con  pompa en el palacio presidencial en junio de 2012.

“Es una traición, él nos traicionó. Finalmente, yo hubiera preferido que no  mintiera y que no viniese”, declaró Pascal Olivarez, adherente del sindicato  CFDT.

Tiene coraje, vuelve al lugar del crimen“, comentó otro asalariado, Jean  Mangin, adherente del sindicato FO.

Al llegar a la planta, Hollande entró en el edificio administrativo para  reunirse con la dirección de ArcelorMittal y con los sindicatos durante dos  horas.

Asegurando que cree en la siderurgia, Hollande anunció la creación en  Florange de un centro estatal de investigaciones sobre el acero.

En febrero de 2012, cuando estaba en plena campaña electoral por la  presidencia, Hollande fue recibido triunfalmente por los trabajadores  siderúrgicos de Florange.

Aunque evitó entonces prometer explícitamente impedir el cierre de los  altos hornos, se comprometió a proponer una ley para que las grandes empresas  que quieren cerrar una planta de producción sean obligadas a encontrar un  comprador para la misma, y prometió volver al lugar cuando fuera presidente.

Ese texto, que será sometido al Parlamento en octubre, se limita finalmente  a la obligación de buscar un comprador y no de encontrarlo.

La gestión del caso de la planta siderúrgica de Florange significó un  fracaso para la izquierda en el poder y disipó en Francia esperanzas alentadas  por la elección de Fran ois Hollande frente al conservador Nicolas Sarkozy en  mayo de 2012.

(Con información de AFP)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también