Inicio » Noticias, Medios  »

Jueces enfurecidos en Londres

En este artículo: Ciberguerra, Facebook, Internet, Londres, Protestas
18 agosto 2011 | 5

Por Iñigo Sáenz de Ugarte
Guerra Eterna

Jordan Blackshaw, de 20 años, y Perry Sutcliffe-Kennan, de 22.

Jordan Blackshaw, de 20 años, y Perry Sutcliffe-Kennan, de 22.

¿Justicia o venganza? Las duras sentencias que están imponiendo los tribunales a los responsables de asaltos y saqueos han originado un debate en el Reino Unido al que se ha unido David Cameron, convencido de que ha llegado el tiempo de la tolerancia cero.

Jordan Blackshaw, de 20 años, y Perry Sutcliffe-Kennan, de 22, han sido condenados a cuatro años de prisión por alentar unos disturbios que nunca existieron. En sus páginas de Facebook, animaron a salir a la calle y unirse a la violencia en Warrington, una ciudad de 80.000 habitantes al este de Liverpool. Sutcliffe-Kennan montó una página web llamada “The Warrington Riots”, pero la borró al día siguiente después de despertarse con una buena resaca. Pidió disculpas y dijo que se trataba de una broma.

En realidad, nada ocurrió en Warrington, pero sus mensajes fueron suficientes para que un juez les condenara a una pena similar a la de asalto a mano armada sin daños graves para la víctima. El magistrado les comunicó que eran culpables de incitar a la violencia “en un momento en que la locura colectiva se había apoderado de la nación”.

Abogados y grupos de derechos humanos han descrito la condena como absolutamente desproporcionada. Afirman que si los acusados no tienen antecedentes, lo que es el caso, deberían haber sido condenados a la misma pena que hubieran sufrido un día antes de los disturbios.

El abogado penalista Paul Mendelle dijo a la BBC que los jueces se arriesgan a caer en “un estado de histeria colectiva” al intentar complacer los deseos de una opinión pública alarmada por las dimensiones de los saqueos de agosto.

Los que recuerdan decisiones judiciales en España argumentadas con el concepto de “alarma social” no pueden sorprenderse. Entramos ahí en un escenario completamente subjetivo por el que el juez ya no castiga el delito o falta en concreto, sino además unos acontecimientos que es obvio que han causado la máxima alarma. Cada condenado paga por lo que ha hecho y por lo que han hecho los demás.

El concepto de justicia ciega ha quedado aparentemente anticuado.

Sólo así se puede entender que alguien sea condenado a seis meses de prisión por robar unas botellas de agua por valor de 3,5 libras.

La tolerancia cero puede tener efectos contraproducentes pero eso ahora no importa. Cierto estado de histeria sólo se atiene ya al número de condenas. Y cuanto más altas, mejor.

Los conservadores no pueden estar más satisfechos con el veredicto. Cuando le preguntaron por el caso de Warrington, David Cameron dijo que los tribunales “han decidido enviar un mensaje muy claro (a los autores de los disturbios) y creo que lo están haciendo bien”. Otros diputados tories se unieron a las palabras del primer ministro. La mayoría utilizó la misma expresión (“enviar un mensaje”), lo que confirma que la dureza de las sentencias no tiene tanto que ver con los delitos cometidos, sino con la necesidad de imponer un castigo draconiano que haga más difícil la repetición de los disturbios.

Los conservadores han pedido, no ordenado, a los jueces que se olviden de las directrices habituales a la hora de dictar sentencias. Quieren que las condenas supongan el ingreso en prisión, y no penas sustitutorias.

La cifra de detenidos es ya de 1.733. Los que han sido acusados formalmente son 1.005.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Aroldo dijo:

    La Europa culta y casta………..no me jodan carajos.

  • MDF dijo:

    #spanishrevolution, #britishrevolution, 15-M, Indignados y DRY. Ley hipotecaria Aznar: Iglesia Católica puede inscribir bienes no inscritos por otros. PP depurará plantillas de Administración. España, aportación anual a Iglesia Católica: 6000 millones. Mundo: peligrosamente cerca de una recesión. Alemania y Francia: suspender fondos europeos a países que no reduzcan déficit. ¿Está amenazando George Soros al euro?. ¿Cuánto cuesta la especulación?. ¿De qué sirve prohibir los cortos?: el Mercado retoma sus desplomes. Las bolsas se hunden. Nueva traición a los trabajadores: UGx+CCxx ofrecen a Zp moderación salarial. Familias con extrema pobreza aumentaron 120%. In-Justicia española: ¡a su servicio Mr. Palmou!… En:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

  • Ceimar dijo:

    Y dale de nuevo cubadebate defendiendo a los delincuentes que bien vimos mediante la propia televicion cubana romper vidrieras y negocios, sin compasión alguna por sus propietarios ni por el daño a la sociedad.
    Lo que me parece es que las sanciones han sido venébolas.

  • rafael torres dijo:

    han sido bastantes benevolos,todos vimos que lo que comenzo como una protesta social,por la muerte de un joven,se convirtio en vandalismo y saqueos,me pregunto a que condenas y que epitetos hubiera usado cuba si fuera en la habana,por favor no criticar todo,sin tener elementos de jucios de todas las fuentes posibles. saludos

  • gustavo martinez dijo:

    Ceimar y rafael torres.-
    hace falta que el joven que murio sea familiar de uds a ver que dicen ambos dos???? mientras existan sistemas sociales donde viven personas como uds, habran disturbios porque lo que si no se puede permitir es que uds trabajen y los dueños tengan tanto dinero como para que sus familiares no trabajen durante 3 siglos seguidos viviendo de lo que se roban…

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también