Imprimir
Inicio » Noticias  »

Habana y Pinar, los grandes del oeste en béisbol cubano

| +

La Habana, 5 may (PL) Mientras Ciego de Avila y Santiago de Cuba salen como favoritos por el oriente en la postemporada del Campeonato Cubano de béisbol, el Habana y Pinar del Río pretenden merecer similares méritos por el oeste.

Habaneros y pinareños terminaron como los dos de mejores resultados en la Zona Occidental, aunque eso no quiere decir que su camino a la semifinal este limpio de obstáculos y mucho menos que todo sea coser y cantar.

El Habana, máximo ganador de la región, con 57 triunfos, tendrá de contrario a la Isla de la Juventud, único entre todos los enrolados en los play off que ganó menos de los que perdió (43-47).

Encima de eso, el manager habanero, Esteban Lombillo, cuenta con el segundo mejor cuerpo de pitcheo de la lid y tal vez con el único donde pueden encontrarse muy delimitadas cada una de las funciones del staff.

Lombillo atesora cinco abridores de lujo en Yulieski González, Yadiel Pedroso, Jonder Martínez, Miguel Alfredo González y Gerardo Miranda.

Cualquiera de ellos pudiera ser el primero en la rotación de sus rivales de turno, con el perdón de Wilbert Pérez y el veterano Carlos Yanes, quienes acaban de terminar una gran temporada con los pineros. Si aquello de que en el béisbol el pitcheo es determinante, se cumple, el Habana tendrá casi segura su presencia en la semifinal del oeste, pero puede que todo no resulte tan fácil ante el elenco que comanda Armando Johnson.

Ante todo, Michel Enríquez es tan buen bateador que puede complicarle más de un partido a los habaneros, sobre todo si se asocia con Luis Felipe Rivera y Rolexis Molina.

Mientras, el Habana adolece de un cuarto bate y se aferra a Rafael Orta, el único que ocupó ese turno en el torneo y se fue sin jonrones.

La ubicación de Orta como cuarto debilita la formación ofensiva del Habana y perjudica a Juan Carlos Linares, el bateador de más poder en el elenco, a quien Lombillo no le tiene confianza alguna.

Verse sexto en un equipo al cual encabeza en jonrones puede perjudicar emocionalmente a Linares, uno de los grandes jardineros centrales del país.

Encima de eso, números aparte, la defensiva habanera no clasifica entre las mejores, sobre todo después de la ausencia del inicialista Roberto Zulueta y de la prolongada lesión de Orlando Lavandera, que obligó a colocar a Orta en el jardín izquierdo.

Eso sí, pitcheo tiene de sobra Lombillo y solo falta que lo sepa utilizar bien para encontrarlo en la semifinal.

La otra serie, entre Pinar del Río y Sancti Spíritus, parece mucho más pareja, sobre todo por el arrollador empuje de los últimos en el tercio final.

Pinar también puede blasonar de un buen cuerpo de lanzadores, máxime entre los encargados de abrir los primeros tres choques: Yunieski Maya, Pedro Luis Lazo y Vladimir Baños.

Cualquiera de los tres puede someter a la artillería espirituana, pero es poco probable que lo consiga durante todo el desafío y entonces el manager Luis Giraldo Casanova se encontrará en problemas, porque sus relevistas no tienen rango similar.

A pesar de que Casanova cuenta con hombres importantes al ataque, como Yosvani Peraza, Jorge Padrón, Rafael Valdés y Donald Duarte, en la ofensiva la ventaja la tiene Sancti Spíritus.

Yulieski Gourriel, Frederich Cepeda, Liván Monteagudo, Yenier Bello y Elier Sánchez pueden malograrle el trabajo a cualquiera de los pitchers pinareños, pero la tanda espirituana también se debilita demasiado al final.

El manager Juan Castro cree que con el derecho Ismel Jiménez en óptima forma, secundado por Noelvis Hernández y Angel Peña como abridores, puede llegar a la semifinal, pero el propio Jiménez tuvo más de una salida desastrosa al final del calendario regular.

Para varios analistas, el duelo Pinar del Río-Sancti Spíritus será el clásico enfrentamiento entre bateo y pitcheo, en el cual desempeñarán funciones determinantes Maya y Lazo por un lado y Gourriel y Cepeda por el otro.

Maya estuvo bien durante los 90 juegos del torneo regular al extremo de encabezar varios departamentos y Lazo fue, por mucho, el mejor del último tercio.

Sin embargo, el menor de los hermanos Gourriel también impresionó bate en mano en los finales y su desempeño llevó a Sancti Spíritus al play off, cuando casi todos lo daban por eliminado.

Cepeda, por su parte, clasifica como un bateador muy oportuno, con habilidades para discriminar muchos pitcheos malos, además de crecerse en las situaciones más adversas.

Al parecer, la serie entre espirituanos y pinareños será la más pareja de todas, aunque también pudiera irse de un solo lado y no llegar a los siete desafíos del calendario.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también