Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Zonas de tolerancia

| 29

1950 – Tres lunas en una noche larga. Foto: Internet

Las “pupilas” aguardaban y se exhibían en el salón como la mercancía en las
vidrieras del mercado, y no se hacía necesario hablar mucho. El cliente, con
tiempo para calibrar y escoger, abordaba a la que era de su agrado con una
pregunta simple: “¿Te quieres ocupar?” y la muchacha, que podía decir que no,
respondía generalmente que sí -no estaba allí para otra cosa- e invitaba al
hombre a que la acompañara a su habitación. Ya en ella, cobraba por
adelantado y salía, por un momento, para entregar el dinero a la matrona.

En 1963 se acabaron las zonas de tolerancia en La Habana. En esa
fecha, las principales eran las de Colón –sórdida, sombría, ya en plena
decadencia- y la de La Victoria, que lucía aún su esplendor pasado. La primera tenía su eje en la calle del mismo nombre y se extendía por las de Crespo, Blanco, Ánimas, Bernal… mientras que la otra ocupaba un rectángulo
delimitado entre Infanta y Belascoaín, Carlos III y Llinás, en tanto que la calle
Retiro o Pajarito le servía de eje.

Y fue tanta la celebridad de esa vía que sirvió para identificar toda la zona: el barrio de Pajarito, así como la otra era conocida como el barrio de Colón.

Eran barrios como otros. El prostíbulo alternaba en ellos con el almacén,
la oficina, la redacción de una revista, el laboratorio, la fábrica, la casa de
familia. Por eso las familias que vivían en ellos debían poner en las puertas de sus casas, en la ventana que daba a la calle o en cualquier otro lugar visible, el cartelito de “No moleste. Esta es una casa decente”, que les evitaba de las incursiones de visitantes no deseados.

Varios esfuerzos se acometieron en Cuba por acabar con las zonas de
tolerancia. El dictador Gerardo Machado y el presidente Carlos Prío lo
intentaron cada cual en su época y poco consiguieron. Cerrarlas, en definitiva,
no acababa con el problema, más bien lo agudizaba porque aumentaba el
ejército de fleteras, que ejercían el oficio en la calle, sin vínculos con los
burdeles y que, al no estar registradas, no se sometían a las regulaciones
sanitarias que eran obligatorias.

Sloopy Joes Bar. En los años veinte La Habana era un cabaret universal. Foto: Internet

Tampoco acababa con las meseras de bares y cantinas, ni con las muchachas de las academias de bailes, ocupaciones que, en la mayoría de los casos,  enmascaraban la otra ni con la prostitución de lujo, con la que ningún gobierno se metía.

A diferencia de lo que se piensa, el chulo casi nunca era el dueño del negocio. La Victoria estaba en manos de dos o tres homosexuales y de una o dos mujeres que eran los que allí cortaban realmente el bacalao. Los proxenetas eran solo una parte de la cadena, y no de las más sólidas.

Daban protección a sus mujeres, apaciguaban o impedían la violencia en los prostíbulos, que no era mucha, como tampoco lo era en las zonas. Como norma, se podía recorrer Colón y Pajarito con tranquilidad y confianza absolutas. Nadie se metía con nadie.

El negocio marchaba sobre ruedas. Los precios no eran los mismos en Colón y en La Victoria. Aquí, ya en los últimos tiempos, la tarifa llegó a cinco pesos, cuando en Colón nunca sobrepasó los dos pesos. Existieron zonas peores, aunque no tan frecuentadas, como la de la calle Omoa. Muchachas que ejercían la profesión como electrones sueltos. Y burdeles disimulados bajo cualquier fachada.

Algunos de esos prostíbulos fueron muy famosos y permanecen en el
imaginario habanero. Tal es el caso de la casa de Marina; Marina Cuenya,
visitada por John F. Kennedy en sus tiempos del senador, el político
dominicano Juan Bosch cuando escribía los discursos del presidente Prío, y
Winston Churchill, ya finalizada la II Guerra Mundial.

Mientras que en La Victoria las muchachas eran escogidas por su
belleza y las ponían en la calle en cuanto se ajaban, en Colón podía
encontrarse cualquier cosa, mujeres avejentadas y deterioradas pese a su
juventud. Eso las obligaba a mostrarse agresivas y no era raro verlas
desnudas, o casi, a la puerta o las ventanas del prostíbulo, anunciándose a
voces y convidando al transeúnte.

La Victoria era más luminosa, por decirlo de alguna manera; no se sentía
allí esa sensación de podredumbre y hacinamiento. No por eso era un mundo
alegre. Al contrario. Resultaba bastante deplorable y, visto de hoy, deprimente.

En La Victoria, las prostitutas se adaptaban a ciertos preceptos. Aguardaban, vestidas, en el salón. Usaban, por lo general, un mono, esto es, una vestimenta de una sola pieza, que solo en las prostitutas se veía entonces.

Esa ropa, que se extendía hasta los tobillos, dejaba sus hombros al descubierto
y estaba provista de un zipper largo que corría desde el pecho hasta debajo de
la cintura. Era un vestido práctico para el oficio.

Como no empleaban ropa interior, se desnudaban y vestían con facilidad y rapidez. Solo con lo esencial estaban equipadas las habitaciones. Una cama matrimonial corriente y uno o dos espejos. No faltaban, dentro de la propia habitación, el lavamanos y el bidet, como únicos muebles sanitarios.

Ninguna muchacha en el giro se identificaba con su nombre real. Todas
tenían un seudónimo como nombre de guerra.

Se han publicado 29 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Candela dijo:

    Gracias Ciro por estás bellas crónicas

    • Francisco Rivero dijo:

      Se le agradece señor, Ciro Bianchi por la publicación de este articulo que tiene a bien de recordar lo que bien se nos podria olvidar de nuestra querida Habana y sus Barrios.

      Mas si del barrio de la Victoria y en especial de la cuadra de " Pajarito " Retiro conocida oficialmente.
      Puedo dar fe de vida que en sus calles adelañas, lejos de lo que se pudiera pensar hoy en dia residian personas simples trabajadoras, musicos, lideres sindicales, medicos, dentistas, farmaceuticos, sastres, profesores de pedagogias, bodegueros provenientes de Galicias, como de Asturias o del Pais Basco, vendedores de carbon vegetal, y de hielo, dignas despalilladora de tabaco, personas que planchavan y lavavan para la calle. Como doña Emilia que confecionanba delicosos menu para llevar en cantina, modistas, peluqueras, vendedores de flores o un barbero como el señor Silvino con su salon en la sala de su hogar donde residia junto a su familia en la calle Retiro y hasta se situaba una escuela privada ubicada en la esquina de esta calle Retiro y Maloja, un puesto de chino con sus ofertas de vegetales de yerbas, la quincalleria del inolvidable señor Gaston e hija, hasta un taller donde se fabricaban ataules en la calle Placencia entre Sitios y Peñalver en area del fondo de lo que fuera la Fabrica de chocolate La Estrella y que decir del taller de mecanica de automoviles de " Juan el Fuerte ". el gran taller de carpinteria del español Jaime, hasta un laboratorio de fabicación de medicamentos, adelaño a este laboratorio en un momento se instalo un estudio de television en los inicios de este medio en Cuba e incluso en la calle Sitios y el inicio de la Calle Pajarito, se encontraba el garaje de los omnibus interprovinciales de la ruta 80 que servian desde la Habana hasta la ciudad de Santiago de Cuba.

      Sirva este breve recordatorio de las actividades de este barrio habanero pues alli vivian familias de gran afectos como de respecto reconocido por todo el vecindario. Como tambien de reconocer la nobleza en la relaciones entre las personas que trabajan durante el dia y la noche en el mantenimiento en las casas de Pajaritos y los vecinos. Podria decir que las personas sabia reconocer valores de humanidad, de honestidad, solidaridad y hasta de mas desencia civica en las personas que venian a trabajar en la prostitucion en la calle de Pajarito.

      Algunas de estas mujeres que vivian fuera de Pajarito, saludaban algun que otro vecino a su paso e incluso una de ella elegante y amable nos preguntaba si estabamos aplicandonos bien en los estudios en la escuela y si nos portabamos bien en casa.

      Ya en la noche era el ir y venir de personas en direccion a Pajaritos, eran en cierta forma guiados si venian desde la calzada de Infanta, pues en la calle Sitios entre Peñalver y Pajarito, un señor de bares y cantinas residente alli abrio un bar e instalo en la fachada un inmenso luminico con la imagen de un tigre " El Komaun ".

      E incluso los adolecentes y niños jugaban en la calle hasta eso de de las 9 de la noche cuando sonaba el callonazo del morro.

      Eso si cuando llegaba al puerto de la Habana un barco de la marina de guerra de los EE.UU. todos sabiamos de estar atentos por el comportamientos agresivos e irespetuoso de estos Marines borrachos o n, fuera del area de Pajarito. E incluso ellos sabian del limite, porque detras de la puerta de calle de una casa de familia habia un bate de beisbol o un pedazo de hierro que daria cuenta con un buen golpe contundente en su cuerpo y les puedo asegurar que los vecinos estavan listo a dar lo merecido al que empujara la puerta equivocada.
      A sabienda de la paliza que le darian a los Marines perturbadores y evitar desorden publico recorrian en un yipi soldados de la Policia Militar americana, con sus casco blancos y su brasalete.

      Ya en los primeros años de la revolución como se indica en 1963 se llevaron a cabo programas sociales, como de superacion educativa en formacion para las mujeres que abandonaran la prostitucion. E incluso algunas de ellas las vimos dirigiendo taxis, porque se creo para ellas una oportunidad de trabajo en una empresa organizada por el gobierno revolucionario cuyos autos era reconocidos por esta pintados con los colores rojo vino y gris ella tenia un uniforme con los mismo colores y un gracioso kepi adornando su peinado. Tambien concurian con los taxis del ANCHAR con su colores Amarillo oro y el techo del auto en color negro.

      El hecho del negocio que se construye alrededor de la prostitución es abominable por lo que ello significa para una persona que se ve obligada a ello.

      En el contexto de la epoca presentado en este articulo por el señor Bianchi, me he permitido comentar de forma extenza tal vez vivencia de un bario habanero a las cuales le debo agradecimiento por la digindad y noblezas de personas que con su presencia ofrecieron tonos de esa inmenza aguarelas de humanidades con sus luces y claro oscuros que componen la sociedad habanera de la epoca

      Felicidades a todos los habaneros por el 500 aniversario de su fundación

      Un saludo fraterno.
      -

      • Lázaro Vázquez Rodríguez dijo:

        Estimado Francio su comentario me ha traído a la. mente muchos recuerdos. Quizá nos conocemos. Yo viví en Xifre entre Sitios y
        Maloja de 1955 a 1972. Compraba trompos en la quincalla de Gazton y por la tarde después que salía de la escuela lijaba cajas de muertos en esa carpintería me daban 50 centavos y me pelaba en la barbería de Silvino.

      • Albertico dijo:

        Este comentario compite con el de Ciro, que bueno y profundo está Saludos

  • ManuelB dijo:

    Buenas Noches maestro Ciro Bianchi,próximamente se acerca la Fecha del asesinato del Tristemente Célebre Chulo Yarini en la Habana. Sería excelente leer que nos cuenta de esta anterior zona de Tolerancia en San Isidro;la Habana Vieja, que no pudo sostenerse después de este acontecimiento. Se lo agradecería y por supuesto;si Fuese Posible. Gracias Profesor.

  • Orlando dijo:

    Ciro, además de ser usted una verdadera enciclopedia humana, me encanta la manera que tiene para redactar y para contar la historia. Felicidades.

  • ST dijo:

    Gracias por conocer un poco más de los antecedentes del barrio donde nací, me crié y estoy envejeciendo, La Victoria, hoy Pueblo Nuevo..

  • pablo c hernandez dijo:

    Muy interesante cronica
    Gracias

  • YASSER AZÁN BASALLO dijo:

    Así es, aunque también existe este fenómeno no está al nivel de aquellos tiempos.

    • Benito dijo:

      Tú crees?

  • ElBoboAbelardo dijo:

    Me encanta esta está crónica Ciro es un genio

  • RAMANOCO dijo:

    Gracias Maestro Ciro.

  • LRA dijo:

    Muy interesante cronicas.
    La prostitucion, en cualquier epoca de la historia del hombre, solo tiene una victima material y espiritual, quien la ejerce y un verdugo, material y espiritual quien vive o disfruta de ella.

  • Armando Lopez dijo:

    Profe,como siempre actualizandonos. Vivi algunos años en el barrio de Colón. Cuando le decia mi dirección a alguien nacido antes de 1959,y me decía, " ese era el barrio de las prostitutas.
    Gracias.

  • luisma dijo:

    Ciro:son un gran seguidor y admirador suyo; quisiera pedirle que si tiene alguna crónica de como era la calle:VIVES(ave de España) pues vivo en esta calle y me gustaría saber realmente como fue antes de la revolución, al igual que el ARCHIVO Nacional que de dice que en la epoca de Yarini era un cuartel de artilleria , si tiene información le agradecería que nos cuente .Muchas gracias por compartir su conocimiento con nosotros

  • YB dijo:

    MUCHAS GRACIAS CIRO POR TU LABOR, SEGURO DE MUCHOS AÑOS DE INVESTIGACION.

  • Palax dijo:

    Buen artículo.

  • Frank Lugo dijo:

    Seria Bueno hablar del fenomeno del " jineterismo" que tanto existio en la decada de los 90.

  • Yisel dominguez merino. dijo:

    Tan Bello, como siempre. Gracias ciro.Buen fin de semana.

  • alexis Guilarte Fuentes dijo:

    intesantes estos comentarios de historias de parte del no tan lejano paisaje habanero,ahora que está por cumplir sus 500 años.
    de fundada,creo que tambien hay que comentar sobre estas zonas de tolerancias actualmente,estuve en la capital varios dias entre el 13 y 17 de octubre y hay que ver las calles 23,,malecon,belacoain ,infanta sobre las cinco de la mañana la presencia de mujeres y no muchos homosexuales pululando en estas zonas ,creo que no es el caso de la epoca a que refieres pero buen parecido verdad.

  • Alfredo Vichot Iglesias dijo:

    Profe: es Usted un Oráculo de sabiduría, tengo tan solo 37 años y puedo afirmarle con toda seguridad, que luego de interiorizar estas interesantes historias, me parece haberlas vivido, muy interesante, muy elocuente y muy real.....muchas gracias Maestro...insisto...cuando lo podremos ver en la televisión???....recuerdo con cariño su programa: "Como me lo contaron, ahí va" y estamos falta de ese tipo de programas en la televisión nacional, menos programas de "Cocina" y más Historia por favor!!!

  • Gisela dijo:

    Gracias, Don Ciro; es un placer leerle. Me uno a la peticion de Luisma, pues tambien vivo en VIVES. Por que en los mapas aparece ademas como ALCANTARILLA?

  • Alberto N Jones dijo:

    Despues de la maginifica descripcion de esta lacra social en la Habana, que la mayoria de la poblacion ha ido olvidando, lamento compartir con el Sr. Bianchi y sus lectores, que el mayor prostibulo de Cuba no estaba en la Habana sino, en Guantanamo.

    Como sub-producto de la presencia de la Base Naval norteamericana que ocupa ilegalmente una porcion del territorio Cubano, esta mentiene una presencia permanente de varios miles de militares que podia triplicarse o quintuplicarse con la llegada de la de lo que se conocia como "la flota" que podia estar compuesta de una diversidad de buques de diferentes tipos y tamaños, para realizer practicas militares.

    Eso significaba que el "franco" o tiempo libre para la recreacion de unos 300-400 militares por semana que llegaban a la ciudad de Guantanamo donde sembraban el caos, podia multiplicarse en esa misma proporcion.

    Los americanos tenian libertad e impunidad absoluta por sus acciones dentro y fuera de la "zona" que ocupaba un area de unas 20 cuadras cuadradas y con mas de 500 mujeres procedentes de todo el pais, en el cual existian bares, restaurantes, prostibulos de diferentes niveles, lujos y nivel y otros servicios.

    Por ello, los Viernes, Sabados y Domingos la ciudad de Guantanamo estaba literalmente bajo un estado de sitio, en el cual, los ciudadanos se guarecian en sus casas, evitaban cualquier confrontacion con marineros embriagados o la posibilidad de ser agredidos o violados, en cuyo caso, eran los Cubanos los que se consideraban culpables. Nada, incluyendo golpizas, lesiones o muertes causados por la marineria, estaban bajo la jurisdiccion cubana, por lo que nunca se sabia el final de esos incidentes.

    Ademas del "Bayu" como tal, habian bares y night club para oficiales, donde se les mostraban album fotografico de mujeres en el giro, encubiertas, que de ser seleccionada, alguien le pasaba el recado a sus casas y el encuentro se producia en un lugar discrete.

    Millones de dolares circularon por Guantanamo y Caimanera por este motivos, las enfermedades de transmission sexual abundaban asi como numerosos casos de malformaciones congenitas.

    La notoriedad del prostibulo de Guantanamo fue tal en Cuba, que las mujeres de Guantanamo de visita en otras provincias, al serle preguntadas de donde procedian optaban inicialmente por decir de Oriente en lugar de Guantanamo, ya que ser mujer y de Guantanamo era sinonimo de ser prostitute.

    Al igual que en la Habana en las que hubieron matronas, proxenetas y homosexuals famosos, en Guantanamo Maria la Grande fue la matrona major conocida, Luis De Ville el proxeneta mas en todos los tiempos y Amarilis, el famosisimo homosexual con figura de cmapeon olimpico de pesas, que por poco mata a su amante, que le habia propinado algunos golpes durante una disputa y al preguntarle Amarile como quien le pegaba como hombre o su marido y el individuo erro al decirle que como hombre!

  • CÉSAR dijo:

    Excelente

  • Jcyc dijo:

    Gracias Sr.Ciro ,pido a Dios muchos años de vida a UD.para seguir disfrutando de sus crónicas. GRACIAS.

  • Francisco Rivero dijo:

    Se le agradece señor, Ciro Bianchi por la publicación de este articulo que tiene a bien de recordar lo que bien se nos podria olvidar de nuestra querida Habana y sus Barrios.

    Mas si del barrio de la Victoria y en especial de la cuadra de " Pajarito " Retiro conocida oficialmente.
    Puedo dar fe de vida que en sus calles adelañas, lejos de lo que se pudiera pensar hoy en dia residian personas simples trabajadoras, musicos, lideres sindicales, medicos, dentistas, farmaceuticos, sastres, profesores de pedagogias, bodegueros provenientes de Galicias, como de Asturias o del Pais Basco, vendedores de carbon vegetal, y de hielo, dignas despalilladora de tabaco, personas que planchavan y lavavan para la calle. Como doña Emilia que confecionaba deliciosos menus para llevar en cantina, modistas, peluqueras, vendedores de flores o un barbero como el señor Silvino con su salon en la sala de su hogar donde residia junto a su familia en la calle Retiro y hasta se situaba una escuela privada ubicada en la esquina de esta calle Retiro y Maloja, un puesto de chino con sus ofertas de vegetales de yerbas, la quincalleria del inolvidable señor Gaston e hija, hasta un taller donde se fabricaban ataules en la calle Placencia entre Sitios y Peñalver, en area del fondo de lo que fuera la Fabrica de chocolate La Estrella y que decir del taller de mecanica de automoviles de " Juan el Fuerte ". el gran taller de carpinteria del español Jaime, hasta un laboratorio de fabicación de medicamentos, adelaño a este laboratorio en un momento se instalo un estudio de television en los inicios de este medio en Cuba e incluso en la calle Sitios y el inicio de la Calle Pajarito, se encontraba el garaje de los omnibus interprovinciales de la ruta 80 que servian desde la Habana hasta la ciudad de Santiago de Cuba.

    Sirva este breve recordatorio de las actividades de este barrio habanero pues alli vivian familias de grandes afectos como de respecto reconocido por todo el vecindario. Como tambien es de reconocer la nobleza en la relaciones entre las personas que trabajan durante el dia y la noche en el mantenimiento en las casas de Pajaritos y los vecinos. Podria decir que las personas sabian reconocer valores de humanidad, de honestidad, solidaridad y hasta de mas desencia civica en las personas que venian a trabajar en la prostitucion en la calle de Pajarito.

    Algunas de estas mujeres que vivian fuera de Pajarito, saludaban algun que otro vecino a su paso e incluso una de ella elegante y amable nos preguntaba si estabamos aplicandonos bien en los estudios en la escuela y si nos portabamos bien en casa.

    Ya en la noche era el ir y venir de personas en direccion a Pajaritos, eran en cierta forma guiados si venian desde la calzada de Infanta, pues en la calle Sitios entre Peñalver y Pajarito, un señor de bares y cantinas residente alli abrio un bar e instalo en la fachada un inmenso luminico con la imagen de un tigre " El Komaun ".

    E incluso los adolecentes y niños jugaban en la calle hasta eso de de las 9 de la noche cuando sonaba el cañonazo del Morro.

    Eso si cuando llegaba al puerto de la Habana un barco de la marina de guerra de los EE.UU. todos sabiamos de estar atentos por el comportamientos agresivos e irespetuoso de estos Marines borrachos o no, fuera del area de Pajarito. E incluso ellos sabian del limite, porque detras de la puerta de calle de una casa de familia habia un bate de beisbol o un pedazo de hierro que daria cuenta con un buen golpe contundente en su cuerpo y les puedo asegurar que los vecinos estavan listo a dar lo merecido al que empujara la puerta equivocada.
    A sabienda de la paliza que le darian a los Marines perturbadores y evitar desorden publico recorrian en un yipi soldados de la Policia Militar americana, con sus casco blancos y su brasaletes.

    Ya en los primeros años de la revolución como se indica en 1963 se llevaron a cabo programas sociales, como de superacion educativa de formacion para las mujeres que abandonaran la prostitucion. E incluso algunas de ellas las vimos dirigiendo taxis, porque se creo para ellas una oportunidad de trabajo en una empresa organizada por el gobierno revolucionario cuyos autos era reconocidos por esta pintados con los colores rojo vino y gris ella tenia un uniforme con los mismo colores y un gracioso kepi adornando su peinado. Tambien concurian con los taxis del ANCHAR con su colores Amarillo oro y el techo del auto en color negro.

    El hecho del negocio que se construye alrededor de la prostitución es abominable por lo que ello significa para una persona que se ve obligada a ello.

    En el contexto de la epoca presentado en este articulo por el señor Bianchi, me he permitido comentar de forma extenza tal vez vivencia de un bario habanero a las cuales le debo agradecimiento por la digindad y noblezas de personas que con su presencia ofrecieron tonos de esa inmenza aguarelas de humanidades con sus luces y claro oscuros que componen la sociedad habanera de la epoca

    Felicidades a todos los habaneros por el 500 aniversario de su fundación

    Un saludo fraterno.

  • reynier dijo:

    me gusta todas estas historias, pues narran la vida de la habana que se nos quiere ocultar, actuamente vivo en el barrio colon , me dicen los nativos de alli y las personas que peinan ya muchas canas por los años que ese era un barrio de tradicion en este tópico, hoy aunque muy solapado se pueden ver sus herederas generaciones
    salu2 Y Gracias a CIRO Bianchi, yo leo la mayoria de sus articulos en Juventud Rebelde
    y quisiera urgar mas profundamente en las historias de la Habana pues soy habanero de convicción
    salu2 Reynier

  • gisela dijo:

    Oiga Reynier, nadie quiere ocultar nada de La Habana, simplemente no tiene divulgación un pasado tan lastimero y lamentable como ese, al igual que no lo tuvo el de Guantánamo, pero gracias a Ciro hemos tenido la suerte de conocer una parte de lo acontecido en nuestras calles y barrios, antes de yo nacer y señor Reynier, para mi es parte de la Historia de mi ciudad. Soy habanera de nacimiento, de pura cepa, de padres y abuelos maternos y paternos habaneros también, por eso me interesa saber todo lo que tuvo o tiene que ver con La Habana, sea bueno o malo.

  • Isel Alvarez dijo:

    Haga un comentario ...La historia de Cuba se nutre, se complementa con cada historia que nos regala Bianchi. Con ellas se puede rellenar y adornar la asignatura Historia de Cuba para así hacerla más amena a nuestros jóvenes estudiantes. Yo, particularmente, colecciono los Juventud Rebeldes dominicales para atesorar los textos de nuestro escribidor Coro. A él muchas gracias.

Se han publicado 29 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también