Inicio » Noticias, Cultura  »

Cine y Revolución en Festival

14 noviembre 2012 | 6
Alfredo Guevara. Foto: EFE.

Alfredo Guevara. Foto: EFE.

“El Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano tendrá la particularidad de que nunca ha sido suspendido gracias a la Revolución Cubana”, afirmó Alfredo Guevara, presidente del Comité Organizador de dicho evento.

En conferencia de prensa ofrecida en La Habana, destacó que ese evento ha logrado recorrer y transitar lo mejor posible ese largo camino, debido al apoyo que siempre le ha brindado el Gobierno.

Aseveró que la fiesta del cine se efectuará del cuatro al 14 de diciembre próximos, y que en su edición 34ta se homenajeará con un espíritu martiano el centenario de la cinematografía boricua, cuya muestra los organizadores han considerado será la mayor de las exhibidas fuera de ese país, con más de 20 títulos.

Agregó que la cita de la gran pantalla está dedicada a los jóvenes, a su talento creador.

Como sello distintivo, añadió que las diferentes universidades de Cuba acogerán la exhibición de algunas de las películas en concurso, que podrán optar por un Premio Coral en las diferentes categorías.

Se realizará también un homenaje a los reconocidos directores de cine Kenji Misumi, de Japón, Michelangelo Antonioni, de Italia, y Jan Svankmajer, de República Checa, uno de los grandes maestros del cine de animación.

Guevara rememoró por último la frase martiana de que “los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan, los que odian y deshacen”, y afirmó que el Comité Organizador impedirá que los segundos hagan daño al festival.

El programa del evento incluye una amplia retrospectiva del séptimo arte puertorriqueño, y una variada y amplia muestra del cine español, italiano, polaco, japonés, alemán, canadiense y caribeño, el cual contará con la presencia del presidente del certamen cinematográfico de Trinidad y Tobago.

Al Trigésimo Cuarto Festival del Nuevo Festival del Nuevo Cine Latinoamericano se presentaron mil 548 obras. De ellas se expondrán 573 procedentes de 46 países y asistirán alrededor de mil 200 participantes.

Durante la fiesta del celuloide habrá clases magistrales, exposiciones de Latinoamérica, retrospectiva, presentaciones de libros, revistas y el Seminario Internacional La Niñez y su Universo Audiovisual.

Sin revelar nombres de algunos de los invitados, adelantó que este año se esperan unos 1,200 participantes extranjeros y habrá sorpresas con la llegada de “grandes figuras” de la música de América Latina.

Según indicó, los organizadores están pensando en una inauguración “muy musical” con la posible proyección del filme “A música segundo Tom Jobim”, del brasileño Nelson Pereira dos Santos, y un homenaje a los 43 años de la agrupación cubana “Los Van Van”.

En la lista de países concursantes sobresalen Argentina, Brasil, Chile, México, Colombia y Cuba, país del que, resaltó Guevara, solo un tercio de las películas que participan proceden del cine estatal y el resto son independientes.

Guevara, de 86 años y uno de los fundadores del Nuevo Cine Latinoamericano, dijo a periodistas que para el Festival de La Habana “el verdadero desafío (…) es no aceptar la ‘viejería’ sino abrir todas las ventanas y puertas a esa explosión de jóvenes que por toda América Latina hay”.

Consideró, además, que “hay un esfuerzo enorme en América Latina por que el cine avance”, en tanto las cinematografías más “antiguas y poderosas” como las de Argentina, Brasil y México “empiezan a ser retadas” por otras “que emergen con mucha fuerza”.

(Con información de Agencias)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • joaquin dijo:

    gracias a la generosidad de nuestro gobierno que siempre ha apoyado la cultura y las artes.

  • Edelio Paez dijo:

    Me ha parecido excelente este post. Siempre el festival es todo un acontecimiento cultural extraordinario en los que Cuba demuestra sus valores culturales y brinda apoyo a los visitantes.

  • ana dijo:

    BIENVENIDO SEA ENTONCES NUESTRO QUERIDO FESTIVAL DE CINE…
    CREO QUE LOS PASAPORTES SE COMENZARÁN A VENDER EL PRÓXIMO LUNES, DÍA 19, EN LA CASA DEL FESTIVAL (19 ESQ 2, VEDADO)

  • ñico. dijo:

    POR FAVOR, SI PUDIERAN DECIR LAS PROVINCIAS QUE ESTE AÑO SON SUB SEDES DEL FESTIVAL DE CINE.

  • duviel dijo:

    QUE PASA QUE NO HEMOS CRECIDO EN EL CINE ANIMADO, ES MUY DIFICIL TRABAJAR CON EL 3D STUDIO O HACER ALGO PARECIDO A TOY STORY DE LA PIXAR ???

  • Ironbeer dijo:

    Carucha Camejo, la titiritera apasionada de García Lorca
    Fundó el Teatro Nacional de Guiñol de Cuba, con el que recorrió el mundo
    Roger Salas 16 NOV 2012 – 01:44 CET

    La titiritera cubana Caridad Hilda Camejo González, conocida en el ámbito del teatro internacional como Carucha Camejo, murió el pasado 10 de noviembre en Nueva York víctima de un cáncer. Camejo, una de las fundadoras del Teatro Nacional de Guiñol de Cuba, nació en La Habana en 1927. Era la mayor de cuatro hermanos, que también estuvieron vinculados al mundo del retablo y que formaron una legendaria saga de teatro.

    Vio títeres por primera vez cuando una compañía ambulante actuaba en la barriada habanera de La Víbora. Siendo aún niña escribió el cuento El pequeño mambí, inspirado en las peripecias de su abuelo José Camejo Payents, coronel del Ejército Libertador de Cuba. La joven Carucha estudió Arte Dramático en la Escuela Municipal y a partir de 1947 actuó en obras de Federico García Lorca, Jacinto Benavente, José Martí y Jean-Paul Sartre, entre otros. Lorca se convirtió en su autor de cabecera.

    En 1950, viajó por toda la isla de Cuba junto a su hermano Pepe Camejo, integrados en las Misiones Culturales, que entonces desempeñaron un importante papel divulgativo y educacional. Ese mismo año inició con sus hermanos las funciones con muñecos en la naciente televisión cubana, una de las más avanzadas de su época en todo el continente americano.

    Los hermanos Camejo formaron después equipo creativo con Pepe Carril, otro actor interesado en los títeres, y juntos crean el Guiñol Nacional de Cuba en 1956. Al llegar al poder la revolución castrista en 1959, Carucha se une a otros actores dentro de un naciente departamento de teatro para fundar teatros de guiñol a lo largo de todo el territorio cubano. La actriz alcanza la popularidad cuando actuó en el programa de televisión Las aventuras de Pelusín del Monte.

    En 1963, el teatro de títeres pasa a llamarse Teatro Nacional de Guiñol, que abre para los Camejo y su equipo artístico un largo periodo de fecundo trabajo creador. Carucha desarrolla sus facetas de directora artística, adaptadora teatral e investigadora. Entre las obras en las que interpretó personajes estuvieron Don Perlimplín con Belisa en su jardín, de Federico García Lorca; La loca de Chaillot, de Jean Giraudoux; La Celestina, de Fernando de Rojas, y Farsa y licencia de la Reina Castiza, de Valle-Inclán. Y entre las que dirigió destacaban El pequeño príncipe, de Antoine de Saint-Exupéry, o El patito feo, de Sergei Prokofief. Su puesta en escena del Don Juan, inspirada en el texto teatral de José Zorrilla, fue galardonada en el VI Festival de la Casa de las Américas, en 1966, con una mención de honor y se convirtió en un clásico paseado por muchos escenarios internacionales. La zarzuela española La corte del Faraón, dirigida por Camejo, se clasificó como uno de los mejores espectáculos del año 1967 y se mantuvo en cartel más de un año. Carucha y su compañía viajaron después a Checoslovaquia, Rumanía y Polonia, donde su Don Juan fue especialmente aclamado.

    A comienzos de los años setenta los proyectos de Carucha Camejo y sus hermanos se vieron truncados con el inicio del llamado quinquenio gris y una brutal represión que abarcaba todas las manifestaciones culturales. Su hermano Pepe estuvo en prisión durante un año y se les prohibió hacer su trabajo, el teatro de guiñol fue cerrado. Los hermanos Camejo, en declaraciones del dibujante y diseñador José Luis Posada, “tenían un sueño, querían dejar para las nuevas generaciones el más alto nivel de realización artística y, sobre todo, conseguir que Cuba fuese el más alto exponente de los títeres en Latinoamérica. Esa fue su ambición. Puedo decir esto porque los oí hablar del tema, con un orgullo tan profundo como la tristeza que los embargó cuando todo fue destruido. ¡Cuántos muñecos hermosos y cuántos documentos valiosos perdidos!”.

    A principios de los ochenta, Carucha Camejo emigró de Cuba y se estableció en Nueva York, donde cuidó a su hermano mayor, gravemente enfermo. Volvió una década después para mantener vínculos con jóvenes titiriteros de Cuba. Viajó a la isla privadamente en 1994 y 2001. En mayo de 2012, durante el XXI Congreso Internacional de la Unima (Unión Internacional de las Marionetas) celebrado en Chengdú (China), se le concedió la categoría de Miembro de Honor, amante de la disciplina y el profesionalismo, y por su ejemplar legado escénico y humano.

    NOTICIAS RELACIONADAS

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también