Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Rajoy calla ante el rescate e Indignados llaman a movilización

| 10

espana-rescateGrupos sociales españoles, reunidos hoy en Madrid, han llamado a una movilización prevista para el próximo 16 de junio en rechazo al rescate al “rescate” solicitado por el país ibérico a la Unión Europea, lo que supone que “las pérdidas de los bancos serán pagadas por los ciudadanos”, informó Luis González Reyes, de Ecologistas en Acción.

González fue uno de los participantes en la asamblea a la que han acudido esta tarde, en el centro de Madrid, un centenar de personas convocadas por el movimiento 15-M para debatir sobre “el papel del euro en la crisis” y las alternativas “frente a la austeridad y las políticas monetarias” europeas.

“Es necesario replantear el proyecto de la UE, que no puede funcionar porque está convertido en un proyecto antisocial”, aseguró González Reyes, quien ha añadido que los asambleístas reunidos rechazan el “rescate y las medidas de ajuste que este trae acopladas”.

Este miembro de Ecologistas en Acción ha añadido que la crisis ya implica desde hace un tiempo “recortes sociales, en la educación, en sanidad, en salarios, que aumentarán a partir de ahora; los veremos mucho más con la soga que supone el rescate”.

González Reyes ha asegurado que la “gran manifestación” convocada para el sábado próximo partirá desde la glorieta de Cuatro Caminos hasta la Plaza de Castilla, “con la voluntad de protestar por el tema Bankia y contra el rescate” del sistema financiero.

En cuanto la asamblea de hoy, convocada en torno a los lemas “Ni en Grecia ni en Madrid, ¡Esta deuda no la pagamos!” y “Desmontando las mentiras de la deuda griega y española”.

Guiomar Morales, del Grupo de Economía de Sol (15-M), también comentó que en la Asamblea ha habido consenso en la idea de que “está claro que es un rescate aunque se hable de ayuda” y que los colectivos sociales se han mostrado “preocupados por la situación que se viene encima”.

“Ha habido acuerdo en manifestar la necesidad de llevar a cabo una auditoría ciudadana a la deuda y estamos definiendo cómo hacerla”, concluyó Morales.

(Tomado de Público)

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lola dijo:

    ¡Era de esperar tratándose de un oligarca!

  • joaquin dijo:

    exactamente igual ocurrió hace años en México,los políticos y los bancos se robaron el tesoro publico y el pueblo tuvo que paga y aún está pagando,fue el caso llamado fobaproa.

  • DR.F.JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    Rajoy se esconde y quema su capital político
    Toda su política intentó evitar una petición de ayuda
    Ahora La Moncloa busca eufemismos para no llamarla rescate
    Carlos E. Cué Madrid 10 JUN 2012 – 10:37 CET835
    No llegó ni a los seis meses. Todo lo que podía salir mal salió mal. Y Mariano Rajoy, que llegó al Gobierno con la promesa de bajar la prima de riesgo, crear empleo y sobre todo recuperar la confianza en España, ha tenido que pedir un rescate bancario que hizo todo lo posible por evitar.
    El presidente tiene una cómoda mayoría absoluta, una oposición debilitada y nadie le tose en el PP. Un poder aparentemente sin límites. Pero en cinco meses se ha desautorizado a sí mismo en casi todo. Ha incumplido la mayoría de sus promesas. Ha convertido a la hemeroteca en un auténtico enemigo. Y lo hizo para tratar de calmar a los mercados y evitar un rescate. Pero finalmente la prima superó los 500 y llegó el rescate, aunque sea de forma suave, provocando en solo cinco meses un enorme derroche de su capital político.
    La mayor evidencia de esa debilidad está en su decisión, inaudita en cualquier otro de los países que han recibido ayuda europea, de no comparecer y dejar que sea su ministro de Economía, Luis de Guindos, quien explique este rescate bancario.
    Rajoy, obviamente, estuvo todo el día —y todos los últimos días— pendiente de la negociación en el Eurogrupo. El presidente ha hablado con todos los dirigentes europeos clave. Hasta el último momento buscó una inyección directa de capital. No lo consiguió pero sí logró con una fórmula intermedia su obsesión: que no haya condiciones de política económica, solo para los bancos.
    Rajoy estaba pues al tanto de todo, aunque negó y negó la evidencia no solo hace 12 días, cuando insistió en que no habría ningún rescate de la banca española, sino solo 48 horas antes de la decisión: el jueves insistió en que estaba esperando a las evaluaciones, esto que no pasaría nada hasta dentro de dos semanas.
    El Gobierno, especialista en eufemismos, puso ayer toda su maquinaria a trabajar para luchar contra la palabra “rescate”. Ya antes de que se produjera, por la mañana, el Gobierno insistía en que no se puede considerar como tal. Es la única manera de salvar la cara al presidente. De Guindos desveló la fórmula: “No es un rescate, es una ayuda financiera”.
    A pesar de la importancia de la fecha, lejos de convocar un Gabinete de crisis, Rajoy se quedó en Moncloa en su despacho. Cerca tenía a sus principales asesores, entre ellos Álvaro Nadal, jefe de la oficina económica del presidente del Gobierno, Jorge Moragas, su jefe de Gabinete, o Íñigo Méndez de Vigo, secretario de Estado para la Unión Europea.
    Mientras, Guindos estaba en el Ministerio de Economía, en el Paseo de La Castellana, resolviendo la negociación con el Eurogrupo y en contacto telefónico con Rajoy. La mayoría de los ministros siguieron las noticias a través de los medios de comunicación y de los mensajes de texto internos del servicio del Gobierno.
    En Moncloa sí estaba, pero la mayor parte del tiempo en su propio despacho, Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta y persona de absoluta confianza de Rajoy, la encargada de vender todos los viernes las malas noticias.
    Ningún miembro del Gobierno de Rajoy se anima a criticar a su presidente, ni siquiera en privado. La mayoría insiste en que tiene mucho tiempo por delante y será juzgado con perspectiva. Las personas más cercanas admiten que esta viviendo el peor momento de su mandato, pero están convencidos de que su reconocida capacidad de resistencia le hará aguantar todo lo que haga falta. Él confía, señalan, en que el año que viene, si como prevén es mejor que este, le permita cambiar al fin la imagen de su Gobierno.

  • DR.F.JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    RESCATE A ESPAÑA.
    RAJOY INTENTA EVITAR LA PALABRA “MALDITA”

    Madrid recibirá hasta 100.000 millones de euros, el 10% de la riqueza que produce España en un año, en una línea de crédito destinada exclusivamente a los bancos. El Ejecutivo capitula así ante las fuertes presiones internacionales, ante el temor a que la banca española, la política griega o el pánico en los mercados detonen una espiral de estampidas bancarias e impagos de países que deriven en una depresión causada por un accidente financiero. Europa trata de poner un dique de contención en España. La respuesta de los mercados llegará tan pronto como mañana.
    No hay comidas gratis: las ayudas europeas (a través del fondo de rescate temporal o del permanente) son en realidad préstamos para recapitalizar el sistema financiero, que el Tesoro deberá devolver religiosamente, a tocateja. Una vez más, el Estado sale al rescate de la banca. Eso sí, se trata de créditos blandos, en condiciones mucho mejores que las de mercado: en torno al 3%, según fuentes conocedoras de las negociaciones entre España y sus socios europeos. Frente a ese 3%, el Tesoro paga actualmente intereses de más del 6% por la deuda a 10 años. A cambio de los tipos subvencionados, España cederá soberanía sobre su sistema financiero, pero también perderá soberanía fiscal, en contra de lo que explicó ayer el Gobierno.
    El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró tajantemente que la única condicionalidad será para los bancos que requieran ayudas. “No habrá ningún tipo de condiciones macroeconómicas o fiscales”, dijo en varias ocasiones en una rueda de prensa multitudinaria, informa Amanda Mars. Pero el Eurogrupo le enmendó la plana: junto a las alabanzas hacia los esfuerzos españoles por abordar sus variados y agudos desequilibrios, el comunicado de los ministros de Finanzas de la zona euro deja claro lo contrario. Europa supervisará con mano de hierro que Madrid continúe por el camino de la consolidación fiscal, las reformas estructurales y del mercado de trabajo. “Revisaremos de cerca y regularmente los progresos en estas áreas, en paralelo con la asistencia financiera”, según el texto.
    Vigilancia de Bruselas
    En esas revisiones están implícitas las visitas de los hombres de negro citados por el ministro Cristóbal Montoro: misiones de funcionarios de la Comisión, del FMI e incluso del BCE en las que se estrechará la vigilancia sobre España. Se reduce así hasta prácticamente cero el margen del Gobierno para desviarse de las directrices que lleguen de Bruselas. Y las últimas recomendaciones son claras como el agua: embridar el gasto de las comunidades autónomas, elevar el IVA, acelerar la reforma de las pensiones y endurecer todavía un poco más la reforma laboral, entre otros aspectos. El crédito a España, como en el caso de Grecia, Portugal e Irlanda, se concede a plazos: si se incumplen las condiciones, Bruselas cierra el grifo.
    El Gobierno de Zapatero negó la crisis; el de Rajoy niega que la petición de España sea un rescate con condiciones. El Ejecutivo insistió ayer en evitar a toda costa esos dos términos: rescate y condicionalidad. En uno y otro caso se trata de un ejercicio completamente inútil: la palabra “condicionalidad” aparece en ese texto que marcará la política económica —y muy probablemente, el futuro del propio Gobierno— en los próximos años. En el caso de la banca será aún más evidente que en el ámbito fiscal: Europa exige que las entidades que necesiten ayudas activen “los planes de reestructuración de acuerdo con las reglas de las ayudas de la UE y los reformas horizontales del sector”.
    En plata: venderán oficinas, recortarán personal, se desharán de activos y participaciones empresariales, despedirán a equipos gestores (como ha ocurrido en el caso de Bankia con Rodrigo Rato), pondrán en marcha nuevas fusiones o incluso podrían verse, en último caso, liquidaciones de alguna entidad. El último jarro de agua fría llega por la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI), a la que el Gobierno se oponía para ahuyentar el riesgo de quedar estigmatizado. Este organismo no será un prestamista más, como lo fue en los casos de Atenas, Lisboa y Dublín, pero sí apoyará y supervisará a las entidades con informes periódicos.
    Estrechar el cerco
    Bruselas, el Banco Central Europeo, el FMI e incluso el Gobierno de Barack Obama se han encargado en los últimos días de estrechar el cerco para que España pida ayuda. Pero Berlín es la clave de bóveda de toda la jugada. Las presiones alemanas para que el Gobierno de Rajoy recurra al fondo europeo tuvieron su punto álgido el miércoles, cuando el Ministerio de Hacienda germano se mostró favorable a que la intervención se limite al sector financiero. Esta intervención “suave”, concedían, estará sujeta a las normas especiales para rescates bancarios y tendrá así un calado menor que los programas de Grecia, Irlanda y Portugal. El viernes, diversas agencias internacionales citaban fuentes europeas para anunciar la conferencia telefónica celebrada por el Eurogrupo. La agencia británica Reuters se refirió a una fuente “del Gobierno alemán”, que oficialmente se ha mantenido cauteloso durante los dos días. Ayer, el ministro Wolfgang Schäuble disipó cualquier duda acerca de quién ha ejercido presiones: “Hemos instado a España a que tome decisiones”, informa Juan Gómez.
    El nerviosismo en las grandes capitales se explica por la proximidad de las elecciones griegas, en las que la posible victoria de la plataforma izquierdista Syriza podría acarrear la supresión de los programas de austeridad y, con ellos, de los pagos de los próximos tramos del rescate a Atenas. Si esto sucede, podrían precipitarse los acontecimientos. Ni siquiera una fractura del euro puede descartarse. En esas condiciones, el contagio podría arrollar a España y a otros países como Italia. De ahí el apremio para que España apuntale sus bancos con dinero público europeo.
    La petición de rescate fue la habitual ceremonia de la confusión: Bruselas viene a decir que es España quien lo ha pedido, y Madrid asegura que es la UE quien ha puesto ese dinero a su disposición. En cualquier caso, el mero anuncio de esa línea de crédito de 100.000 millones —que concede un margen considerable frente a las necesidades de unos 40.000 millones para la banca, según la primera estimación del FMI— puede dar algo de aire al Gobierno ante unas semanas complicadas, según fuentes financieras. Al efecto de las elecciones griegas se sumarán en el plazo de unos días las futuras evaluaciones del sistema bancario. “España debe tener un cheque preparado en cuanto esas cifras se conozcan”, explicaron fuentes diplomáticas.
    Pendientes del mercado
    Al Ejecutivo le quedan días duros por delante, en los que deberá convencer a los mercados y a los ciudadanos de que el acuerdo es tan positivo como ayer vendía el titular de Economía. Guindos se esforzó en recalcar por activa y por pasiva que lo acordado por el Eurogrupo no constituye un rescate, sino un préstamo “en condiciones muy favorables” que tendrá efectos positivos en la economía, porque reforzará a la banca y reactivará el crédito a empresas y familias. Vaticinó que supondrá un bálsamo para los mercados. Y justificó la ausencia de Rajoy: “Yo soy el miembro del Eurogrupo; el presidente del Gobierno no lo es”.
    Pero no consiguió disipar algunas dudas acerca de las secuelas de esa decisión fundamental para el devenir de España. El rescate español es diferente, pero las tres experiencias europeas parecidas no son precisamente un éxito. Los países que solicitan ayudas internacionales, en general, no suelen querer repetir esa experiencia: para los gobernantes, la prueba del ajuste forzado se paga generalmente con la pérdida de las elecciones, incluso con un alejamiento duradero del poder; para los pueblos, el coste se mide en empleos destruidos, en rentas perdidas, en prolongadas y dolorosas recesiones. Algunas consecuencias del rescate, en fin, supondrán profundos cambios, algunos de los cuales están todavía en la penumbra. El Ejecutivo, por ahora, se niega a anticiparse a esas cuestiones. “Si la sociedad no va a sufrir las consecuencias del rescate, como sostiene el Gobierno, ¿por qué no se pidió antes la ayuda?”, le espetó un periodista a Guindos en su comparecencia. “A usted no le toca preguntar ahora”, cerró el ministro.

  • Yenier dijo:

    Veremos como la población sufre las consecuencias.
    Gracias Dr. Juan Águila, muy interesante su información. Independientemente de como actúen los ciudadanos ante la situación es positivo conocer la situación a fondo-

  • CUBAVA dijo:

    CUBA ES UNO DE LOS DESTINOS MAS INTERESANTES PARA HUIR DE LA CRISIS ASÍ LO REFLEJA YAHOO TENDENCIAS

    Destinos para huir de la crisis
    Por Victor Arribas | El turista accidental – mar, 5 jun 2012 13:37 CEST

    Correo electrónico
    Imprimir
    El bloguero y experto en viajes, Paco Nadal, ha elaborado una lista de los mejores lugares para huir de la crisis. No podía ser más oportuno ahora que en Internet podemos encontrar chistes como este: “En el programa ‘Españoles por el mundo’ solían preguntar al entrevistado cuándo pensaba volver a España. Ahora preguntan cuándo piensa traerse a su familia”.

    Jericoara, un precioso parque natural

    Jericoara (Brasil) Lo señala como un lugar idóneo para montar un chiringuito playero. De momento, no hay ninguno de paella, así que podemos tener el monopolio. Jericoara (imagen superior) es un parque natural que destaca por la belleza de sus dunas y playas escasamente transitadas . Está a solo cuatro horas de Fortaleza, uno de los mayores destinos turísticos del inmenso país carioca. También destaca por la belleza de su población, donde los veinteañeros son mayoría.
    Tailandia. Las playas del sur son tan idílicas como los pósters de las oficinas de turismo. El agua es cristalina, la arena dorada y el ambiente tranquilo. La mayoría de los españoles tiene bienes o ahorros suficientes como para comprarse un bungalow. Hay escasa conflictividad política y los habitantes son amables y simpáticos con los extranjeros.
    [Relacionado: Cinco templos de la tumbona]
    Lamu (Kenia) Las celebridades de Hollywood frecuentan sus hoteles de mil euros la noche. En todo caso, no se asusten, la vida cotidiana de los habitantes sin dinero es bastante asequible. Ganan cien dólares mensuales y tratan de disfrutar de la deslumbrante belleza natural del paisaje. Lo más peligroso es la cercanía de Somalia, país conocido por sus piratas, vertederos tóxicos y brutales mafias militarizadas.

    Lamu, el destino preferido de los famosos

    Maldivas. Palmeras, arena blanca y las mejores vista del mundo. Seguramente tu sueldo no da para instalarse en un resort de lujo, pero sí en una modesta casita con vistas al océano Índico. El problema puede ser la claustrofobia, ya que la islas son muy pequeñitas (un kilómetro de perímetro). Como viven del turismo, igual incluso encuentras un trabajillo en el sector, ya que casi siempre es temporada alta.
    Una isla del Caribe. Es el sueño de muchos españoles, bien lo saben los encargados de la campaña de publicidad de Curro, el personaje que ganaba la lotería y se retiraba a esta zona paradisíaca. Además, en las islas donde la vida es más barata se habla español. Las excolonias francesas y británicas suelen ser paraísos fiscales donde se retira gente con altísimo nivel de vida, lo cual eleva mucho el IPC. Los mejores destinos serían Cuba o la República Dominicana.
    [Relacionado: ¿Cómo nos ven los turistas que vienen a España?]
    Luang Prabang (Laos) El salario medio es de 100 dólares, así que con un sueldo o ahorros españoles es probable que logres vivir decentemente. Luang Prabang es un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad. Está a orillas del Mekong, el río de ‘Apocalypse Now’, hoy totalmente libre de los conflictos bélicos que fascinaron a Francis Ford Coppola. De hecho, se trata del páis más estable del sudeste asiático.

  • Luz del Alba dijo:

    Y sigo con NUESTRO QUERIDISIMO ALI PRIMERA: ” Un trote de caballos, la hostoria dormia y se desperto..” Los pueblos, Ali, siguen des-per-tan-do” A nivel mundial crece la conciencia ante la VERDAD DESARROPADA del neoliberalismo, que ya de manera historica e IRREVERSIBLE NO AGUANTA LOS PARCHES DE SUS ECONOMISTA E IDEOLOGOS, que no acaban de entender, que “la REALIIDAD ES MAS RICA QUE SUS LEYES”, que ellos no lo creyeron, y la rueda de la historia se los esta tragando, y ahora no se quiereen METER EN SU FOSA, ESA QUE ELLOS CAVARON: colonizandonos, esclavisandonos, robandonos el fruto de nuestro trabajo, especulando, acrecentando su fortuna con NUESTROS AHORROS, despojandonos de NUESTROS DERECHOS: al PAN, a la SALUD, la EDUCACION, al TECHO, en fin, a la VIDA DIGNA QUE TODO SER HUMANO MERECE! A recuperar NUESTRA DIGNIDAD HUMANA: “Ayudenla, ayudenla, a ser humana la humanidad”.
    A continuacion leamos, un trozo de la carta que le escribiera a RAJOY, el escritor español, Jose Luis Sampedro, y observemos, tiene 94 años!!! A desalambrar, a desalambrar, que el FUTURO ES NUESTRO!
    Recordemos a NUESTRFIDEL: “La vida sin ideas de nada vale. No hay felicidad mayor que la de luchar por ellas”.
    Solo le deseo que si algún día la sociedad se rebela, salimos a la calle,tomamos los poderes públicos, proclamamos una Asamblea Constituyente,convocamos un referéndum sobre la forma de Estado, disolvemos lospartidos actuales y los obligamos a refundarse en partidos que atiendan a las ideologías políticas y no a las económicas, establecemos un sistema de elecciones realmente democráticas, nos salimos de la moneda alemana(llamada también euro) y establecemos pactos bilaterales con los países importantes,invertimos en educación e investigación. Si todo eso pasa y empieza con una mecha que la sociedad enciende. Si pasa y asaltamos su palacete en la Moncloa, ojalá usted esté ya camino del exilio en Berlín. O lo va a pasar mal. Muy mal.

    “Hay dos tipos de economistas: los que trabajan para hacer más ricos a
    los ricos y los que trabajamos para hacer menos pobres a los pobres”
    José Luis Sampedro, para quien no lo sepa, tiene 94 años. una persona,
    capaz de seguir desarrollando sus ideas, publicando novelas, escribiendo artículos, etc. Y ya no sólo eso, sino hacerlo con ese entusiasmo, seguridad y el toque revolucionario, de cambio, que tienen muchas de sus frases y pensamiento.

  • locubita dijo:

    Los indignados son niños pacifistas disfrazados de revolucionarios, los auténticos héroes de España son los mineros, espero en Cubadebate una nota para ellos, están en lucha todos los días, lucha de verdad, un gremio verdaderamente revolucionario, contestario y por cierto amigo de la revolución cubana, no los niños del 15-M

  • DR.F.JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    EL PRECIO DE NO DECIR RESCATE PASA FACTURA A RAJOY Y ESPAÑA

    El precio de no decir rescate
    La resistencia de Rajoy a llamar por su nombre el salvamento bancario socava su imagen
    Los medios extranjeros ironizan sobre los eufemismos: “Tú dices tomate, yo digo rescate”
    El discurso doméstico no funciona igual fuera
    Ramón Lobo 12 JUN 2012 – 21:59 CET397
    “Para evitar que algunas cosas se filtren ni las pienso”, suele decir Mariano Rajoy (Santiago de Compostela, 1955) a sus colaboradores más estrechos. La frase es la esencia de la filosofía vital de un hombre cuya máxima política es esperar, dejar que las cosas se solucionen solas. El gran problema de Rajoy es que ha dejado de ser líder de la oposición, alguien que puede pronunciar cualquier discurso, o ninguno, sin apenas consecuencias. Desde el 21 de diciembre de 2011 Rajoy es presidente del Gobierno de España y su audiencia es global. Ya no habla para sus votantes, ahora le escucha Barack Obama.
    Desde la dimisión de Rodrigo Rato al frente de Bankia, el cuarto banco del país en activos, el Gobierno ha acumulado errores políticos y de comunicación que han socavado su imagen de capacidad y eficacia. El último, negarse a llamar rescate a un rescate, táctica que ha provocado hilaridad y mofa en los medios de comunicación extranjeros, que han zarandeado a Rajoy sin contemplaciones.
    “Tú dices tomate, yo digo rescate”, fue el ocurrente título de Lisa Abend en la revista Time para resumir el debate del nombre. Todo servía menos la palabra rescate: vía de crédito, crédito blando, ayuda europea, lo de ayer, cuyo hashtag #lodeayer se convirtió en un trending topic.
    Lo peor no fue la ironía de los periodistas, sino la desconfianza de los líderes europeos que no entendían si la venta del no-rescate era márketing o incapacidad para comprender la realidad.
    “Generamos perplejidad. Después de ayudarnos, y ayudarse, es cierto, nuestros socios europeos esperaban una reacción más sensata y humilde, de agradecimiento. La visión de Rajoy sacando pecho en la rueda de prensa del domingo pasado proyecta la imagen de hombre que tiene una visión bunkerizada de las cosas”, dice Antoni Gutiérrez-Rubí, experto en comunicación política y autor del blog Micropolítica en EL PAÍS.
    “Confluyen dos factores contradictorios: la sobredramatización de la oposición y los sindicatos y una sobreescenificación de la normalidad por parte del Gobierno y sus afines, de ahí el viaje de Rajoy a Polonia [para presenciar el primer partido de la selección]. Entre las dos, gana el Gobierno: a la opinión pública no le gusta que la atosiguen con malas noticias”, afirma Francisco Llera, director del Euskobarómetro.
    Las verdaderas malas noticias no tienen que ver con la guerra de los sinónimos. Lo peor es el convencimiento de que el rescate a una parte de la banca española por valor de 100.000 millones de euros no será suficiente, que los activos tóxicos, es decir, los créditos entrampados en la explosión de la burbuja inmobiliaria, pueden demandar más dinero, incluso un rescate de la totalidad del país, como sucedió en Grecia, Irlanda y Portugal. Es la tesis del Financial Times, una de las biblias del capitalismo mundial.
    El Gobierno opta por escenificar una normalidad exagerada
    Los mercados no tienen sentimientos, solo buscan rentabilidad: atacan donde detectan debilidad. Para la agencia económica Bloomberg, el problema de fondo es la ausencia de una respuesta europea a la crisis; una verdadera apuesta por el euro. Los ministros de Economía del Eurogrupo han aprobado un rescate del que aún se desconocen las condiciones, la letra pequeña. Es una constante en las cumbres de la UE: primero se bordea la catástrofe, después se anuncia un acuerdo, más tarde se negocia su contenido. Los inversores conocen el truco, por eso no amaina el ataque y las alzas de la prima de riesgo (sobrecoste de la financiación de la deuda española respecto a Alemania).
    “Todos sabíamos que Grecia estaba mal, pero nadie esperaba que España estuviera sumida en una crisis tan grande. Ahora hay miedo de que pase en Italia”, asegura por teléfono Francesca Caferri, jefa de la sección de Internacional de La Repubblica. “También hay una gran sorpresa con Rajoy. Parece que no sabe adónde va. Sus cambios de rumbo, que no se necesita ayuda, que ahora sí, pero no se llama rescate, generan confusión y desconfianza. O es un mentiroso o no sabe lo que está haciendo”, añade.
    La fortaleza de la manada
    “He sido yo quien ha presionado” para conseguir la línea de crédito, afirmó Mariano Rajoy en la rueda de prensa del pasado domingo. La frase, seguramente de consumo interno, no ha tenido eco en la prensa extranjera, pero sí una respuesta del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso. Él también se atribuye el mérito de la presión, en su caso sobre Rajoy.
    El titular de The New York Times del 8 de junio dejaba claro el asunto de la paternidad de la idea: “España acepta el rescate europeo para sus bancos enfermos”. The Wall Street Journal informaba de las fuertes presiones del Eurogrupo sobre Madrid.
    En la crisis europea juegan muchos intereses y actores. Angela Merkel sigue aferrada a la doctrina de la austeridad que tan buenos resultados ha dado a su país, que anticipó los ajustes a la crisis. François Hollande ganó las elecciones presidenciales francesas encaramado a la promesa del crecimiento. Rajoy entró en ese escenario con una equidistancia calculada entre Alemania y Francia.
    Ante la falta de respuestas positivas de Merkel, conservadora como él, Rajoy abrazó la propuesta de los eurobonos del socialista Hollande, con quien dice tener una excelente sintonía personal.
    En las últimas semanas, España se ha dejado robar protagonismo por Italia, pese a la gravedad de sus números. Su primer ministro, Mario Monti, ha logrado situarse en la foto de los países sanos.
    La célebre videoconferencia del 1 de junio con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue el símbolo de la división, de la Europa de las dos velocidades: los países de primera —Alemania, Francia e Italia —y los rescatados e intervenidos, entre los que cayó prematuramente España.
    La falta de una política europea ha debilitado al euro. Todos hacen cábalas públicas con el precio de la salida de Grecia y de una eventual desaparición de la moneada única. En el escenario de la crisis ha entrado Obama, que se juega la reelección en noviembre.
    De momento existe un denominador electoral común: todo presidente o primer ministro que se somete a elecciones las pierde. Rajoy es la excepción, él las acaba de ganar.
    Un dicho africano explica la debilidad de la Unión Europa y el porqué de los ataques de los mercados: “Una manada es tan fuerte como lo es su miembro más débil”
    The Wall Street Journal, la otra Biblia, teme que el patrón de negación de la realidad expuesto en la crisis de Bankia, con el baile de miles de millones que forzó el rescate, se esté repitiendo. La hiperinsensibilidad es máxima: el domingo se celebran unas elecciones en Grecia cuyo resultado más probable sea la imposibilidad de formar un Gobierno; y si se pudiera, este sería hostil al ajuste patrocinado por Angela Merkel.
    “Lo que empieza con un juego de sinónimos termina por generar un pensamiento político fuera de la realidad. Le sucedió a Zapatero con la palabra crisis. El empeño en negarla transmitió desconfianza, la sensación de que el Gobierno no sabía manejar el problema. Esto se llama en España ‘síndrome de la Moncloa’. Lo preocupante es que a Mariano Rajoy le haya pasado en apenas seis meses”, dice Manuel Saco, periodista y experto en imagen televisiva.
    “El Gobierno no entiende la dimensión global y plural de la comunicación. Creyeron que una victoria absoluta generaba automáticamente una comunicación absoluta, una lógica absoluta. Parecen sorprendidos de que no funcione. Esto es inconcebible para un hombre de la preparación de Rajoy”, apunta Gutiérrez-Rubí.
    El Financial Times ha sido muy duro con Rajoy. Su corresponsal en Madrid, Victor Mallet, escribió el 8 de junio: “España está sumida en una política provinciana y de partido cuando los asuntos urgentes de Estado deben negociarse en Berlín o Bruselas”. El periodista afirmó que Merkel y otros socios de la UE dudan de que Rajoy sea capaz de lograr la disciplina fiscal. También dudaban de la capacidad de Zapatero. Según Mallet, en Europa se echa de menos a Felipe González y a José María Aznar.
    El corresponsal del Financial Times no quiso añadir demasiado a lo ya escrito en su artículo: “Rajoy no es consciente de que ya no habla solo a sus votantes o votantes potenciales. (…) Le tengo simpatía por lo que hizo con el fútbol. Si me van a criticar si voy y me van criticar si no voy, pues voy”.
    “Todo el mundo sabe que las cajas de ahorro han estado manejadas por los partidos políticos y por los sindicatos, que todos son culpables. El 80% de los ciudadanos pide unidad; está cansado de la guerra de reproches entre los dos grandes partidos. El mensaje es claro: nos salvamos todos o nos hundimos todos”, dice Llera.
    “El Gobierno tiene que tener cuidado con sus palabras. Lo que puede valer para España, fuera se ve con recelo, como una señal de que el Gobierno está fuera de la realidad. Y eso es peligroso. Todo el mundo entiende que el Gobierno tiene que presentar el acuerdo del rescate, que es bueno para España, lo mejor posible para sus intereses. Rajoy está habituado a hablar para los medios españoles, a dirigirse a la opinión pública española, pero lo importante ahora es cómo te percibe la opinión pública alemana, la anglosajona. Rajoy está vigilado. Sus declaraciones se reflejan en la confianza exterior”, explica Giles Tremlett, corresponsal del diario The Guardian en Madrid.
    Gutiérrez-Rubí: “El presidente tiene un boquete serio en la credibilidad”
    “Rajoy es un hombre de tiempos, le gusta esperar, que los problemas se pudran, como ha sucedido con la dimisión de Javier Arenas. La rueda de prensa del domingo se hizo para los medios extranjeros, no para los españoles. Rajoy dio la talla. Supo elegir el escenario: nada de paredes detrás, sino un cristal con vistas a los jardines. Rajoy es quien mejor transmite, el PP debería utilizarle más. Es mejor que la vicepresidenta, que parece que nos está regañando. El problema de Rajoy es que no se deja aconsejar. Si ahora se escuchan quejas de Irlanda y Portugal por el acuerdo logrado por España, es una señal de que el Gobierno ha negociado bien”, dice Virginia Ródenas, veterana periodista de ABC dedicada al asesoramiento de políticos.
    Las encuestas aún no reflejan el desgaste del Ejecutivo, pero sí el del presidente, según Demoscopia. El PP se mantiene más de 10 puntos por delante del PSOE, aunque ambos bajan respecto a las elecciones del 20 de noviembre. La pésima noticia para Alfredo Pérez Rubalcaba es que no se aprovecha del descontento por la dureza de las reformas.
    Gutiérrez-Rubí sostiene que este tipo de desgastes tardan en reflejarse en los sondeos: “Rajoy tiene un boquete serio en la credibilidad interna y externa. Esa pérdida no se muestra enseguida en las encuestas pero queda impresa en el cerebro de los votantes. El desgaste ha comenzado. (…). Si no hay porosidad social, si no te abres a la sociedad a la que sirves y representas acabas encerrado en un pensamiento único. Si solo respiras el aire que generas acabas envenenado”.
    Rajoy está vigilado. Sus declaraciones se reflejan en la confianza exterior
    “Rajoy es un superviviente entrenado en la lucha partidaria. Primero tienes que sobrevivir dentro de tu propio partido a las puñaladas de tus compañeros que aspiran a desbancarte; después, a la oposición que siempre, sea quien sea, es miserable”, dice Ignacio Torreblanca, analista de este periódico y experto en Europa. “Lo que es bueno para ganar unas elecciones, como el acto de soberanía del déficit escenificado en Bruselas, te hace perder la confianza entre tus socios. La sobreactuación de Rajoy ha obligado a sobreactuar al ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que salió a decir que sí habrá condiciones”.
    A Torreblanca le preocupa una repetición del escenario griego: el hundimiento de los dos grandes partidos. “Se está desactivando el centro político en España. Si las urnas reflejaran lo que la gente vota, el Parlamento sería ingobernable. Para eso está un sistema electoral injusto, para evitar el caos”, dice el analista.
    Un lector del Financial Times escribió este martes una carta al director que resume el sentir general: “La decisión más difícil de Rajoy en los últimos días fue elegir entre el partido de España en Polonia y el de Nadal en París”.

  • DR.F.JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    DURAO BARROSO. PTE COMISIÓN EUROPEA DIJO:

    “YO PRESIONÉ A RAJOY PARA QUE PIDIERA EL RESCATE”

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también