Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Se entregaron nueve represores salvadoreños

| 4

Guerra suciaLuego de que el juez de la Audiencia Nacional de España, Eloy Velasco, emitiera una orden internacional de detención contra los acusados de ser los autores materiales y/o intelectuales del asesinato de seis sacerdotes jesuitas y dos de sus empleadas en el interior de la Universidad Centroamericana, el 16 de noviembre de 1989, se entregaron en el excuartel de la Guardia Nacional.

Según fuentes oficiales, los uniformados fueron puestos a disposición del Tribunal X de Paz, a cargo del juez Roberto Carlos Calderón, quien se encargará de procesar el caso hasta que la Corte Suprema de Justicia ordene o no la extradición de los acusados a España. Los detenidos son el exviceministro de Defensa Juan Orlando Zepeda y excomandante de la Fuerza Aérea, Juan Rafael Bustillo; los exmilitares Mariano Amaya Grimaldi, Rafael Humberto Larios, José Ricardo Espinoza, Francisco Helena Fuentes,Tomás Castillo, Gonzalo Guevara Cerritos, Antonio Ramiro Ávalos y René Emilio Ponce, quien falleció en mayo pasado.

(Con información de agencias)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juana La Cubana dijo:

    Mil gracias cubadebate por la eterna solidaridad con mi pulgarcito, El Salvador.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Cuando se alcance voluntad un solo hombre con honradez, seguido de las masas arregla el mundo.

  • Vicente Brunetti dijo:

    Me cupo la fortuna de conocer El Salvador en 1999, para elaborar un Proyecto Nacional bajo el paradigma de la Cultura de Prevención, destinado, precisamente, a la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, que me asignó una oficina y un hábitat, para llegar al cual debía pasar, todos los días, frente al sitio en que fueron asesinados los jesuítas y las empleadas.
    La ocasión me permitió conocer algo de ese país tan pequeño en territorio, pero tan magnífico en el corazón de su gente.
    Y constatar que la violencia engendrada por el ejército contaminado e infectado por el imperio, dejó una cicatriz tan enorme en la población, que todavía prosigue el proceso de reconvertir el fascismo sembrado, en un territorio que festeje la vida y la alegría.

  • Juana La Cubana dijo:

    Gracias Vicente, por tus alentadoras palabras.

    Saludos.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también