Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Así mataban los soldados de Hitler

| 38

La crueldad, el sello del nazismo.

La crueldad, el sello del nazismo.

Por Jacinto Antón

 

“Me lo cargaba todo: autobuses en las calles, trenes de civiles. Teníamos órdenes de machacar las ciudades. Yo disparaba contra todos y cada uno de los ciclistas”.

 Así se despachaba el suboficial Fischer, piloto derribado de un caza Messerschmitt 109 en mayo de 1942 en una conversación con un colega en un centro de internamiento de prisioneros británico, sin saber que estaba siendo oído por sus captores.

“Hicimos algo muy bonito con el Heinkel 112”, explicaba otro aviador a un camarada en las mismas circunstancias y en tono jocoso. “Le instalamos un cañón delante. Luego volábamos sobre las calles a baja altura y cuando nos cruzábamos con coches encendíamos las luces y ellos se pensaban que tenían delante otro coche. Y entonces hacíamos fuego con el cañón”.

“Reventamos un transporte de niños”, comenta creyéndose en la intimidad el marinero Solm, tripulante de un submarino. “Un transporte infantil… para nosotros fue todo un placer”.

“En Italia, a cada lugar al que llegábamos, el teniente escogía al azar 20 hombres”, narra el cabo Sommer, del regimiento blindado de granaderos número 29. “Todos para el mercado, se acercaba uno con tres ametralladoras, rrr…¡rum!, y todos tiesos. Así es como se hacía”. Sommer y su interlocutor, Bender, del comando de intervención número 20 de la Marina (una unidad especial de nadadores de combate con fama de duros), ríen a gusto…

Son algunos de los muchos testimonios terribles recogidos por los aliados en el marco de un programa de escuchas secretas sin precedentes que arrojó un material escalofriante sobre la forma de luchar y sobre todo de matar del Ejército alemán en la II Guerra Mundial.

Ese conjunto de documentación, inédito en buena parte, ha sido diseccionado y estudiado ahora por dos investigadores alemanes, Sönke Neitzel, catedrático de historia moderna, y Harald Welter, psicólogo, ambos miembros del Instituto de Ciencias Culturales de Essen, que han recogido su trabajo en el libro “Soldaten” (2011), recién publicado en España bajo el título “Soldados del Tercer Reich, testimonios de lucha, muerte y crimen” (Crítica, 2012).

Durante la II Guerra Mundial, Gran Bretaña y EE.UU. retuvieron a cerca de un millón de prisioneros alemanes (en las filas de la Wehrmacht combatieron 17 millones de soldados). De ellos varios millares fueron llevados a campos especiales preparados al efecto y sometidos a pormenorizadas escuchas. Cabe imaginar que a algunos de los oyentes les habrá costado mantener la frialdad profesional cuando oían por ejemplo explicar cómo el sargento primero berlinés Müller, francotirador, se cargaba sistemáticamente en Francia a las mujeres que se acercaban con ramos de flores a los soldados liberadores aliados.

El Centro de Interrogación Detallada de los Servicios Combinados (CSDIC) británico levantó 16 960 actas de lo escuchado a escondidas a los soldados alemanes que suman cerca de 50 mil páginas, mientras que los estadounidenses también extrajeron mucho material de 3 298 prisioneros cuidadosamente seleccionados de la Wehrmacht y las Waffen-SS y recluidos en Fort Hunt, Virginia.

La diversidad de los espiados es completa, con todos los currículos militares imaginables, desde soldados ordinarios, de tropa corriente, hasta generales. Los miembros de las unidades de combate y particularmente de los submarinos y de la Luftwaffe, están especialmente representados.

Los prisioneros hablaban con total libertad entre ellos sin tener ni idea de que estaban siendo escuchados. Para animarlos, se introducía entre los cautivos a agentes, exiliados y prisioneros dispuestos a colaborar. Pero los mejores resultados se consiguieron colocando juntos a prisioneros de rangos similares y de la misma arma. Se solazaban al contarse unos a otros sus experiencias, sus vivencias de combate y los detalles técnicos de sus útiles de guerra, ya fueran aeroplanos, tanques, submarinos o morteros.

Con las escuchas, los aliados pudieron formarse una idea muy exacta del estado, la moral y la táctica de todos los ámbitos del Ejército alemán, así como de detalles técnicos de su armamento. Lo que no imaginaban los servicios secretos es que más de medio siglo después, los historiadores y psicólogos iban a encontrar un filón dorado en esa documentación.

Neitzel se topó con los antiguos expedientes en el Archivo Nacional británico. “Había actas y más actas”, dice en el prólogo de su libro. “Quedé absorbido por la lectura de las conversaciones y me sentí transportado de inmediato al mundo interior de la guerra”. Lo que más le sorprendió, dice, “fue la franqueza con la que hablaban de luchar, matar y morir”.

Autores como Joanna Bourke (“An intimate history of killing”, 1999) o Samuel Hynes (“The soldier’s tale”, 1997) ya nos habían mostrado qué fácil y hasta placentero puede ser matar para el soldado. Y Wolfram Wette había revelado la culpabilidad homicida y criminal del Ejército regular alemán destripando el mito de una Wehrmacht limpia en contraposición a unas SS que se habrían encargado de las tareas sucias y de perpetrar los asesinatos en la II Guerra mundial (“La Wehrmacht”, Crítica, 2006). Pero Neitzel y Welter van más allá en su forma de exponer y analizar el impulso violento de los soldados del III Reich.

Probablemente lo más perturbador de las escuchas es constatar que para matar no hacía falta estar especialmente adoctrinado ideológicamente ni brutalizado por la experiencia bélica. En los testimonios se oye a los militares explayarse sobre acciones terriblemente violentas de una gratuidad absoluta, llevadas a cabo en situaciones en las que no estaban sometidos a ningún estrés y cuando no llevaban suficiente tiempo luchando como para haberse librado de la capa de civilización que supuestamente impide cometer actos así.

Son ya extremadamente violentos de entrada, sin necesidad de ninguna introducción en la barbarie. Tipos que ni siquiera son especialmente nazis. Es como para perder la fe en el ser humano. “El acto de matar a otros y la violencia extrema pertenecen a la vida cotidiana del narrador y de sus interlocutores”, señala Welter. “No son nada extraordinario y hablan sobre ello durante horas al igual que hablan de aviones, bombas, ciudades, paisajes y mujeres”.

“Para mí, lanzar bombas se ha convertido en una necesidad”, dice un teniente de la Luftwaffe en una de las escuchas. “Emociona de lo lindo, es un sentimiento fantástico. Es tan bonito como cargarse a alguien a tiros”.

En otra conversación, un aviador comparte el placer de cazar soldados solitarios desde su aparato “y también gente común”, que “corría como loca en zigzag”. El piloto llevaba solo cuatro días de campaña de Polonia y ya sentía gusto al matar por el simple hecho de hacerlo, con indiferencia de a quién alcanzaba.

“Violencia autotélica”, la denominan Neitzel y Welter. Matar por matar. Experimentar la sensación de ejercer ese último poder total, y sin castigo. “Esa clase de violencia no requiere de causa ni motivo”.

“¡No sabes lo que me llegué a reír!”, dice otro aviador que hacía saltar casas por los aires. Y otro: “Abatimos cuatro aviones de pasajeros”. “¿Iban armados?”. “No”. El teniente Hans Hartigs, del escuadrón de cazas 26, sobre un vuelo en el sur de Inglaterra: “Nos cargamos a mujeres y niños de cochecitos”. “Los dejamos a todos tiesos, secos. Hombres, mujeres, niños, los sacamos de la cama a todos”, cuenta el cabo paracaidista Büsing de sus acciones en Francia tras la invasión de los aliados.

A veces se esgrimen motivos de una irrelevancia atroz: “A un francés le pegué un tiro por detrás. Iba en bicicleta”. “¿Te quería capturar?”. “Ni por asomo. Era que yo quería la bicicleta”.

Neitzel y Welter, que aportan ejemplos de militares de otras contiendas y sostienen que es un universal de la guerra que el soldado no necesita motivos para matar (“los motivos son indiferentes”, “mata porque es su función”), citan en el capítulo final el elocuente testimonio de un soldado alemán, Willy Peter Reese, que cayó en la II Guerra Mundial. “El hecho de que fuéramos soldados bastaba para justificar los crímenes y las depravaciones y bastaba como base de una existencia en el infierno”.

(Tomado de El País)

Se han publicado 38 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • JULIANO SIQUEIRA dijo:

    SÃO FATOS E DEPOIMENTOS QUE AGRIDEM O MAIS ELEMENTAR SENTIMENTO DE HUMANIDADE. IGUALMENTE, REVELAM A QUE PONTO PODE BAIXAR A CONDIÇÃO HUMANA. CONTUDO, O QUE MAIS PREOCUPA É SABER QUE, NO SÉCULO XXI, TAIS CONCEPÇÕES, JUSTIFICATIVAS E PRÁTICAS, INFELIZMENTE, NÃO SE RESUMEM A MEROS REGISTROS HISTÓRICOS. CONTINUAM, COMO RETRATOS DA BARBÁRIE DOS DIAS PRESENTES.

  • MEJOR SIN ALEMANIA dijo:

    ASI TERMINO ALEMANIA, LO QUE ME SORPRENDE ES COMO RESURGIO DE LAS CENIZAS POCOS AÑOS DESPUES, IGUAL EL LEGADO DE ALEMANIA QUEDARA MALDDITO POR SIEMPRE, ES SU FORMA DE VIVIR: LA FRIALDAD ABSOLUTA.

  • Jarocha dijo:

    Solo me resta decir que es espelugnante, cosas como estas no podemos permitir que regresen. Aunque hay defensores de estos horrores, ¡no al nazismo, no a la guerra!Por la Paz, la vida.

  • Sandra GGómez dijo:

    Mi abuela, hija de españoles, emigró a España en 1931 con tan solo siete años. Pasó allí casi 20 años por lo que vivió la triste y cruda experiencia de la Guerra Civil. La forma de actuar de los hitlerianos que hoy “descubren” con asombro era pan comido en la España Franquista, donde a los fascistas españoles se les unían los moros – la escolta personal de Franco era mora pues temía que sus propios ciudadanos lo ajusticiaran – los italianos de Mousolini y por supuesto los hitlerinos como buenos maestros en aquella guerra antesala de la SGM. Y por supuesto me crié escuchando estos cuentos por boca de mi abuela, como parte de la historia de mi familia.
    Por eso hoy duele tanto como los españoles y el mundo han olvidado aquella época tan dura para toda la humanidad, como se repite hoy con más fuerza en Irak, Afganistan, Libia, etc. Como el pueblo español se ha dejado dormir en brazos de una supuesta democracia y vota por Rajoy, que es votar por la vuelta del fascismo… ¿Hasta donde? Esperemos que la humanidad toda acabe de despertar y actuar, antes de que a los pueblos nos sea tarde

  • AK dijo:

    Dejemos ya de creernos mentiras de que unos son malos y los otros buenos si la guerra la hubieran ganado los alemanes entonces estas historias tristes y “macabras” que en realidad son el pan de cada día en una guerra, serian de los USA, Soviéticos y Británicos…

    O acaso no es lo que hizo y hace EE.UU en Vietnam, Afganistán e Iraq, los Soviéticos hicieron en Afganistán, los ingleses a la sombra de los EE.UU, los Israelitas (victimas de los nazis) con los palestinos…

    ¿Alguien ha visto una entrevista al piloto que tiro la bomba en Hiroshima?

    Por dar ordenes y matar a medio pueblo un sargento USA no es criminal de guerra ni asesino, solo se degrada por malas decisiones. Y si no era que estaba loco…

    Se levantaron de sus cenizas y botaron a los soviéticos y americanos que de su territorio por que son una nación de personas con principios, carácter e intelecto como pocos otros países en el mundo y hoy son la primera economía europea y una superpotencia militar “dormida”.

    Ahora se le dice nazi a EE.UU por las atrocidades que esta haciendo. No las hace por nazi ni ningún otro sistema político lo hace por ser un invasor, pues no se puede machacar la dignidad de los pueblos y ser premio nobel de la paz…

    Siempre el malo y criminal de guerra es quien pierde.

    !Los nazis si fueron malos! Tanto como cualquier otro país invasor. Lo demás es propaganda.

  • alejandro dijo:

    Bueno realmente no veo diferencias con las tropas facistas Yankis,asesinos de mujeres y niños,familias enteras asesinadas con sus misiles(sembrando el terror)torturadores sin escrupulos, es increible el parecido de la Armada de USA a las tropas de Hitler.

  • delvalle dijo:

    ¿Estará ocurriendo algo diferente a lo que aquí se narra en las guerras actuales?
    Yo sinceramente pienso que estos nazis eran unos tontos aprendices de la profesión de matar, el asunto se ha refinado tanto y elevado a tal punto tecnológico que es impensable tanta barabarie humana

  • Sandra GGómez dijo:

    CLARO, EL MUERTO… MUERTO ESTÁ

    Y LOS FASCISTAS DE HOY ALABANDO A LA PRIMERA ECONOMÍA DE EUROPA, SUPERPOTENCIA MILITAR “DORMIDA” QUE OJALÁ NO ENCUENTRE A SU PRÍCIPE ENCANTADO Y SE MANTENGA EN UN LARGO SUEÑO PORQUE ENTOCES SI VAMOS A CONOCER, INCLUYENDOTE A TI FAN No. 1, LOS PRINCIPIOS, CARÁCTER E ITELECTO GERMÁNICO… !Y DE QUE MANERA!

  • alejandro dijo:

    USA es una Copia al papel carbon de los Nazi Hitlerianos.y eso es solo lo ke sale a la luz pública y lo ke no sale?.

  • Fernando Quevedo dijo:

    AK
    se ve en sus palabras que habla desde la ignorancia. Soy Español y he vivido en Alemania y lo que allí ocurrió no tiene parangón en la historia universal. Le invito a que pase por los campos de exterminio o hable con algún alemán en los términos con que escribió su mensaje y será duramente reprendido. Este pueblo sigue en pleno proceso catártico.
    ¿De dónde saca usted que los alemanes botaron a los soviéticos o a los norteamercianos?
    Lo de potencia económica europea da risa, todo es escaparate, eso sí que es pura propaganda. Los alemanes orientales volverían a constuir el muro si pudieran y reconocen que en la RDA de los 80 vivían mejor que en la Alemania unificada de 2012.

  • Luis Enrique dijo:

    @AK:
    creo que cometes un gran error al simplificar tanto la ecuación. Has puesto todas las acciones en el mismo lado de la balanza. Por tu observación debería asumirse que es tan malo el ladrón que ataca como el afectado que defiende su propiedad.
    En el juicio de Nüremberg los nazis acudieron mucho al pretexto de que seguían órdenes, incluso algunos de ellos recibieron atenuantes por esa excusa. Esos documentos indican que es muy probable que todo fueran mentiras.
    Además, el hecho de matar por amor la arte, por entretenimiento, por abuso de poder, por desprecio racial, regional o sexual(porque ese francotirador sin dudas odiaba alas mujeres) a mi modo de ver y probablemente ante cualquier tribunal no es ni medianamente comparable con hacerlo en defensa propia o de otros. La “cultura” nazi, implícitamente, promueve eso.
    Sin embargo es justa tu observación sobre acciones posteriores de esos mismos grupos humanos o descendientes(ojo con las fechas)
    Yo creo que la violencia está programada genéticamente en el ADN de todos los animales, y nosotros somos una especie más de animales.
    Piensen en algo tan simple como una cola… ¿Cuántas cosas no suceden en la más pequeña?
    Supongo que si solo compitiéramos por un espacio vital o por reproducción no habría demasiados problemas.Pero la supuesta inteligencia superior parece usarse, en resumen, para eliminar al otro más que para defender un espacio.
    Como sea, sería desolador el panorama si no existieran algunos humanos con la capacidad para dirigir o motivar las acciones de grupos grandes de semejantes. El inconveniente con ello está en que ese que dirige tampoco está excento de malas decisiones o peor… de ser un gran criminal y evidentemente eso es transmitido al grupo. Asíque no somos muy diferentes a fieras salvajes.
    Ojalá el próximo paso evolutivo de la especie(si llegamos a tenerlo) nos quite ese gen o minimice sus efectos porque, filosofando un poco, se necesita un poco de violencia para tener coraje, que típicamente es un rasgo positivo de la personalidad.

  • roberto dijo:

    ESO ES LO MISMO QUE ESTA HACIENDO LOS AMERICANOS Y LAS TROPAS DE LA OTAN, PERO AQUELLOS CRIMENES SE VEN HAY HORRENDOS A LA LUZ DE LA HISTORIA, ES LO MISMO QUE HARAN CON LOS PUEBLOS QUE INVADAN, DEBEMOS ACABAR CON ESA BARBARIE

  • Pedro J, Azcuy dijo:

    Aquí está la respuesta que muchos nos hemos hecho acerca de cómo se proyectan actualmente los soldados de EEUU – OTAN, en los países invadidos, como Afganistán e Iraq

  • LAZARO RAMIREZ. dijo:

    OIGA EL PROBLEMA ES LA IDEOLOGIA NAZI,ALGO ABERRANTE E INESPLICABLE,EL ENGENDRO DE ADOLFITO,CASO DE ESTUDIO PARA SICOLOGOS,SOCIOLOGOS,SIQUIATRAS,ETC,UN ASESINO QUE CAUTIVO A UN PUEBLO EN BASE A UNA MAQUINARIA DE NACIONALSOCIALISMO,POR ESO NUNCA DEBE GUIAR A UN PUEBLO UN SOLO HOMBRE HE AQUI UN EJEMPLO DE CUANDO ESTO OCURRE Y ESE HOMBRE ENLOQUECE.ABAJO EL NAZIFACISMO,ABAJO LA OMNIPOTENCIA EN CUALQUIERA DE SUS EXPRESIONES.VIVA ANNA FRANK.

  • Luis dijo:

    AK,( solo falta que te pongas el 47 a continuacion , para ser el gran fusil de asalto AK-47,que por cierto ,es el mejor del mundo),me tomo el trabajo de responderte, pues como bien planteo Luis Enrrique, pones todas las aciones ,en el mismo lado de la Balanza,y me llamo la atencion que pusieras a los SOVIETICOS al lado de EEUU,Israelies,Ingleses, etc, por el tema AFGANISTAN,muy bien se ve que no sabes ni ostia , sobre la historia de la Intervencion Sovietica en los asuntos internos de Afganistan,tampoco se tanto ni este es el espacio para una clase al respecto,solo te dire que la entrada de las tropas SOVIETICAS a este pais ,se produjo a peticion del entonces recien electo presidente AFGANO,de corte progresista, que no recuerdo ahora su nombre,producto al acosamiento a que estaba sometido por las facciones armadas internas, formadas por los señores de la Guerra,talibanes, mujaidines, mezclas de tribus,etc, asi como de la recien formada AL QAEDA, con OASMA BIN LADEN al frente,todos ellos apoyados, financiados,armados, por el Imperio Yanki, en aquel entonces estaba en su apogeo la GUERRA FRIA entre las 2 sistemas ,encabezadas por las 2 superpotencias, y si te fijas en el MAPA, los paises ahora Independientes como USBEKISTAN, TAYIKISTAN,TURMENISTAN,formaban parte de la URSS, como republicas socialistas, y por supuesto que ante un llamado de un gobierno de orientacion socialista a otro,(como cuando ANGOLA, lo hizo con CUBA),asi como la proximidad de ese pais a sus fronteras, pues no por gusto los YANKIS apoyaron a los TALIBANES y demas,se vieron en la necesidad de intervenir, hasta donde yo conosco, no hay ninguna historia de crimenes de guerra de los sovieticos en AFGANISTAN, por el contrario, de las facciones armadas con los soldados sovieticos capturados,son miles las historis de torturas, vejamenes y atrocidades cometidas,por lo demas, si los sovieticos hubieran utilizado la tactica Imperial de BOMBARDEAR, BOMBARDEAR y BOMBARDEAR , hasta casi desmontar todas las montañas AFGANAS,(los medios los tenian) sin Importar los daños “colaterales”,entonces otras cosas hubieran sucedido , y no la retirada bochornosa, con miles de Bajas y decenas de tecnica de combate destruida conque lo hicieron,sobran los comentarios.

    Luis

  • yuri dijo:

    Quisiera comentar que esas acciones sólo no han sido realizadas en esa época y sino actualmente los hacen, todo en pro de una ideología o un fanatismo, aquí en mi país existio y existe aún en poco proporcio enhorabuena, un grupo terroristas que según ellos era de ideología marxista, leninista, maomista que luchaba por el pueblo; pueblo al que mataba salvajemente a tiros, machetazos, poniéndoles granadas en el estomago o en la boca a personas de los pueblos y cacerios de la sierra además que obligan a otras personas del mismo pueblo o hasta sus hijos ver como morían sus seres queridos.

  • Candela dijo:

    Horror, no sólo por el pasado, sino por el presente que repite esa barbarie con el añadido de que los soldados yanquis, hagan lo que hagan, no pueden ser encausados: están por encima del bien y del mal –diría más del mal y no me queda claro si en alguna parte, en algún lugar, en algún corazón pueda anidar el bien, que por añadidura no debe ser bien visto entre tanto mal. He ahí quizás la causa de tanta locura después de que participan en los conflictos; de tantos suicidios…

    Horror da esa bestia que lleva adentro cierto tipo de humano y aún más, las sociedades que las desatan en aras de guerras fratricidas; como si lo vivido fuera necesario borrarlo, para poderlo repetir.

    Por eso es importante mostrar el horror, para censurarlo, para crear las barreras sociales y psicológicas que preserven los umbrales del bien, para que el hombre –entendido como sociedad humana– alguna vez logre rebasar la prehistoria de su instinto bestial y sea, efectivamente humano.

  • JUANCHO dijo:

    Mi opinión sobre este tema tan horroroso es que hasta que no cambiemos este modo de producción que es el generador de esta clase de bestias, no habrá posibilidades concretas de cambio.
    Nada a cambiado de fondo desde antes, durante ni después de los acontecimientos narrados, desearía recordar porqué y quienes generaron esa guerra, quienes fabricaron esas armas.
    Por ejemplo: el fabricante del gas con el que se gaseaba a millares de seres humanos es hoy el mismo que fabrica aspirinas para aliviarnos de nuestros dolores de cabeza, BAYER; el fabricante de los camiones con los que se llevaban a la muerte en los campos de extermino a que no saben quien era? MERCEDES BENZ; quien fabrico los hornos crematorios donde los nazis incineraban los cuerpos? SIEMENS.
    También me pregunto que diferencia existe entre esas y las actuales bestias que asesinan a sangre fría millones de personas en medio oriente? Así podríamos seguir enumerando estas “contradicciones” que hasta que no sean aclaradas seguiremos divagando y discutiendo sobre el sexo de los ángeles.
    Queridos compañeros el Comandante nos dice que no nos conformemos con creer lo que nos cuentan, incluso lo que el mismo con su sabiduría nos transmite, nos dice que leamos, la historia está escrita basta con comenzar a leerla.
    Hasta la Victoria

  • Panfilo dijo:

    QUE TRISTE, QUE REPUGNANTE, LO PEOR ES QUE HOY TODAVIA SUCEDE.

  • gallo dijo:

    ATENTOS A DOS CICLOS
    Aveces nos sobrecogen hechos y comentarios de la historia de las humanidad como los aqui narrados, tambien lo logra, cualquier hecho humano fortuito que atrae nuestra atencion, y con la prisa impuesta al mundo, hacemos abstraccion del papel que han jugado o dejado de jugar en ellos, ademas de las circunstancias casuales o causales, los genes y la educacion que por aqui se anota; tambien, hacemos abstraccion de nuestra capacidad para recordar u olvidar que nos permite convivir o huir con los malos o buenos recuerdos y evocaciones, asumiendo actitudes PERSONALES hacia el projimo, los sistemas,los sueños y hacia uno mismo, replicando sin percatarnos, lo ya andado pero casi al mismo nivel, con pocas posibilidades de sedimentacion y progresos en la conciencia popular. Aunque huimos instintivamente de situaciones extremas, estas nos pueden visitar, y una simple estadistica muestral de los que por ellas han pasado y han vivido para contarlo, nos dicen lo que realmente somos en solitario y mal informados, aunque esto duela.
    Lo malo, lo perverso de nuestra historia como humanos es no haber descubierto aun el gen que nos permite convivir con el 1%, ese que tiene el timon y el poder para enviarnos a lo extremo a voluntad, con cada vez maS sofisticada precision. Nada ni nadie hasta el momento, ha podido con exito enjuiciar siquiera lo que van haciendo antes de, si acaso despues de, y nunca a ellos sino a sus consecuencias. Esta dolorosa historia se repite hasta el cansancio, solo que aqui, en cada ciclo, se van perfeccionando las herramientas, los escenarios y el timon.¿Estaremos condenados?¿Seran ellos los escogidos?

Se han publicado 38 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también