Imprimir
Inicio » Especiales  »

La Cuba de antes de 1959 duele

| 9
  • Podrá estar seguro el pueblo de una cosa, que es que podemos equivocarnos una y muchas veces, lo único que no podrá decir jamás de nosotros es que robamos, que traicionamos
    Fidel en Santiago de Cuba, 1ro. de Enero de 1959

Esa Cuba humillada y triste que vio sus calles llenas de niños con caras sucias y vientres hinchados, no precisamente por la llenura de un banquete; esa que sufrió el llanto de muchos padres por no poder traer a casa un bocado de comida; esa que bajó la mirada ante la vergüenza del campesino ultrajado frente a su prole; esa que sonrojada compartió con sus mujeres la humillación de la inferioridad.

De esa Cuba dio cuenta un censo realizado por una asociación católica en el año 1957, cuyos resultados publicó luego la entonces Revista Carteles:

·El obrero agrícola cubano no disponía, como promedio, de 25 centavos diarios para comer, vestir y calzar.

·El 60% de ellos vivía en bohíos de techo de guano y de piso de tierra, sin servicio ni letrina sanitaria, ni agua corriente.

·El 85% de esas covachas -rezagos increíbles de la vivienda aborigen precolombina- solamente tenían una o dos piezas en las que debía hacinarse toda la familia para dormir.

·El 85% carecía de servicio de agua corriente.

·El 44% no asistió, no pudo asistir jamás, a una escuela.

Daba cuenta además la revista que “cuando cae la tarde, en el 88 % de esos bohíos hay que encender el quinqué… cuando se dispone de luz brillante. Y de refrigerador o nevera ¿qué decir? Solamente el 3% de los hogares rurales cubanos disponía de alguno de estos artefactos. La conservación de los alimentos, pues, apenas se conoce”.

El alimento fundamental de esas familias era a base de arroz, frijoles y viandas. Solamente un 4% comía carne; un 2% consumía huevos; y un 11% tomaba leche. Su alimentación tenía un déficit de más de 1 000 calorías diarias, con ausencia de vitaminas y minerales fundamentales.

A la desnutrición, la ignorancia y la insalubridad habría que añadir la enfermedad y el parasitismo. La encuesta mencionada probó que el 14% de los obreros agrícolas de este país padeció de tuberculosis; que el 13% sufrió la tifoidea.

Hospital Calixto García.
Hospital Calixto García.

La capital, con el 22% de la población disponía del 65% de los médicos y el 62% de las camas hospitalarias. Resultaba paradójico que a pesar de ser Cuba un país de población mayoritariamente campesina, solamente había un hospital rural con 10 camas y sin ningún médico. La mortalidad infantil superaba los sesenta fallecidos por cada mil nacidos vivos, y la esperanza de vida apenas llegaba a los 58 años.

El seguro de enfermedad nunca existió y sus instituciones tenían siempre un gran déficit financiero. Durante casi siete años, el régimen de Batista llegó a manipular más de tres mil millones de pesos obtenidos por la vía de las recaudaciones y las emisiones de valores públicos.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Conozco muy bien ese artículo, guardo como un tesoro el original en un folleto de aquellos tiempos, pero si a alguien le interesa en la Revista Economía y Desarrollo Nº 12, se encuentra íntegro y esta revista se puede pedir en las bibliotecas del país.
    Sería bueno pues ya ,por motivos de cuidado, no es posible encontrarlo en las bibliotecas; de vez en cuando publicar fotocopias de artículos de aquellos tiempos, sobretodo los 50, existia en Bohemia una sección de Guido García Inclan (Arriba Corazones), que es una muestra espeluznante de lo que digo.
    Feliz año al colectivo de Cubadebate y todos los que dentro y fuera se conectan con este sitio.

  • FJuan Águila dijo:

    Magnífico y oportuno artículo.

    Gracias al Cro Carlos Valdés Sarmiento por la referencia bibliográfica.

    La “Memoriiia Histórica” tiene dos vertientes; pero un solo punto de partida

    ¿Qué males existían?

    Entonces qué se ha hecho y

    cuánto falta por hacer para llegar a lo que es óptimo, como meta.

  • FJuan Águila dijo:

    No quiero establecer una oposición crítica al título. En modo alguno; pero es un buen “Pie forzado” para una “Décima”.

    La Cuba después de 1959 y tomando como base el párrafo de Fidel en el discurso del 1º de enero ese, “Duele más” porque los dirigentes no se han robado “los dineros del pueblo” para comprar yates, casas en Miami, Carros de último modelo y lujo, etc. Etc. Tampoco se ha sido Negligente con las grandes tareas que se acometieron y que fueron muchas.

    Duele por lo que “los enemigos” no nos han permitido hacer lo mucho más que hubiéramos podido. El arma utilizada ha estado clavada muchos años ya. Que ritmo de desarrollo que en un día había que inaugurar muchísimos Centros porque eran demasiados los que se acumulaban para inaugurar.

    No solo centros, “Graduaciones”. Había que citar a miles de jóvenes en la Ciudad Deportiva o cualquier otro sitio apropiado y ahí se graduaban todos.

  • F. Juan Águila dijo:

    Releyendo al Cro. Carlos Valdés,

    Recuerdo una publicación de Bohemia donde aparecían niños en, de menos de 12 años, el Parque Central “Leoncio Vidal” de santa Clara, que cazaban los “Totíes” y los asaban en una fogata construida en pleno Parque, en horas de la noche.

    El parque lleno de “Chivatos” y “Policías uniformados” y aquella situación no les preocupaba para nada.

  • Mario Alejandro Montesino Fernández dijo:

    Se habla en el artículo de la población rural antes de 1959, pero no era menos deprimente la situación urbana. Yo viví en un barrio pobre de Camagüey -Florat- y soy testigo de la miseria atroz del 90 % d las familias que allí vivían. Esos niños barrigones y desnudos y semidesnudos que tenían como único terreno de juegos la calle polvorienta rodeada d zanjas para evacuar las aguas albañales de todas las casas, aun de las familias que tenían una mejor condición de vida.
    Fue para mí una experiencia que no olvido ver a ua de esas niñs desnudas agacharse en mitad de la calle y expulsar una lombriz solitaria de más de un metro de largo.
    Recuerdo como en una película todos los personajes del barrio, la familia de José Angulo, naufrago del Tropical, viviendo no se sabe de qué; Garay que era maquinista de locomotoras en el entonces Central Lugareño, Juan Rodríguez, que tenía un pequeño quiosco donde vendía dulces de coco y otras golosinas a kilo, Bolmey, tabaquero que vendía el mazo de 25 tabacos a peso, Jorge y Nicolás que fabricaban flores de papel y ellos mismos las salían a vender, Longo que salía todas las mañanas con su carretilla de mano a tratar de vender, no siempre exitosamente, plátanos, aguacates, tomates y una variada gama de vegetales; Velazco, motorista de los ferrocarriles, uno de los mejor encaminados, el viejo Pedro Barrutia que compraba botellas, las lavaba para después venderlas y tantos y tantos otros casos donde la pobreza reinaba.
    Había una sola carnicería en el bario “La nueva lucha” que traía media vaca cada tres días y las ventas promedio eran de 5 o 10 centavos, la mayor parte de las veces de hueso blanco, costillas o picadillo y debía dar la contra por cada compra, casi siempre de huesos y así era con la tienda y bar de los españolitos que vendía Ron Patricuzado a 15 centavos la media botella y sólo los fines de semana tenía clientela más o menos.
    He hecho un poco extensa la relación, pero podría escribir un libro de anécdotas y acontecimientos que revelan la penuria en que se vivía, y verdaderamente duele que alguien se atreva a decir que aquella fue una época buena económicamente.
    Gracias por permitirme descargar algo de lo que llevo por dentro y que muchos cubanos vivimos y sabemos.

  • Agustin dorta Hernandez dijo:

    No crea nadie que exagero,pero estos datos estadisticos de cuba de antes del 59,hoy se pueden ver en cualquier paiz de nuestro continente,la desnutricion,la insalubridad,por consecuencia el parasitismo,la ignorancia,el desempleo,la criminalidad y todo tipo de desgracia,estan hoy por hoy tan presente en latinoamerica,que pudiera parecer que exagero,pero por desgracia no es asi,para los cubanos es un mal recuerdo para muchos latinoamericanos es un diario vivir.

  • pablo gonzález dijo:

    la historia no pasa y no perdona. está ahí siempre vigilante, para hacerse presente por nuestros desatinos e ignorarla; también por convertir en panfleto sus enseñanzas. tengamos cuidado e identifiquemos nuestras realidades. en las reflexiones de ayer se nos da un alerta más: ya casi nadie habla de ella.

  • Fabio dijo:

    Todo eso es falso, Vean las verdaderas estadisticas de Cuba 1957 que la situaban en el lugar número 29 de todas las economias del mundo. En 1958 habian mas de 11000 solicitudes de Italianos que querian irse a Cuba y mas de 37000 espanoles. Chequeen bien la escala de Ginsburg de 1957 y veran la relidad real real verdadera no ESA manejada desde el kilometro 0. Saludos

    • Germán dijo:

      ¿Alguna referencia sobre la escala de Ginsburg? No la encuentro por ninguna parte, ni al economista Ginsburg.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también