Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Sociedad  »

Proyeccionista

| 13 |
El-proyeccionista-fotos-Kaloian-1024x680 (1)

El proyeccionista durante la proyección. Foto: Kaloian.

Con la aparición de los proyectores digitales en los cines este hombre se deshace. Y con él, poco a poco se escapa ese sonido peculiar del recorrido de la serpentina de fotogramas al interior de un proyector. Adiós al haz de luz que desde una ventanita en las alturas, estalla en imágenes sobre una pantalla.

El hacedor, el último guardián de la magia del cine –el proyeccionista– llega silencioso. Revisa las bobinas que contienen la película y si alguna parte del material está dañado lo empalma en la vieja moviola. Inserta el primer carrete en el gigante aparato de proyección y guía la cinta sobre el engranaje. Siempre hay un segundo rollo donde está contenido el happy end, el final ruso, o el hasta siempre: la lágrima inevitable o la sonrisa sembrada en el rictus.

Este hombre lo hace de memoria: prende un cabo de cigarro y acomoda el segundo proyector para que nadie se percate, para que la película no “brinque” y el público no advierta la maniobra.

He estado junto a él en sus días de reinado en el Yara, allí donde todas las esquinas se juntan en “la esquina habanera”. En tantos años recibió muchos chiflidos e insultos desde la platea por bombillos fundidos, películas rotas, imágenes sin foco, sin voz, sin sonido –cuestiones del mundo analógico o lo que dicen, de la otra era–. Y ni un solo aplauso, como si no hubiera sido suya también la película nuestra de cada día.

El-proyeccionista-fotos-Kaloian-6

“Revisa las bobinas que contienen la película”. Foto: Kaloian.

Foto: Kaloian.

“…si alguna parte del material está dañado lo empalma en la vieja moviola”. Foto: Kaloian.

El-proyeccionista-fotos-Kaloian-8-680x1024

“He estado junto a él en sus días de reinado en el Yara, allí donde todas las esquinas se juntan en “la esquina habanera”. Foto: Kaloian.

El-proyeccionista-fotos-Kaloian-11

El proyeccionista lee la cartelera cinematográfica. Foto: Kaloian.

Foto: Kaloian.

El proyeccionista. Foto: Kaloian.

Foto: Kaloian.

“…acomoda el segundo proyector para que nadie se percate, para que la película no “brinque” y el público no advierta la maniobra.” Foto: Kaloian.

El-proyeccionista-fotos-Kaloian-9-1024x680

También es suya la obra que vemos en la pantalla. Foto: Kaloian.

(Tomado de Progreso Semanal)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Kepler dijo:

    Genial,

    Toda una epoca se va a bolina. Siempre me encanto el celuloides y siempre de niño me llamo la atencion este trabajo. La nostalgia de una epoca se borra con un monton de e…mirando siempre la pantalla del celular o una tableta.

  • Taran dijo:

    En mi ciudad primero desaparecieron los proyectores, se los llevo el Periodo Especial. Luego me imagino que los proyeccionistas.
    Y por ultimo desaparecieron los cines. “Ike” se llevo el techo de los siete.

  • pguerra dijo:

    como me gustaba a mi mirar el haz de luz que salia de la ventanita, y cuando algo pasaba siempre gritaba suleta la botella, pero nada al crecer supe la paractica de quienes operababn esas maquinitas que hoy son obsoleta pero que antes desde de su peculiar sonido nos mantenia atento en el filme

  • Erik Fundora Salina Clubista #434 de Radio Reloj Cuba dijo:

    Bellos recuerdos recorren por mi mente al ver todo esto, mi Padre empezó con el ICAIC en su fundación y lo recuerdo en su Cine Móvil por toda Cuba, mi Padre fue Proyeccionista y de los buenos, mi Hermano aun lo es aunque hace ya muchos años que no ejerce la profesión, su ultima ves fue en la base Naval Made In U$A en Guantánamo en el 1994 cuando trajeron un Proyector profesional pero distinto a los que se Usaban en Cuba y el dijo, yo lo pongo a funcionar, yo dije WoW y como, mi hermano dijo soy Proyeccionista como Papi y de los buenos, esto debe funcionar igual y como en una hora puso la Película, luego le dio clases a dos Cubano que estaban en nuestros Campamento “Delta” y el dejo de poner películas, el Cine antiguo es una de mis pasiones también, Bellos Recuerdos de mi Amada Cuba, gracias Kaloian.

  • Juan José dijo:

    Tanto en la tecnología como en todas las actividades de la vida recordemos el pasado con amor y cariño y estemos siempre dispuestos a incorporarnos al presente y el futuro con ese mismo amor y fe en el ser humano y su progreso para su bienestar, paz y prosperidad.

    Saludos a todos los lectores y trabajadores de Cubadebate donde quiera que se encuentren.

  • Luis Pichardo dijo:

    La verdad que compartir el cine en familia, con compañeros de trabajo, el estreno, algún buen documental, no tiene precio y hay razón para que añoremos la pantalla grande. Todavía recuerdo el nombre de uno de esos hombres anónimos que llevaba a mi escuela primaria el proyector Ukrania IV con sus bobinas de 16 mm. El se llamaba Iván y llevaba todo el equipamiento en un triciclo y para todos los niños empezaba la fiesta, llegaba la cultura, dirigida, bien pensada. Años después aprendí en La Habana del Este a proyectar para mis compañeros de Universidad en un viejo proyector Kodak y un Ukrania V, alquilaba las películas en la cinemateca y las proyectaba yo mismo. Recuerdo haber fabricado un plug de aquellos que le decían sombrillitas con puntillas sin cabezas y alambre de teléfonos para conectar el amplificador al proyector. Todo por el cine, rescatar los cines con la actualización tecnológica necesaria y buenas películas, será algo beneficioso para compartir en familia, amigos y compañeros de trabajo. Traté de invitarlos motivado por el estreno de Meñique y fue una decepción, mi cine el Camilo Cienfuegos de Santa Clara necesita ser tratado como lo que es, una Sala del Circuito de Estrenos, por favor…

  • Sergio dijo:

    Cinema PARADISO

  • fernando dijo:

    La nueva tecnología terminó con esta actividad que era muy bonita, yo fui proyeccionista en los tres años de servicio miitar, lo que no olvidaré jamás.

  • LAMP dijo:

    Un fuerte abrazo a Raulito: proyeccionista del ICAIC, historia pura…

  • fernando Quiñones Mariño dijo:

    Mis tres años de servicio militar fue realizando esta linda actividad que aunque se termino con las nuevas tecnoligías no la olvido jamás, un saludo a todos los que realizaron este trabajo.

  • Eduardo dijo:

    Creo que es muy bueno incrementar los foto reportajes aqui en Cubadedete, pero a los jovenes periodistas deben asignarles un fotografo que en nuestro pais hay muchos bien preparados en el ISA y en las FAR que hacen un excelnte trabajo de forma profesional. Estas fotos estan mal expuestas y compuestas. Es una pena por mi amigo que lleva desde que le pusimos los pisos al ICAIC que cuando le dedican una historia se vea tan mal. A este señor como a mi, no se relevará una generación de jóvenes intelectuales que harán mejores cosas que las que pudimos hacer nosotros con los viejos proyectores. Basta de ñoñerias baratas que esto es un pais de mambises.

  • Maggie dijo:

    OE! que significa eso de Rictus? parece una mala palabra… como les gusta a los psudo intelectuales la complejidad de palabras en las noticias. Recuerden… lo mas importante es el fin, no los medios…. Gracias

  • Oswald dijo:

    es un trabajo digno de admiración, quizás el progreso lo cubra un poco, pero siempre habrá una mano que lo saque del polvo y recuerde los bellos momentos de una película analógica en el cine.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera es fotorreportero, colaborador de Cubadebate. Trabaja en Juventud Rebelde.

Vea también