Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Cultura  »

Archivo Lidia Doce: abierto cincuenta años después

| 6
Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana.  8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental "Archivo Lidia Doce", del realizador Alejandro Ramírez Anderson (a la izquierda), en La Habana, el 8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Fotos: Jorge Ramírez

Siglo XX, años sesenta, el mundo: revolución sexual, iconoclasia, rock and roll, barricadas, movimientos de liberación nacional; Cuba: triunfo de una revolución, cambios, impacto político, social, ideológico…

El pueblo ha ascendido al poder; pero por mucho no se trata del fin de la lucha, sino del comienzo de otra más larga y cruenta, esta vez con un enemigo mayor y más poderoso que el ejército de un tirano: el imperialismo.

En la Cuba de esos años nadie escapa a la refundación y la efervescencia. Todos participan en la construcción de la sociedad de nuevo tipo. Un contexto de esa naturaleza hizo que las mujeres, activas partícipes de la historia -no siempre así de la historiografía-, experimentaran un cambio de rol. En un momento en que la defensa era una prioridad, muchas renunciaron al tradicional “feliz” destino de ama de casa, e hicieron la elección probablemente menos doméstica: tomar las armas.

Así nació el Batallón Femenino Lidia Doce, integrado exclusivamente por mujeres -casi niñas en realidad-, quienes debieron enfrentar prejuicios, críticas e incluso rechazo de una parte de la sociedad que no estaba lista para aceptarlas y reconocerlas tales como eran.

Ahora, a cinco décadas de distancia, algunas de ellas reviven aquellos momentos en testimonios reveladores que conforman el documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez.

En la vorágine de los grandes procesos de masas, tienden a desdibujarse las historias personales, la vivencia del proceso en un plano individual, en la piel de seres con conflictos, contradicciones… Es en busca de esos matices que va el acercamiento de este material, poniéndolos en diálogo con las características del contexto actual, desde la perspectiva de las protagonistas.

En las palabras de las antiguas milicianas se descubre la experiencia particular de cada una, y de tantas en definitiva que coincidieron en un momento histórico, en un espacio geográfico, en aquella gesta que las marcó por el resto de la vida. Y así lo dice que hoy, al final de la presentación del documental, la sala Chaplin de la Cinemateca se haya llenado de sus voces entonando el himno memorable y querido de su batallón.

El Batallón Lidia Doce -primera estructura militar femenina creada después de 1959-, debe su nombre a la mensajera del Che, una de las más audaces combatientes del Ejército Rebelde. El primer grupo fue de 300 milicianas y el 20 de noviembre de 1960 se sumaron 2 000, seleccionadas por sus respectivas milicias. Ese día, quedó marcado como la fecha fundacional del Batallón Femenino. Con el primer pase de lista quedaron organizados las compañías, pelotones y escuadras, dirigidos por la capitana Isabel Rielo, una de las Marianas de la Sierra Maestra.

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana.  8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana. 8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana.  8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana. 8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana.  8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana. 8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana.  8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana. 8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana.  8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana. 8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana.  8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Estreno del documental Archivo Lidia Doce, del realizador Alejandro Ramírez Anderson, en La Habana. 8 de marzo de 2011. Foto: Jorge Ramírez

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • FIEL VALCARCEL GARCIA dijo:

    ALEJANDRO:

    !QUE SORPRESA! GRACIAS A TI Y A TU MAGNIFICO COLECTIVO POR REVIVIR LA HISTORIA EN ESTE DOCUMENTAL. TAMBIEN GRACIAS A CUBADEBATE.

    FIEL (MILICIANA LIDIA DOCE)

  • Alberto Campos Abreu dijo:

    Reconocimiento para esas integrantes del Batallón Lidia Doce, integrada todas por mujeres, que voluntariamente se incorporaron y se organizaron a principios del año 1960 ante las amenazas de una agresión a nuestro país, y entre sus primeras misiones fue darle protección a un grupo de empresas monopolizadas en manos privadas y muchas de ellas por entidades norteamericanas que en adopción a las medidas aplicadas por la Revolución fueron intervenidas y pasaron a manos de nuestro Pueblo, homenaje al papel de la mujer en la defensa de las conquistas logradas al triunfar la Revolución el 1 de Enero de 1959. Con el estreno del documental archivo de Lidia Doce, logra ese Encuentro con la Historia para conocimiento de los más jóvenes, en el Día Internacional de la Mujer. Felicidades, gracias al realizador Ramírez Anderson.

  • María Aída Nogales dijo:

    Gracias, Alejandro, por recoger esta parte de la historia sobre la integración de la mujer cubana a la lucha por la defensa de la joven Revolución triunfante. Muchas fueron las tareas emprendidas por las mujeres integrantes del Batallón que dieron un paso al frente sin importar peligro y fueron formadas y conducidas por las Tenientes de Miicias. Algunas de las milicianas eran muy jóvenes, casi adolescentes; también muy mayores, como la “abuela”, ejemplo en firmeza, coraje y decisión. Y todas dispuestas a defender la Patria, la independencia y la soberanía para que nunca más fuera esclava de los yanquis ni de cualquier otro que pretendiera apoderarse de nuestra tierra. Gracias también a las que han dedicado años a registrar recuerdos y hechos que seguro forman parte de este documental. Lidia Doce fue más que una escuela de milicias, fue forjadora de carácter y de principios que aún rigen nuestra conducta y que transmitimos a hijos y nietos. Sugiero que el documental se ponga a disposición de Cubadebate para que las integantes del Batallón que nos encontramos cumpliendo misión en el exterior podamos sentir la emoción de disfrutarlo.María Aída. Integrante de la Compañia 9, de la Teniente Raixa Martín.

  • otrodiferente dijo:

    Un reconocimiento a esas bellas mujeres..que integraron ese batallon,hoy que Cuba,esta tambien dentro de otra revolucion,en adaptarse a los tiempos ..sin perder su esencia..deberia alguien hacer un Documental sobre ..la vida no solo de Lidia Doce..sino de Clodomira Ferrer..donde lucharon..para que Cuba…fuera lo que esta en camino…Tolerancia de genero!! Felicidades por el dia de la mujer!!a todas las cubanas!!saludos!

  • Haciendo Almas dijo:

    Testimonios. Más sobre “Archivo Lidia Doce”, un documental de Alejandro Ramírez Anderson:

    Para Alejandro Ramírez y el equipo de realización:

    (. . .) Cuando me ofrecieron la posibilidad de hacer este documental la primera y más grande sensación que sentí fue la de la responsabilidad. Aún en esta presentación el susto de la responsabilidad no se nos quita y sólo deseamos que tanto las mujeres que salieron como las que no pudieron salir, se encuentren representadas en este trabajo.

    En el documental:

    (. . .) Algunas nunca habíamos salido de nuestras casas pero defendimos el derecho de ser parte de lo que comenzaba (. . .)

    (. . .) No podíamos fallar en la caminata porque si caíamos, si nos doblegábamos demostrábamos que no podíamos pasar el curso para preparar milicianas (. . .) por la caminata de más de 60 kilómetros me salió una ampolla en todo el pie, ya no podía caminar, nos ayudábamos unas a las otras para probar que podíamos, fue muy bonito, pero cuando ya creíamos que no podíamos más, nos dijeron que Fidel nos estaba esperando en la salida del túnel y fue como adrenalina, nos pusimos en marcha con una energía tremenda (. . .) y cuando llegamos a la salida del túnel, Fidel y el pueblo nos esperaban (. . .)

    (. . .)Cuando el ataque a Girón teníamos que cuidar a La Habana y una de mis tareas fue custodiar a los mercenarios capturados, tuvimos que vivir la historia de las madres de algunos, enfrentarnos a ese dolor que es de cualquier madre, pero que no podía ser igual con aquellos mercenarios, cubanos pagados por Estados Unidos para matar en su propia tierra y había que ser fuerte, fue duro pero hubo justicia y estuvimos allí en la Ciudad Deportiva cumpliendo nuestra parte (. . .)

    (. . .) cuando supe del atentado a la tienda El Encanto, sentí un dolor terrible, pero verlo fue peor, pero estuvimos allí, ayudando, haciendo lo que teníamos que hacer (. . .)

    (. . .) después que nos desmovilizamos nos hicimos maestras, taxistas, trabajadoras sociales (. . .) yo me hice Teniente Coronel y luego Doctora en Ciencias (. . .) yo trabajé como diplomática y después seguí en el Ministerio de Relaciones Exteriores hasta que me jubilé (. . .) todavía nos reunimos y estamos dispuestas a cumplir cualquier tarea (. . .)

    (. . .) Los jóvenes viven la Revolución de su tiempo (. . .) en esta etapa no puede verse la Revolución como en aquella época, ellos viven lo que les toca vivir (. . .) no pueden reaccionar como nosotros, no es normal que lo hagan, pero tú preguntas y por Cuba, si hay, si hay (. . .)

    Después del documental:

    Florencia Rodríguez Pérez: Fue muy bueno. Yo quisiera que los jóvenes fueran como nosotras, que defiendan a Cuba con su voz, diciendo y exponiendo las cosas con las que no están de acuerdo, que también tengan nuestra actitud de cambiar las cosas pero para cuidar esta Revolución, para que “esto” pueda avanzar.

    Norma Porras: El documental está perfecto, para antes y para ahora. Muy bien tratado, porque acostumbramos a contar la historia de manera muy didáctica y aquí no es así.

    Llega a la juventud, llega a todas las edades. Los jóvenes son de ahora, tienen otras funciones.

    Otra desde el fondo, mientras converso con Norma: Fíjese que no tiene groserías, ni es rígido. Es una manera de contar muy real y se entiende el mensaje de que no se pueden perder las raíces.

    Rebeca Mora: El mensaje que quise transmitir llegó. Mi propósito de que quisiera llegara a los jóvenes y que comprendieran el momento de que hay que seguir adelante, esforzarse, ser receptivos, dispuestos a hacer, hasta donde nos asiste haber vivido esta historia.

    Con la familia hay que seguir adelante, hay facilidad para todo, son otros tiempos y a veces se cultiva la doble moral o los problemas de familia se confunden, no se pueden mezclar los problemas. Yo sigo aquí porque mi familia es la Revolución, ¿Lo viste?

    Ela Morales Villegas: Yo le diría a los jóvenes que no podemos aspirar a que piensen como nosotros porque nosotros nos enfrentamos hasta la discriminación, nunca habíamos salido de casa y después le exigí a mi madre para que me firmara la planilla para hacer las milicias de una manera que ahora me río, pero me enfrenté a esos momentos difíciles.

    Recuerdo que decíamos no podemos doblegarnos porque si fallamos no nos dejan pasar la escuela, sentimos una fuerza muy grande cuando nos dijeron que Fidel estaba esperándonos a la salida del túnel.

    Ahora, como todas, soy fundadora de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana*, de las federada*, de los cederistas*, alfabeticé, trabajé y estudié en comunicaciones y sigo aportando.

    Quisiera que los jóvenes no se dejen llevar por tantas promesas de cosas bonitas de la sociedad capitalista que nosotras sí vivimos, le digo a mi nieto que esas cosas al final son falsas.

    *Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC).

    *Comités de Defensa de la Revolución (CDR)

    *Federación de Mujeres Cubanas (FMC)

  • Haciendo Almas dijo:

    Archivo Lidia Doce, un documental de Alejandro Ramírez Anderson
    de Haciendo almas, el Martes, 08 de marzo de 2011 a las 21:38 http://www.facebook.com/notes/haciendo-almas/archivo-lidia-doce-un-documental-de-alejandro-ram%C3%ADrez-anderson/156659434390748#!/notes/haciendo-almas/archivo-lidia-doce-un-documental-de-alejandro-ram%C3%ADrez-anderson/156659434390748

    Archivo Lidia Doce o “La historia fuera de casa contada por mujeres” *

    Lenguaje documental desde perspectivas modernas: dinamismo, claro oscuros, contraste del tono sepia, de blanco y negro y el color, de un nuevo “muralismo” revolucionario, digamos que el de la fotografía documental y la historia cubana. Es mover los murales secos de una escuela en la mayor de las Antillas con la dinámica de la realidad, es contar para adolescentes, para jóvenes, para todos; un antes y un después del Batallón Lidia Doce.

    Parafraseando a Martí, en uno de los relatos de la Edad de Oro, sería “La historia fuera de casa contada por mujeres”*, porque el documental de Alejandro Ramírez Anderson: Archivo Lidia Doce, es la mujer cubana contra el machismo, los prejuicios, los mitos, los límites de una sociedad burguesa para defender una postura femenina progresista en la Revolución naciente en Cuba (1º de enero de 1959), como comenzó el discurso Fidel Castro, al clausurar una reunión de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), en diciembre de 1966: (. . .)”Le dije a un compañero que este fenómeno de las mujeres en la Revolución era una revolución dentro de otra revolución(. . .).” *. Es la historia vívida de las Milicias Populares, que en la década del 60 tuvieron como protagonistas a la mujer.

    Cinco décadas florecieron en la sala Charles Chaplin, este ocho de Marzo, el Día Internacional de la Mujer, en La Habana, Cuba; donde el espíritu del equipo realizador alimentó la complicidad, la energía, la fuerza, el poema desde la trinchera, el relevo, la amistad y los recuerdos de quienes asistimos.

    Murmullos, risas, alguna que otra lágrima y mucho amor a esta tierra que ha estado dispuesta a defender siempre, cada mujer de ese Batallón, aún en el seno de la familia, con el puño o con las razones que le asisten, cuyas historias quiso el realizador presentar y al decir de muchas de ellas: lo logró en un lenguaje que llega a la juventud, que nadie se debe perder.

    Para ellas fue la osadía de la inocencia, madurar en el deber, fue enfrentar obstáculos y dar de sí, aprender a convivir sin diferencias raciales, clasistas, de origen, de edad: sin diferencias; fue experimentar y entregarse para siempre, para decir hoy que pueden contar con ellas cuando la Revolución lo necesite.

    Una vez más la documentalística de Ramírez Anderson cuenta la historia de Cuba. Con él hay que contar para hablar de sucesos sociales y revolucionadores en y por Cuba o en su Guatemala natal: de la ancianidad: “Rostros de III siglos” (Cuba/2002), de los centrales: “deMOLER” (Cuba/2004), de la solidaridad: “Montaña de luz” (co-dirección. Cuba/2005) y la cruda realidad en “Haití, la apuesta por la vida” (Haití – Cuba/ 2010), y así de escuelas, de barcos, de Guatemala (2005, 2007, 2009) y ahora “Archivo Lidia Doce” (Cuba/2011).

    Latinoamérica tiene un nuevo documental en su haber y la historia de Cuba una nueva mirada que siempre se agradece. El documental te llega, dice una de sus protagonistas y agrega: la juventud debe mirar desde sus propias contradicciones, desde sus perspectivas de cambio no podemos aspirar a que actúe como nosotros porque eso no es normal.

    * Se refiere a “La Historia del Hombre contada por sus casas” p.77 La Edad de Oro. José Martí. Editorial Gente Nueva. Cuba, 2006.

    * De http://www.radioprogreso.cu/especiales/01200810.html Trabajo especial de la Redacción Digital de Radio Progreso (20/8/2010 4:35 PM)

    Cincuenta años de “una revolución dentro de la revolución”

    Alejandro Ramírez Anderson: Fotógrafo y Director de Cine guatemalteco, radicado en Cuba. Graduado en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual de Instituto Superior de Arte, en la Habana, Cuba. Como fotógrafo tiene en su haber 10 exposiciones personales y 2 colectivas. Ha participado en la realización de varios materiales audiovisuales como sonidista, camarógrafo, asistente de dirección y director de fotografía. Como Director tiene en su haber la realización de diversos materiales institucionales y una amplia filmografía documental que ha obtenido premios nacionales e internacionales. Es Profesor del Instituto Superior de Arte e imparte talleres en la EICTV de san Antonio de los Baños.

    Gladys García Moreno es la encargada de atender todo lo relacionado con las Lidia Doce.

    Ver:

    http://www.tribuna.co.cu/etiquetas/2010/noviembre/20/de-cuando.html

    http://www.radioprogreso.cu/especiales/01200810.html

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mónica Rivero

Mónica Rivero

La Habana, 1989. Graduada de Periodismo (2012) en la Universidad de La Habana. Twitter: @lamagoch

Vea también