Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Nomadland: Voces del camino

Por: Mailen Aguilera Rivas
Publicado en: Canal USB
| 7 |

Mientras escribo estas líneas, se hallan dispersos por todo el país. Así comienza Jessica Bruder su historia sobre los itinerantes, miles de personas víctimas de la crisis del 2008 que fueron forzados a vivir en vehículos al no poder pagar sus casas. Para hacer el libro, la periodista convivió por más de tres años con varios hombres y mujeres que, cual cangrejos ermitaños, siempre llevaban lo más preciado consigo y solo tenían como límite el horizonte. La novela, cuyo nombre completo es “País de Nómadas: sobrevivientes en el siglo XXI [1]”,  ganó el premio Discover que otorga la editorial Barnes and Noble a los escritores debutantes y constituye un ejemplo sólido del periodismo de inmersión o, como también se le conoce, infiltración. Siguiendo los pasos del estelar Gunther Wallraff y su obra dedicada a exponer las injusticias contra los más vulnerables, la también profesora de la Universidad de Columbia ya había logrado llevar el escrito al celuloide con el corto “CamperForce” del 2017. Pero el reconocimiento definitivo lo obtuvo en el largometraje realizado en el 2020 por la directora china Chloé Zhao.

“Nomadland” debe también su notoriedad a otras dos mujeres: Frances McDormand, la actriz que adquirió los derechos de la novela y reunió el equipo para hacer la adaptación, y Linda May, protagonista de la historia original  que desempeñó un rol secundario en la película interpretándose a si misma. Basado en el libro que le da nombre, el filme refleja las peripecias de Fern, viuda que debe abandonar Empire, el pueblito de Nevada donde residía, y optar por vivir en su furgoneta como única solución para sobrevivir. La propia McDormand asumió el papel central y se hizo acompañar por David Strathairn junto a varias de las personas entrevistadas por la Bruder para su libro.

Desde que salió a la luz, la película no ha cesado de recibir premios en festivales y de la crítica especializada, incluidos tres de la Academia de Hollywood a Mejor Película, Directora y Actriz. Puede que a muchos les parezca incomprensible tal pleitesía a una realización que no cumple con las cuotas usuales de entretenimiento, ya sea a través de un alto contenido dramático o de actuaciones memorables. Pero “Nomadland” posee ambos requisitos, pues si carece de espectaculares derroches, lo suple con el alto grado de implicación social que expone.

Hombres y mujeres que no pueden afrontar por más tiempo el alto costo de hipotecas y alquileres, la mayoría en el umbral de la jubilación, cambian a una existencia itinerante para librarse de las agobiantes facturas. Y también porque, como dice Jessica Bruder en su novela, la vida en la carretera ofrece esperanzas. (…) Una convicción profundamente arraigada de que el futuro deparará algo mejor. Una oportunidad que aguarda a la vuelta de la esquina, en la población siguiente, en el próximo trabajo temporal, en el próximo encuentro casual con una persona desconocida.

El filme refleja la vida de Fern, una mujer que tras perder a su esposo y su trabajo, se ve obligada a una existencia itinerante en su furgoneta para poder sobrevivir.

Así podría calificarse la vida de Fern. Tras la muerte de su esposo y el desempleo provocado por la crisis que cerró la mina de Empire, se ve forzada a una búsqueda de empleos transitorios para mantenerse, desde empacadora para Amazon, encargada de limpieza en campamentos o camarera de McDonalds. Su posesión más preciada es la furgoneta que le provee el techo sobre su cabeza y el medio para realizar un desplazamiento hasta el trabajo siguiente.

Uno de los mejores aportes del filme es que, a pesar de las pérdidas, la historia no girará en torno a una protagonista lacrimosa y vencida. Fern aún tiene orgullo para autocalificarse no como “sin hogar” sino “sin casa”. Dentro del vehículo  tiembla en las frías madrugadas, pero tiene al alcance la vajilla de su padre, el anillo de compromiso y los recuerdos inquebrantables que estos le aportan. En el viaje que lleva a cabo, conoce a otras personas como ella, obligadas o por elección propia a la libertad de no tener ataduras a un lugar fijo. La generosidad del que tiene poco y lo da gustoso, la expiación por pecados del pasado que busca otro en el camino, la ansiedad de conducir hacia lo desconocido antes de que el tiempo vuelva a convertirnos en polvo.  Y en este periplo, terminará por reafirmar su objetivo, pues ante las propuestas de asentarse definitivamente, comprende que solo se siente feliz con el desplazamiento constante, en el camino infinito hacia el horizonte. Frances McDormand nos entrega una vez más otro personaje memorable. Sin maquillaje ni parlamentos innecesarios, construye el perfecto retrato del caracol ermitaño, duro por fuera y frágil en el interior. Aun cuando sonríe, en sus ojos se acumula la tristeza y en las palabras la nostalgia. Pero la soledad que le pesa al inicio del filme se va convirtiendo en aceptada compañera, condición insoslayable que debe alcanzar todo nómada para hacer las paces con su existencia.

Siguiendo el estilo de su filme anterior “The rider”, Chloé Zhao revela maestría en dirigir historias contadas por los propios protagonistas. Si antes hizo hablar a los jinetes del rodeo sobre sus vidas, aquí también guía de modo fenomenal a actores no profesionales como los antiguos compañeros de aventuras de Jessica Bruder y ahora de Fern. Linda May, Charlene Swankie y Bob Wells logran convencer mejor que cualquier intérprete impregnando a “Nomadland” de una narrativa documental y conmovedora por su realismo. No hay necesidad de artificios ni estrategias tramposas para el espectador, sino la naturalidad de las vidas comunes y corrientes, a pesar de que la Bruder catalogaba a los nómadas como organismos sensibles con la capacidad de indicar la presencia de cambios de mucho mayor calado en el ecosistema. Aunque tiene puntos de contacto con el cine de Terrence Malick y Kim Ki Duk por el estudio con tintes poéticos del alma humana, Chloé Zhao opta por la objetividad de los parlamentos para proyectar de manera más expositiva su visión. Esta es la historia de personas reales que continuarán con la incertidumbre de qué les deparará el mañana una vez se calmen los ecos del filme y el espectador continúe con el próximo tema de interés.

A esta propuesta le asiste la maravillosa fotografía de Joshua James Richard, verdadero genio en conjugar los hermosos paisajes del Oeste norteamericano con los estados de ánimo de Fern, todo ello acompañado por el piano estremecedor de Ludovico Einaudi. Cabe destacar que la música de dicho compositor no fue incluida en la competencia por los Oscars, debido a que Zhao tomó los temas de un disco anterior del artista realizado a partir de su experiencia en cruzar los Alpes italianos. Todo, en definitiva, contribuye a crear una producción frugal en la forma pero no en el contenido, lo que confirma que “Nomadland” no se distingue por el preciosismo artístico sino por el mensaje que quiere trasmitir.

Chloé Zhao nos brinda un estudio objetivo del ser humano pero con altas dosis de espiritualidad que le otorga la fotografía, la banda sonora y la narrativa de carácter documental.

Sin embargo, también la  obra tiene zonas de conflicto. Para aquellos que leyeron la novela de Jessica Bruder y comenzaron a ver la película, no pudieron menos que sorprenderse por la aparente magnanimidad de Amazon en dejar filmar sus almacenes. Pero unos minutos después, la respuesta es evidente: Chloé Zhao decide no ir más allá del ambiente productivo y “salvador de nómadas” que proclama la multimillonaria empresa, a diferencia de la periodista que detalla con insistencia las jornadas fatigantes y plagada de accidentes laborales, en las cuales la propia Linda sufrió una lesión en la muñeca.

Por otra parte, la realizadora china, en el empeño por crear belleza a partir del dolor del desarraigo, tergiversa en ocasiones el verdadero propósito de denuncia social de la novela. Es cierto que resultan admirables los itinerantes entrevistados por asumir con valentía el cambio en sus vidas, ser libres de ataduras burocráticas y pagos onerosos. Pero muchos en la realidad no lo tomaron como opción aventurera sino como única salida. Los nómadas retratados por la Bruder, resultan en su mayoría ancianos sin pensiones ni hogar, abocados a jornadas de más de doce horas de trabajo para poder pagarse alimentos y gasolina con los cuales seguir hasta el próximo trabajo temporal.

Eso sí, no puede negarse que el filme cumple con el verdadero concepto de justicia poética, pues puso bajo los reflectores de Hollywood y de millones de personas a aquellos otros olvidados, los ciudadanos que se volvieron invisibles cuando dejaron de tener una residencia fija. Al igual que en el libro, la película se encarga de hacer oír sus voces, resaltar lo extraordinario de estos seres, considerados a veces como indeseables en muchos pueblos. En medio de su pobreza no cesan de apoyarse entre ellos para poder seguir el camino y lo más importante, según la novela, es que como Linda May, (…), son personas que no han perdido la esperanza.

“Nomadland” otorgó voces a los olvidados habituales, entre ellos Linda May y Charlene Swankie, que también asistieron a la ceremonia de los Oscars.

[1] Nomadland: surviving  America in the Twenty-First Century.

Ficha Técnica

Título: Nomadland
Año: 
2020
País: 
Estados Unidos
Duración:
108 min.
Dirección:
Chloé Zhao
Guion:
Chloé Zhao. Libro:Jessica Bruder
Género:
Drama | Road Movie. Crisis económica 2008. Cine independiente USA
Reparto:
Frances McDormand, David Strathairn, Linda May, Charlene Swankie, Bob Wells, Gay DeForest, Patricia Grier
Productora:
Highwayman Films, Cor Cordium Productions, Hear/Say Productions. Distribuidora: Searchlight Pictures, Walt Disney Pictures

Ver en Picta

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • María dijo:

    Muy buena película!!! Se las recomiendo!!.

  • luis dijo:

    Buena, espiritual pero peca de ser muy lenta en su desarrollo dramatúrgico y estos casos son solo para cinéfilos. Saludos.

  • Andrés Cárdenas O´Farrill (comento desde hace años como "Andrés" a secas, pero trato de diferenciar mi opinión, por respeto a mis muchos tocayos) dijo:

    Mailén, excelente reseña. Coincido contigo. Nomandland es grandiosa, un poema a la perseverancia de vivir pese a las duras circunstancias. Creo que se trata de una exposición serena de la amargura que estos seres tragan y de los tiempos que corren. Frances McDormand brilla, como casi siempre. La dirección de Chloé Zhao es todo un acierto. Definitivamente los puntos de contacto con las estrategias narrativas de Terrence Malik y Kin Ki Duk y la melancolía tranquila de Ludovico Einaudi (yo, por cierto, adoro Fly) contribuyen a redondear.

    Es cierto que el filme no ahonda en la crítica a la precariedad neoliberal que genera todo esto, pero no creo que sea el objetivo. Tampoco creo necesariamente que Amazon sea retratado como salvador, sino que se muestra desde la perspectiva de estas personas, muchas de las cuales ni siquiera han reparado en las causas profundas de sus circunstancias. Probablemente algunos hayan incluso votado por Trump.

    Creo que el filme va de otra cosa. En mi opinión se trata de un retrato honesto y tranquilo de una situación existencial que es sólo desgarradora cuando no tienes más alternativa.

  • Fuerza dijo:

    A mí me encanto sobre todo porq me sentí muy reflejada en ese espítitu nómada.Alqún día me gustaría vivir de esa manera.Y la actuación d la protagonista es de primera.

  • JorgeSS dijo:

    Dicen que su película anterior, el jinete, es igual de poderosa. Más o menos. No he visto ninguna de las dos.

  • unoAhi dijo:

    Una película que no cumple su principal objetivo(entretener) , es algo asi como un reportaje o un documental. Que hace critica social,es verdad. Una historia o la carencia de ella contada con imágenes y escenas particularmente lentas. Termina como mismo empieza,sin penas ni glorias. Que ha obtenido muchísimos premios,tambien es verdad, como mismo sucedió el año de los oscars negros o el año que fueron premiadas mujeres prácticamente en todas las categorías. Yo la vi una vez para poder dar mi opinión, de no haberlo hecho tampoco me hubiera perdido mucho. Debe ser que no tengo la cultura o la sensibilidad necesaria para apreciar este tipo de arte. Si tuviera que recomendar una cinta este año donde las producciones se han visto reducidas,seria THE FATHER, al contrario de Nomadland es una historia que te atrapa desde el primer momento y por supuesto, la actuacion de Anthony Hopkins ,una de las mejores en su carrera.

  • Andrés Cárdenas O´Farrill (comento desde hace años como "Andrés" a secas, pero trato de diferenciar mi opinión, por respeto a mis muchos tocayos) dijo:

    Mailén, excelente reseña. Coincido contigo. Nomandland es grandiosa, un poema a la perseverancia de vivir pese a las duras circunstancias. Creo que se trata de una exposición serena de la amargura que estos seres tragan y de los tiempos que corren. Frances McDormand brilla, como casi siempre. La dirección de Chloé Zhao es todo un acierto. Definitivamente los puntos de contacto con las estrategias narrativas de Terrence Malik y Kin Ki Duk y la melancolía tranquila de Ludovico Einaudi (yo, por cierto, adoro Fly) contribuyen a redondear.

    Es cierto que el filme no ahonda en la crítica a la precariedad neoliberal que genera todo esto, pero no creo que sea el objetivo. Tampoco creo necesariamente que Amazon sea retratado como salvador, sino que se muestra desde la perspectiva de estas personas, muchas de las cuales ni siquiera han reparado en las causas profundas de sus circunstancias. Probablemente algunos hayan incluso votado por Trump.

    Creo que el filme va de otra cosa. En mi opinión se trata de un retrato honesto y tranquilo de una situación existencial que es sólo desgarradora cuando no tienes más alternativa.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mailen Aguilera Rivas

Licenciada en Periodismo. Máster en Historia y Ciencias de la Comunicación.

Vea también