Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

Dr. Antonio Luaces Iraola, pionero del internacionalismo médico

| 6

Dr. Antonio Luaces Iraola, pionero del internacionalismo médico

No debiera extrañar a nadie la fuerte convicción de los médicos cubanos de que no basta prestar buena atención a la salud de sus compatriotas en tiempos difíciles, como las epidemias, los ciclones, los terremotos y las guerras, sino que es también un deber el procurar ayuda solidaria a los hijos de otras tierras en situaciones similares.

Las hermosas historias de los integrantes de la Brigada que acudió a Chile, en 1960, cuando el terremoto, los que integraron la primera misión de ayuda permanente, cuando Argelia logró su independencia, luego la ayuda médica ante desastres naturales, como el ciclón Mitch, que afectó a Centroamérica y más recientemente, la Brigada Henry Reeve en varios países de diversos continentes, en combate contra el ébola, la Misión Milagro y ahora contra la COVID-19, son buenos ejemplos a imitar.

Un pionero del internacionalismo médico, el doctor Antonio Luaces Iraola, nació el 11 de junio del año 1842, en Puerto Príncipe, hoy Camagüey.

Cursó estudios de medicina en EUA y, durante la Guerra de Secesión (1861-1865) se incorporó al ejército federal del Presidente Abraham Lincoln, prestando servicios en el Cuerpo de Sanidad, terminando la campaña con el grado de coronel.

En 1865 se traslada a Francia y allí se gradúa en la Facultad de Medicina de la Universidad de París, luego revalidó su título en la Universidad de Madrid y regresó a EUA.

Desde Nueva York parte hacia Cuba en una expedición organizada por la Junta Revolucionaria. El grupo expedicionario, integrado por 112 cubanos y 86 norteamericanos, desembarcó el 11 de mayo de 1869 por la península de San Ramón, en la bahía de Nipe, con un buen número de armas, con el propósito de hacer contacto con los insurrectos.

Incorporado al ejército mambí, Luaces fue destinado a prestar sus servicios en Camagüey a las órdenes del Mayor General Ignacio Agramonte Loynaz (1841-1873), donde llegó a alcanzar el grado de Coronel por los méritos que acumuló como combatiente.

En octubre de 1871 el brigadier Julio Sanguily Garritte fue hecho prisionero por las fuerzas enemigas. Cuando era conducido hacia los campos de Jimaguayú, irrumpió el Mayor con sus hombres para llevar a efecto el rescate del ilustre preso, demostrando gran valor y patriotismo. Entre los cubanos que participaron en esta acción, destaca el Coronel y médico del Cuartel General, Antonio Lorenzo Luaces Iraola, quien demostró valor y serenidad en la acción y lealtad a su jefe, el Mayor Agramonte.

En una instalación ubicada entre el camino real y el que conduce a Santa Cruz del Sur, mientras esperaban la llegada de Salvador Cisneros Betancourt, Presidente de la República en Armas, que estaría en ese lugar el 20 de abril de 1875, fue sorprendido el campamento el día 19. El doctor Luaces cayó prisionero del sanguinario grupo conocido con el nombre de “Los Doce Apóstoles”, integrado por desertores del Ejército Libertador.

Conducido a Camagüey, resistió la presencia insultante del Brigadier Ampudia, quien trató de sobornarlo ofreciéndole el perdón si pasaba a prestar servicios junto al ejército español. Ante este ofrecimiento, le dijo que si hubiera tenido tiempo de ceñir sus armas cuando fueron sorprendidos, se habría ahorrado la vergüenza de tener que escuchar tales palabras, ya que se hubiera suicidado.

Como profesional olvidaba la condición de enemigos de los heridos, a quienes prestaba la más esmerada atención; al tiempo que como combatiente supo ser consecuente con sus ideales, incluso hasta el mismo momento en que la fatal descarga terminó con su vida, el 21 de abril de 1875, cuando pronunció: “Cuán digno es morir por una causa digna y santa”.

(Tomado de Infomed)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • cibernauta dijo:

    Tambien urante la guerra Civil Española miles de cubanos fueron voluntarios para apoyar a la Republica integrando las Brigadas Internacionales, fue una historia heroica de internacionalismo de la cual se habla poco, y no solo fueron a pelear, fueron maestros, medicos, muchos hermanos nuestros a defender la Republica contra el Fascismo.

  • Pedro dijo:

    Son estos detalles de la historia los qu ehacen humanos y por tanto mas atractivos a los protagonistas. Este tipo de información debiera utilizarse en clases para enriquecer y embellecer nuestra historia. Honor como se debe!

  • Jorge R 09 dijo:

    Digna postura de ese médico mambí que no traicionó su causa y enfrentó bravamente el fusilamiento. Su hermano Emilio también participó junto a él en toda la contienda del 68 y luego en la del 95. Máximo Gómez, cuando debió reemplazar en el mando de Camaguey a Agramonte tras su muerte en combate, en su diario de guerra elogia a los hermanos Luaces Iraola y los señala como corajudos guerreros de la caballería agramontina.

    Hoy día un hospital en Ciego de Avila lleva su nombre y se le pudiera poner también poner su nombre a uno de los contingentes médicos de internacionalistas cubanos. ! Gloria a Antonio Luaces Iraola¨!

  • El Gallo de Moron dijo:

    En su honor el Hospital provincial de Ciego de Avila lleva su nombre.
    Estudiemos, conozcamos nuestra historia patria, asi sabremos de donde venimos y hacia donde tenemos que ir.....en nuestro pasado sobran ejemplos para conducirnos hoy sin temor y con orgullo......

  • Francisco dijo:

    Combatiente, medico, internacionalista...esa es nuestra semilla...y tambien destacar esos 86 norteamericanos que vinieron a luchar por nuestra tierra. Reeve es ejemplo, junto con Gomez y otros muchos que pelearon nuestra causa.
    A la historia hay que estudiarla y no olvidar a los que se inmolaron por causas nobles, sea aqui o donde sea.
    Nunca olvidaremos su gesta, Dr. Luaces! Cuba no olvida.

  • SANTA -CIEGO DE ÁVILA dijo:

    Miren esto en estos tiempos si nos concentramos y sincronisamos en nuetra historia nos damos cuenta y entendemos mejor una frase muy reiterada de nuestro presidente diaz Canel de que es verdad que SOMOS CONTINUIDAD,
    que ORGULLOSA ME SIENTO DE SER CUBANA!, FIJENSE SI EL ORGULLO ES GRANDE QUE ME HACE SENTIR muy IMPORTANTE , ES DECIR, CON TREMENDA AUTOESTIMA, ACLARO NO SUPERIOR A NADIE.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también