Imprimir
Inicio » Noticias  »

Celia Sánchez: “Todos confiaban en ella y ninguno fue defraudado” (+ Fotos)

| 13

Testimonio de Giraldo Mazola

Celia Sánchez ManduleyCuando murió le faltaban cuatro meses para cumplir 60 años de edad. Fue hace 30. Muchos aseguran que, como las personas buenas no mueren, ella aparece entre las flores, los helechos arborescentes o las chinas pelonas de los arroyos de la Sierra.

Y también en las muchas obras que aún conservan su impronta, en la belleza de los detalles que sugería a arquitectos e ingenieros, que luego las hacían suyas. El Parque Lenin, la Casa de los Cosmonautas o el Palacio de las Convenciones, lo atestiguan.

Es algo que se inició mucho antes, con su infinita capacidad de crear recuerdos imperecederos. Junto a su padre vindicó al Apóstol en el año de su centenario colocando en la cresta del pico Turquino el busto de Martí, que desde allí oteaba el horizonte como reclamando la conclusión de su obra.

Ella no sabía que ese mismo año, en Santiago, un centenar de jóvenes iniciarían el intento de reivindicarlo, inmolándose en el cuartel Moncada. Tampoco imaginó que volvería a aquella cúspide acompañando al líder de los moncadistas, vestida de verde olivo, como primera guerrillera con un fusil colgado en su tierno hombro de mujer.

Con el humanismo que heredó de su padre y la sensibilidad de la madre, organizó con los nombres de Norma, Aly, Carmen, Liliana o Caridad, la base de apoyo del incipiente movimiento guerrillero, creciendo ella misma con el vigor incontenible de esa fuerza y convirtiéndose en la sencilla e insustituible Celia, con cuyo nombre la ha eternizado nuestro pueblo. No en balde, Armando Hart afirmó en su oración fúnebre que “será imposible escribir la historia de Fidel Castro sin reflejar a la vez la vida de Celia.”

Después de la victoria de enero de 1959 prosiguió, con idéntica sencillez y sensibilidad, alejada de publicidad y ostentaciones, su trabajo de apoyo a toda la obra generada por Fidel.

Tuvo tiempo para recopilar una detallada documentación de la lucha revolucionaria, que sentó cátedra y promovió seguidores y que ha enriquecido la historia de la Revolución Cubana.

“La tía”, como muchos la llamaban cariñosamente, con su flor predilecta, la mariposa, adornando a veces su cabello o entre los dedos, como mujer delicada y tierna que era, estaba atenta y alerta a todo.

Como acertadamente dijera su colaboradora Nelsy Babiel, “Celia estaba en todo y no aparecía en nada; evadía las entrevistas para evitar que se resaltara su obra. Su maternal preocupación por cada compañero, por cada familia campesina, en los días de la lucha guerrillera, se extendió, tras la victoria, a su pueblo. Todos confiaban en ella y ninguno fue defraudado.”

Tuve el privilegio de verla con frecuencia cuando me designaron en 1960 al frente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, ICAP, que ahora cumple sus cincuenta años.

En la base de ese organismo está su mano delicada, su sugerencia oportuna, su alerta temprana y su pupila protectora. Sigue inspirándolo con su ejemplo.

El Comandante en Jefe, tuvo una política muy original y directa para impulsar las nuevas tareas que organizaba.

No recuerdo que en la primera década después del triunfo revolucionario me hubiera convocado a su oficina. Lo veía con frecuencia cuando él visitaba el ICAP o lo acompañaba a un hotel o residencia a ver un dirigente extranjero o una delegación. También cuando se presentaba de improviso en el recorrido por alguna obra de la revolución para conversar con ellos. En esas ocasiones “chequeaba” mi trabajo, reiteraba lo que esperaba lograr del ICAP, me daba indicaciones, me hacía críticas o atendía solicitudes que le hacía, así, sobre la marcha.

Celia era la persona que con dulce pero firme trato venía después a controlar el cumplimiento de lo que me había indicado o a comunicarme la solución que Fidel orientaba sobre algún problema que le hubiera planteado. Siempre, sin falta, me daba sugerencias y consejos. La asocio, pues, al nacimiento y desarrollo de esa institución.

De esos recuerdos no olvido que la primera vez que fue al ICAP me dijo Usted delante de todos. Hasta ese momento nadie me había llamado de ese modo. Yo la traté de tú, no por falta de educación sino porque inspiraba confianza y ella, imperturbable, persistía en el trato de Usted que mantuvo siempre después.

Cuando se retiró me quedé pensando y lo que me vino a la mente era que por alguna razón quería establecer una barrera y la causa pueril que imaginé era que no le caía bien por algún motivo.

Muchos años después, cuando estaba de embajador en Argelia, la visité en la calle Once donde residía modestamente, pues se había empeñado, con esa preocupación constante por todos, en que continuara mis estudios universitarios interrumpidos por la lucha clandestina y me había matriculado, sin yo saberlo, en el curso que ella inició en la Escuela Superior del Partido Ñico López, enviándome por la valija las notas mecanografiadas de las clases a las que ella asistía. Ante mis argumentos de la complejidad de estudiar de ese modo me retaba, con su ejemplo, siguiendo el curso, a pesar de tener mayores complicaciones que yo.

Le recordé aquella ocasión en que me había dicho Usted por primera vez y las tonterías que pensé entonces. Se rió mucho y me explicó la influencia de su padre en la formación de esa forma de tratar a las personas a las que se les debía evidenciar respeto. Cuando le dije que en esa época yo era un joven imberbe y no un personaje importante, me respondió que en efecto era muy joven, pero que estaba investido por la Revolución de una autoridad que era necesario reforzar y eso hacía. Me dio otra lección esta vez de que sus acciones siempre tenían un objetivo.

Cuando me gradué por fin de Licenciado en Ciencias Sociales ya había fallecido; no pude agradecerle su estímulo para lograrlo o volver a escuchar que me tratara de Usted, pero una mañana soleada fui al cementerio con un ramo de mariposas y mi título, y conversé allí a solas con ella.

Celia Sánchez Manduley en la Sierra Maestra

Celia Sánchez Manduley en la Sierra Maestra

Celia Sánchez Manduley junto a Vilma Espín

Celia Sánchez Manduley junto a Vilma Espín

Celia Sánchez Manduley y el Ché Guevara

Celia Sánchez Manduley y el Ché Guevara

Celia Sánchez Manduley junto a Raúl, Fidel y Vilma

Celia Sánchez Manduley junto a Raúl, Fidel y Vilma

Celia Sánchez Manduley conduciendo un jeep

Celia Sánchez Manduley conduciendo un jeep

Celia Sánchez Manduley junto a Fidel

Celia Sánchez Manduley junto a Fidel

Celia Sánchez Manduley reunida con unos trabajadores

Celia Sánchez Manduley reunida con unos trabajadores

Celia Sánchez Manduley

Celia Sánchez Manduley

Celia Sánchez Manduley

Celia Sánchez Manduley

Monumento a Celia Sánchez Manduley en Manzanillo

Monumento a Celia Sánchez Manduley en Manzanillo

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    ESE ES EL EJEMPLO QUE TODOS DEBEMOS SEGUIR. EL EJEMPLO DE CELIA

    CUANDO SE ES BUENA PERSONA COMO LO ERA CELIA SE CONSTRUYEN, PARA LA ETERNIDAD, FORTALEZAS DE IDEAS QUE NADIE PUEDE DERRUMBAR

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad “Ignacio Agramonte”
    Prof. I.S.C.M. “Carlos J. Finlay” Camagüey Cuba

    E-Mail: olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • barbara dijo:

    GRACIAS!!! Mil gracias por acercarnos, con ese apasionante testimonio, a la espiritualidad y humildad de Celia, ese gran ser humano que fue, es y será por siempre para todos los cubanos y cubanas.

  • wafy dijo:

    Desde que llegue a tierra cubana en el ano 1980, siempre he visto en el ejemplo de Celia la pura cubanía: la sencillez mezclada con tanto amor, con tanta creatividad y con tanta perseverancia. La quise tanto desde que percibí su lugar en la conciencia de Fidel y en la de todo el pueblo cubano. Gracias Mazola por este testimonio tan sencillo y tan cargado a la vez, es un artículo que huele a la manera de ser de Celia. El día que Vilma se marcho, volvimos a evocar con fuerza a Celia, y nos dimos cuenta que el tiempo por muy grande que sea quedaría derrotado ante la fuerza de las huellas que dejaron en nosotros, y particularmente en nosotras las mujeres, mujeres de la escala de Celia y de Vilma, mujeres que han sacado a la mujer cubana de la injusticia tenebrosa hacia la luz de la igualdad. Y yo que no soy cubana de nacimiento, pero si de corazón y valores éticos, y provengo de una sociedad muy conservadora con relación a la mujer, como lo es la sociedad árabe, vi en el ejemplo de Celia y de Vilma una gran esperanza para nosotras, tanto que me gradué de la escuela de valores que ellas nos han enseñado, hasta que quise transportarlas a esta parte del mundo, aplicarlas en nuestro medio, y sonar con que algún día podremos aquí tener aunque sea parte del paraíso de igualdad que alcanzo la mujer cubana gracias a su revolución y a mujeres como Celia y Vilma. De hecho, estoy segura que si Celia hubiera estado junto a nosotros físicamente hubiera dedicado su vida también a la lucha por la liberación de nuestros Cinco Héroes, y nosotros, por ella, por la Revolución y por los Cinco, seguiremos la lucha que ira creciendo cada día que pase hasta verlos libres cumpliendo inclusive con Celia aun sin estar presente físicamente. Tranquilita Celia que tu Revolución esta bien, Fidel esta requetebién, y tu pueblo como ninguno al pie del cañón. Vivan por siempre Celia y Vilma!. Wafy desde El Libano!

  • donsimon dijo:

    LAS LAGRIMAS SALEN DE MIS OJOS…
    TU RECUERDO ES UNA FLOR EN PRIMAVERA…
    QUE NUNCA MARCHITA…LIMPIA, SAGRADA… SIN MANCHA..
    LA LUZ DE LA REVOLUCION,,,ESA ERES TU CELIA…
    INFINITA…DUQUESA DE LOS POBRES….INSPIRACION
    DE LA MUJER CUBANA…MADRE DE LOS HUERFANOS…
    LA INSPIRACION DE LA REVOLUCION CONTINUA…
    LA QUE TU GENTE FORJO CON LAGRIMAS Y LLANTOS…
    LA QUE AUN MANTIENE SU NOMBRE Y SU GRANDEZA…
    Y ES EL FARO DE LUZ DE MUCHOS OTROS PUEBLOS…

    SE QUE AUN TE APARECES POR AHI…POR LAS ESCUELAS…
    LAS CLINICAS…LOS COMEDORES DEL PUEBLO…LAS GUARDERIAS INFANTILES…
    VELANDO POR TUS HIJOS…TUS TRABAJADORES…TODO TU PUEBLO…
    ES QUE ESA ERES TU CELIA…INFINITA GUARDIANA DE TU REVOLUCION….
    DE LA OBRA GRANDIOSA DE TU VIDA…DEL FUTURO DE TU PATRIA…
    AUN LAS LAGRIMAS SALEN DE MIS OJOS….TU RECUERDO PERDURA….CELIA.

  • Taimalú dijo:

    he tenido que demorarme un poco en escribir este comentario , pues me impacto mucho. tengo 18 años y solo he visto su legado, ver lo que las personas puden decir de ella , porque tuvieron la dicha de conocerla es un testimonio que hay que guardar en el corazon. hace ya 30 años que no la podemos ver entre nosotros, pero podemos sentirla en cada obra que sepamos hacer con teson y cariño revolucionario. Celia, solo puedo decirte que seguire tu ejemplo y tratare de ser como tu, que eres el espejo en que se mira cada dia la mujer cubana.

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Celia esta presente en nuestra patria, aunque físicamente no tuve el honor de conocerla, leí el libro dedicado a ella, Celia de Pedro Álvarez Tabío, edición 2004, me impacto mucho su valor, mujer revolucionaria, de principios defensora de los derechos, desde la Sierra se ocupo en ayudar a todos, al triunfo de la Revolución, se ocupo con gran ahínco al derecho de la mujer de superarse de estudiar, ayer 11 de enero leí el escrito en el periódico trabajadores de Dilbert Reyes Rodriguez titulado “Tormenta y flor Celia” el agradecimiento hacia ella de todos las que la conocieron y ayudo, recuerdo cuando era niña que mi tia Filo le escribió sobre las tallas extras, y se cumplió su pedido porque existieron esas tiendas para personas de tallas extras, no solamente por exceso de peso sino por ser muy altas.
    ¡Vivirás Celia en nuestros corazones eternamente!

    ¡Gracias por el ejemplo!

  • habanero dijo:

    LLore aun mas al leer tu poema para Celia,don simon, gracias desde Cuba.

  • Oscar L dijo:

    Qué decir de Celia.
    He crecido y madurado con el ejemplo de tantos héroes y mártires…, sin embargo la figura de la heroína de la Sierra y el llano se impone como luz intermitente en cada paso de nuestra historia, ejemplo de sensibilidad humana, de fidelidad sin límites e incansable laboriosidad creadora.
    Por qué no recordar que fue la creadora, precisamente, de importantes instituciones como son el Archivo Histórico del Consejo de Estado, la Empresa de Comercios y Servicios -CUBALSE- y otras más de incalculable valor. Son aportes de la heroína que la historia no puede olvidar.

  • Mercedes dijo:

    Celia nuestra y de las flores, especial mujer, ejemplo a seguir, nadie que vivió su tiempo se deshace de los recuerdos tan gratos que les proporcionaba su sola presencia, saberte digna, revolucionaria, fiel a la cuba nuestra, me hace respetarte.

  • freddy dijo:

    Yo estoy entre los convencidos que ella, Celia, era o mejor dicho sigue como un paradigma acompañándonos todavía.Lo digo porque yo no logro despojarme de aquella sensación que jamás olvido cuando era un joven en Servicio Militar y escuché la noticia. Era como si la hubiera conocido toda la vida,no conocerla es para mí como una frustración, pero a la vez cuandoi hablan de ella o sencillamente cuando la veo en fotos y otros materiales es como si toda la vida yo hubiera estado a su lado. Por eso a Giraldo Mazola le agradezco que me acercara a ella tanto que esta mañana del 12 de enero me traspolé a mis años mozos y parecía que la noticia era reciente. Mo renuncio a la idea que ella, Celia es de las inmortales.

  • DARIEN dijo:

    En la ultima foto, el monumento NO ESTA EN MANZANILLO, esta EN MEDIA LUNA; en el Parque de los Mártires.

  • manuel a tejeda dijo:

    No hay mas palabras que puedamos decir de tu persona ere en verdad una grande que no queremos y no podemos olvidar celia sanchez

  • EVA dijo:

    HOLA TENGO ESA FOTO DE CELIA SANCHEZ Y EL CHE EN 1961 ES ORIGINAL DONDE PUEDO VENDERLA SOY DE ROSARIO-ARGENTINA Y Q VALOR TIENE

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también