Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

La sucia campaña electoral de EEUU

| 2
 Kathleen Jamieson, directora del Centro de Políticas Públicas Annenberg de la universidad de Pensilvadre.

Kathleen Jamieson, directora del Centro de Políticas Públicas Annenberg de la universidad de Pensilvadre.

La presente campaña electoral estadounidense es una de las más reñidas de la historia reciente, lo que ha alentado los golpes bajos, la coacción e incluso la difamación entre los candidatos.

“Cuando una elección es tan apretada, esta clase de cosas cuentan”, explica Kathleen Jamieson, directora del Centro de Políticas Públicas Annenberg de la universidad de Pensilvadre.

En Florida (sureste), otro estado que puede inclinar la balanza el martes, los republicanos critican que la campaña demócrata acepte a inmigrantes indocumentados como voluntarios para recabar votos puerta a puerta.

En ese mismo estado, y en Virginia (este), las autoridades han abierto una investigación porque líderes republicanos locales habrían supuestamente contratado los servicios de empresas que destruían registros electorales de demócratas.

Otros episodios son aún más siniestros, pero corresponden a candidatos locales de ambos partidos o a extremistas, como el dvd de origen desconocido que pretende tener pruebas de que la madre de Obama participó en sesiones sadomasoquistas.

“Tienes que ser un militante muy ferviente para creer en esta clase de difamaciones. No cambian el voto de nadie”, explicó Jamieson.

“Y existe el riesgo de enojar a más gente de la que movilizas”, añadió.

Pero ante la dura competencia en los estados, a nivel nacional o local, la tentación es a veces demasiado fuerte, dijo el editor e FactCheck.org, Brooks Jackson.

“El nivel de falsedades o de distorsiones de los hechos que los candidatos llegan a alcanzar tiene más que ver con la cercanía de la elección y con lo que está en juego, más que cualquier otro motivo”, explicó.

Cuando más caen en la tentación los dos partidos dominantes y sus candidatos a un cargo político, más organizaciones y personas sin control vulneran las reglas éticas.

Un candidato presidencial antiabortista, Randall Terry, difundió anuncios con fotos de fetos ensangrentados para vender sus aspiraciones.

Pero más serios políticamente son los intentos de obstaculizar el voto, organizados en estados, mediante el control de identidad.

Leyes de ese tipo fueron aprobadas en estados como Pensilvania (este), y luego invalidadas o confirmadas por los tribunales, que sin embargo no han tenido aún tiempo para analizar a fondo la cuestión.

(Con información de AFP)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El español dijo:

    Estos problemas en las campañas electorales no se dan en Cuba.

  • Raul Sobrino (El sofista) dijo:

    Todas las campañas políticas en los EE.UU son sucias y en ninguna de ellas los candidatos tienen como prioridad ó propósito hacer algo bueno por el pueblo ó por el país; lo que ambos buscan es ganar el puesto que se esté discutiendo, bien para no defraudar a los que de su partido apostaron por él, ó bien por que el candidato mismo esté obsesionado por la celebridad que ello pueda ofrécele. Y es tan obvio el teatro de algunos de los candidatos por tal de impresionar al votante, que se puede llegar al ridículo como en el caso de presidente Obama, quien aun teniendo ya el puesto, no ha dejado de lucirse bajando las escalinatas de los aviones dando salticos para que la gente vea que el es una persona energética y bien calculadora en sus pasos.
    Es muy cierto que las campañas políticas en EE.UU son muy sucias, pero lo que nadie… ningún medio de prensa se ha atrevido a decir es que mas del 99 del voto negro será para Obama, lo que claramente deja ver el racismo que hay en estas ultimas elecciones. Y no se atreven por que de seguro que luego tendrían que verse obligados a retractarse y a pedir disculpas si llegaran a mencionarlo, pues serian bombardeados con acusaciones de “racistas” (que ironía) si dijeran esa verdad. Se atreven a hablar del porcentaje de latinos que votaran por Obama, pero lo que no se atreven a decir es sobre el porcentaje de negros que votaran por Romney, donde no ha habido presencia negra durante sus mítines políticos., mientras que en los de Obama se ven todas clase de personas: blancos, negros, asiáticos, latinos… O sea, que los negros votan por el negro… y no necesariamente por que crean en que los beneficiaria más allá de lo que ya han alcanzado los miles de negros que han escalado alrededor de él y de su gobierno desde que tomó la presidencia. Algo así como lo que ha transcurrido en Sudáfrica, donde los negros mandan desde hace muchos años y difícilmente un blanco vuelva a coger el poder dentro de los próximos mil años, mientras que los negros siguen viviendo en la miseria en su mayoría, pero seguirán votando por los negros que ahora se enriquecieron y viven bien desde que son los dueños del poder.
    Por otro lado la suciera política se concentra en los intereses individuales de las personas, sobre todo de los ancianos, metiéndoles miedo de los supuestos beneficios que perderían si ganara uno u otro, lo que les podría afectar en que perdieran unos años de vida con el adelantársele de la muerte por falta de medios para mantenerlos con vida llenos de tubos en la cama de un hospital para que así no mueran creyendo de que fueron abandonados y de que no se hizo el máximo por evitarles la muerte, aun cuando el costo de mantenerlo con vida ó respirando por unos meses más sea el de cientos de miles de dólares. Nadie se quiere morir, pero dedicar los hospitales a ofrecerle unos meses más de vida a alguien a un costo elevadísimo es aprovecharse de los miedos de las personas para hacerles creer que en ellos tienen a alguien que está dispuesto a apoyarlos en su peor momento. El miedo a la muerte no puede evitarse, como tampoco la muerte misma. Dejemos que la gente se muera sin hacerles promesas de que les daremos un día más, simplemente por que eso no puede extenderse por la eternidad.
    De lo que de todo esto no hay ninguna duda es de que los candidatos a la presidencia de los EE.UU apelan a los egoísmos y otros intereses individuales de las personas como estrategia para ganar la presidencia. Y no importa si tuvieran que entregar al país a la bancarrota y a su autodestrucción; lo que les importa es lograr su momento histórico personar aunque sea a costa de ofrecer todas las degeneraciones y aberraciones que sean demandadas a cambio del voto y que últimamente se le están ofreciendo a los votantes por tal de que lo lleven a la presidencia.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también