Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Hace 30 años apareció el Sida, enfermedad que transformó el mundo (+ Infografía)

En este artículo: Salud, SIDA, VIH
| 10

El sida, una enfermedad incurable que apareció hace 30 años y que ya ha provocado 30 millones de muertos, transformó el mundo, generando un esfuerzo financiero ejemplar, una movilización de gran envergadura y espectaculares avances médicos.

Hace 30 años, el 5 de junio de 1981, el Centro de control de enfermedades de Atlanta, Estados Unidos, descubrió en cinco jóvenes homosexuales una extraña neumonía que hasta entonces sólo afectaba a personas muy inmunodepresivas.

Un mes más tarde, se diagnosticó un cáncer de la piel en 26 homosexuales estadounidenses y se comenzó a hablar de “cáncer gay”.

Al año siguiente, la enfermedad fue bautizada con el nombre de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, o Sida.

En 1983 un equipo francés aisló el virus, transmitido por la sangre, las secreciones vaginales, la leche materna o el esperma, que ataca el sistema inmunitario y deja expuesto al paciente a “infecciones oportunistas” como la tuberculosis o la neumonía.

Estos 30 años de sida y sus millones de muertos han sido también una época de grandes éxitos frente al virus. En 1996, con las triterapias, la enfermedad mortal pasó a ser una enfermedad crónica.

El Fondo Mundial, creado en 2002, ha entregado en ocho años casi 22.000 millones de dólares de subvención y un “programa de urgencia” fue organizado en Estados Unidos.

“El sida cambió el mundo; un nuevo vínculo social se creó entre países del norte y del sur, lo que ninguna enfermedad había provocado”, destacó Michel Sidibé, director de ONUSIDA.

Pero en treinta años, a pesar de la movilización y a falta de una vacuna, el Sida está lejos de haber sido vencido.

A su manera, los enfermos homosexuales participan también en la lucha y se convierten en “pacientes expertos”, que relatan a los especialistas su experiencia, definen las necesidades y señalan los efectos indeseables de los tratamientos, según Bruno Spira, presidente de la asociación Aides.

Pero como la enfermedad no mata ni tampoco desaparece, el número de personas infectadas va en aumento, haciendo necesario cada vez más investigación, más tratamientos y más dinero.

Por el momento, sólo una persona de cada tres que necesitaría tratamiento lo recibe. Peor aún, por cada dos personas que inician un tratamiento, habrá cinco nuevos enfermos.

Los esfuerzos se orientan ahora a la prevención con nuevos métodos: la circuncisión, que protege a 2 de cada 3 hombres, una gelatina microbicida para las mujeres y el tratamiento de los enfermos que disminuye casi totalmente el riesgo de transmisión sexual.

Pero en treinta años, a pesar de la movilización y a falta de una vacuna, el Sida está lejos de haber sido vencido.

Sin contar el hecho de que según el Fondo Mundial, los financiamientos previstos para los próximos años son claramente inferiores a las necesidades.

Por otra parte, los dos tercios de los seropositivos en el mundo ignoran su enfermedad y la propagan. En Francia por ejemplo, una encuesta reveló que un 18% de los clientes de bares, saunas y salones privados gays está contaminado y de ellos un 20% lo ignora.

Socialmente, el sida sigue sin ser una enfermedad común y corriente y a menudo se prefiere ignorarla. “Todavía y tal como hace 30 años es difícil reconocer una ‘enfermedad vergonzosa’, lo que no incita ni a hablar ni a examinarse”, cuenta Bruno Spire, también seropositivo.

“El Sida fue la epidemia mayor del siglo XX y es la del siglo XXI”, dice por su lado el profesor Jean-François Delfraissy, de la Agencia de investigaciones sobre el sida.

(Con información de AFP)

Infografía SIDA

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    Hace 30 años que apareció el SIDA y parece que fue ayer.
    La infección por el VIH es en la actualidad el principal factor de riesgo para padecer enfermedad tuberculosa (TB).

    La experiencia clínica indica que el 25-50% de todos los pacientes con infección por el VIH enfermarán de TB a lo largo de su vida y hay que informar a la población porque son dos riesgos que se pueden prevenir.
    Es lamentable ver personas muy jóvenes, incluso niños con ambos padecimientos.

    En el 2009 concluimos la primera parte de un largo estudio de terreno (ya publicado en Rev. “Medicina” Vol. 15 Nº 3. Año 2009), sobre factores de riesgo de cáncer de mama y nos preocupaba como el SIDA, la TB y el cáncer a pesar de ser hermanas en la inmunodeficiencia, no se abordan en toda sus posibilidades de convergencia.

    El deber ético junto al conocimiento debe levantar a estas personas sin enclaustrarlas en un solo tratamiento

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    NO TODO ES MALO. UNA GRAN ESPERANZA

    Los anticuerpos de pacientes con VIH en tratamiento, clave en la prevención
    La inmunidad natural, el mejor espejo para la futura vacuna del sida

    Cada vez está más claro que una futura vacuna para prevenir la infección por el VIH debe generar una enorme respuesta inmune, con anticuerpos capaces de neutralizar di-versas cepas de virus, como hacen las vacunas de la gripe, la polio, la rubeola y otras enfermedades infecciosas. Un pequeño porcentaje de pacientes seropositivos puede te-ner en su organismo la clave para lograr imitar este mecanismo en el futuro.
    Esos pacientes, llamados amplios neutralizadores, presentan anticuerpos capaces de anular una gran variedad de cepas distintas del VIH, tal y como señala una investigación española que se acaba de dar a conocer en las páginas de la revista ‘Journal of Virology’.
    “Esos anticuerpos de amplio espectro, que hemos observado también en pacientes que ya estaban recibiendo tratamiento antirretroviral, son un reflejo de lo que debe ser una futura vacuna contra el VIH”, explica el doctor José Alcamí, del Instituto de Salud Car-los III y uno de los firmantes del trabajo. “Si entendemos bien cómo funcionan, logra-remos reproducir ese tipo de respuesta como en un espejo”.
    “Por eso este hallazgo es importante”, explica por su parte el doctor Josep María Gatell, del Hospital Clínic de Barcelona, al que pertenecían los 364 pacientes de este ensayo. “Hasta ahora se pensaba que esto no era posible de manera natural; pero en los últimos dos años, tres grupos diferentes hemos observado que sí, que existen pacientes seroposi-tivos que generan de manera natural anticuerpos de amplio espectro”.
    Además, y aquí radica la novedad, ese fenómeno se ha observado por primera vez en pacientes que ya habían iniciado la terapia antirretroviral y que presentaban una pe-queñísima carga viral, algo impensable hasta ahora.
    “Para que los anticuerpos que genera el organismo contra el VIH sean eficaces, además de reconocer varias cepas diferentes, también deben identificarlas con mucho grado de afinidad”, explica Alcamí. Gran parte de esa afinidad se logra con la replicación cons-tante del virus en las células humanas, por lo que parecía un fenómeno impensable en pacientes con poca cantidad de virus (como los que ya están en tratamiento). “Sin em-bargo, a pesar de esa creencia, también hemos hallado anticuerpos de amplio espectro en pacientes que llevaban mucho tiempo con la infección controlada”, resume.
    Su hallazgo no equivale automáticamente a disponer de una vacuna contra el sida, aún queda trabajo por delante, coinciden Alcamí y Gatell. En los próximos años habrá que seguir trabajando con esos anticuerpos naturales y tratar de imitarlos de alguna manera en el laboratorio.

    Medina-Ramirez, M., Sanchez-Merino, V., Sanchez-Palomino, S., Merino-Mansilla, A., Ferreira, C. B., Perez, I., Gonzalez, N., Alvarez, A., Alcocer-Gonzalez, J. M., Garcia, F., Gatell, J. M., Alcami, J., Yuste, E. Broadly Cross-Neutralizing Antibodies in HIV-1 Patients with Unde-tectable Viremia
    J. Virol. 2011 85: 5804-5813

  • próspero dijo:

    De acuerdo a ciertos conocimientos, hay tres enfermedades de orden Racial (porque afectaron y afectan a la Raza humana), y desde ese contexto, me atrevo a señalarlas como enfermedades “hereditarias”.

    La sífilis, el cáncer y la tuberculosis. El sida, corresponde al factor de enfermedades, más reciente, de la humanidad.

    La sífilis. Es una enfermedad muy antigua y por eso la recurrencia en nuestros tiempos. No se ha podido exterminar plenamente.

    El cáncer. También de larga data; pero sus causas aún la ciencia no la percibe.

    La tuberculosis. Se le conoció en la antiguedad como la “Peste blanca”. Se ha podido comprobar que con buenas dosis de rayos de sol, acompañados de una buena alimentación y descanso; la elimina totalmente.

    Estas tres enfermedades, cusaron grandes estragos en la humanidad. En el primer caso. Conocida como enfermedades sociales, son remanentes de los excesos de una época muy antigua. Su desarrollo se basó en el mal uso dado al sexo. La promiscuidad, falta de aseo etc., le dieron su fortaleza y casi producen el exterminio de la raza humana. (Su impacto es directo al cuerpo físico)

    El segundo caso; es un legado de la humanidad, también muy antigua; pero posterior a la Raza que desarrolló la sífilis. Conocida la experiencia anterior y por temor a caer nuevamente en la sífilis, se inhibe el uso del sexo. Esta supresión de necesidades básicas, causó el impacto que señalo. (el impacto se produce en su naturaleza emocional y es reflejado en el cuerpo físico)

    El tercer caso; se produjo al final de la Raza, que desarrolló el cáncer. Sin embargo, es en nuestra Raza Aria, donde más se experimenta, transmitiéndola al reino animal. Se comprende esto, porque los animales domésticos, comparten todo con nosotros, hasta nuestras dolencias. Hay casos de animales domésticos que presentan afecciones cancerígenas.

    En el tercer caso, el más reciente. Afecta al aparato respiratorio
    y la laringe. Se debe al cambio de polarización de nuestra naturaleza emocional a la naturaleza mental, produciendo una temporaria inanición de la naturaleza emocional. Constituye en su mayor parte, una enfermedad que proviene por agotamiento.

    Todas estas enfermedades, causaron serios problemas a toda la raza humana. Murió gente por miles. Todas fueron enterradas, de acuerdo a las costumbres de la sociedad reinante y así surgió la contaminación de la tierra y las aguas, con todos esos cuerpos descompuestos y contaminados. Contaminando consecuentemente, las aguas subterráneas, los frutos que comemos y el aire que respiramos.

    De tal modo, me atrevo a mencionarlas como enfermedades hereditarias (inherentes a la Raza humana). ¿A qué se debe que todos los seres humanos no padezcamos del cáncer, sífilis o tuberculosis?

    Ellas, están en el ambiente. Se mueven libremente. Si le abrimos las ventanas a esas enfermedades, seguramente entrarán en nuestras vidas y nos contaminaremos, como los pacientes que la padecen. Analicemos el comportamiento de cada uno de esos pacientes y verán que en ellos hubo excesos, o inhibiciones de orden físico, emocional o mental.

  • próspero dijo:

    El caso del sida, tiene su raiz en la naturalaeza emocional. Observemos con atención a quienes la padecen. Encontraremos, con sorpresa, que en ellos hay una seria inhibición, o carencia de amor.

    Es decir: no son amados o no aman.

  • José Ramón dijo:

    Es muy amplio e importante el tema, para debatir y compartir vivencias con todos los visitantes de cubadebate. El comentario de Olimpio Rodríguez Santos está muy bueno e interesante, incita a la profundisación en el tema y aporta más conocimiento a los que hemos tenido la oportunidad de leerlo. Todo lo contrario al segundo comentario de próspero (sin intenciones de desacreditarlo, solo corregirlo y lograr ese cambio de criterio en este visitante de cubadebate)

    Próspero afirma en su segundo comentario:

    “El caso del sida, tiene su raiz en la naturalaeza emocional. Observemos con atención a quienes la padecen. Encontraremos, con sorpresa, que en ellos hay una seria inhibición, o carencia de amor.

    Es decir: no son amados o no aman.”

    Que llegue a próspero el mensaje, el mensaje de un amigo que le cuenta a él, y todos los que nos visitan, la verdad de las personas que contraen el VIH y sufren de escuchar criterios como el suyo próspero.

    Primero, el amor no lo cuestione, no cuestione a quienes aman y mucho menos a alguien que no es amado. No cuestione lo que puede ser amor, eso que se rige por leyes y fuerzas tan irracionales que impiden un estudio acertado o cierto. Cuando comente acerca del amor, nunca diga “no ama” ni “no es amado”, términos muy radicales.
    No existe en el mundo persona que no ame a algo y a alguien, mucho menos persona que no sea amada.

    Segundo,la falta o abundancia de amor, para nada hace más vulnerable a una persona a contraer el VIH. En algunas parejas serodiscordantes (es cuando en una pareja, un miembro es seropositivo y el otro sano) en las que ambos miembros se aman incondicionalmente, se contgia el sano, por cualquier motivo, a pesar de que ama y es amado, se contagia.

    Tercero, la ciencia no tiene como grupo de riesgo ante una posible infección por el VIH a personas que no gozan de mucho amor de parte de otras, ni a los desamparados ,ni a los que por su personalidad, no son muy amorosos. La psicología tampoco descarta que estas personas sean más vulnerables al virus.

    Si observamos con atención a quienes padecen el VIH y han aprendido a vivir con él, encontraremos, con sorpresa, que estas personas llevan un estilo de vida normal, casi todos los casos mantienen una relación amorosa, sea cual fuere su orientación sexual y son personas socialmente útiles,activas, aceptadas por su familia y con la cual comparten todo el amor y el cariño que no comparten muchas personas sanas negativas al VIH.

    Vivir con VIH, no define el nivel de felicidad de una persona, a quién y en que medida puede amar y mucho menos por quién y por cuantos puede ser amado.

    El amor llega, se queda, nos hace felices y nos engendra para hacer felices a quienes amamos, sin importar la situación serológica.

    TODOS AMAMOS, SOMOS AMADOS, Y TODOS PODEMOS SER FELICES.

  • José Ramón dijo:

    Unámonos todos en la lucha contra el VIH, no contra las personas que lo padecen.

    Me gustaría comunicarme con Olimpio Rodríguez Santos, me es muy importante profundizar más en el tema, muy importante.

    mildrey02026@jovenclub.hlg.cu

  • Bali dijo:

    SIDA una maldicion…
    pero estoy seguro que no es un virus natural pero hicieron por ser humano
    hace falta investigar………

  • martgit dijo:

    averiguen bien la historia y como se inició el sida en los homosexuales.
    Lo poco que puedo aportar, es que este virus se desarrollo en un grupo homosexuales que habían sido vacunados contra la hepatitis B, y posteriormente desarrollaron esta enfermedad.
    En áfrica también paso lo mismo el grupo de personas que se dejaron vacunar contra la hepatitis b, posteriormente desarroolló el virus del sida, y las personas que no se hicieron vacunar, nunca la desarrollaron….
    queda claro que esta enfermeda fue causada intencional o no intencional por el hombre!

  • Melania dijo:

    Ala no sabìa que el sida es tan peligroso en el mundo pero tambien creo que los escritores deberìan cambiat segùn el año cuantos humanos se han hecho portadoras del sida en los años.Yo termine metiendome en este tema por que en El Cole nos pusieron a hacer una investigaciòn sober un tema especifico much as Gracie’s por ayudarme a entender sobre el sida les agradesco mucho por las imagenes e informaciòn de esta pajina….
    -Melania

  • Ignacio dijo:

    Creo que por mas que hagamos suposiciones jamás nos pondremos de acuerdo en cual fue su origen, la única certeza que tengo es que si algún día se logra conseguir una cura definitiva, aparecerá una nueva enfermedad o mutación de la misma para reemplazarla.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también