Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Cultura  »

Silvio en Casablanca: Fragmentos

| 9 |

Presentación de Silvio Rodríguez, Emilio Vega, Jorge Reyes, Jorge Aragón y Oliver Valdés en Casablanca, Regla; con Julito Padrón y sus músicos y Víctor Casaus como invitados.

Casablanca (3)

Casablanca, Regla, la mística del mar. Foto: Andy Ruiz.

Un mapa distorsionado. “Así lo dibujan los niños cuando se lo pedimos en los talleres”, cuenta Martin, artista alemán que con otros trabaja hace unos meses en el barrio. Pintan entonces una Casablanca subjetiva, devuelven la proyección imaginada desde arriba, una mirada cenital, distante, que lo abarque todo. Por eso es un mapa inútil como mapa, inútil si entendemos mapa como la llave que se supone que sea, una guía para el acceso, para entrar y moverse en un espacio, para representarlo. Este no, este es individual, propio, de códigos acaso compartidos solo entre un grupo específico.

Se traza el contorno de al menos dos lugares en ese terruño estrecho: por un lado, el que cultiva su añoranza por lo que fue, el que recircula la mística del pueblito de pescadores. (Frente al mar como está, no es raro que conviva con la nostalgia). Por otro, a unos tres kilómetros, el espacio que escogieron migrantes que llegaron desde el oriente de Cuba en los 90 para asentarse. Asentamiento se llama más refinadamente el llegaypón. Fuerza nueva, vigorosa, que irrumpe… y choca.

Carlos no fue al concierto en el Anfiteatro. “Nosotros no vamos allá y ellos no vienen aquí, no pueden entrar”. Ellos son los del centro, la gente que no es de San Nicolás. No son todos, dice, “es un grupito con que tenemos problemas últimamente”.

Trabajaba como gastronómico en Centro Habana. “Pero vino la reducción de plantilla y yo era el más joven, tengo 22. Ahora estoy viendo si me meto en la construcción. No hay más nada. A mí me gustaba la escuela, estuve en la vocacional de Guantánamo, la José Maceo, y quería estudiar Medicina; pero la cosa estaba mala y lo dejé. Vine p´acá porque en Oriente no se inventa un peso. Y ya, que van a echar los gallos.

– Al blanco le puse. ¿Es a muerte?

Esto –presenta Silvio refiriéndose a la gira– empezó siendo, digamos, una respuesta personal a una serie de cambios que se empezaban a anunciar hace 5 o 6 años en nuestro país y que indudablemente iban (y están) transformando nuestra mentalidad, nuestras perspectivas.

“…ha sido una experiencia hermosísima”, comentó.

“Nos hemos enamorado de lo que sucede”, ha dicho alguna vez.

Es a muerte. Carlos le apostó al blanco. Tendrá mejor fama, pienso, o el dueño será más ducho en las artes de entrenar un gallo para la pelea, de pelarlo y ponerle espuela. El otro es el Indio –no sé cómo se llama el blanco; aunque, pensándolo, el indio es de la raza que llaman así: acaso tampoco sea ese su nombre. Acaso ninguno tenga nombre–.

La pelea empieza pareja, pero el blanco sangra y se le ven las salpicaduras rojas, o manchas rosadas que empiezan a aparecer. Así parece que pierde. Aunque luce más dramático, más fuerte, porque sigue con su sangre, a pesar de ella. El indio Indio también sangra, pero camufla las heridas de súbitos picotazos, excepto en la cabeza, que está pelada. El niño llora. Son dos pájaros precarios en el centro de un tumulto que les grita estridente.

– Pícala, eso es una gallina, pa´fuera, ahí, ahí… eso.

El niño llora.

– Mátala, cómetela.

Ya va media hora. Se sofocan. Se han caído, y vuelto a levantar contra todo pronóstico. Ninguno lleva ventaja visible. Son dos animales agotados. Las apuestas cambian mientras más angustiosa la pelea, escándalo de los testigos y casi silenciosa por los contendientes, nomás un quejido inquietante.

– ¡Tabla! Pero no, las apuestas… Es ‘a la verdad’. Están en agonía. Ya se sobreviven a duras penas. El niño llora, pienso que se impresiona, que la sangre, que los gritos, pienso que el ojo que perdió el indio Indio, que el bulto inerte de plumas rojas, rosadas. Pero el niño llora porque no lo dejan ver.

Silvio presenta a Julito Padrón, el músico invitado del concierto número 66 de la Gira por los barrios, esa experiencia hermosísima, con estas palabras: “Una estrella extraordinaria, un instrumentista fabuloso, un gran artista de la trompeta y de la música”. Carlos no lo estará oyendo: “Nosotros no vamos allá; ellos no vienen aquí”*.

Casablanca (1)

Advertencia. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (2)

Caminando. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (4)

Consigna. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (5)

Chivichana. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (6)

Acaso ninguno tenga nombre. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (7)

Pelea de gallos. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (8)

‘Mátala que es una gallina’. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (9)

Merienda. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (10)

El llegaypón de San Nicolás. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (11)

Vecinos. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (12)

Redes eléctricas hechas por los habitantes. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (13)

Paisaje de San Nicolás. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (14)

La hora del almuerzo. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (15)

Receso. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (16)

Carlos, 22 años. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (17)

Divertimento. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (18)

Un contendiente próximo… y pasado. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (19)

Pasatiempo. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (20)

Parchís. Foto: Andy Ruiz.

Casablanca (21)

Amigos. Foto: Andy Ruiz.

Concierto Casablanca (1)

Los segundaciter@s delante. Foto: Andy Ruiz.

Concierto Casablanca (2)

En primera fila. Foto: Andy Ruiz.

Concierto Casablanca (3)

Julito Padrón y sus músicos. Foto: Andy Ruiz.

Concierto Casablanca (4)

Cantar. Foto: Andy Ruiz.

Concierto Casablanca (5)

Silvio, en el quinto año de su gira por los barrios. Foto: Andy Ruiz.

Concierto Casablanca (6)

Bandera. Foto: Andy Ruiz.

Concierto Casablanca (7)

El maestro Jorge Reyes proyectado. Foto: Andy Ruiz.

Concierto Casablanca (8)

Silvio en Casablanca. Foto: Andy Ruiz.

Concierto Casablanca (9)

Anfiteatro de Casablanca, junto al mar. Foto: Andy Ruiz.

Concierto Casablanca (10)

Abrazo. Foto: Andy Ruiz.

*Este concierto se iba a celebrar en el asentamiento de San Nicolás, pero no hubo condiciones técnicas.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Phlipa Granger dijo:

    Muy buen texto y buenas fotos.Gracias por mostrar esa parte dolorosa de Cuba; de esa gente que busca un “mejor destino”

  • migue dijo:

    Como nos quedan lugares aun con extrema pobresa. Que bueno que Silvio al menos les alegra por unas horas las vidas,

  • matusalen dijo:

    Era domingo? …….jugando parchis……futbol……peleas de gallo…..si miramos bien, jovenes todos en plenas facultades, nada, que asi no podemos avanzar

  • mario dijo:

    Pobreza, existe pero también esperanza porque hay Revolución.

  • JAP dijo:

    Tengo 67 años y naci y me crie en ese maravilloso pueblecito ultramarino,siempre fue un pueblo de gente humilde conformado por pescadores,militares tanto de La Cabaña como de la Marina de Guerra y alguno que otro trabajador que laboraba hacia la Habana,SIEMPRE fue un pueblo tranquilo con gente que se conocian de toda la vida que iba de generacion a generacion,es muy triste ver en lo que se ha convertido ese lugar,a mi particularmente no me gusta ir,me deprime,no se otras personas,en ocasiones los que vivimos ahi hemos dicho que parece que la revolucion nunca cruzo la bahia…….Jorge….

  • Joan dijo:

    Este reportaje me ha mostrado que Casablanca está mucho más al este de lo que yo pensaba, por su ubicación física. Hace unos meses caminé por sus calles, y no me gustó lo que vi. El reportaje me aclara mucho más acerca de lo que no llegué a ver entonces. Obviamente, grita por una solucion efectiva, pues no me parece parte de La Habana. El migrante sigue viviendo igual o peor que en sus lugares de origen.

  • iris Cruz dijo:

    Excusa quise decir, no escusa, lo escribí en word para no escribir por gusto y se cambia la palabra. Para los revisionistas.

  • P350 dijo:

    Gracias Monica una vez màs, muy buen texto, sugerente, y magnificas fotos, esa tambièn es Cuba

  • Emmanuel dijo:

    Si pueden publicar mas fotos del publico de ese concierto en algun link. Y videos del concierto tambien. Gracias

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mónica Rivero

Mónica Rivero

La Habana, 1989. Graduada de Periodismo (2012) en la Universidad de La Habana. Twitter: @lamagoch

Vea también