Imprimir
Inicio » Fotorreportajes  »

Tus bellos ojos

En este artículo: Curiosidades, Fotografía
| 14

Fotos de Surén Manvelyan
Tomado de
Photography Served

Tus bellos ojos

Tus bellos ojos

Tus bellos ojos

Tus bellos ojos

Tus bellos ojos

Tus bellos ojos

Tus bellos ojos

Tus bellos ojos

CHAU NÚMERO TRES

Por Mario Benedetti

Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres
sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo derrotando imposibles
segura sin seguro
te dejo frente al mar descifrándote
sola sin mi pregunta
a ciegas sin mi respuesta rota
te dejo sin mis dudas pobres y malheridas
sin mis inmadureces
sin mi veteranía
pero tampoco creas a pie juntillas todo
no creas nunca creas este falso abandono
estaré donde menos lo esperes
por ejemplo en un árbol añoso
de oscuros cabeceos
estaré en un lejano horizonte
sin horas en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra
estaré repartido en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen
y ojalá pueda estar de tu sueño
en la red esperando tus ojos
y mirándote.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jorge Braulio dijo:

    “El ojo que ves no es ojo porque tú lo veas; es ojo porque te ve.”

    Antonio Machado

  • Dardo Ribas dijo:

    MARAVILLOSAS IMÁGENES

    De todas las partes de un ser vivo, son los ojos quienes expresan los más recónditos rincones de una personalidad o un estado de ánimo.

    Y no solamente en los seres humanos. Fíjese cualquiera en los ojos de un insecto. Los hay bellísimos, hasta en las serpientes.

    En las mariposas -no todas-, la madre Naturaleza ha creado en millones de años de evolución -de manera incomprensible para nuestro razonamiento-, ojos en las alas.

    Me refiero a dibujos perfectos que los naturalistas, entomólogos u otros especialistas, denominan como “ocelos” u ojos inexistentes. También ocurre este fenómeno en otras especies.

    Se trata de preciosas texturas en el tegumento que imitan a ojos reales, amplificados, si se los compara con los verdaderos que posee el insecto, arácnido o animal. La función ha sido desentrañada hace muchos años. Una defensa contra los predadores, que se asustan y no atacan al confundir estas imágenes con los ojos de un predador de mayor envergadura, como ser una serpiente o un ave rapaz.

    Lo que resulta incomprensible, al menos para los neófitos -yo soy uno de ellos-, es cómo se ha dado este “plan” protector a manos de la evolución. Parece algo pensado, diseñado, que no encuentra explicación alguna.

    Puede cualquiera concurrir a un museo de ciencias naturales y, en la sección correspondiente, observar lo que señalo.

    Hasta los ojos de los arácnidos tienen sumo interés si se los observa con atención. Fríos, distantes, crueles, muestran, en alguna medida, la condición precaria pero voraz de la membrana que tienen por cerebro.

    Los ojos de todos los seres encierran notable belleza. Desde un mamboretá, hasta una mariposa.

    Los de nuestra especie, pueden resultar esplendorosos como los que muestra las bellísimas fotografías que incorpora “Cubadebate”.

    En lo que a mí respecta, los más hermosos y expresivos son los de los gatos. Yo tengo varios que viven conmigo. El animal más inteligente que existe. Los ojos de los gatos son, realmente, mágicos.

    Hasta hace unos 20 años tenía hacia ellos los típicos e ignorantes prejuicios de los habitantes de las grandes ciudades. Prefería los perros. Un día, me vine a vivir en solitario a un pueblo de la costa atlántica.

    Fue aquí, donde empezaron a aparecer con sigilo. Primero uno, luego otro… se multiplicaron y convirtieron en grandes amigos. Entre todos los aspectos de su enorme belleza plástica y personalidad, siempre me impresionaron sus ojos; su mirada frontal y cristalina, teñida de secretos inexpugnables.

    Siendo yo un hombre vulgar, pude comprender el porqué genios como Borges, Cortázar, Galeano y tantos otros escritores y personas profundas, amaban los gatos.

    También reflexioné -al conocer a estos seres-, qué grado de imbecilidad absoluta tenían los curas medioevales. No sólo quemaban en las hogueras a la gente que pensaba… además, se encarnizaron con estas criaturas maravillosas a las que le asignaban no sé cuántas capacidades maléficas. Se basaban -entre tantas otras estupideces-… precisamente en el misterio que emanaba de sus ojos.

    Me encantaron las fotografías. Es difícil lograrlas a esa distancia focal. Hay que tener oficio e imaginación.

  • Mateteag dijo:

    Yo soy ilustrador y puedo sentir que mis dibujos cobran vida cuando le doy los últimos detalles a los ojos. El poder de la mirada no tiene comparación. Excelentes fotos acompañadas de un excelente poema. Da gusto entrar a Cubadebate y sorprenderse diariamente con este tipo de materiales.

  • juan cesar martinez dijo:

    Saludos,En La Red
    A La Fotògrafa,verdaderamente es interesante la foto.Muy bien escojido el Poema de Benedeti,que le acompaña.
    Salud en La Red y Saludos en La Red y Gracias ,Le felicitan
    Respetuosamente

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    DARDO RIVAS:
    Lo que resulta incomprensible, al menos para los neófitos -yo soy uno de ellos-, es cómo se ha dado este “plan” protector a manos de la evolución. Parece algo pensado, diseñado, que no encuentra explicación alguna.

    ¿No le parece la más sencilla, la existencia de Dios.?

  • Ana dijo:

    Son imágenes impresionantes. Aunque sé que el ser humano es una criatura bella, siempre me sorprendo cuando lo redescubro. No sabía que nuestros ojos podían ser hermosos girasoles gigantes.

  • Mimi dijo:

    Me parece que desde el punto de vista fotográfico están buenas esas fotos, pero ¿ bonitos esos ojos ? NO, bonitos no se ven; están demasiado cerca y se ven todas las irregularidades del iris, propio del ojo, claro está.
    En la mirada de cualquier persona está todo ( creo que si que es un misterio ), pero no tan cerca, asi parece que le estás haciendo un fondo de ojo.

  • Cándido Maimot dijo:

    Mis saludos a todos.

    Muy impresionado quedé por estas fotos que son como un abanico de bordados de la mejor de nuestras abuelas; esos bordados de arabescos en que gastaban sus precisos ojos las abuelas, pero que constituían un preciado regalo del alma, cuando nos extasiábamos viéndolos con estos ojos, no tan bellos como la muestra iconográfica que nos regala Cubadebate de Surén Manvelyan.

    Si bien el poema de Benedetti es un especie de epílogo de esta iconografía, el comentario de Dardo Ribas es una atrayente reflexión sobre el poder vidente de las especies.

  • Marializ Ramirez dijo:

    Buen dia:
    Carlos estoy de acuerdo contigo, efectivamente ante lo inexplicable, ante la belleza incomensurables que nuestros ojos ven y aun aquella invisible a nosotros no esta otro ser que no sea el Maravilloso Dios, definitivamente!!!!!!
    Dardo Rivas, muy intersenta tu disertación sobre el tema de los ojos y de los temores que a lo largo de la historia le hemos asignado a algunos animales, especificamente los gatos, que a mi en lo particular no me gustan, pero sus ojos si, me impresiona la belleza de esos animales, la agilidad, la sigilosidad de sus movimientos, la perfeccion del color y diseño de sus ojos, pero aún asi no me gustan, jajaja.
    Gracias a la fotografa es verdaderamente hermoso su trabajo y el poema esta adoc para el tema grafico.

  • Dardo Ribas dijo:

    Amigo VALDÉS SARMIENTO, vea…

    Sabía yo que esa frase alentaría, de inmediato, el paternalismo de quienes le echan el “perro muerto” a Dios.

    El “Dios personal” de los mitos hebreo-cristianos siempre asoma cuando no hay respuestas para dar.

    Bertrand Rusell, en sus famosas reflexiones sobre la presencia o no presencia de Dios, dijo algo así como “tratar de probar la inexistencia de Dios es imposible; pero asumir racionalmente su existencia, es una locura.”

    Aquí están en consideración aspectos mucho más profundos. Habría que remitirse a muchos filósofos antes de afirmar taxativamente que “Dios existe”… y, en especial, en la visión vulgar que nos presenta la Iglesia católica a través de los tiempos.

    Los mitos de los egipcios o de ciertas civilizaciones politeístas -sin dejar de recordar los principales que proceden de la India, cuya base mitológica fue plagiada burdamente en la Biblia- tenían y tienen aristas más bellas y poéticas que el Dios vengativo imaginado por los mitómanos hebreo-cristianos.

    Siempre me resultaron interesantes los puntos de vista de David Hume. Todo aquel asunto largamente debatido por el pensador relacionado a cuestiones que tienen que ver con efecto y causa.

    Parece ser que a Russell le preocupó sumamente en su juventud esta cuestión de si Dios existe o no y, en sus largas meditaciones, se dedicó a merodear los pormenores de la llamada “ley de la causalidad”, que entre otras abundancias reflexivas, señalaba que todo efecto debe tener, necesariamente, una causa. (Ver o buscar “ley de semejanza, ley de continuidad, ley de causalidad”.)

    Según cuenta su biografía, el joven Bertrand asumió la existencia de Dios, pero, luego, en la maduración de sus pensamientos, llegó a la conclusión que Dios no existe. Al menos, en la forma en que lo han imaginado las religiones que dominan la mente de millones con bagatelas no comprobables.

    Él pensó algo así como que el universo es un efecto y si en esa forma lo consideramos, tiene que existir una causa.

    Esta última tendría una cualidad inevitable: la eternidad. No estaría ausente, en esta concepción, la sabiduría infinita y todopoderosa que involucraría a semejante creador.

    “PIENSA EN ALGUIEN CAPAZ DE POBLAR EL INFIERNO O CREAR EL PARAÍSO.” (Mill)

    Pero, claro, el Diablo siempre mete sus garras y Bertrand se topó algo después con otras divagaciones. Las de John Mill, un pensador inglés que le movió toda la estructura en cuanto a la convicción adquirida.

    El amigo Mill, había sentenciado: “si todo tiene que tener una causa, entonces Dios tiene que tener una causa.”

    De esto se deducía, sin vacilaciones, que no se podía probar la existencia de Dios tomando como referencia la “ley de causalidad”. Como es archi conocido, el joven Bertrand -que no era un tontuelo seducido por chabacanerías de curas de Iglesia-, se convenció que la “causalidad” no era el camino único que podía dirigirnos a “una primer causa” (Dios existe); todo conduce, a una infinito retroceso de las mismas. A partir de ahí, se convirtió al ateísmo.

    Se pueden hacer malabarismos interminables con esta cuestión. Desde el lado del ateísmo o desde el de los creyentes. Los siglos han pasado, han pasado los milenios y seguiremos -la especie humana-, debatiéndonos sobre esta cuestión de la existencia o no existencia de un “iluminado celestial” al que muchos imaginan flotando entre las nubes, con una larga barba, tomándose el mentón y observando la conducta de sus criaturas… tan imperfectas, ellas.

    Francamente, sigo sin comprender el porqué de los “ocelos”, por ejemplo, en ciertas mariposas. Están ahí, uno los puede ver y asombrarse con esta maravilla cuyo origen y desarrollo debe tener millones de años. No son un detalle colocado por el “iluminado” al que me refería más arriba. Dicho con absoluto respeto a los creyentes. Ese dibujo maravilloso tiene MILLONES de años de evolución. ¿Cómo se produjo?… La respuesta que hasta ahora tenemos es simplísima: NO LO SABEMOS.

    Lo otro, el facilismo de hacer responsable a Dios, es una salida decorosa, pero que no explica nada. Ahora, queda una alternativa respetable.

    Uno puede creer o no en cualquiera de estas posturas. Lo duro, es que alguien mire por sobre el hombro o desprecie los argumentos de quien piensa diferente.

    La filosofía es la fuente donde se puede reconocer cierta superioridad -en algunos aspectos-, de la especie humana sobre las otras que habitan el planeta.

    Una gran saludo.

  • Mimi dijo:

    Amigos, Dios puede ser todo o nada, depende de cada cual. NO soy filósofa, no me acercaria jamás a Bertrand Russell, es que ni siquiera a los que han hecho disquisiciones filosóficas en ese foro, pero tengo cerebro y pienso ” luego existo ”
    Se dice que la perfección no es posible, yo creo que no es asi, nuestro cuerpo humano es perfecto; si son necesarios los médicos para orientar y hacer algunos diagnósticos e indicaciones, es el propio cuerpo quien se cura!. A propósito de los ojos que motivaron el articulo éste, son la maravilla de la creación ¿ alguien lo duda ?
    ” NO LO SABEMOS ” me gustó esa frase, porque es la verdad, no sabemos nada de nada aunque algunos se pasen la vida creando teorias de esto y de aquello. La realidad es que no hay que mirar por encima del hombro a quien piense diferente.
    Para terminar pregunto como MENTE POLLO ¿ quién nació primero el huevo o la gallina ?
    Yo si creo en Dios, en el mío, el que hace cosas perfectas como el ojo humano de estas imágenes.

  • Ernesto Perez Cano dijo:

    Hoy despues de una mañana complicada, encontrar esas fotografias con la belleza de los raros detalles, ha sido gratificante porque me recordaron la profundidad de unos ojos en la cual aun estoy perdido.

  • Marializ Ramirez dijo:

    Hola:
    Mas allá de las consideraciones filosoficas, las posturas ideologicas o la serie de pensamientos racionales acerca de la existencia o inexistencia de Dios, esta la Fe, que como tal es creer en lo que no se ve, pero se siente, pero se percibe, cuando el calorcito del amor paternal, del amor aun hijo, del amor a la mujer que se le quiere con honestidad, etc, envuelve nuestros corazones, yo pienso que lo hemos sentido todos en algun momento aun los mas duros de corazon, o aquellos “racionales”, que todo lo ponen en el encuadre de la causalidad, de la relatividad, o de la emocionalidad del ser humano, es Dios que entra en nuestras vidad, llenandonos de calor, de paz, y no dudo que me podran costestar que es una reaccion quimica del cuerpo ante estimulos externos, no lo dudo que asi lo racionalicen, pero yo quiero creer, tener fe, tener la esperanza, (la esperanza del tonto si ustedes creen) de que existe “alguien” superior en fuerza y valor y en fortaleza a quien puedo acudir en caso de necesidad, en este nuestro mundo tan lleno de problemas, quiero ver con la perfeccion de esos ojos las bellezas que la vida y la naturaleza brindan, la humildad con la que algunos hombres se conducen, apesar de ser personajes educados y llenos de conocimientos, que conocen el mundo de forma personal y produnda, aun cuando concen todas esas corrientes filosoficas, creen firmenmente en la existencia de Dios, quiero seguir creyendo que los gatos con sus esplendorosos ojos, que las mariposas cons ojos falsos, que los perros con sus ojos tiernos y dulces, nos son mas que una obra perfecta del Señor, y que me ha traido a este mundo a admirar cada una de sus maravillas, por que yo pieso que solo aquel que es necio no es capaz de valorar en su justa medidad cada una de las maravillas en las cuales vivimos.
    Dardo: No dudo que tu conocimiento por las corrientes filosoficas, ideologias de pensadores antiguos te lleve a poner en controversia la existencia de Dios….Pero dime sinceramente NO TE MARAVILLAS CADA DIA, CON CADA AMANECER, CON LA PERFECCION DE LAS HOJAS, DE LAS FLORES, DEL SOL MISMO, DE TODO AQUELLO QUE TUS OJOS VEN DIARIAMENTE? CREES QUE TODO ES OBRA DE LA CASUALIDAD?
    Un saludo y abrazo entrañable para todos.

  • Manuel Ángel Blanco Llano dijo:

    FALTAN UNOS OJOS EN ESAS IMÁGENES, LOS DE TANIA G. B.

    Son muy interesantes las fotos que acompañan el poema Chau Número Tres, de Benedetti, pero extrañamente ninguno tiene el color que tiene en sus ojos mi compañera de trabajo Tania G.B. los cuales de seguro inspirarían también a cualquier poeta y se quedarían igualmente: …esperando sus ojos en la red… mirándola. O tal vez con otra inspiración distinta y superior.

    Muy bueno el trabajo de los fotógrafos y de su acompañamiento…

    Manuel.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también