Imprimir
Inicio » Noticias  »

El Premio Nobel se vuelve “disidente”

| 14

premio-nobelEntre una lista de más de 200 candidatos entre los que se encontraba la Asociación Civil argentina Abuelas de Plaza de Mayo o el presidente boliviano Evo Morales, entre otros, el Comité Nobel, que sesiona en Oslo, ha preferido entregarle el Nóbel de la Paz al disidente chino, actualmente encarcelado, Liu Xiaobo.

Según quienes otorgan el premio, Liu Xiaobo se hizo merecedor del mismo “por su larga y no violenta lucha por los derechos fundamentales” en su país.

El curriculum vitae de Liu Xiaobo, por cierto, no se diferencia para nada del tipo de “disidente” que Estados Unidos lleva décadas diseñando para usar, con mayor o menor éxito, como quintas columnas en aquellos países que no resultan de su agrado por el simple hecho de disentir de su hegemonía.

En el caso de Liu Xiaobo las coincidencias son significativas. Presidente del PEN club de escritores independiente de China, categoría esta que lo dignifica como intelectual -recuérdese a los “periodistas” al servicio de EEUU liberados en Cuba recientemente- Xiaobo, fue condenado en su país por suscribir la llamada Carta O8, inspirada en la Carta de los 77, redactada por los artistas y escritores checos en 1968.

El otro disidente premiado ha sido el escritor peruano, nacionalizado español, Mario Vargas Llosa, uno de los grandes autores de la literatura latinoamericana quien, desde mi punto de vista, debió recibir el galardón muchos años antes, cuando el autor de Confesión en la Catedral era mucho más escritor que político.

De ese modo, se habría evitado que el propio Vargas Llosa dijera, al ser entrevistado por la prensa tras recibir la noticia, que “esperaba que el premio no se le haya otorgado por sus posiciones políticas”.

Exactamente lo mismo pienso yo, porque el Nobel, en ese caso, en vez de hacerle justicia como literato a uno de los grandes del boom latinoamericano, sería un espaldarazo a uno de los ideólogos más reaccionarios de la época.

Aunque el apostata de la izquierda Vargas Llosa se declara ahora un “liberal laico defensor de la democracia y crítico contumaz de las dictaduras” -las de Cuba y Venezuela en primer lugar, por supuesto-, su imparcialidad con lo más reaccionario de la derecha internacional es tan incuestionable como sus silencios sobre la injusta guerra desencadenada por Estados Unidos contra Iraq o las torturas en el Campo de Concentración de Guantánamo.

De hecho, para sembrar más la incertidumbre de cuáles son los motivos por lo que se premió al peruano, las agencias de prensa se debaten entre celebrar sus dotes literarias o levantar en sus primeras planas las declaraciones que el escritor hiciera, en la conferencia ofrecida a propósito de ganar el Premio, sobre “el retroceso que significan para América Latina la falta de democracia en Cuba y Venezuela”.

Los ambivalentes enfoques de los titulares sin dudas dan qué pensar. ¿Será este un premio para reconocer al autor de La Casa Verde o un Nobel para atacar a Cuba y Venezuela?

Ya se sabe que la firma de Vargas Llosa no falta nunca en las cartas de condena a Cuba que, más o menos cada seis meses, organiza el Partido Proyanqui español (PP). ¿Con una obra tan incuestionable detrás, será necesario tan fútil e inútil motivo para investir de Nobel a ese “disidente” vocero del imperio?

Asegurarlo probablemente sea otra futilidad. Lo que sí esta claro es que, con tales elegidos, el poco prestigio que le quedaba al Nóbel se diluye cada vez más en el desconcierto.

Ojalá solo se trate de uno de esos bandazos ideológicos que el otrora prestigioso galardón ha dado a lo largo de su historia y no una nueva regla.

¿Se imaginan qué pasaría si en octubre del 2011 nos enteráramos que resultó elegido, como nuevo premio Nobel de Literatura, el terrorista Carlos Alberto Montaner?

(Tomado de Cubasí)

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jorge Argentina dijo:

    Que se puede esperar de este servicio de “notarios” funcionarios a la clase imperialista y corporacionista. Historicamente los premios Nobel no significaron anda mas que una mascara de lata.

  • mammiche dijo:

    muy buen artículo

  • cesar dijo:

    Muy buen articulo,estoy completamente de acuerdo,parece que el poderoso caballero senor dinero ya entro a los premios nobel,que podemos esperar en los proximos anos.Esta claro que este premio ya no es lo que era,desde el de la paz para obama hasta ahora el del chino esto va de mal en peor.

  • Argimiro dijo:

    No dudo que a la archi premiada por encargo de quienes la manejan un dia le den un Nobel para su coleccion y acabar de ponerle la tapa al pomo. Por detractar a Cuba son capaces de cualquier cosa. Diria con palabras de Albert Einstein: “nada humano me sorprende”. Asi anda el mundo hoy. Obama clamo por la liberacion del Nobel y como no libera a los 5.

  • H. LO dijo:

    EL AFRECHO Y LOS CHANCHOS.
    Sorpreza nos da la vida, este 2010 sera recordado por muchas cosas, El 2009 quizas sera el golpe de estado en Honduras como la noticia bomba en america latina y el mundo. Bien lo dijo Fidel: “RESUCITE EN UN MUNDO DE LOCOS” Al borde de una inminente guerra nuclear, Las catastrofes mas grandes y masivas en el planeta tierra, La crisis global economica al borde del abismo. El renacimiento de los golpes de estado como metodo de recuperar bastardos intereses economicos y politicos, El fuerte movimiento por la verdad en los sucesos del 9/11 WAS AN INSIDE JOB grito que se escucha mas y mas fuerte en New York. El mumdial de futbol en Africa y España como nuevo campeon y ahora esto los famosos premios Nobel, Ni el desidente Chino ni Vargas (exelente escritor) tienen la culpa la culpa es de quien da el afrecho Capaz que el proximo año lo gane Posada Carrillo, Por que no? como chanco tambien padece de hambre.

  • Dariem dijo:

    El premio Nóbel se está usando para darle legitimidad a las personas que apoyan la hegemonía imperialista mundial. Cuando a alguien se le dice: “Fulano de Tal, Premio Nóbel en X, dijo esto y lo otro…”, pues nada, que hay que creerle porque para eso es un premio Nóbel. Todo no es más que otra sucia maniobra imperialista para fortalecer su guerra mediática contra las voces de los pueblos que luchan por su emancipación.

  • Ricardo dijo:

    Estoy de acuerdo en que el premio novel de la paz es controvertido, no me convence su otorgacion en la mayoria de las ocaciones, pero hay elementos en los que no estoy de acuerdo con el ariculista, uno es el uso de la palabra dicidente que pudiera servirle a Liu Xiaobo pero no a Vargas LLosa, el chino se le puede considerar un dicidente por no estar de acuerdo con el sistema de su país y al pronunciarse lo han encarcelado a 11 años de carcel, tampoco creo que hay que considerarlo un aliado o agente norteamericano, ante todo hay que respetar las opiniones de los demás, ahora de ahí a un premio novel…., respecto a Vargas Llosa me referí ayer, un premio bien otorgado al escritor siempre y cuando no incluya sus pésimos articulos derechitas, pero no lo creo dicidente, solo es un hombre de derecha con derecho a expresar sus opiniones las cuales hay que escuchar y revatirlas cuando no nos gusten, por que tambien tenemos el derecho de hacerlo. Lo que quiero decir es que el derecho de opinar valga la redundancia es derecho de todos los ciudadanos del planeta y hay que respetarlo.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Al parecer los patrones morales de la famosa Academia no tienen nada que ver con los patrones técnicos, culturales o científicos de la misma.

    Cuando Nobel fundó la Academia para otorgar los premios, tengo entendido que en su fundamentación estaba una alta preocupación por la paz, el entendimiento entre los hombres y el aporte al conocimiento humano en favor del género humano.

    Al parecer la nobleza y, valga la redundancia, de los primios Nobels se ha perdido y valdría la pena que fuera tomada en cuenta.

    La afamada Academia sueca, tiene hoy una misión suprema: servir al sistema social burgués, capitalista, monopolista e imperial de los EE.UU. y del mundo actual, hacer todas las complacencias posibles para que los jerarcas de las cúspides guerreristas y económicas del mundo celebren y estén conforme con sus actuaciones y recompensen y paguen por ello.

    El primero y más grave error de los actuantes en la Academia sueca, es su desactualización política y científico-social, al fijar y mantener patrones arcaicos, desconociendo que el regimen social monopolista imperialista actual es ya una negación de la realidad y se contradice y frena el pensamiento humano y el avance continuo de la ciencia y la técnica hacia el futuro, que su filosofía y su política son arcaica y no llevan a solución alguna en el universo. Que el capitalismo como regimen social dejó de ser revolucionario y tiene que ser sustituido por un sistema superior que libere el conocimiento y la potencialidad de creación de las personas, como única solución.

    Ellos no hacen política abiertamente contra los cambios necesarios ni los movimientos progresistas o de izquierda del mundo, no; pero premian los disidentes, cuales testigos y apreciadores del crimen lo estiman y soportan como una necesidad y se muestran jueces y partes, cuales criminales que no matan, pero reconocen como bueno el crimen y son a la vez criminales ellos mismos.

    La Academia trabaja allí donde el terreno les es más propicio y donde la ambivalencia le es coherente a lo que hay que destacar, para complacer a quienes les pagan y atacar la esencia de la oposición desde la supuesta cúspide cultural y científica del mundo.

    La Academia sueca, deberá medir fuerzas ante los cambios que se avecinan porque es posible que en una nueva era deba nacer una nueva academia, acorde a lo que reclama la comunidad internacional y en el momento que los movimientos de cambios se radicalicen desaparezca la tan afamada Academia, por las razones de que sus argumentos no se ajustan a la intención progresistas y sanas de su creador y a que adoptan posiciones falsas y traidoras que dañan, más que favorecer, el entorno científico y creativo del mundo actual.

    China es un enorme país con más de 1 300 000 000 de habitantes y habría que premiar a sus gobernantes, desde la Gran Marcha de Mao hasta la fecha por haber sacado esa enorme masa humana del hambre y la miseria; cuyo resultados, que están hoy sepultados en la historia, por obra y gracia del capitalismo, asombrarían al mundo, debería recibir no un Premio Nobel, sino el reconocimiento de todos los habitantes de la tierra, de la que son más de una sexta parte.

    Cuba, un pequeño país de apenas 12 000 000 de habitantes que vivió durante más de 50 años, luego de alcanzar la independencia del imperio españos, bajo la égida neocolonial del imperialismo y alcanzó su verdadera independencia después de derrotar el peón imperial de turno del imperialismo americano; que ha sufrido desde entonces, por la sola osadía de resistir al imperio que les tenía la bota en cima, una guerra económica interminable y donde su líder, un cubano natural que rescató para la historia todo el avasl patriotico y moral de los cubanos y latino americanos de Bolívar a Martí y ha hecho junto a un pueblo que lo respalda, la heroicidad de iniciar la independencia moral de América y del mundo; que hoy reclama el cese de la carrera del armamento nuclear al ver el peligro que este encarna para la humanidad, debería ser merecedora toda la nación del reconocimiento mundial, muy por encima de lo que dicta la Academia sueca.

    No vale la pena cuestionar la actuación de la afamada academia, su falta de prestigio, su falta de moral, su baja profesionalidad en la actual realidad imperial, porque sería más de lo mismo al saber que los medios de todo el mundo, que responden al poder imperial lo vetará y no se llegaría a conocer, sino en base a esas realidades y para que se filtre como aceite fino atravez del acero, si es posible y recomendar al Gobierno y a la comunidad intelectual del mundo, revisen el desempeño de tales arbitros para otorgar los tales premios.

    Mucho, mucho se puede decir de esto, se puede argumentar, el mundo tiene amplios conocimientos y se pueden revisar patrones, desde el mismo momento en que Nobel instituyera los premios hasta hoy. La Academia ha caido en tal pobreza moral que no vale nada ningunos de los mismbros actuales, por cuanto votan y no se conoce a ciencia cierta que alguno se manifieste realmente en contra.

    Premiar a criminales confesos, que si bien no son la mano ejecutora, tienen las manos ensangrentadas porque empujan al criminal al crimen y culpan a la víctima, con el Premio Nobel, es una aberración.

  • Tess dijo:

    Es una realidad la importancia que aún tiene el premio Nobel, aunque no siempre los que lo otorgan se lo reconozcan y desestimen el legado del proio Nobel.
    La humanidad que ve la injusticia y comprende la valía de los hombres y mujeres le ha otorgado a Evo Morales, a las abuelas de la Plaza de Mayo, entre otros tantos seres humanos que luchan verdaderamente por la paz del mundo, este premio y muchos más.
    Lamentamos profundamente estos deslíes – por llamarlos de alguna forma- del Comité, que sesiona en Oslo. El premio Nobel por la Paz solamente no hace él premio. Es el respeto y la consideración del mundo el que hacen que el premio sea importante para los que justamente lo poseen y a los que justamente se lo merecen.

  • Yaisel Ricardo(UCI) dijo:

    Es una pena realmente, que el premio novel, un reconocimiento de gran importancia en el mundo, esté perdiendo tanto prestigio, involucrandose en intereses políticos en vez de la grandesa e ingeniosidad de los que antiguamente se les otorgaba el mismo.

  • Javier dijo:

    Y es chinoca quién es?, quién lo conoce?… qué esfuerzos hace por la paz? … porqué le dan el nobel? … acaso no está a favor de la guerra de Afganistán, Irak, de ampliar la OTAN …. qué tiene eso de pacífico?, porqué premian a los que odian la paz?. Perdió seriedad este premio?. Antes era un orgullo que alguien lo recibiera.

  • EL ANTIMPERIALISTA dijo:

    Y TANTO QUE HA HECHO NUESTRO QUERIDO COMANDANTE POR LA PAZ!
    PROPONGO QUE LOS PAISES DEL ALBA FUNDEMOS NUESTRO PATRIMONIO POR LA PAZ Y SE LO OTORGUEMOS AL QUERIDO FIDEL.

  • Leonardo, IT dijo:

    despues del Nobel otorgado a Obama, nada me parece absurdo.

  • Juan M. Fernández Chico. dijo:

    Creo, honestamente, y con algo de humildad, que el autor es demasiado ingenuo en un mundo donde muchos lo son y pocos lo demuestran. Parecería que el premio Nobel debería dar clases de política y moral, como parece ser su reclamo, pero no se engañe. Las únicas clases de política se aprenden en la calle. Los premios Nobel, como si fueran los premios Óscar o el Mundial de la FIFA, tienen una cara política muy precisa, y siempre la han demostrado. No sé por qué ahora tanta extrañeza, como si el liberalismo se hubiera inventado ayer, y los premios Nobel no se hubieran dado cuenta.
    Creo que en el caso de Liu Xiaobo está ustede muy equivocado, porque siempre deberíamos de honrar y sentirnos satisfechos cuando nos encontramos con seres humanos que buscan hacer de éste mundo un lugar mejor, y casi con plena seguridad creo que si usted estuviera en la misma situación de encierro por sus ideas política, seguramente Liu Xiaobo se hubiera sumado en el reclamo para su liberación. Pero de seguro algo en la cabeza nos ronda que sólo podemos exigir y ver lo que nuestros ojos quieren, y que por un proyecto político, cualquiera que éste sea, siempre vale la pena cualquier esfuerzo, cueste lo que tenga que costar. A veces hay que dar poquito de nosotros para crecer. No digo que no haya que buscarle siempre una explicación poco evidente a las cosas, pero si para usted todos los disidentes estadounidenses que coinciden con los proyectos políticos de los gobierno que los representan no son dignos de reconocerles su trabajo, entonces creo que la hegemonía a la que usted representa le ha faltado un mejor y efectivo adoctrinamiento.
    Honestamente creo que ese premio, más que legiimar al imperio, intenta mostrar una realidad escondida por un gobierno chino que la única libertad que otorga es la de entrar caminando a la cárcel o a rastras.
    Si usted desea premios libertario y democráticos, entonces se equivoco de mundo, o mejor dicho, de vida. Y si usted quiere reconocimientos que le den gusto a todos, y que sean políticamente correctos, entonces le está quitando eso que tanto alardea en su escrito: la libertad de la diversidad y la expresión.
    No creo en los premios Nobel, por eso jamás escribo sobre ellos, le recomiendo que si usted tampoco, entonces se la pienses dos veces. Y no es censura, sólo un consejo de quien escribe a quien escribe. Porque si le quitara el prefijo Nobel al nombre de Liu Xiaobo, mire que aquí mi comentario sería diferente.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

M. H. Lagarde

M. H. Lagarde

Periodista cubano, director del sitio www.cubasi.cu.

Vea también