Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Leonard Peltier, el rostro de una larga injusticia en Estados Unidos

| 5

El activista nativo americano Leonard Peltier continúa reconocido como el preso político que más tiempo lleva encarcelado en Estados Unidos. Foto: Prensa Latina.

A sus 76 años recién cumplidos, el activista nativo americano Leonard Peltier continúa reconocido como el preso político que más tiempo lleva encarcelado en Estados Unidos.

Su caso probablemente sea desconocido por millones de personas en la nación norteña, pero son numerosas las voces que han exigido la liberación de un hombre que en febrero próximo cumplirá 45 años tras las rejas por un crimen del cual siempre se ha declarado inocente.

Más allá de sus propias declaraciones sobre los hechos, son muchas las personas que dentro y fuera de Estados Unidos -incluidos líderes mundiales, ganadores de premios Nobel, políticos y activistas- consideran que Peltier fue injustamente condenado por el asesinato, el 26 de junio de 1975, de los agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) Jack Coler y Ronald Williams.

Asimismo, las conocidas irregularidades que marcaron el proceso judicial en su contra, los legítimos cuestionamientos sobre los motivos de las autoridades norteamericanas para hacerlo prisionero y los muchos años que ha pasado tras las rejas son vistos como motivos más que suficientes para que ya hubiese sido liberado.

Sin embargo, él continúa retenido en una prisión de máxima seguridad en el sureño estado de Florida, luego de que los expresidentes William Clinton (1993-2001), George W. Bush (2001-2009) y Barack Obama (2009-2017) le negaran peticiones de clemencia.

Para muchas de las personas que han clamado por su excarcelación, Peltier constituye el reflejo de una historia de injusticia y abuso contra los pueblos indígenas estadounidenses.

Leonard Peltier acaba de cumplir 76 años, de ellos 45 los ha pasado en cárceles norteamericanas. Foto: Prensa Latina.

Nacido el 12 de septiembre de 1944, vivió durante varios años en la Reserva Turtle Mountain, en Dakota del Norte, donde, según refieren diversas fuentes, comenzó a despertarse su activismo, tras experimentar la política que buscaba asimilar a los nativos americanos en la sociedad estadounidense y permitía al gobierno federal apoderarse de las tierras tribales.

A finales de los años sesenta y principios de los setenta, Peltier comenzó a participar en el Movimiento Indígena Estadounidense (AIM, por sus siglas en inglés), una organización militante de derechos civiles.

De ese modo, participó en numerosas protestas, incluida la ocupación de la Oficina de Asuntos Indígenas en Washington D.C., en 1972; y a mediados de la década de 1970 él y otros miembros del AIM fueron hacia la reserva india Pine Ridge, en Dakota del Sur, para asistir en la preparación de actividades comunitarias y ayudar con la organización de la seguridad en el lugar.

Ello ocurrió durante lo conocido entre los nativos americanos como el “Reinado del terror”, un período durante el cual decenas de personas de esos pueblos fueron asesinadas y cientos resultaron agredidas por una milicia privada alineada con el presidente de Oglala Lakota Souix, Dick Wilson, quien tenía el respaldo del FBI y de su programa de contrainteligencia.

Fue en ese contexto, descrito por algunos artículos como una guerra del FBI contra el AIM y los nativos americanos, cuando ocurrieron los hechos que llevaron a la encarcelación de Peltier y su posterior condena a dos cadenas perpetuas.

Según la versión de la agencia federal, Williams y Coler, los agentes luego fallecidos, se dirigieron a Pine Ridge para arrestar a un hombre por un delito de robo, y cuando llegaron a la reserva se encontraron con un vehículo en el que estaba Peltier y comenzaron a recibir disparos.

El prisionero, sin embargo, sostiene que después de que esos y muchos otros miembros del FBI llegaron a la propiedad privada, escuchó tiroteos, agarró su rifle y disparó en dirección de quienes solo después supo que eran agentes federales.

Yo estaba en Pine Ridge ese día, intercambié tiros con las autoridades que nos estaban disparando, pero no maté a esos agentes, declaró Peltier en una entrevista con el diario New York Daily News en 2016.

Él fue acusado por ambas muertes junto a otros dos nativos americanos, pero solo Peltier, quien estaba desde antes de los hechos en el radar del FBI, fue declarado culpable en un juicio lleno de irregularidades, entre ellas declaraciones de testigos coaccionados por la agencia federal.

Desde entonces el hombre ha permanecido tras las rejas y, a sus 76 años, con una salud cada vez más deteriorada, deberá esperar a 2024 para poder solicitar la libertad condicional.

Su caso continúa siendo para muchos un símbolo internacional de los abusos hacia los nativos americanos por parte del sistema de justicia criminal de Estados Unidos, más aún luego de que con el paso de los años hubo más revelaciones acerca de la forma en que las autoridades ocultaron información y manipularon los hechos.

Incluso James Reynolds, un exfiscal que supervisó parte del proceso contra Peltier, se unió en 2017 a las voces que piden su excarcelación, y aunque no reconoció la inocencia del prisionero, admitió que el gobierno estaba consciente de que no fue él quien apretó el gatillo mortal.

Los detalles de lo sucedido quedaron recogidos en un documental de 1992 titulado Incident at Oglala, dirigido por Michael Apted y producido por el actor Robert Redford.

Un artículo del diario The Washington Post publicado ese mismo año apuntó que es difícil terminar de ver ese audiovisual sin concluir que Leonard Peltier es inocente de los cargos de asesinato y que su juicio no fue más que una farsa cocinada por el gobierno.

(Con información de PL)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • don gillots dijo:

    Pronto la muerte ira a pactar con el y todo habra acabado.Se pasara la pagina y todos tan felices.

  • David dijo:

    Por dios.... Cuantas atrocidades de estos americanos.... Hacen y deshacen.... Y nadie los detiene... Cuanta impotencia......

  • Juan Andrés dijo:

    Otra injusticia más en el supuesto país de las libertades. Llegue nuestra solidaridad a este luchador por los derechos civiles y los nativos en Estados Unidos de América. Esperemos que se rectifique la sanción y salga en libertad alguien condenado injustamente.

  • manuel dijo:

    Excelente articulo que pone al descubierto las violaciones en EEUU, es importante y necesario que de forma sistematica se expongan denuncias similares, porque en la prensa yanqui a diario se publican articulos para acusa a Cuba, Venezuela o Iran de violar los derechos humanos, tenemos que ser mas agresivos en nuestras denuncias, esta batalla de idea la tenemos que mantener de forma permanente.

  • Hugo Ernesto Gálvez Olmo. dijo:

    Los esposos Rossebelt, fueron también víctimas de las trampas legales de las mafias, que representan poderosos intereses, la mano perversa y sutil de la CIA , y otras instituciones carentes de de principios éticos, que hacen uso de los más sucios métodos, para lograr los objetivos de las élites de poder.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también